Archivos Mensuales: febrero 2009

Paleocuestión

Estoy preparando una entrada para la semana que viene que tiene implicados algunos fósiles graciosos. Como experiencia piloto os dejo mientras tanto un par de imágenes para ver qué os sugieren:

problema1

problema2

Lo justo sería decir dónde se encontraron, en qué tipo de roca y qué edad tiene el estrato, pero es que si lo hago ponéis a funcionar el Google y esto pierde gracia. Diré que son esquistos y que estaban acompañados de una fauna marina muy antigua. No se trata de que adivinéis qué son, sino de que le echéis paleoimaginación. La semana que viene os contaré un par de cuentos chinos.

Si sois biólogos en acto o potencia, no digáis mucho, porque este chascarrillo es ya muy conocido incluso entre los bio-aficionados (no es que tenga mucha emoción, la cosa), aunque prometo que sí que voy a añadir descubrimientos recientes de mucha relevancia.

Actualización sobre Macropinna microstoma, el pez de los ojazos verdes

Como veo que la entrada sobre este bicho tiene mucho tráfico y que el pez en cuestión se ha hecho famoso en la red (a veces con algún gazapillo) quisiera subrayar algunas cosas:

- El pez se descubrió ya en 1939, pero nunca se había visto vivo.

- La importancia del descubrimiento radica en que puede mover los ojos. Ya se sabía que tenía ojos tubulares que miraban hacia arriba.

- No es el único pez con estas características, la familia de los opistopróctidos comprende 13 especies en seis géneros, muchas de las cuales también tienen ojos de barril que apuntan hacia arriba (y que presumiblemente, también serán móviles)

- No tiene el cráneo transparente. El cráneo es normal (ver el dibujo de Fishbase), pero además presenta, en vivo, algún tipo de membrana o cubierta protectora por encima del cráneo, como si se pusiera una careta de soldador.

winteria_telescopa_1

Winteria telescopa. Otro opistopróctido de ojos de barril, aunque en este caso miran hacia el frente y carece de “careta transparente”. Capaz de vivir a 2500 metros de profundidad, es uno de los pocos peces con visión binocular.

El consultorio de Tyler-Pepe (1)

tylerpeperespondeHola a todos amigos, soy Tyler-Pepe, aunque creo que muchos ya me conocéis. Tras algunas amenazas y extorsiones he conseguido abrirme mi propia sección en este blog, donde iré respondiendo a esas dudas profundas que nos vamos encontrando en la vida. Como es la primera vez que escribo aquí, creo que lo suyo es que me presente un poco. Baste con decir que aunque tengo sólo ocho años hace ya un tiempo tuve una revelación y me di cuenta de que soy el dios de mi universo y de que mi religión es la Evolución, con mayúsculas. Si queréis saber algo más de mí leed mi tebeo biográfico comentado.

Desde que se publicó aquí mi dirección de correo electrónico he recibido varias preguntas que paso a responder.

Jezabel pregunta:

Mi novio actual ronca como una morsa marina. Lo he intentado todo, codazos en las costillas, patadas en los genitales, incluso hacerle tragar su propia lengua, y nada ha dado resultado. ¡Ayúdame, TylerPepe!

Querida Jezabel:

Evidentemente te encuentras en una de esas encrucijadas vitales que debe resolverse con inteligencia. Por una parte tu sueño es fundamental para el desarrollo de tu vida. Eso debería ser más importante que ninguna otra cosa. Es bueno que seas creativa (ya me contarás cómo se hace eso de la lengua, que tiene buena pinta), y desde luego, esa morsa marina que tienes por novio parece resistirse a permanecer callado, con lo que hay que empezar a sospechar que lo hace aposta, por joder, cosa que no deberías permitir.

Por otra parte, si has decidido que sus cromosomas, debidamente recombinados, pueden tener alguna utilidad para el futuro de tus genes, la cosa cambia. Su resistencia y perseverancia parecen buenos caracteres a mantener, y estoy seguro de que debe tener muchas otras virtudes, al menos desde tu punto de vista, que por algo lo habrás escogido (y si no, ambos merecéis la extinción, así que tanto da).

Mi consejo es que te pongas unos tapones de gomaespuma y desarrolles la capacidad instintiva de dar esas patadas en los genitales y esos codazos en las costillas sin despertarte, cuando lo consigas cada noche vuestra será como una pelea de barrio, pero los dos durmiendo. Es como joderse y aguantarse pero al menos te estarás vengando y tendrá moratones por la mañana. Suerte.

Pasamos a otra cosa. Gloria nos hace la siguiente pregunta:

Querido Tyler-Pepe (don José),

tengo un alumno que ha sacado un 4 de media. Es muy vago y me vacila, pero si le suspendo se desmoronará y no querrá hacer nada, así que no sé si debería aprobarlo para darle un refuerzo positivo o joderle la vida y suspenderle. ¿Qué me sugieres?

