“Mentiras y gordas”, la incomprendida epopeya trágica del cine español

(esto va por la vergüenza ajena)

Ya sé que sois gente cultivada, preocupada por el impacto de las pulseras pagüerbalans en la sanidad pública y que chasquea la lengua con desaprobación cada vez que ve a Belén Esteban cuando “hace zapping” buscando la reposición de Cosmos. Por eso, porque os conozco y me preocupo por las lagunas de vuestro conocimiento y porque soy dadivoso y buena persona, os ofrezco a continuación un comentario de texto sobre una de las películas más grandiosamente indescriptibles de todos los tiempos. “Mentiras y gordas” es como la vinieron a intitular sus directores (Alfonso Albacete y David Menkes), que fueron a la vez dos de los guionistas. La película de marras, estrenada el año pasado le debió su popularidad al tema que trata: el retrato de la juventud actual, que vive atrapada en una espiral de sexo y drogas y que prometía escandalizar a los padres, identificar a los hijos y mostrar a la sociedad la realidad que no quiere ver. La película fue descuartizada por la crítica, pero se convirtió en un éxito de taquillas, diríase, una película de culto (de culto al cuerpo) que fue inmediatamente comparada con otras películas generacionales como “Historias del Kronen (el musical)”, “Grease, the director’s cut” y otras. El otro motivo por el que esta obra fue objeto de morbo inmediato es porque la tercera guionista es, ni más ni menos, que Ángeles González-Sinde-scargas, nuestra flamante menestra de cultura, que para la fecha del estreno acababa de ser nombrada como tal por el dedazo de ZP para regocijo de la SGAE y tortura de los internautas. Por favor, no dejés de tener en mente según os diseccione la película que detrás de este prodigioso argumento hay una señora que es ministra de cultura, creo que entonces gana muchísimo más.

¿Tiene espóileres el siguiente análisis? ¡Pues claro que sí, mendruguines! Esta película es como La Ilíada, Macbeth o el Código da Vinci, da igual que sepas el final (es más, hay que conocer la historia sí o sí), lo importante es disfrutar de su calidad artística y, sobre todo, ser capaces de soportar la vergüenza ajena que produce. Así que sin más demora procedo a destripar el engendro.

La película comienza durante una idílica tarde de verano en una playa del levante español donde se nos presenta a nuestro protagonista y héroe, Toni (Mario Casas) espanzurrado en la arena, ocioso, cual joven Hércules antes de iniciar su viaje iniciático. Junto a él se tumba su mejor amigo, Nico (Yon González), igualmente ocioso y descamisado. Toni y Nico tienen un problema: no tienen dinero para ir al Festival de Benicassim. Claro, como son jóvenes y eso en vez de dinero dicen “pasta”, “viejo” y hablan así como muy chelis y guturalillos como si fuesen adolescentes. Vale que ambos actores andan ya pasados de rosca para seguir en el instituto, pero gracias a su actuación tú entiendes que, efectivamente, son jóvenes porque dicen “pasta”. Siguiente momento revelador: descubrimos que Toni está enamorado de Nico “¿Y por qué?”, os preguntaréis, “¿Cómo es posible entrar en los recovecos del alma de Toni en apenas tres minutos de metraje?” Muy fácil, escépticos míos: gracias a la gran labor de montaje y guión, vemos claramente que Toni se queda mirándole el culo a Nico cuando éste se desnuda para bañarse en el mar -hábil recurso narrativo-, y como somos espectadores con cultura, vamos y nos decimos “Chacho, esto va a ser que Toni pierde más aceite que el vespino de Terenci Moix”, pero claro, de eso nos damos cuenta nosotros los espectadores culturizados, Nico no (ya iremos descubriendo que es un poco gilipollas), y seguidamente invita a Toni a bañarse con él regalándonos con los primeros de los muchos, muchos desnudos (de rollo cultural, eso sí) que veremos en la pinícula.

