Archivos Mensuales: octubre 2006

Aviso importante: me mudo… algún día

Queridos amigos y visitantes del blogoplancton:

Todos hemos sufrido el pésimo funcionamiento de bitácoras.com durante ciertos periodos de la vida de Diario de un copépodo, y muy especialmente estos últimos días. El primero en lamentarlo soy yo mismo, puesto que estos problemas me han impedido escribir con la frecuencia con la que me hubiese gustado así como visitar muchas de mis bitácoras favoritas, también alojadas en bitácoras.com. Llevo mucho tiempo acariciando la idea de llevarme el chiringuito a otra parte y ante los rumores crecientes que hablan del abandono de bitácoras.com por parte de los responsables y de un posible cierre definitivo he pensado que voy a irme preparando. Es una lástima ya que el servicio que ofrece esta “plataforma” me parecía muy bueno y ya me había acostumbrado al funcionamiento, pero todo tiene un límite.

Me he dado de alta en WordPress siguiendo los consejos de gente del foro de bitácoras.com, donde está cundiendo el pánico y la desesperación. Me he decidido por WordPress porque me permite trasladar todos los artículos y todos vuestros comentarios con mínimo esfuerzo, lo cual es una noticia estupenda. Ya os mantendré informados, pero no creo que tenga tiempo de ponerme en serio con esto hasta las vacaciones de Navidad (casi coincidiendo con el primer aniversario de esta santa casa), a partir de entonces espero que me sigáis visitando en:

http://copepodo.wordpress.com/

Hasta ese momento, aquí sigo.

[actualizado] Como se ve, al final me mudé antes de lo previsto.

Pida de escuela de la ayuda

Hoy os traigo una rareza que no se lee todos los días. Agarráos los machos.

El mensaje que transcribo a continuación (cortesía de Ofelia, hábil rescatadora de incunables de gran valor) llegó en formato de correo electrónico a mi jefe de parte de un chico de Camerún. A pesar de que el destinatario del correo habla a la perfección las lenguas oficiales de este país (inglés y francés según la Wikipedia), nuestro amigo anónimo decidió lanzarse y escribir en la lengua de Cervantes con el siguiente resultado:

Sir querido, vengo respetuosamente cerca de su personage
eminente solicitar un monedero en su universidad. Soy
africano joven del camerounaise de la nacionalidad y viejo de
20anos. pasado el año pasado con valor a las pruebas
escritas y prácticas del diploma del extremo secundario del
appell3e del estudio en nous “Baccalaur3eat” opción
“Electrotechnica”. sepa que soy ni vatio de James, ni
amperio, ni neutonio, pero también sé que una de mis
calidades es el calor con el travajador. Senior, usted
represento casi muy para mí. Mientras que espera una
continuación favorable a mi petición, valide por favor al sir,
la expresión de mi consideración más alta. NB:Si el deseo
él a usted, podré remitirle por el correos, mis rel3ev3es de
notas al baccalaureat como mis tarjetas del informe de las
clases el segundo, primero y final. Pida de escuela de la
ayuda

Bueno. Cuando recuperéis la compostura seguís leyendo.

(…)

Bien amigos, se me ha ocurrido que como nunca más se volvió a saber de este intrépido “africano joven del camerounaise de la nacionalidad” vais a ser vosotros los que pongáis a trabajar el celebro.

¿Cúal es el motivo de la carta?

Podéis escribir vuestras hipótesis en los comentarios y con los mejores voy a proponer la inminente encuesta del mes de noviembre, a ver si así sacamos algo en claro.

Y no seáis muy duros con el pobre chaval, pues yo tampoco soy vatio de james ni amperio.

Se alquila plaza de garaje

Organismos, criaturas y miasmas del blogoplancton:

El volumen de trabajo pendiente que tengo aún que realizar en mi estancia murciana me impide documentarme en profundidad sobre temas variopintos sobre los que escribir, aunque por otro lado me facilita algunas anécdotas que, francamente, me dejan un poco perplejo. Permitidme recurrir a vuestra ayuda encended los celebros, amigas filólogas) y opinión sobre lo que me pasó el otro día cuando conocí al presidente de la comunidad de vecinos donde vivo ahora.