Amiga Gloria:

Planteas un dilema interesante de no fácil solución. Como veo que te interesan los refuerzos conductistas y que el alumno podría responder a ellos, lo mejor es que le eduques de la forma más eficaz que se ha conocido nunca y que difícilmente puede superarse: el viejo truco del periódico. Llámale para la corrección del examen y repasad juntos una a una las preguntas. Allá donde haya metido la pata grítale, llámale memo y dale golpes con el periódico enrollado en el hocico. En las preguntas donde lo haya hecho bien hazle unas caricias y dile cositas lindas. Cuando te vacile utiliza el suplemento dominical. Ya verás cómo en la próxima evaluación lo hace mucho mejor.

PD: si sus padres te piden explicaciones, diles que vas de mi parte.

Acabamos con la consulta del Dr. Mengele:

Mi estimado Tylerpepe, sufro por las noches, y lloro por los rincones del centro de Salud donde trabajo por el siguiente motivo: los gordos y las gordas que vienen a perder peso, me hacen perder mi honorable tiempo. No me hacen caso, me tiro una hora contándoles la dieta, lo que deben comer y lo que no, y todo para pasar de mi culo. Estoy lleno de ira. Estoy lleno de insatisfacción. ¿Qué puedo hacer? ¿Convertirme en un Hannibal Lecter, y comerme sus riñones al jerez por hacerme perder mi tiempo, o incluso hacerme unos lomos a la plancha con ellos? No sé, quiero sacar el látigo cada vez que los peso y no han perdido kilos. ¿qué opinas que debo hacer?

Estimado y muy admirado doctor Mengele:

La ira es buena, hay que dejarla fluir. Cuando la iraaaaaa se apodera de uno, se pueden hacer grandes cosas que parecerían imposibles estando sereno. Considere que esas sesiones de trabajo contribuyen a su dosis diaria de ira. Por experiencia sabrá que no tiene sentido enfadarse con los pacientes, al igual que uno no debería enfadarse con los transportes públicos o los electrodomésticos. Yo no lo sé por experiencia, pero veo “House”, y la serie sería un coñazo si no fuese por los pacientes, que engañan a sus parejas y toman drogas y luego mienten como bellacos. El día que los pacientes hagan caso a los sanitarios el mundo será mucho más aburrido. Mi consejo es que deje de preocuparse por los débiles y que deje que la selección natural siga su curso. Parece mentira que yo tenga que decirle esto, con lo que usted ha sido…

Eso ha sido todo por hoy amigos. Ya sabéis que podéis enviar vuestras consultas a tylerpeperesponde@gmail.com

tylerpeperesponde2

Earthrise

No me sale ningún término para traducir el título de la entrada, que se refiere a cuando se puede ver a nuestro planeta “amanecer” desde el horizonte, un acontecimiento que, obviamente, sólo puede verse desde la Luna y del que sólo han sido testigos directos privilegiados un puñado de yanquis.

La primera vez que unos seres humanos vieron a la Tierra amanecer, y cuando se acuñó el palabro del título, fue en 1968, durante la misión del Apolo 8. La carrera espacial llegaba a su fin. Los estadounidenses, tras comenzar rezagados, no sólo habían superado la tecnología de los soviéticos sino que se encontraban muy cerca de poder poner un hombre en nuestro satélite (ocurriría al año siguiente). Después de un comienzo trágico, el programa Apolo se encontraba ya muy desarrollado y había comprobado el funcionamiento de los módulos de mando y de servicio en órbita terrestre. La misión número 8 tendría por objetivo hacer una prueba del módulo lunar en la órbita de nuestro planeta, pero como no estaba listo a tiempo, se decidió que Lovell, Anders y Borman serían los primeros seres humanos que viajarían hasta la Luna… aunque no llegasen a aterrizar. Una imagen vale más que mil palabras:

apollo-8-patch

Este fue el emblema de la misión Apolo 8. En realidad no hicieron exactamente un “8”, ya que orbitaron varias veces la Tierra y 10 veces la Luna (a razón de 2 horas de duración cada una), pero aún así, como regla mnemotécnica es insuperable. El Apolo 8 además fue el que estrenó el primero cohete Saturno V, que sería en lo sucesivo el que se usaría en las demás misiones Apolo.

El lanzamiento tuvo lugar el 21 de diciembre de 1968, y tardaron tres días en recorrer el espacio entre los dos astros. La diligente tripulación hizo muchas fotos de la superficie lunar y proporcionó las primeras descripciones “en vivo” de la superficie, con especial atención al Mar de la Tranquilidad, que ya se había escogido como el punto del primer alunizaje.