Jijí, jajá

Y así, entre aguadilla y sobeteo, a Nico se le ocurre EL PLAN para conseguir el dinero necesario para ir al FIB: comprar una bolsa de 200 pastillas, venderlas por el doble, y con los beneficios, pues ir a Benicassim. ¡Qué durísima diatriba moral para nuestro héroe en la encrucijada! ¡Dejar de ser un buen chico pero ir con Nico a Benicassim y continuar el anónimo cortejo sin futuro o pasar todo el verano descamisado en la playa! ¡Oh dioses, aciago será su destino en cualquier caso! Toni, finalmente, accede a emplear (¡Oh campos de soledad, mustios collados!) el dinero de la matrícula de la universidad para la incierta empresa. ¡El espectador tiene el corazón en un puño! Es tan conmovedor… Vemos que aunque Toni es más bien un chico tímido, tontaina y se hace un poco el estrecho, se deja embaucar por una amistad poco conveniente que le lleva manipulando desde la infancia. Eso y que Nico le pone muy burro.

El desarrollo de EL PLAN es el eje de toda la película, sobre el que va articulando el argumento, peeeero, como es de esperar en una película intrincada y con guión cultural, esto no es lo único que pasa, no. ¡Esta es una película coral! Veremos muchos otros personajes cuyas vidas se entrecruzan con las de Toni y Nico en apenas 72 horas. Cada uno de estos personajes secundarios tienen una gran profundidad. Por ejemplo, Paz.

Paz es sin duda mi personaje favorito de la película. Todas sus reacciones y comportamientos, toda la profundidad de su psique se debe a un único motivo: está gorda. Esto parece sencillo, pero no lo es. En primer lugar, fijáos en la actriz escogida (Miriam Giovanelli):

La segunda foto la pongo por su interés cultural: es necesaria para que entendáis el siguiente párrafo

Bien, creo que si os hago una encuesta convendremos en que gorda, gorda, la chica no está, yo de hecho diría que no llega ni a “Chica Dove“. ¿Por qué esta jovencita fue la escogida en el casting para hacer de chica gorda? ¿Acaso no habría sido más fácil elegir a una actriz que estuviese de verdad gorda? ¡Eso habría sido la solución fácil, panda de catetos! Queda mucho más cool y vanguardista contar con la ayuda de una gorda conceptual. La actriz no está gorda, pero hace de gorda. Ahí está el quid. No se puede esperar que cualquier espectador entienda esta sutileza, pero ayuda mucho embutirla en vestidos que le estén dos tallas por debajo de la suya y no parar de repetir que está gorda, para que nos quede claro. Sin venir a cuento come galletas o patatas fritas, o saca un pollo asado del horno para que vayamos entendiendo que la gorda conceptual, está gorda aunque no lo parezca. Además, haber colocado a una actriz gorda habría desentonado con el resto de los cuerpos es-culturales del filme.

Pero a lo que iba. A Paz la ha dejado su novio Carlos (Hugo Silva), ¿Por qué? Pues porque ha engordado mazo últimamente. Eso no es todo, su trabajo de camarera en un chiringuito se va al traste porque está gorda (“El glamour y tú no sois compatibles”, gran frase que le suelta su jefa). Lógicamente, Paz se pasa toda la película triste y deprimida: todo le sale mal por estar gorda, y no para de comer cada vez que sale en pantalla para que no se nos olvide que es una gorda conceptual.  Esta conmovedora situación se ve salpicada con algunos de los diálogos más indescriptibles de la historia del cine que deben ser enmarcados y preservados para que la posteridad recuerde las alturas culturales conquistadas por nuestros tiempos.

Caso 1. Paz baila en una discoteca. Su amiga Carola (Ana de Armas), que está secretamente liada con Carlos, es víctima de la vergüenza ajena, así que se acerca a ella y le dice: “Paz, vámonos” “¿Por qué, me lo estoy pasando bien?” “Vámonos, ¿no ves que se te están pegando todas las gordas?“. Y vemos que, efectivamente, Paz estaba rodeada de chicas (esta vez sí) gordas, bailando. Conclusión: en una discoteca, las gordas acaban juntándose entre ellas (¿?) y es motivo de vergüenza encontrarse en esa tesitura.

Caso 2. Carola consigue una cita a ciegas para Paz con un chico, supuestamente abogado. El chico está a punto de huir despavorido por el horror de ver una gorda conceptual. Carola, con toda su buena fe les echa drogaína en el colacao y les deja solos y se ponen a follar como locos. En esto que Paz se pone a llorar y cuando el “abogado” le pregunta por qué responde: “es que estoy tan gorda que no noto cuando me penetras“. No añadiré nada más a esta frase, que ya la hubiese querido Lope de Vega en sus comedias.

