Esperando a Sandy



¿Quién dijo miedo?

A falta de otras novedades que añadir a mi aún embrionaria rutina, aquí llega como elefante por cacharrería el huracán Sandy. Como me consta que ha sido objeto de noticia también en España, supongo que sobran las presentaciones, pero por decirlo rápido y mal: el 18 de octubre, una borrasca caribeña tomaba suficiente fuerza como para pasar a considerarse una tormenta tropical de las que reciben nombre. Con los días acabó cogiendo rumbo norte y fortaleciéndose hasta llegar a ser huracán de categoría 1 en la escala Saffir-Simpson. A su paso por las Antillas ha dejado 51 muertos en Haití y 11 en Cuba. Hasta ahora ha continuado bordeando la costa este de EE.UU., donde acabará entrando a lo largo del lunes a la altura de Nueva Jersey. Nueve estados están en alerta, hay evacuaciones en puntos de la costa y se prevén extensos cortes en la electricidad que pueden durar días.

Obviando sus consecuencias trágicas, la verdad es que me fascinan los huracanes. Este es el tercer fenómeno de este tipo que me pilla cerca y el que más alarma está causando, y al principio no lo comprendía muy bien tratándose de un ciclón de tan “baja categoría”, con perdón.

En 2007, durante un viaje a Cuba, apareció amenazante el huracán Dean. El bicharraco, que rápidamente alcanzó la máxima categoría de la escala SS (o sea, la 5) se aproximaba por el este y las provincias más orientales de la isla entraron en alerta informativa. En los informativos, la previsión del tiempo tomó todo el protagonismo y me gustó mucho cómo los meteorólogos de la televisión cubana explicaban los porqués de los comportamientos del ciclón, cómo obtenía su energía a partir del calor del agua del mar, por ejemplo, y los efectos que podía tener en su futura trayectoria las altas y bajas presiones que hubiese a su alrededor.

Trayectoria del huracán Dean, de categoría 5, en el verano de 2007

Por suerte para nosotros, el Dean pasó de largo por el sur, aunque afectó gravemente a Jamaica y a varias regiones del Yucatán. De vuelta a España, me pasé unos largos ratos cotilleando la excelente información que hay en la wikipedia sobre series históricas , acumulación de trayectorias de distintas temporadas y demás material que os recomiendo si os interesa el tema.

Superposición de las trayectorias de todos los ciclones tropicales entre 1985 y 2005

Si examinamos esas series históricas, veremos que aunque los huracanes del Atlántico norte suelen generarse en el trópico, es muy común que sus residuos (a menudo debilitados en forma de tormentas tropicales), suban por la costa estadounidense. Así fue como en 2008 también conocí al huracán Hanna (o lo que quedaba de él), que trajo muy intensas lluvias y vientos a Nueva Inglaterra. Algo mucho menos habitual pero que muchos lectores recordarán, es que los ciclones del Atlántico norte acaben llegando incluso a Canarias o incluso a la península.

Trayectoria del huracán Hanna en 2008, ascendiendo por la costa este de EE.UU., una agonía habitual entre los ciclones tropicales del Atlántico norte

Por eso, cuando empecé a oír que se acercaba un huracán y tal, pensaba que se trataba de algo “rutinario”, pero al parecer no es así. La baja “categorización” de Sandy (que sólo alcanzó la caegoría 2 durante unas pocas horas, y que incluso perdió la categoría de huracán durante algunos días) no debe llevar a confusión. La velocidad del viento puede ser relativamente modesta en comparación con otros huracanes de mayor “gradación”, pero, al parecer, se trata de una tormenta tropical con un radio de acción extraordinariamente amplio (de más de 500 km) y con muy bajas presiones en su centro (tan bajas que en muchos puntos de la costa supondrán un récord en los registros). Además, se espera que la presencia de un bucle de una corriente en chorro convenientemente situada, le cargue las pilas aún más.

Según la previsión del Centro Nacional de Huracanes, Sandy alcanzará tierra firme después de experimentar un giro brusco, de forma que entrará de forma perpendicular a la línea de costa, algo poco habitual.

Cono de previsión de la trayectoria del centro del Sandy. Sus efectos se prolongarán varios cientos de kilómetros alrededor del mismo.

Debido la rotación típica ciclónica (antihoraria en el hemisferio norte), las zonas que queden al suroeste del ojo del huracán, soportarán vientos del noroeste, lo que va a provocar nevadas muy intensas en los Apalaches de las Virginias y las Carolinas. La parte que quede al norte del centro de Sandy sufrirá unos efectos muy diferentes. Aquí se recibirán vientos del sur cargados de precipitaciones. Esto, unido a las mareas vivas de mañana (por ser luna llena) asegura una subida de la marea de varios metros, con inundaciones más que probables por toda la costa de Nueva York y Nueva Inglaterra. Las rachas de viento y las lluvias intensas hace más que probables caídas de árboles y fallos generalizados del suministro eléctrico, que quizá se extiendan durante varios días.