Para poneros en antecedentes tenéis que saber que el abusivo precio del alquiler incluye una plaza de garaje que ni mi compañero ni yo vamos a usar en estos dos meses, motivo por el cual nuestro querido casero nos propuso que la alquiláramos. Pues bien, voy yo todo ufano y en sendas hojas de papel escribo en letras gordas “SE ALQUILA PLAZA DE GARAJE” seguido de mi teléfono. Por consejo del casero mi compi y yo pegamos uno de los anuncios en el ascensor y el otro en plena puerta de la finca, bien centrado para que se vea con claridad. Yo no estaba muy convencido de la colocación, tan protagonista, del cartel de marras, pero cedí ante el ímpetu de ambos, casero y compañero de piso. Pues bien, en 24 horas los carteles habían desaparecido.

Poco después de la misteriosa desaparición, mientras estaba yo solito en el piso haciendo tareas marujiles oigo el timbre y descubro al abrir a un hombretón de unos 35 años (lo de hombretón es por el volumen) que me pregunta si está Alicia. “¿Alicia la guarra?” estuve tentado de contestar, ya que la anterior inquilina nos obsequió con dulces recuerdos de su paso por allí tales como una bola de pelo en el desagüe de la bañera o recortes de la Super-Pop pegados con chicle en las paredes. Me contuve, no obstante, y le informé de que ya no vivía allí. En su lugar estábamos dos buenos mozos (con estudios) que ocuparíamos el vacío de Alicia “la guarra” en los próximos meses. El hombre pareció sorprendido, quizá desilusionado, y antes de que se despidiera decidí hacer de vecino ejemplar, así que me presenté y le dije que si necesitaba un poco de sal, pues que se la comprara la pidiera, que para eso estamos. Fue entonces cuando él se quitó su máscara de vecino anónimo y se presentó como Carlos, el del 5º-A, presidente de la comunidad. “Anda” pensé yo “ya me he metido en el bolsillo al presi”, y con estas ya se despedía.

Como no sé tener la boca cerrada, justo antes de que se fuera recordé el asunto de los carteles y le pregunté que si sabía algo. ¡Amigos! ¡Que si sabía! Como presidente de la comunidad había sido él en persona el que los había retirado por su incorrecta ubicación (cómo odio tener siempre la razón) y me invitó a repetirlos y a colocarlos en otro lugar después de disculparse. Finalmente añadió (y aquí es donde viene el intríngulis) “el texto era ambiguo y confuso porque no se entendía si buscaba una plaza de garaje o si la ofrecía”. Si en ese momento hubiese sido protagonista de una serie de dibujos manga creo que hubiese puesto la típica cara desencajada mientras me caigo al suelo… ¿cómor? ¿disculpe? “verás” (me confiesa con una sonrisilla estúpida) “mi mujer es profesora de lengua y dice que el cartel era ambiguo”. A lo que yo contesté con otra sonrisilla más falsa que un euro de gomaespuma “Vaya, toda la vida leyendo carteles de –se vende- o –se alquila- y ahora resulta que son ambiguos, fíjate”. Tras esta amable puya final, el presidente se retiró.

La cosa es que sí que me molestó que una señora, por muy profesora de lengua que sea, se atreviera a vituperar así mi cartel de letras grandes, equilibradas y legibles desde la distancia. ¿Cómo es posible que se atreva a decir que un anuncio de tan sólo 5 palabras y repetido hasta la extenuación alberga algún equívoco? Mucha semántica y mucha semiótica y al final no hay más ciego que el que no quiere ver. ¿Qué texto me recomendáis para mi próximo intento? Quizá algo así como ”Si te interesa que tu coche pase la noche en una plaza de aparcamiento de vehículos subterránea podrías usar la mía a cambio de dinero que tendrías que pagarme en función del tiempo que la vayas a emplear. Si estás interesado llámame” sea suficientemente explícito para el presidente y su señora. Que no se me pongan chulos que soy capaz de escribir “HALKILAR”, ¡¿no te jode?!

Hijos de los hombres

Hijos de los hombres
Alfonso Cuarón 2006

 

Poco a poco voy adquiriendo lo que podríamos llamar la “rutina” que me va a acompañar durante las próximas semanas aquí en Murcia. Uno de los elementos que me hace volver a sentir cómodo los domingos por la tarde es ir al cine. Pese a que la oferta de salas aquí es más reducidilla y, mucho me temo, las versiones originales no van a ser fáciles de localizar, el cine Rex tiene el encanto propio de las salas de toda la vida en el centro de la ciudad, y por si fuera poco estaba en cartel “Hijos de los hombres” de la que me encapriché en cuanto vi el tráiler.