A todo esto, habréis visto que ya se ha mencionado el sexo y las drojas varias veces. Pues sí, amiguitos, es que la película es muy rompedora porque trata el tema de las drogas y del sexo con mucha desinhibición, para que se vea que está hecha por culturetas progres sin pelos en la lengua. Tomemos el ejemplo de Carlos (Hugo Silva), que deja a Paz por su mejor amiga Carola.

Carola (meacuestoconelnoviodemimejoramiga) y Carlos (la aspiradora humana)

A los pocos minutos del metraje ya están follando como locos en el servicio de una discoteca y es sólo el principio. He contado 24 escenas donde la gente se da el filetazo y 11 polvos explícitos en toda la película. Teniendo en cuenta que dura 107 minutos, hay de media un polvo cada nueve minutos y pico. Vamos, que cuando te estás empezando a dar cuenta de la mierda que estás viendo, ves unos cuantos pezones y culos que te animan a quedarte. Normalmente la gente es capaz de mantener su atención en algo 21 minutos, pero en este caso a los 9 ya empiezas a pensar en arrancarte las retinas. De los otros polvos perdí la cuenta cuando pasaron las 30 rayas. Creo que de hecho sería útil contar con la ayuda de algún estupefaciente para poder llegar al final.

La tortuosa y compleja historia de Carlos es muy difícil de explicar porque es muy profunda, pero voy a intentar contároslo. Carlos tocaba la guitarra en un grupo. El grupo se fue a la mierda. Carlos se dio a las drojas y al alcohol. Ya no compone ni nada, sólo se droga y se emborracha. Cuando puede se tira a la primera tía que puede. Eso es todo. La gran frase de Carlos en toda la película es aquella en la que Carola le pregunta qué se ha tomado, y Carlos responde “tres cuartitos de pasti -buenísima-, una cápsula de MDMA, una mini-rayita de keta y mis porros y mi cocaína, que viene a ser la versión postmoderna de “un queso, un pastel y una jarrita de miel”.

Carola por su parte, no es un personaje tan profundo. Le mola Carlos, se acuesta con él cuando puede a espaldas de Paz. Sabe que Carlos se acuesta con otras tías, pero cuando los pilla in fraganti en los aseos de la discoteca se mosquea y llora amargamente. Estoy tratando de pensar algo más que defina al personaje de Carola, pero eso es lo que hay. ¡Ah sí! También tiene una frase propia digna de mención: “Carlos, ya no eres un crío para tanta pastilla, tanta noche y tanta niñata “.

¿Quién más? Ah, sí. La camella (Marieta Orozco).

La camella y el tirantes

La camella es un personaje destruido por las drojas. Se gana la vida traficando, pero recientemente han metido en la cárcel a un amigo suyo y está paranoica, ve policía por todas partes y decide dejarlo. A lo largo de la película la vemos vendiendo siempre “la última vez”. A todo esto aparece un personaje misterioso al que apodaremos “el tirantes” (Maxi Iglesias) por su buen gusto en el vestir que convence a la camella para que le pase gratis unas pastis. ¿Sabéis lo que pasa después? Pues que juegan al parchís, se toman una limonada y se va cada uno a su casa. Que sí. Que sí que va en serio. Que sí coño, que es verdad. Noooo claro que no hombre, ¡Por supuesto que se lo folla! Un polvazo apoteósico, vamos, aunque a estas alturas de la película uno ya ni siente ni padece. Bueno, la cosa es que esta situación se repite alguna otra vez hasta que en un momento dado el tirantes (¡malvado!) le roba el dinero de la fianza del amigo enchironado cuando la camella duerme el sueño de la bienfollá. La camella llora amargamente cuando se despierta y vuelve a traficar (como en la canción de Melendi).