Previsión de la subida de la marea, en pies

Cuando empecé a enterarme de que venía la tormenta, al principio pensabe que no sería para tanto y que se trataba de una de esas paranoias yanquis, pero para mi sorpresa la gente desde España me preguntaban también sobre el tema y la universidad acabó mandándonos un correo con un protocolo de recomendaciones a seguir, así  que no ha quedado más remedio que tomarse a Sandy muy en serio. Aquí todo el mundo da casi por seguro de que nos vamos a quedar sin electricidad (hubo un precedente muy reciente que se mantiene vivo en la memoria).

Toma borrasca

En casa tengo comida suficiente como para un asedio zombi (de una semana y pico) y todos los recipientes disponibles están llenos de agua, baterías cargadas, todo recogido, papeleo a buen recaudo y tal. Ya se ha confirmado que los autobuses no van a funcionar y que el campus estará cerrado mañana. Cuando he ido a comprar esta mañana, no puedo decir que hubiese desabastecimiento, pero sí se notaba algo de nerviosismo y algunos productos se estaban reponiendo con mucha frecuencia (agua embotellada, por ejemplo). Aparte de eso he tenido que ir a tres tiendas antes de poder comprar una linterna.

Cuando escribo esto (domingo por la noche), ni llueve ni hace viento y todo parece estar en calma. Si el Sandy va a ser tan tremendo como dicen, desde luego nada parece anticiparlo. Desde el búnker copepodil, seguiremos informando.

ACTUALIZACIÓN (30 de octubre):

Bueno, tras una noche movidita, al final ha habido suerte y por aquí no ha habido consecuancias graves. Varios cortes de luz en los alredores por árboles caídos pero poco más. Al parecer unas 40 personas han perdido la vida en EE.UU. por este huracán (que se suman a las 68 que se cobró en el Caribe) debido sobre todo a las inundaciones en las áreas costeras que se habían previsto, con mucha precisión. Devolvemos la conexión.

About these ads

Publicado el 29 octubre 2012 en Cosas que pasan. Añade a favoritos el enlace permanente. 17 comentarios.

  1. Resiste, Cope. Tened cuidado y nada de heroísmos.

  2. Vaya, pues sí sonaba como una locura yanki de esas, pero viendo esos gráficos tan aongojantes mejor te criogenizas un poco y te escondes bien. Y no te hagas el héroe, deja de bloguear y tuitear si los niveles de agua suben no sea que te vaya a dar un calambrazo hombre.

    Aunque una serie de posts epistolares narrando en primera persona inundaciones y ciclones desde Nueva Inglaterra tendría su miga, no te digo que no…

    Lo dicho, ¡cuídate invertebrado! ¡Y no te comas todas las latas de golpe que te dolerá la tripita o lo que sea que tenéis los copépodos!

  3. Joder, masho, bautismo de fuego (o aire). Veo que además no das puntada sin hilo, y hasta en circunstancias apocalípticas divulgas.

    Hold the line!

  4. ¡Que todo vaya bien! Ojalá realmente afloje la cosa y la precaución sea para nada. En mi caso, después del huracán Irene (el huracán mal, achicar agua mal, perder el coche mal, estar días sin luz mal, pero lo que nos quitó años de vida fue el papeleo del seguro después) y después de la tormenta de nieve de Halloween del año pasado a la que tampoco hicimos caso y que terminó aún peor en las carreteras de Connecticut, esta vez no me pilla con la guardia baja. Modo encierro en casita. Cuídate ;)

  5. Joe, sí que te has informado bien, sí.

    Con estos temas siempre me acuerdo de dos cosas: de la tormentaza de Arizona (http://juliacgsusa.blogspot.com.es/2006/10/la-tormentaza.html) y de aquel mensaje en el foro de FJI-Precarios en donde alguien contaba que se había quedado atrapado en el laboratorio cuando llegó un huracán en nosequé parte de los Estados Juntitos. Se ve que nadie le avisó. Sonríen mucho, pero cuando se trata de que te avisen de algo importante, como que viene un huracán, a veces se les olvida.

  6. Joder, mucho mejor actualizado y ameno que el parte del que sale en la tele gesticulando como un boxeador. Me he sonrrojáo con los comentarios hacia la divulgación de los profecionales de la meteorología de mi Cuba… XD
    Espero un post más sobre la recuperación post apocalíptica de los USA… plis!
    Habrá chicha, sobre todo en cuanto a los casos de canibalismo por desabastecimiento. Espero que tengas tu rifle a mano… por que lo tienes, no? todo el mundo en los USA tiene un rifle para cuando llega una emergencia así… al menos una pistola, un tirachinas? XD
    Cuídate y eso, y sigue informando.

  7. Copepodín nuestro, te vas a estrenar en tu nueva etapa a base de bien. Cuando el otro día te preguntaba en Twitter por Sandy había visto por aquí que se esperaba algo bastante majo, pero me agradó el buen talante con el que recibías la noticia. Si bien pinta un poco peor de lo esperado, seguro que sale todo bien.

