Harry Potter y el gallifante de plastilina

Quiero dejar claro que es la tercera película de Harry Potter que veo, ¡que no se diga que no le he dado oportunidades!, y sin embargo cada vez me reafirmo más: voy a crear un club de fans de Lord Voldemort, porque el niño mago no me puede parecer más repelente.

En esta cuarta entrega de la saga, Harry y sus amigos tienen ya 14 años y están en 4º curso, así que ya se saben el truco de sacar un conejo de la chistera y esas cosas. La trama principal gira en torno a un concurso de magos de 3 coles distintos: Hogwarts y una selección muy selecta de unos “Erasmus” que aparecen por allí de un cole de chicas “bien” y de otro de malotes búlgaros.

Total, que el concurso que JK Rowling se saca de la manga es muy importante y peligroso y sólo pueden presentarse los mayores de 17 años. La selección de candidatos (uno por cole, usease, 3) la hace un cáliz de fuego muy chulo. Por Howarts sale un guaperas rubio, por el cole de chicas una macizorra y por el de los erasmus búlgaros el otro guaperas de turno. Tras la selección yo suspiraba aliviado ¡menos mal que aquí Potter no quiere destacar! ¡Qué gran acierto que el concurso sea sólo para mayores de 17 años! Pero Nooooooo, el niño no podía permanecer al margen ¡¡ES HARRY POTTER!! así que al susodicho cáliz de fuego le da un yuyu y termina por decidir que el nene también juega, saltándose a la torera una tradición supuestamente secular, que dice que el concurso es entre 3 (TRES, THREE, TROIS) magos. Esto es una putada porque le quita toda la emoción al concurso, ¡no me extraña que todos sus compañeros le tengan tanta manía!

En fin, dejo aquí el argumento por si aún tenéis ganas de verla. Se salva de la película los efectos especiales y los guapos y guapas que lucen el palmito.

Lo que no me gusta de todas las películas de Harry Potter se puede resumir en lo deliberadamente infantil que resultan:

Harry Potter sale airoso de sus mortíferos enfrentamientos con el mal sólo por ser un Potter (de los de toda la vida) o porque alguien le saca las castañas del fuego en el último momento. ¡Ojo! muchas películas supuestamente infantiles tienen mucha miga y se disfrutan como la que más, pero en este caso es un infantilismo muy limitado. El supuesto mundo mágico de JK Rowling me parece bastante superficial, artificioso y poco original; está diseñado para que un niño se sienta identificado gracias a toda una serie de paralelismos. Lo único que hace es cambiarle el nombre a las cosas y forzar una serie de elementos que son totalmente prescindibles en el mundo mágico. Algunos ejemplos:

-Harry y sus amigos van al cole, tienen asignaturas, exámenes, etc. Es como si se pretendiera que los lectores y espectadores en edad escolar fantaseen en sus clases de matemáticas. Vamos, que falta que en Hogwarts les den un boletín de notas. Por cierto ¿serán de la LOGSE?

-El deporte de moda, el “Quidich” ese, es un deporte de masas deliberadamente semejante a deportes de masas de los “no mágicos”, como si fuese necesario crear un sustituto del fúbtol. Por cierto que las reglas son bastante absurdas, porque si Harry Potter pilla la pelotilla voladora (cosa que ocurre SIEMPRE, que por algo es Harry Potter) el juego se acaba, vamos qe lo que han hecho los demás no vale un pijo.

-La escenita del baile a lo “graduación USA” no tiene desperdicio. Por cierto que a todos los que la hemos visto nos ha quedado cristalino cuáles van a ser los amores futuros de los tres protagonistas ¿no?

Si a esto añado que los buenos son muy buenos y los malos son muy malos, especialmente los malvados tíos de Harry Potter (que habría que denunciarlos a la sociedad protectora de animales por tortura -del búho nival Hedwig, se entiende-), creo que se le puede dar carpetazo a la película y a otra cosa, mariposa.

Anuncios

2 thoughts on “Harry Potter y el gallifante de plastilina

  1. eulez 19 julio 2009 / 15:14

    ¡Ni un comentario en este post!

    Le voy a pasar el enlace a julia como que ya para que lea lo que dices de HP ¡gafapasta! ¡reaccionario! ¡cultureta! ;)

  2. Copépodo 19 julio 2009 / 18:01

    Jajajaja, ya ni me acordaba de esta entrada. Cuando he leído tu comentario he revisado lo que escribí casi con miedo, pero la verdad es que no puedo sino reafirmar que lo que puse aquí es lo que me sigue pareciendo Parry Hotter.

    Y ahora, a esperar a que Julia me de cera…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s