Bien, me falta la amiga lesbiana de Toni (Ana María Polvorosa). En otras series y películas son muy progres porque meten algún personaje homosexual, pero sabemos que esta película pertenece a los altos vuelos culturales porque no hay sólo un protagonista gay, no, sino que además tiene una amiga lesbiana ¡el súmum de la vanguardia! Sin embargo el personaje de la amiga lesbiana es bastante más aburrido que el resto (y eso es decir mucho) y simplemente protagoniza una de esas historias de “no estoy segura de ser lesbiana pero me encanta comer conejo al ajillo” que pulveriza los límites conocidos de la vergüenza ajena. En este sentido cabe destacar una intervención de Toni sobre la homosexualidad que creo que retrata a la perfección el concepto de progresismo blandiblub leirepajinesco que empapa la película. La amiga lesbiana pregunta a Toni “¿Cuál es tu forma de protesta?” y responde “no esconderme, vivir, drogarme, follar, amar, usar condones, esa es mi forma de protesta. Y en un futuro casarme con un inmigrante sólo para que le den los papeles y así joderles“. Meditad estas palabras, (co)escritas por nuestra ministra de cultura, con cuidado porque a mí cada vez que lo hago me da una migraña que me pongo malo.

Las historias de todos los personajes se van alternando a lo largo de la película y se dirigen hacia un lugar común: la rave. Todo el mundo habla de ella, todo el mundo va a ir, y es donde presumiblemente Toni y Nico van a consumar EL PLAN. Desgraciadamente, antes de eso a nuestros amigos se les ofrece la posibilidad de hacer un trío con una chavala, momento en el que a Toni se le van las manos y la boca y se propasa con su amigo. Aunque Nico aparentemente es gilipollas y no se entera de nada, Toni se muere de la vergüenza y se va a un bar gay a ser sodomizado, tras lo cual va directamente a la rave y se pone a regalar las pastillas de la matrícula de la universidad a todo el mundo repartiéndolas como si fuesen hostias y bendiciendo al personal en una especie de éxtasis religioso incomprensible.

Por qué esta reacción debería parecernos normal y coherente como parte de un guión es un misterio al que filósofos y científicos aún no han conseguido encontrar una respuesta, pero así es como ocurre en el universo paralelo del mundo cultural. Estás enamorado de tu amigo hetero, te convence para vender pastillas, te enrollas con él mientras haces un trío y tu reacción es ponerte a repartir pastillas y bendecir a la gente. Por supuesto, tiene todo el sentido del mundo.

Llegamos al clímax de la película. Todos los personajes llegan a la rave. Toni es el rey del mambo porque está regalando pastis. Acepta también lo que le ofrecen y ¡ay! Le da un jamacuco, se cae al suelo y muere de sobredosis mientras Carola le sujeta como si fuese la Piedad de Miguel Ángel y suena una música muy dramática. ¡Oh parca del destino que privas al héroe de su futuro universitario y del festival de Benicassim! ¡Maldita seas!

Ya os podéis imaginar qué alarde interpretativo exhiben todos los personajes llorando la muerte de Toni. Gloriosísimo el momento en el que Nico, furioso e iracundo, señala a la camella (que les había vendido las pastis de la universidad) culpándola e la desgracia, ¡Maldita!

Bien, queridos amigos. Me pongo las gafas de pasta para enunciar mis conclusiones.

Implícitamente, se suponía que esta película quería escandalizar a la sociedad contando cuál es la forma de vida de la juventud española. Al parecer, los jóvenes españoles no paran de follar, de beber y de drogarse, a lo que yo respondo ¡Qué más quisieran ellos!

La segunda conclusión tiene que ver con la retorcida mentalidad de los guionistas en general y de Sinde-scargas en particular. Analicemos cómo acaban los personajes: Toni, muerto, sus amigos tienen una alegría en el cuerpo que no veas, la camella al borde de la cárcel pero obligada a seguir traficando, Carlos borracho y adicto, incapaz de componer nada, Carola puteada porque le han puesto los cuernos, etc. Es decir, que toooodo el mundo que se droga acaba fatal. Curiosamente, el personaje que acaba mejor parado es el de Paz. Ha perdido a su novio y a su trabajo, pero al menos no se droga y no fue a la rave. Es decir, la conclusión moralizante que que se saca de una película supuestamente progre, vanguardista y liberal es… (abrocháos el cinturón)

Es mejor estar gorda que drogarse

Os dejo cinco minutos para que asimiléis esto.

¿ya? No, otros cinco minutos, va, creo que no lo habéis entendido bien. Pensad en el título de la película.

¿Ya sí? Vale, guay.

