Archivos Mensuales: abril 2008

Realidades alternativas en tu sucursal de confianza

Tenemos una situación parecida en dos universos paralelos:

UNIVERSO 1

Sucursal de Cajamadrid “X”, miércoles por la mañana.

Señor del banco 1: Cuéntame ¿Qué quieres?
Copépodo: Mira, me he enterado de que la Obra Social de Cajamadrid ha publicado un libro titulado “Árboles madrileños”…
Señor del banco 1: Ya
Copépodo: Yo tengo aquí mis ahorros y mi nómina desde siempre…
Señor del banco 1: Ajá
Copépodo: Y me gustaría saber si podría haber alguna manera de conseguirlo a través de vosotros. He visto que a otros clientes de otras oficinas se lo han conseguido y yo de hecho trabajo en el ámbito de la botánica aquí en la universidad, así que creo que podría sacarle partido…y, y…
Señor del banco 1: Bueno, pues eso te metes en la página web de la obra social, buscas el libro y haces una solicitud por correo electrónico y, si eso, luego ya eso.

UNIVERSO 2

Sucursal de Cajamadrid “X”, martes por la mañana.

Copépodo: … Y bueno, además tengo una pregunta…
Señor del banco 2: Dime.
Copépodo: Verás, me he enterado de que la Obra Social de Cajamadrid ha sacado un libro de árboles madrileños que…
Señor del banco 2: (Antes de que acabe la frase se levanta, entra por una puerta y en menos de tres segundos sale con un tomo de 973 páginas en las manos: “Árboles Madrileños”) Toma, aquí lo tienes.

Decida el avispado lector cuál es la razón de la diferencia entre estos dos universos paralelos:

1) En el primer universo es miércoles y en el segundo, martes

2) En el universo 1 está el Señor del banco 1 y en el segundo el Señor del banco 2 (mucho más amable)

3) En el universo 2 Copépodo acaba de firmar el contrato de una tarjeta de crédito

Orquídeas de andar por casa

Ya dije una vez que aunque las orquídeas, así a bulto, nos parezcan unas flores muy exóticas y muy tropicales, hay tantas especies que, por la fuerza, uno acaba tropezándose con ellas cuando sale a triscar en primavera entre la flora y fauna salvaje y peligrosísima de nuestro país. La mayoría de las orquídeas silvestres europeas son chiquitas, pero no por ello menos bonitas. Hoy traigo unos ejemplos que me encontré el hace unos días, cuando me dio el punto y me fui a dar una vuelta por er campo.

Género Orchis

Las especies de este género son las que dieron el nombre a la familia de las orquídeas: Orchidiaceae, palabro que viene del griego όρχις, que significa… testículo. De hecho todo lo que tenga que ver con las orquídeas es, de una forma u otra bastante sexual, creo yo. Esto se debe a que presenta un par de tubérculos subterráneos, redondillos y de aspecto arrugadín que, bueno, ya os imagináis a qué se parecen. Las orquídeas de este género timan a los insectos polinizadores porque no ofrecen nectar, simplemente tienen una apariencia similar a flores que sí son nectaríferas (labiadas y escrofulariáceas, por ejemplo).

Orchis mascula Orchis mascula

Orchis mascula. Una especie muy frecuente en todo tipo de sustratos y en medios diversos. Se llama así porque sus hojas a menudo, aunque no siempre, presentan manchas marrones.

.

Orchis morio Orchis morio

Orchis morio. Recuerda a la anterior, pero los “sépalos” superiores están muy juntos formando una especie de casco.

.

Orchis champagneuxii Orchis champagneuxii

Orchis champagneuxii. Del mismo grupo que la anterior, pero carece de manchitas en el labelo (el “pétalo” grande dispuesto como una lengua).

Género Ophrys

Este es un género especialmente diversificado en la Región Mediterránea, donde cuenta con unas 200 especies.

Ophrys lutea Ophrys lutea

Ophrys lutea. Muy llamativa por su color amarillo.