    Ánimo, suerte con esta nueva experiencia (que seguro que disfrutas y de la que aprendes, pese a lo peliagudo del asunto), cuidaos mucho y mantennos al tanto de todo.

    Un abrazo grande.

  8. César, Dr. Litos: Que no hombre, ¿qué heroísmo ni qué niño muerto? Yo aquí parapetado en la casa-búnker hasta que pase la tormenta. De momento, quitando alguna racha de viento, pasaría por un día de perros sin más, pero faltan algunas horas. Como estoy lejos de la costa, confío en que por suerte aquí no me pillará ninguna inundación, aunque como hay tanto árbol y tanto tendido eléctrico, lo de quedarse sin luz parece probable.

    Devils: ya ves, menuda puntería.

    Mortiziia: Que os vaya muy bien a vosotros también y mucho ánimo. Tremendo lo que me cuentas del Irene, ¿por qué zona estás? (simple curiosidad)

    Eulez: tío, yo sospecho que acabaste traumatizado por lo de Arizona. A mí no sólo me han mandado un correo institucional, sino que me han informado verbalmente todos mis compañeros e incluso me han ofrecido casa si hiciese falta. Algo razonable, vaya.

    Jorge: oye, pues es verdad lo que digo de los pronósticos cubanos. Explicaban muy detalladamente todo lo relacionado con el curso del huracán, me gustó mucho y me hizo interesarme por esos fenómenos. Y no te preocupes que cuando todo pase, si hay desabastecimiento, barbarie y cainismo postapocalíptico, habrá crónica. Me decepcionó mucho que no me regalaran un rifle de asalto cuando me abrí una cuenta en el banco. ¡Que me devuelvan el dinero!

  9. Trotalomas: pues chico, es que estas cosas son lo que son. Hay que tomar precauciones y confiar en que sea leve, pero poco más. De momento estoy bastante tranqilo. Por suerte estoy lejos de la costa y en una colina, así que lo esperable es, si acaso, pérdidas de electricidad y agua por varios días, pero no creo que eso me fuera a suponer ninguna tragedia.

    ¡un abrazo!

  10. Estoy en el condado de Westchester en Nueva York, unas millas al norte de White Plains. Por aquí estamos empezando a tener los primeros árboles caídos y el viento empieza a dar un poco de yuyu.

  11. “la universidad acabó mandándonos un correo con un protocolo de recomendaciones a seguir”

    esa parte me ha llegado, snif, que boniito,
    eso va a ser que te quieren y tó

  12. Mortiziia: por aquí de momento, mucho viento, pero todo bien. ¡Un saludo y ánimo!

    pvaldes: hombre, ¡qué menos! ¿no? ;-)

  13. curioso, siempre he vivido en zonas donde los huracanes son más bien comunes (antes en el pacífico mexicano) y ahora en la península de Yucatán (me ha hecho gracia que te refieras a la región como “El Yucatán”), pero nunca he vivido de verdad un huracán.

    Cuídate y que La Fuerza te acompañe

  14. Buenas.
    El problema de la costa este yanki es que el relieve litoral es esencialmente aluvial, es decir, que apenas hay ni montañas ni colinas en la misma costa, y ni mucho menos acantilados costeros. Así que una marea muy fuerte acompañada de vientos intensos, en cuanto salta la línea de dunas costeras (si la hay) puede dar lugar a inundaciones importantes. También pone en evidencia qué edificios están construidos donde no se debe.

    Al haber un chorro de árboles frondosos (lo normal en otoño) no hay red eléctrica que aguante en cuanto soplan rachas fuertes de viento. Y con un territorio dominado por el poblaciones de baja densidad (todo casitas), la prioridad de las compañías eléctricas a la hora de hacer los arreglos que permitan restaurar el servicio es más bien baja.

    A ver cuánto tardan en vender camisetas horteras que pongan “I survived Sandy hurricane” (ughh ¿Sandy hurricane? ¿Hurricane Sandy?).

    Un abrazo chaval

  15. Lalo: lo he dicho sin pensar. Con las penínsulas en masculino me sale el artículo (El Yucatán, el Indostán, el Peloponeso…) no sé por qué.

    Jmongil: pues tienes toda la razón tanto en el diagnóstico de la costa (hay sistemas dunares bien conservados, pero desde luego, no en las zonas densamente urbanizadas) como en el de los árboles aún con hojas. Sobre esto último, el Sandy cambió el paisaje otoñal a invernal en sólo una noche.

  16. pipistrellum

    El huracan ha servido para actulizar la red de telefonia de cobre a fibra optica.
    http://colgadotel.blogspot.com.es/2012/11/las-comunicaciones-de-manhattan-despues.html

  1. Pingback: La nevada, sin más « Diario de un copépodo

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 1.870 seguidores

%d personas les gusta esto: