Archivos Mensuales: marzo 2007

La viñeta de Ernesto Rodera

A diario me tiro hora y media usando el transporte público madrileño (los días buenos, quiero decir, los malos acaba siendo algo más). Con el tiempo uno termina conociéndose los periódicos gratuitos muy bien. Como las noticias son cortas a veces puedes leer varios en un mismo viaje y comparar, frecuentemente con tronchantes resultados. Además son de gran ayuda cuando no te has llevado el libro o el MP3. Por lo general no es que sean de una calidad extraordinaria, y de hecho alguno de ellos es definitivamente malísimo (desconfiad de los periódicos que tengan en rojo su nombre, como dice una amiga mía), aunque a veces ciertos contenidos sorprenden.

El diario ADN tiene como viñetista a Ernesto Rodera, que con un estilo que recuerda un poco al de El Roto, me arranca sonrisas muchas mañanas y me gustaría poner aquí algunas de sus viñetas que más me han gustado de los últimos días. Podéis ver muchos de sus trabajos en su página web, y su viñeta diaria está disponible en la versión digital del diario ADN. Pues eso, que ya que estamos, mejor nos reimos ¿no?

rodera2.JPG

Lee el resto de esta entrada

La evolución de Homer

Una entradilla genial de “Los Simpsons” que ha salido publicada en Pharyngula:

Junto con esta otra de aquí puede que sean las mejores de la serie (al menos las más frikomorfas)

El jefe de todo esto

Direktøren for Det Hele (Lars Von Trier, 2006)

estrella.PNGestrella.PNGestrella.PNGestrella.PNG

¿Qué? ¿Ya todos estábais pensando que iba a poner la crítica de 300, eh? ¿Os pensáis que esto es un blog medianamente serio cuyo equipo de redacción pierde el culo por ofrecer la información que todo el mundo quiere leer? Pues no. En lugar de hacer eso, como se puede leer ya en algunos de mis blogs frecuentados (1) (2), aquí sorprendemos al personal con una comedia danesa del director Lars Von Trier. Cosas de copépodos (y de la demanda de entradas). Vamos al meollo. Aunque muchos de vosotros arruguéis la nariz cuando veáis en la misma oración la palabra “comedia” y el nombre “Lars Von Trier” no se trata de un error tipográfico: el director de Dogville deja que los espectadores por una vez sus venas tranquilas y se dedica a hacer reir, ¡y con éxito!

eljefedetodoesto.jpg

La historia trata de un actor de teatro con sofisticadas aspiraciones artísticas pero muy venido a menos, en el más absoluto de los paros y de los olvidos que es contratado para realizar una actuación muy atípica. Un alto ejecutivo de una empresa le pide que ejerza el papel de director (“el jefe de todo esto”) de la misma durante un acuerdo comercial con una influyente firma islandesa (?). Aunque el acuerdo no se puede cerrar, el actor descubre que la persona que le contrata es realmente el jefe de la empresa, pero que tiene engañados a todos los empleados haciéndoles creer que el director real está en EE.UU. (y gracias a esa excusa consigue mangonearles constantemente). El actorzuelo finalmente acepta el inusual empleo de hacer como si fuese el director general a pesar de no tener ni la más remota idea de nada que tenga que ver con la empresa ni con la informática. Así contado lo mismo queda un poco soso, pero os aseguro que las situaciones absolutamente surrealistas que se pueden dar son tan inesperadas como hilarantes. Me resultó muy sorprendente que el humor danés sea tan parecido al ibérico (los directores bien podrían haber sido los Fresser).

A nivel técnico hay que mencionar que aunque no es estrictamente “cine Dogma” el planteamiento es más bien austero a todos los niveles (realización, iluminación, música, etc), lo que deja en la interpretación y el guión (con giros hasta el último momento) todo el peso de la película, que me parece muy recomendable. Cabe preguntarse, sin embargo, si hubiese tenido la oportunidad de ver esta película si finalmente las salas de cine consiguen imponer su criterio de vetar la cuota mínima de cine europeo (uséase, minoritario) y conseguir que en todas partes se proyecte sólo lo que vende. Íbamos a tener espartanos para rato.

Europa en la edad del pavo

En un universo paralelo en el que un referéndum en Francia no hubiese sido empleado como arma contra el gobierno de turno hoy estaríamos celebrando no sólo el 50 aniversario del Tratado de Roma, sino la puesta en marcha de forma oficial del primer Tratado Internacional con aspiraciones constitucionales para 494 millones de ciudadanos. Sería hoy, 50 años después, cuando la Constitución Europea hubiese entrado en vigor dando una lección de política, democracia y humanismo a todo el planeta. Por alguna razón yo no vivo en ese universo paralelo y me toca estar en esta otra versión en la que el proceso constitucional está estancado y toda la UE se revuelca en una crisis de identidad de difícil solución. ¿Es una edad del pavo tardía o una menopausia?

Tenía pensado soltar aquí un rollazo intragable sobre política comunitaria que os forzara a no regresar nunca más por aquí, pero me voy a cortar. Ya dije algunas de las cosas que opino aquí o aquí y no es cuestión de repetirse. Seré breve:

  • Una inmensa mayoría de la ciudadanía española está de acuerdo en que haber ingresado en la CEE/UE ha sido bueno, aunque muchos refunfuñen cuando toca contribuir a la convergencia.
  • No todas las políticas de la UE me parecen bien (desde el canon de las bibliotecas al nuevo Espacio Europeo de Educación Superior).
  • El funcionamiento actual de la UE es inmensamente inefectivo ya que se sigue rigiendo por los principios que la mantenían viable con menos de la mitad de los países que la integran hoy. Una reforma en profundidad de sus instituciones es totalmente necesaria, haya constitución o no.
  • Sólo desde la UE los países europeos tendrán una voz en el mundo del siglo XXI, el de la globalización, el de la reducción de las libertades obtenidas en épocas anteriores, el del choque o alianza de civilizaciones. Corren tiempos turbulentos, tiempos de crisis (que preceden a los cambios) y los europeos tenemos algo que decir. Seamos creativos y constructivos en nuestras críticas.

Feliz 50 aniversario.

ue50.PNG

Guía del naturalista galáctico (6): el estereoscoponto toracoluminiscente (E.T.)

Estereoscoponto Toracoluminiscente (E.T.)
Stereoscopontus toracoluminiscens

(El nombre de la especie hace alusión a su visión estereoscópica y a su tórax bioluminiscente)

Un E.T. camuflándose en el entorno

Introducción
En esta entrega de la Guía de campo del naturalista galáctico se ha incluido a un organismo singular y muy desconocido del que apenas se tienen datos contrastados. Esta lamentable situación se debe a que la breve interacción conocida de esta especie en nuestra biosfera tuvo lugar en una sola ocasión (Spielberg, 1982) que constituye la única fuente de información científica. Por desgracia los datos son limitados y muy fragmentarios debido a la falta de profesionalidad de los científicos encargados de su estudio. Hubo un segundo avistamiento años más tarde (Lucas, 1999), pero que no agregó mucha más información a efectos biológicos por su extrema brevedad. No obstante cabe destacar que el estereoscoponto toracoluminiscente (en adelante E.T.) se debe considerar como una criatura severamente peligrosa y se intentará evitar el contacto con ella en todo momento si no se quieren sufrir graves secuelas emocionales que pueden tener síntomas psicosomáticos conduciendo finalmente a estados profundos de depresión, ansiedad, autolesiones, síndrome de abstinencia y/o muerte.

Lee el resto de esta entrada

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 1.871 seguidores