Ángeles González-Sinde: con esta película te cubriste de gloria. Qué tiempos tan gloriosos nos han tocado vivir.

La flor y nata: la amiga lesbiana, el tirantes, la aspiradora humana, el abogado, Toni, Carola y Nico.

About these ads

Publicado el 26 octubre 2010 en Cine, Empanadas mentales. Añade a favoritos el enlace permanente. 61 comentarios.

  1. ¡Sí señor! Una película de altos vuelos culturales.

    Mmmm… ¿Estás seguro de que lo de la gorda es verdad? ¡Mira que a la pobre gorda conceptual ni siquiera la sacan en cartel! (sacan a la lesbiana-con-dudas, que la pobre encima es hija de Aída… lo tiene tó).

    No sé yo… Yo diría que los tiros van más por el rollo de “Estar gorda y drogarse es masomenos igual de chungo, pero estando gorda, aunque sigas viva, eres una desgraciá… La droga acaba contigo más rápido. Y si encima follas, más rápido aún”.

    Mira, yo no he visto el aborto este, pero después de lo que me habéis contado de ella, prefiero que no se me mueran las neuronas intentándolo (prefiero tomar drogas, la verdad).

    Lo de la gorda conceptual me parece de juzgado de guardia. Y luego crearán ministerios de igualdad y se quejarán del machismo imperante, ¡manda huevos!…

    ¡Qué tiempos estos, copépodo!

  2. Acabas de saldar una deuda pendiente.

    Ya sabes, mi frase preferida, lo de no sentir la penetración porque está gorda.

    Y luego la reflexión final ¿cómo es posible que alguien que haya firmado ESTO sea Ministro/a de Cultura? Nada bueno puede salir de eso, como se está viendo.

    En estas juega España, entre el sector de la sociedad más rancio, derechoso, católico-apestoso y postfranquista y, por otro lado el sector más idiota, manipulador, demagógico, gafapasta, cultureta de mierda y guays del paraguays. En este bloJ se habla muchas veces de la primer sector, ahora ha tocado el segundo. Y muchos de nuestros problemas también vienen de estos últimos. Muchos.

  3. Casi me dan ganas de verla.

    Casi.

  4. Joder, joder, joder….

    Pues nada, si es asi como el pijerio progre cree que funciona el mundo, entiendo algo mejor como estamos.

    Ahora mereces un descanso, no debe ser muy bueno para el alma el visionar este bodrio.

  5. ole, ole y ole! Afortunadamente estaba fuera de españa (y del mundo moderno tal como lo conocemos) cuando salió este bodrio, pero me parece que en mi ausencia las cosas no han cambiado mucho… ¡tiempos modernos que nos ha tocado vivir!

  6. Genial análisis de tan magna obra.

    Si no la hubiera visto en su día, me la estaría descargando ahora mismo.
    Pero no. Ya caí en la tentación de bajármela para poder disfrutar de todo ese rebaño de mocetones luciendo sus encantos generosamente.
    Por cierto, Yon González es hermano de Aitor Luna. Vaya peaso familia.

  7. Jajajajja. Me parto el churro, qué buena!!

    Pero… pero… pero… en el cartel falta la gorda… ¿?

  8. Jajajajajajajaja la mejor crítica de una película que he leído en mi vida, la enlazo al FB ipso facto!

  9. ¿Os habéis fijado que “la gorda” no sale en el cartel de la peli?

  10. Pues nada, será cuestión de drogarse y ver el esperpento cultural ese…
    ¿O mejor engordo y no la veo?. Joder, no sé que hacer

  11. No tenía ganas de verla, pero ahora ni eso.

  12. Ottia… ésta no da ni pa’ la mula….

    Pero si ha dado para una reseña chispeante como ésta, ha merecido la pena: atención, que esto también tiene su enjundia ;-)

    Hale. Imprímela y llévasela a los de los Renoir para que pongan en bonico con las fichas de “Sonidos de Tokio…” y demás…

  13. Me parto xD. Lo has clavado. Yo tb me la vi hace unos meses intrigado por ver de lo q era (culturalmente) capaz nuestra qerida ministra. Y todo se resume en tu primera frase: vergüenza ajena. Pero lo peor de todo no es q exista esta película, lo peor de todo es q a la personaja esa la hayan hecho ministra de cultura después de demostrar su profunda ineptitud. En fin, bendito país en q el gobierno sigue a años luz del pueblo al q gobierna.