.

Ophrys speculum Ophrys speculum

Ophrys speculum. En el labelo tiene una superficie azul muy brillante.

En este género, como se ve, el labelo es peludo y presenta patrones variados. Pretende imitar a la hembra de un abejorro (especialmente a través de la química: con feromonas que tienen en los machos el mismo efecto que las feromonas sexuales de la especie de abejorro en sí). De esta forma el incauto abejorro intenta copular con la flor y se lleva de regalo los polinios (tecas llenas de polen) a modo de cuernecillos (verdaderos sambenitos a la ingenuidad sexual). Durante las prácticas de campo lo suyo es mostrarle esto a los alumnos con un truquillo de prestidigitador muy conocido entre los docentes:

Los polinios se quedan adheridos al lápiz y hay exclamaciones de sorpresa entre los asistentes a la demostración. Uno se puede creer que hace algo original, pero si cogemos el libro de Charles Darwin sobre la fertilización de las orquídeas (1862) y lo ojea un poco va y se encuentra con esto:

Lo que me ha hecho mucha gracia. Además en este dibujo se muestra que los polinios, al pasar unos minutos, se doblan ligeramente permitiendo que el abejorro, al llegar a otra orquídea del mismo afrodisíaco aroma, pueda polinizar el gineceo perpetrando el engaño de forma completa.

Conclusión: las orquídeas son unas furcias y Darwin sabía muchas cosas.

¿Qué harías si el mundo se acabara en tres días?

estrella.PNGestrella.PNGestrella.PNGestrella.PNG

Tres Días Javier Gutiérrez, 2008

Página web de la película (con tráiler)

En su momento, una de las cosas que más me llamaron la atención de “El gen egoísta” tenía que ver con aplicar la teoría de juegos al estudio de la evolución. No soy especialmente fanático de Dawkins, pero si algo tengo que agradecerle es que siempre me ha ayudado a mirar las cosas desde nuevas perspectivas. En el tema que nos ocupa tenía que ver con cómo se desarrolla en el tiempo una población en la que los individuos pueden ser egoístas o bien pueden ser cooperativos (una especie de “dilema del prisionero” con “n” elementos). En las simulaciones por ordenador de las que hablaba el autor, las “sociedades” de organismos mutuamente cooperativos resultaban ser una estrategia evolutivamente estable siempre y cuando se cumpliera una premisa sencilla: que no estuviese determinado el momento en el que se deja de “jugar”. En efecto, en el momento en el que el fin del juego está a la vista, siempre se tiene la tentación de desertar en el último turno, y puesto que ese movimiento es predecible, la tendencia a desertar se repite en los turnos anteriores eliminando a la cooperación de la estrategia.

Lo mismo lo estoy liando demasiado, sólo quiero decir con esto una cosa: la sociedad humana (donde la cooperación, como en todas las sociedades biológicas, tiene un papel central) puede mantenerse en parte porque el horizonte del futuro es indefinido. De conocerse cuándo tendrá lugar el Final, con mayúsculas, todo se vendría abajo. Ese es el elemento clave del cine de catástrofes, y más concretamente, el de meteoritos (temática que se está ganando tener un género propio al paso que vamos) y que sin embargo, nunca se explora satisfactoriamente, en mi opinión.

Si los telediarios anuncian la colisión inminente de un meteorito letal contra nuestro planeta, la verdadera chicha narrativa no es que cuatro poceros se suban a un cohete a intentar petar el canto-rodao espacial. Eso es anecdótico. Lo realmente dramático es cómo afrontaría la gente la inminencia del Final Absoluto, de la extinción definitiva de la humanidad. Armageddon, Deep Impact y demás rompetaquillas realmente me saben a poco. Si no hay futuro para nadie, si no hay salvación, ¿qué sentido tiene la existencia? ¿qué sentido tienen las convenciones sociales o el orden público? ¿Hasta dónde puede llevar al hombre la desesperación absoluta y masiva?

Desde este punto de vista, “Tres días“, la reciente película de Javier Gutiérrez que se llevó cuatro premios del Festival de Málaga, incluyendo el de mejor película, es toda una sorpresa. En primer lugar porque, siendo igualmente un filme meteorítico, nos sitúa cuando las misiones de Bruce Willis y compañía han fracasado definitivamente y no queda nada por hacer: un pedrusco de 50 km de diámetro acabará con la vida humana de todo el planeta en tres días. Y punto. No hay esperanza, ni futuro para nadie. El otro acierto del director es elegir como escenario de la narración, no a un barrio residencial superguay, ossea, superbonito de las afueras de Springfield (Ohio), sino un poblacho de mala muerte en lo más profundo de Andalucía durante los años 80 (que hay que ver, el mundo se acabó en los 80 y yo sin enterarme), en fin, que eso es glamour narrativo y lo demás son chorradas.

Pues eso, que el director comienza presentándonos a los protagonistas de este thriller fantástico-costumbrista: Ale (Víctor Clavijo) y su madre Rosa (Mariana Cordero). Ambos viven solos en el pueblo en cuestión y rezuman fracaso y hastío por todos sus poros. Cuando asisten atónitos al comunicado del Secretario General de Naciones Unidas avisando el fin del mundo, sólo tienen dos preocupaciones: el resto de su familia (niños incluidos), que viven en una casa en el campo, y el más que posible retorno de una persona en busca de venganza. De nuevo se toca un tema interesante: si te quedaran tres míseros días de vida (a ti, y a todo el mundo) ¿a qué lo dedicarías? ¿Qué mejor respuesta, castiza y goyesca, que a una venganza visceral y furibunda? Porque sí amigos, enseguida percibimos que la venganza que quiere perpetrar esa amenaza inexorable y onmipresente de la que vamos sabiendo más y más a cuentagotas va a hacer que la matanza de Puerto Urraco parezca la fiesta de cumpleaños de Heidi en comparación. El reencuentro con los fantasmas del pasado, ¡aaaaah! Cuántas satisfacciones nos sigue dando.

En definitiva, mucha, muchísima angustia Hitchcockiana, muy buenas interpretaciones, una fotografía espectcular, llena de paisajes desolados de Huelva y Sevilla y mucha adrenalina. Hacia el final, supongo que de forma inevitable, hay bastante componente yanqui, pero habrá que aceptarlo como mal menor. Como suelo ser bastante rácano valorando películas con esta me voy a estirar: cuatro estrellitas y a disfrutar todos.

Mira, mira, mira, que te meto ¿Eh?

Naturaleza en Cuba: bibliografía y espacios naturales

Esta es otra entrada destinada a los navegantes de la red en busca de bibliografía específica. El año pasado, preparando mi viaje a Cuba, conseguí varios libros sobre naturaleza de la isla, e igualmente durante dicho viaje conseguí muchos más que me hubieran sido útiles durante la visita. Por si acaso alguien anda buscando información, cuelgo aquí todo los libros con los que me hice. Os podéis imaginar lo que pesaba la maleta en el vuelo de regreso. Añado también los principales espacios naturales que visité, por si os pasáis por allí.

Lee el resto de esta entrada

Gran Scala se desinfla

Por fin una buena noticia desde Aragón. Me entero gracias a Albert que ILD, el consorcio promotor de Gran Scala, está empezando a ser foco de sospechas de fraude e insolvencia. Al parecer han intentado vender a Serbia poco menos que un motor perfecto de segunda especie con un logo del gobierno de Aragón. Las mentes preclaras del gobierno de Aragón (con el eco-socialista Biel a la cabeza) no han movido un dedo sobre el asunto desde hace tiempo, por lo que parece que hay muchas probabilidades de que todo esto se quede en agua de borrajas. La noticia completa en El País.

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 1.870 seguidores