A la que daban la vuelta al satélite, vieron por primera vez aparecer la Tierra por el horizonte lunar, el “Earthrise” ese, y claro, fliparon. Las fotos que se hicieron de este momento, y en concreto la que pego abajo, tuvieron muchísimo impacto y la revista “Life” la incluyó en su selección de las más significativas del siglo XX. En plena decadencia del movimiento hippy, tuvo además su repercusión ambientalista. El día de Navidad de 1968 hubo además una retransmisión en directo a la Tierra mientras la tripulación leía los primeros versos del Génesis, como buenos patriotas, ya se sabe.

apollo8-dec24-earthrise

“Earthrise” desde el Apolo 8

Valga esta pequeña reseña histórica para hacernos cargo de cuándo fue el primer “aterracer” visto por el hombre, sin duda una imagen bellísima para nosotros los terrícolas y de la que yo al menos no me canso de disfrutar.

Y todo esto para colgar ahora uno de estos “Earthrise”, mucho más reciente (2008), que nos traen ni más ni menos que los japoneses a través de su sonda “Kayuga” que anda ocupada cartografiando la superficie lunar. No puedo pegarlo aquí directamente, pero si pulsáis el enlace lo veréis en alta definición (hay que seleccionar “ver en HD”). Y merece la pena.

003.jpg

Vía Teleobjetivo

Macropinna microstoma: no me mires así, yo también me he asustado

Reconozco que cuando lo he visto esta mañana en Fogonazos estaba convencido de que era una trola: qué cosa más rara de pez.

macropinna1

Se llama Macropinna microstoma, la criatura, y pese a lo que pueda parecer es un pez real, de unos 4 centímetros y medio de longitud, capaz de vivir a 1800 metros de profundidad en todo el Pacífico septentrional, desde California a Japón. Los sajones lo llaman “barreleye”, o sea, “ojobarril”, ya que es precisamente en los ojos donde radica su aspecto más llamativo. Fijáos en la foto: esas manchas oscuras de la frente no son los ojos, sino unas cámaras olfatorias. Los ojos, o mejor dicho, sus cristalinos, son los dos cuerpos azules subesféricos que véis un poco después. Este pedazo de bicho no sólo tiene unos ojazos como dos luceros del alba, sino que además apuntan directamente hacia arriba y, atención, miran al cielo a través de una suerte de cúpula transparente que tan bien se aprecia en la foto. Acojonante. Lo de barreleye viene, claro está, por la anatomía de sus ojos, que al igual que en otros miembros de la familia de los opistopróctidos (bonita etimología), en vez de ser esféricos, son cilíndricos:

ojomacropinna

L: cristalino, OP: nervio óptico. Lo demás son músculos.

Este pececillo descrito en 1939 es un viejo conocido de los ictiólogos, pero un artículo reciente lo ha traído de nuevo al “candelabro”. En su momento, Macropinna dejó pendiente una paradoja: si sus ojos miran hacia arriba ¿cómo narices sabe lo que come? ¿cómo caza, como se alimenta? En parte esta cuestión se debe al conocimiento parcial que se tiene de muchos peces de las profundidades. Por ejemplo, si buscamos esta especie en Fishbase.org (la referencia obligada) obtenemos la siguiente imagen:

mamic_u1

que resulta bastante decepcionante después de la foto espectacular que ya hemos visto. Muy probablemente la imagen pertenece a un especimen de museo reseco y arrugado que ha perdido muchos de sus caracteres (y es que estudiar peces que viven a 2000 metros no debe ser fácil). Por ejemplo, en esta imagen no vemos la fascinante cocorota trasparente que le hace tan espectacular, al parecer es muy delicada y se degrada enseguida. Nada que ver con poder observar al pez vivo. Eso ha sido precisamente lo que han hecho los ictiólogos del Acuario de la Bahía de Monterrey, en California: avistamientos directos en su medio natural gracias a uno de esos submarinos teledirijidos con cámaras, con los que además capturaron a algunos incautos ejemplares y los estudiaron en acuarios. Han colgado algunos videos y son alucinantes. Mirad en este cómo están a punto de capturar a un ojobarril en los últimos segundos y escapa hábilmente…

Bueno, pues la cosa es que una vez que se puede observar vivo, se puede ver que, de hecho, Macropinna puede mover sus ojazos hacia adelante cuando le conviene, en el momento de pegar un bocado a una colonia bioluminiscente de sifonóforos (el desayuno de los campeones).

macropinnalado

Mirar hacia arriba es una buena cosa para los ojobarriles, porque detectan desde abajo a sus presas, y al parecer les va muy bien así. La naturaleza tubular del ojo se explica porque es la manera de tener un cristalino inmenso, capaz de captar muchísima luz en las oscuras profundidades del Pacífico sin necesidad de tener unos globos oculares esféricos ordinarios, que tendrían que ser desproporcionadamente grandes respecto al resto del cuerpo.

barreleye

¡¡Ooooojos veeeerdes… veeeerdes coooooomo laaaaaalbahaaaaaaca

Verdes como er trigo veeeerde… y el veeeerde, veeeerde limón!!

Actualización aquí

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 2.036 seguidores