    Por cierto, lo preocupante es q esta señorita q nos gobierna (culturalmente) y toda la gente de su calaña vea a la juventud como esto: “He contado 24 escenas donde la gente se da el filetazo y 11 polvos explícitos en toda la película.” Beatísima señorita Sinde, qé coño hace usted en este mundo tan sucio y tan lleno de malas personas?? Métase en un convento, o mejor aún, en una urbanización de Las Rozas, copón!!

    En fin, por lo menos vi muchas tías buenas en bolas. Algo es algo.

  14. ¿Donde se da uno de baja en el Ministerio de Cultura? Quiero que en mi DNI figure que soy español acultural hasta nuevo aviso…

  15. —“¿Cuál es tu forma de protesta?” y responde “no esconderme, vivir, drogarme, follar, amar, usar condones, esa es mi forma de protesta. Y en un futuro casarme con un inmigrante sólo para que le den los papeles y así joderles“.——-

    Por lo general, el texto está muy bien, te lo has currado.
    Pero esta reflexión que he copiado y pegado es grandiosa, lo que no llego a pillar es por qué coño el memo del guionista considera que usar condones es una protesta, la protesta sería no usarlos y echarle cojones a la vida exponiéndote a pillar una ETS, pero en fin.

    Por lo demás, muy bien, me he reído un rato.

  16. Al parecer, los jóvenes españoles no paran de follar, de beber y de drogarse, a lo que yo respondo ¡Qué más quisieran ellos!

    Cierto, ¡qué más quisiéramos! Lo de drogarnos y beber no, pero lo otro… ¡¡ay!! Madre de Odín, esa mujer se hace muchas pajas mentales, y los otros guionistas más de lo mismo. Fíjate que no la he visto (ni ganas) pero desde luego es uno de esos hitos que se marcan en wikipedia, en el artículo de “Cine español”. Concretamente al final de la frase “Nunca deberíamos volver a hacer nada parecido a”.

  17. Bueníiiísimo, soberbio, magnífico y algo más. Me ha gustado mucho la descripción de la “trama de esta peli”, yo tb estoy hasta los güevos de este rollo “pogre” inutil e inservible desde el punto de vista cultural, ni dice nada nuevo ni aporta nada, solo la que probablemente ha sido la vida en si misma de los autores de este tipo de films, ricachoncillos de tres al cuarto con muchos pajaros en la cabeza y muchas ganas de querer ser “artistas” “GUAYS”con la ayuda por supuesto de un estado que paga y subvenciona la realización y producción de estas chorradas de nuestro tiempo.
    no creo que la hubiera visto por decisión propia pero ahora desde luego seguro que no.
    COPE…, ¿te ha dejado secuelas?

  18. Oh my Gosh, he de ver esta película ahora mismo. Joder macho, qué bueno, me he reído un montón.

    ¿Y Paz no sale en el cartel?

  19. Queridos todos, muchas gracias por la acogida que habéis dado a esta reflexión. Os confieso que hacía mucho tiempo que había visto la película y me rondaba en la cabeza descuartizarla, pero me daba mucha, mucha vergüenza reconocer que la había visto. Tras alunas charlas con Eulez y Juliacgs me animé a dar el paso para lo cual ¡tuve que volver a verla! ¡Nnnnnooooo! Aprecio sinceramente vuestra preocupación. Sé que he perdido unos cuantos millones de neuronas, pero me debo a mis lectores (y además, tampoco hubiese hecho gran cosa con ellas).

    Varios os habéis dado cuenta de que Paz no sale en el cartel, ¡pues claro que no! ¡Está tan gorda que no habría dejado espacio a los demás! Si es que hay que explicarlo todo…

  20. ¡Atención al detalle! ¡La gorda no sale en el cartel!

  21. me parto.
    ahora sé que no cogí el burro por la cola si no por el mango. gracias por esta lección de cine INOLVIDABLE

  22. Acabo de ver en detalle a la “gorda”…, ¡¡¡vivan las gordas!!!

  23. Yo no he visto la película, pero dudo que la vea, salvo que alguien me diga que por alguna razón las escenas de sexo explicito merecen la pena sin sonido, jajajaja.

