Evolución vs. creacionismo (I)

El auge del creacionismo en EE.UU. (eso sí, bajo el sofisticado nombre de “Diseño Inteligente“) me resulta bastante irritante. Nuestras energías deberían emplearse en debates serios y estrictamente científicos, esta panda de paletos fundamentalistas se empeñan en devolvernos a la Edad Media. La ciencia vista como aproximación a la realidad tiene sus propias limitaciones; Huye de los dogmas y permite que toda verdad científica se someta a revisión y pueda ser sustituida por interpretaciones más precisas o rigurosas, pero eso no quiere decir que cualquier ridícula idea deba ser tomada seriamente en consideración.

Los creacionistas afirman que La Teoría de la Evolución es “sólo una teoría más” y que la verdadera ciencia siempre está abierta a nuevas interpretaciones, entre las que debería estar incluída la del Diseño Inteligente. Llegados a este punto se admiran de la complejidad del universo y afirman, tan tranquilos, que algo tan complejo es imposible sin una mente racional que lo haya diseñado y que existen entidades biológicas que son demasiado complejas como para que hayan evolucionado paulatinamente a partir de elementos más sencillos (como por ejemplo, un ojo humano). A esto lo llaman “Principio de la complejidad irreducible“. Su principal caballo de batalla es, sin embargo, la teleología: son incapaces de aceptar el papel del azar en la evolución y sienten una especial aversión por Darwin.

Darwin publicó “El Origen de las especies” en 1859, hace casi siglo y medio. Hoy en día tenemos muchos conocimientos de los que él carecía, por lo que estamos en mejor posición de evaluar la evolución biológica. Al contrario de lo que parecen pensar muchos creacionistas, los biólogos de hoy no “creemos en Darwin” ni leemos sus obras como si fuesen una Biblia (se ve que no pueden evadirse de sus propios dogmatismos). Lo que es indiscutible es que Darwin supuso un punto de inflexión en la historia de la biología, al igual que Newton lo fue para la de la física. En nuestros días la física ha avanzado más allá de Newton gracias, por ejemplo, a las aportaciones de Einstein y sin embargo nadie diría que Newton estaba equivocado, simplemente su conocimiento era más limitado que el que alcanzó Einstein (basándose, precisamente, en Newton). Que hoy estemos planteándonos si la evolución es gradual o puntual, si la trasferencia lateral de genes tiene efectos significativos en la evolución y cosas por el estilo es, precisamente, gracias a Darwin.

A pesar de su papel en el desarrollo de la biología moderna, me da la sensación de que la gente no entiende ni conoce a Darwin y a su teoría evolutiva. La dinámica de la evolución regida por la selección natural es fruto de la concatenación de una serie de HECHOS y de INFERENCIAS sencillas, no todas obra de Darwin, aplastantemente lógicas que expongo a continuación tal y como hace Ernst Mayr magistralmente en “Así es la biología”:

Hecho 1. Las poblaciones de organismos tienen la potencialidad de aumentar exponencialmente (constatado por Malthus y otros)

Hecho 2. Las poblaciones, en la naturaleza, tienden a mantenerse estacionarias en el tiempo (observación universal)

Hecho 3. Los recursos naturales están limitados (observación universal)

INFERENCIA 1. Lucha por la supervivencia: competencia entre los individuos por los recursos. (Malthus)

Hecho 4. Carácter único del individuo (observado por los taxónomos)

Hecho 5. Heredabilidad de parte de los caracteres de variación individual (observado,por ejemplo, por criadores de animales)

INFERENCIA 2. Supervivencia diferencial: los organismos sobreviven en función de sus caracteres individuales. SELECCIÓN NATURAL (Darwin)

INFERENCIA 3. Mantenimiento de la selección natural en el tiempo geológico: EVOLUCIÓN (Darwin)

Entre los aspectos que se le escaparon a Darwin está el origen de la variación individual, aunque sostenía que la variación en sí no estaba dirigida hacia una aumento intrínseco de la capacidad de supervivencia del organismo en su ambiente. En otras palabras: aunque el ambiente ejerce la selección natural en función de la aptitud para la supervivencia en un contexto ambiental determinado, la variabilidad de los individuos se produce de forma independiente.

Gracias a los conocimientos de los que disponemos en la actualidad sabemos que la variabilidad hereditaria de los individuos tiene una base genética. Esa variabilidad genética tiene orígenes diversos, como la recombinación, la mutación (en el sentido más amplio posible) o incluso la trasferencia lateral de genes, pero como norma general, estos cambios nunca están DIRIGIDOS hacia una mayor capacidad de supervivencia. La variación genética es “ciega” en sí misma, ocurre “al azar”.