“Hijos de los hombres” está muy en la línea de otras películas recientes, digamos “preapocalípticas” ambientadas en Reino Unido, en un futuro no muy lejano. Me refiero a 28 días después y a V de Vendetta, sendos peliculones desde mi punto de vista. En esta ocasión debemos situarnos en el año 2027 y la situación mundial no puede estar peor: contaminación y caos generalizado en las ciudades, epidemias en el campo, insurrecciones civiles, estados militares, política del miedo y un largo etcétera. Se acaba de promulgar una ley que convierte a todos los extranjeros en inmigrantes ilegales que deben ser inmediatamente deportados o enviados a campos de refugiados (eso si no reciben un tiro entre ceja y deja antes de que puedan decir ni mu). Las ciudades están plagadas de anuncios en los que las autoridades invitan a los ciudadanos británicos a reportar todo tipo de actividad sospechosa que haga pensar que un individuo es un “fugi”. Orwell puro y duro, vamos. Sin embargo me falta contar un detalle que constituye la verdadera clave de este escenario: hace 18 años que no ha habido ni un sólo nacimiento en todo el mundo. Una extraña plaga silenciosa hizo abortar a todas las embarazas allá por 2009 y desde entonces la humanidad ha vivido estéril y desesperada. No debe extrañarnos que en las farmacias se vendan kits de suicidio.

A principios de diciembre de 2027, Teo (Clive Owen) acude a tomarse un carajillo en una cafetería. Los telediarios informan de que la persona más joven del mundo (un argentino de 18 años) ha muerto asesinada. La desesperanza parece cundir en todas partes coincidiendo con un rebrote de violencia de un grupo “terrorista” conocido como “los peces” que luchan en la clandestinidad por el reconocimiento de los derechos de los fugis. Teo se ve inmiscuido en este grupo por un idilio que tuvo con su líder (Julianne Moore). Ella le pide que consiga hacer huir del país a una chica negra que milagrosamente, está embarazada.

La película derrocha detalles sin desperdicio que nos ayudan a entender este escenario aterradoramente familiar. Estad atentos a todo lo que aparezca en segundo plano: anuncios, recortes de periódicos, conversaciones de fondo y otros detalles que nos demuestran el buen trabajo de ambientación que hay detrás. Las escenas de acción son también un derroche de efectos especiales y descargas de adrenalina. Desde mi punto de vista es tan buena y consigue mantener una tensión uniforme a lo largo de la trama que es inevitable que se desinfle un poco hacia el final (quizá se pasaron un poco de metraje), que además está un poco flojillo. En todo caso me parece muy recomendable para los que compartan conmigo una debilidad por estos futuros tan plausibles.

¿Os habéis parado a pensar que los productos de la ciencia ficción retratan fielmente las preocupaciones del momento en que fueron escritas? Sospecho que a menudo es una consecuencia casi inconsciente para el autor. Durante la Guerra Fría la amenaza de una guerra nuclear empapó libros y películas del género, y sin embargo en tiempos más recientes suelen ser los clones y la ingeniería genética los protagonistas de los miedos que se plasman en este tipo de obras. En este sentido me parece muy destacable que proliferen estas películas, llamémoslas neo-orwellianas (quizá orwellismo chomskyano), que sacuden mentes y corazones al proyectar al futuro las tendencias de nuestro mundo de hoy: cambio climático, reducción de las libertades, choque de civilizaciones, terrorismo internacional, criminalización de los inmigrantes y todo lo que es consecuencia de los cambios lentos pero inexorables que nos rodean estos días. ¿Se está poniendo de moda el orwellismo chomskyano? ¿Conseguirán estas películas una llama latente de cordura y pensamiento crítico en los espectadores? A veces uno tiene ganas de pensar que sí.

Guía del naturalista galáctico (5): el visitante

Visitante
Anthroposauromorphus sirionensis

Antecedentes

Todos los conocimientos que se tienen de esta extraordinaria criatura se derivan de un único estudio (Johnson 1983-1985) consecuencia de un periodo de contacto relativamente corto entre el género humano y esta raza de organismos procedentes del sistema de Sirio A. Desgraciadamente los datos de Johnson resultan muy tendenciosos y poco fiables como consecuencia de la desastrosa gestión de este contacto entre dos especies inteligentes tras el cual los visitantes fueron impunemente exterminados de sus colonias terrestres con el consiguiente peligro para la supervivencia de esta especie de la que sólo existen colonias conocidas en su planeta natal. Pensamos que la intención de Johnson no era otra que lavar la imagen de la humanidad haciéndola pasar por víctima en este genocidio sin precedentes que no debe caer en el olvido.

visitantespropaganda.JPG

Los visitantes alcanzaron la Tierra en 1984 y establecieron varias de sus naves nodrizas en distintas ciudades. Adoptaron apariencia humana para no despertar recelos y se pusieron en contacto con los gobiernos del mundo con los que acordaron intercambiar determinados recursos terrestres por conocimiento científico claramente superior al nuestro. Muy pronto, los poderes fácticos intentaron atraer para sí esa superioridad intelectual de la sociedad visitante con fines egoístas. Dado que los visitantes eran altruístas por naturaleza ofrecieron toda la ayuda que se les requirió, circunstancia que fue origen de multitud de rencillas internas que se solucionaron levantando sospechas en dirección a los visitantes. Esto y ciertos chascarrillos nunca demostrados sobre los hábitos antropófagos de los visitantes difundieron un rumor según el cual la verdadera intención de los visitantes era esclavizar a la raza humana y expoliar los recursos terrestres.

navenodriza.JPG

El rumor cobró tanta fuerza que distintos grupos de humanos resistentes iniciaron una revuelta contra los visitantes. La Resistencia consiguió mermar en buena medida las poblaciones visitantes mediante el empleo del llamado polvo rojo, que no eran más que esporas de champiñón capirotado de Madagascar (Agaricus chamaecyparissus) inofensivas para el hombre pero mortíferas para el Anthroposauromorphus sirionensis ya que las hifas de este hongo le obstruyen las vías genitourinarias y mueren al cabo de unas horas por ahogamiento en la propia orina. Tras una prolongada lucha en la que los visitantes se vieron cada vez más arrinconados, los supervivientes huyeron a Sirio A en 1985 donde han permanecido hasta entonces según nuestro conocimiento.

Descripción

Por una sorprendente convergencia evolutiva, los visitantes presentan un cuerpo humanoide que se aproxima bastante al de los simios hominoideos terrestres: endoesqueleto, cabeza diferenciada, extremidades superiores con 5 dedos articulados y un pulgar oponible y un par de extremidades inferiores sobre las que permanecen erguidos. El tegumento exterior es verde y recuerda lejanamente al de los saurios (motivo por el que los visitantes recibieron apelativos ofensivos por parte de los resistentes tales como “lagarto asqueroso”). Hay que aclarar sobre este punto que la apariencia humana de su piel es fruto de un artificio creado por ellos mismos a partir de una silicona flexible y no forma parte de su cuerpo de forma natural, si bien resulta beneficioso para resguardar de la sequedad terrestre su piel escamosa. Esta costumbre de portar trajes biomecánicos es muy común en otros miembros de la familia Anthroposauromorphidae.

Biología

Apenas conocemos unos pocos retazos de la biología de estos magníficos y amigables organismos. Sabemos que poseen un metabolismo extraordinariamente versátil que les permite consumir todo tipo de seres vivos. Se sabe que durante su corta estancia entre nosotros recurrieron a alimentarse de animales poco apetitosos al ojo humano (tales como roedores y tarántulas) para evitar que se pensara que podríamos entrar en competencia por recursos alimenticios. Por desgracia este hecho fue manipulado con gran demagogia por parte de los resistentes que lo presenciaron y acabó por interpretarse como una costumbre asquerosa sin más.

Se desconoce por completo su ciclo reproductivo (siempre fueron muy tímidos en lo que a esto respecta) pero es muy posible que existan dos sexos análogos a los de los animales terrestres. Existe un caso documentado de hibridación entre una hembra humana y un macho visitante. Por lo que sabemos esto se debe a una capacidad intrínseca del genoma visitante de asimilar genomas extraños. El híbrido resultante tenía aspecto de hembra humana y completó su desarrollo sexual en un periodo de tiempo muy reducido pasando por una fase de crisálida.

Conservación

Los visitantes son originarios del cuarto planeta del sistema de Sirio A. En la actualidad sólo existen poblaciones reconocidas en su planeta natal, donde deben encontrarse en un lamentable estado de conservación si continúan con la carencia de recursos minerales que solicitaron durante su corta visita y que nunca recibieron. De acuerdo con los criterios de la IUCN esta especie debe ser considerada como Vulnerable (VU). Son necesarias medidas inmediatas de conservación para evitar la extinción de esta raza de organismos que tanto nos pueden enseñar.

Bibliografía

Kenneth Johnson (1983-1985). “V” The original miniseries

Comunicación personal (por Zombi, 2006)

Ir a la presentación de la guía

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 1.870 seguidores