    ¡Gracias por la crítica!

  24. Doctor Mengele

    Me apuesto mi título de medicina a que en el fondo usted se dejó arrastras por las pulsiones más humanas y acudió con el tal Alfie a ver este gran clásico contemporáneo al cine. No comprendo como se mete con este drama psicológico postmoderno de altos vuelos y gran factura. En el fondo usted venera a Menkes y Albacete, lo sé, acabará por reconocerlo. Y de todo el reparto brilla con luz propia Mario Casas que está grandioso haciendo de reverendo en plena pista de baile, que tiene comunicación directa con Cristo, encarnado por Asier Etxeandia.

  25. Culoman, ¡me has copiado el comentario! ¡yo lo dije antes! ¡la gorda no está en le cartel!

    Cope, ¿qué son unos millones de neuronas a cambio de una crítica devastadora a la estupidez patria? ¡las neuronas están para gastarlas!

  26. La gorda Paz

    Creo que la metáfora de la película es Aquí Paz y después Gloria. Ji ji jaja.

  27. Eulez: y antes que tú ya lo dijo Juliacgs.
    Cope: ¿no podrían haber hecho la pinícula suprimiendo todo excepto los polvos? Así hubiera ganado mucho más que una calificación X.

  28. Ah! Pues es verdad! Es que uno no puede ser original en nada, oiga!

  29. Con lo que me acabo de reír me dan ganas hasta de verla (en su día no pude mantener la atención más allá del tráiler :D) pero sé que me arrepentiría. Tú la haces más cercana y accesible para aquellos que no sabríamos desenvolvernos en los entresijos de tanta culturalidad. XD

  30. Yo me he tomado la molestia de verla y tengo que decir que Copépodo se ha quedado corto. No hace falta esperar nada, ya la pueden ir pasando en Cine de Barrio.

  31. … cine de Barrio, edición ‘Shakespeare & Co’, claro.

  32. No me lo puedo creer… Y se muere a base de ponerse de extásis… Pues es digno de estudio, porque desde 1992 sólo hay otros 3 casos de defunciones que se hayan podido atrubuir al MDMA. Ahora se entiende mejor lo de querer matar a la camella, es verdad, a saber con qué demonios cortó las pastillas ¿fármacos para caballos?
    En fins, qué malos son estos jóvenes de hoy en día, no como los de antes, que sólo se emborrachaban hasta la cirrosis.

  33. Kresala, el día que las pastillas se corten con algo, ese paraíso de seres superiores retratado en la película dejará de existir, como el mundo de los elfos. No llames al mal tiempo, que estamos en la champions league de la economía, etc…

  34. Oiga, eso me suena a Historias del Kronen, quince años después, y con protagonistas igual de giliposhas.

    Saludos,

    Moriarty

  35. Esa gorda por dios, esta gorda de donde se debe ya quisiera una gorda así.
    donde dices que queda ese paraíso donde hasta las gordas están mejor que modelos y de droga regalada; no hombre que aquí en América latina estamos en la calle, tal vez y con suerte nos semiemborrachemos cada quincena

  36. Joer. Ni la he visto ni la voy a ver, pero ¡qué buena crítica! ¡Deberías dedicarte a esto, Copépodo!

    Si quieres hablar o escribir sobre algo, lo más importante es conocer el tema, y por lo que dices, estos guionistas no tienen ni zorra idea de lo que es la juventud “de hoy en día”. A mí nunca se me ha acercado nadie a regalarme droga así porque sí (aunque esto debe de ser porque estoy súper-gorda).

    Un saludo.

  37. Pues mi vida siempre ha sido así, como Historias del Kronen y Mentiras y Gordas (¿se refiere en el título a que las mentiras son gordas o a las gordas conceptuales?). Ahora que soy mayor, igualito que Miedo y asco en Las Vegas todos los días.

    Lo que pasa es que vuestra vida no ha sido nada emocionante y estáis resentidos.

  38. Gracias por esta critica; por fin me he enterado del argumento de la pelicula.

    Cuando la vi crei que era asi, que no tenia argumento, que era una cosa de estas nueva ola y consistia solo en que salia gente, se drogaba y follaba. O quizas algo asi como un porno pero peor hecho.