El término “azar” puede suscitar ambigüedades. Recordemos que lo que es “aleatorio” (impredecible, no dirigido) es la variación, no la selección natural. La combinación de estos dos elementos es lo que produce la evolución, pero la evolución no es aleatoria, lo es sólo la variación individual. Es falso, por tanto, que según la Teoría de la Evolución los organismos aparecen al azar en toda su perfección, como pretenden hacer creer los creacionistas. El resultado de lanzar un dado es un suceso aleatorio por antonomasia. Técnicamente sería posible predecir el resultado conociendo la posición inicial del dado, la fuerza ejercida, el rozamiento con el aire y con la superficie sólida, y así con numerosos factores hasta convertirlo en un complejísimo problema de física de proyectiles. En la práctica, asimilar tal cantidad de variables hace del suceso algo impredecible, es decir aleatorio. La sustitución de un nucleótido por otro (un ejemplo sencillo de mutación) es un fenómeno bioquímico absolutamente explicable, pero impredecible precisamente por la inmensa cantidad de circunstancias que lo rodean.

Eso no significa que sea necesario que la evolución tenga que ser “dirigida”, más bien todo lo contrario. La evolución tiene lugar por sí misma, sin dirección, de la misma forma que la Tierra efectúa elipses cíclicamente alrededor del Sol sin más ayudas que las leyes de la física. Buscar dioses que ejerzan los fenómenos naturales es incompatible con la ciencia, ya que su objetivo es intentar explicar la naturaleza según unas leyes universales, precisamente sin tener que recurrir a demiurgos y divinidades (eso está ya muy visto). Sí a la libertad de pensamiento, desde luego, pero no a la intrusión de la religión en la ciencia.

Bueno, y antes de terminar os pongo el enlace de la Iglesia del Monstruo del Espagueti Volador, porque puestos a decir tonterías, al menos que sean divertidas, ¿no?

Otro día seguimos.

Anuncios

4 thoughts on “Evolución vs. creacionismo (I)

  1. biosfofo 2 enero 2006 / 11:17

    No está mal la parrafada que te acabas de largar. lo peor de todo esto es que es imposible que puedas convencer a alguien de esto si piensa lo cintrario, que cada uno piense lo que quiera y si piensan que Dios nos ha creado perfectos y que somos el final del proceso…. yo les diré: ¡Qué pena! porque si ibamos a ser el objetivo de la vida podríamos haber sido un poquito más perfectos, no unos seres destructivos e irracionales.
    Religión y Ciencia no deben estar enfrentadas, parece que es como ser del Madrid o del Barça, son cosas diferentes que tienen ámbitos diferentes y ninguna debería entrar en el terreno de la otra.
    Al final, ya sabes que las opinones son como los culos, cada uno tiene el suyo

  2. Rafa 2 enero 2006 / 18:37

    Bueno, tampoco pretendo convencer a nadie, tan sólo dejar claras algunas cosas que suelen decirse mal. Efectivamente, que cada cual piense lo que quiera pero cada uno en lo suyo, que ningún científico pide explicar el Big-Bang en misa ni en clases de religión.
    Por cierto, me alegro de verte por aquí, me imaginaba que tarde o temprano aparecerías.

  3. irichc 14 mayo 2006 / 6:33

    Escribe Darwin en la clausura del capítulo VIII de su obra principal:

    “Finalmente, puede no ser una deducción lógica, pero para mi imaginación es muchísimo más satisfactorio considerar instintos, tales como el del cuclillo joven, que expulsa a sus hermanos adoptivos; el de las hormigas esclavistas; el de las larvas de icneumónidos, que se alimentan del cuerpo vivo de las orugas, no como instintos especialmente creados o fundados, sino como pequeñas consecuencias de una ley general que conduce al progreso de todos los seres orgánicos; o sea, que multiplica, transforma y deja vivir a los más fuertes y deja morir a los más débiles”.

    Éste es todo su cometido, a saber, el probar que los instintos evolucionan y no están dados de una vez por todas como característica invariable de la especie. Lo deja muy claro al comienzo:

    “Debo sentar la premisa de que no me ocupo del origen de las facultades mentales, de igual modo que tampoco lo hago del origen de la vida misma. Nos interesa sólo la diversidad de los instintos y de las demás facultades mentales de los animales de una misma clase”.

    Luego Darwin no se preocupa del origen de la inteligencia ni de su papel en la evolución como sujeto de cambios, sino como objeto de los mismos. He ahí el error, el sesgo que denuncio.

  4. Rafa 15 mayo 2006 / 14:31

    Darwin fue un científico muy honesto y profundamente religioso. Algunas de sus propias conclusiones le produjeron conflictos personales que era incapaz de resolver, pero eso no le impidió dar su opinión al respecto.

    El texto que citas lo deja muy claro “puede no ser una deducción lógica pero,…” es decir, está elucubrando. El fragmento está descontextualizado. Y que Darwin no se atreviera a meterse en aspectos como el origen de la vida y de la mente humana no significa que sus sucesores sí que se atrevan (entre otras cosas porque disponen de más datos).

    Insisto: que Darwin sea el padre de la teoría de la evolución moderna no significa que su obra deba ser reverenciada como una Biblia. Mucho se ha avanzado desde 1859, no pretendas que la ciencia siga estancada en ese momento.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s