    Lo cierto es que tienes razon, al principio salian 2 jambos en la playa y hablaban algo, pero la verdad es que despues de pasan como 20 personajes endrogandose y follando, ya no me acordaba de ellos al final de la peli.

  39. Qué exitazo de crítica. Tengo que retomar esta costumbre. Gracias por los comentarios, como veo que os ha gustado felicitaré a mi negro de vuestra parte.

  40. Tras largas risas creo que en el fondo has pensado ¿Cómo podría justificar verla otra vez? Ey… podría hacer una versión crítica comentada.
    XD
    Saludos

  41. Jajajaja, sí eso fue exactamente lo que pasó.

  42. Esto es lo más grande que he visto en un blog en mi vida. ¡Qué coño! Es el artículo más gracioso que he leído NUNCA en ninguna parte! EVER!. Lo juro. Se me caen los lagrimones. Y te lo dice una aspirante a crítica cinematográfica (que por cierto también sabe de copépodos). Te odio un poco por ello.

    Te enlacé en facebook, y te recomendaré cada vez que haya que renovar los votos contra Sindescargas.

    Alabanzas y aspavientos de una novata de la blogosfera.

  43. Lanarch: ¡Nnnnnno! ¡Me quiere cerrar el bloj por dar publicidad a su ovra magna! ¡Socorro!

    Lady Ramachandran: tú sí que sabes cómo ablandar mi podrido corazón. ¡Qué gordo y esponjado voy a quedarme todo el fin de semana! Gracias, gracias por los piropos. ¡Esta película deberíamos verla todos para saber de lo que una menestra es capaz!

  44. Creo que no la voy a ver.

  45. [aplausos]

    Lo peor es que ahora tengo curiosidad por verla.

  46. Gran critica la tuya, aqui hay otra mas cortita que también está bién: 7M Mentiras y Gordas http://7masacritica.blogspot.com/2009/07/mentiras-y-gordas_08.html

  47. qué injusticia con el cartel, poldioj! Pienso q tenían que haber hecho un cartel con la gorda y los demás niñatos y niñatas asomando los ojitos tras sus hombros, qué coño! ya está bien de xenofobias y tiranías contra quienes no vamos en consonancia con los cánones de la pasarela sibeles!.. ah, y creo q esa frase de no notar ejem ejem, xD es sólo un puro mito para desprestigiar a las talleras XXL. que lo sepáis. Viva Botero y las tres gordas de Rubens

    hala! y condior! >;oP

  48. Lo peor es que la chavala no está gorda. Ya ves tú qué les hubiese costado encontrar una actriz gorda que bordase el papel…

  49. Grandísima crítica, enhorabuena por ella. Tienes un gran futuro por delante (porque por desgracia me temo que seguiremos teniendo bodrios de estos en el cine muuuucho tiempo).

  50. Me ha encantado. Tengo un sueño q me muero y no podía parar de leer. Tienes una seguidora mas !!! ; )

  51. es una de las peores peliculas que he visto nunca, y fue contra mi voluntad, una amiga me pidio q fuera con ella…cosa de la q me arrepentire siempre…

  52. Gracias a los lectores que se pasaron por aquí ayer con motivo de la proyección de esta sublime película en la 2.

  53. antes de ayer ví la peli…,

  54. A ver…, ahora que la he visto…, la peli te mantiene en trance durante la hora y pico que dura, trance por el sueño que nos domina cuando estamos en el sofá y por las divagaciones de lo que tenemos que hacer mañana y no hemos hecho hoy, en pocas palabras…, la peli no aporta nada interesante más allá de una serie de “realidades obsoletas”.

  55. Guau!! leer esta entrada ha sido como si hubiera visto la peli…pero sin sufrir. ¿Te imaginas ver esta peli el dia del estreno en primera fila con la Sinde al lado?

  56. > ¿Os habéis fijado que “la gorda” no sale en el cartel de la peli?

    Pues claro
    Es una gorda conceptual,
    no cabía en el concepto del cartel

  1. Pingback: El cine español, resumido « El Peso del Armiño

  2. Pingback: Nace el “Observatorio Invertebrado para el Análisis de la Caspa Cinematográfica” « Diario de un copépodo

  3. Pingback: Crítica Holmes & Watson, Madrid DaysVideodromo

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 2.036 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: