Un futuro muy presente

Hacía ya tiempo que tenía ganas de leer este libro y he tenido la oportunidad durante estos días. Se trata de una de esas historias muy en la línea de 1984 (Geroge Orwell) o Un Mundo Feliz (Aldous Huxley) que hablan de un mundo futuro absolutamente sometido al poder, al miedo y a la manipulación de las masas. Como es habitual, a pesar de tener más de 50 años este libro está de plena actualidad. Por cierto, este tipo de relatos se llaman “distopías”, por oposición a “utopías”, me parece un palabro muy curioso.

La originalidad de esta distopía frente a las otras dos que he mencionado es el papel central que ocupan los libros, en contraposición constante a la televisión. Los libros son pequeños, manejables, sus historias no avasallan, se puede cerrar el libro cuando uno lo desea, el lector es el “dios” del libro. La televisión, por el contrario, avasalla, impone una realidad (manipulada), especialmente en el mundo de Bradbury en el que las televisiones ocupan toda la pared y están programadas para dirigirse al oyente por su propio nombre. Los libros, de hecho, están prohibidos. Tan sólo sirven para que la gente piense y tenga dilemas y por tanto hace infeliz a la población. Los libros son perniciosos y deben ser destruidos. Aquí llega lo que ha hecho célebre a esta novela: existe un cuerpo de bomberos cuyo cometido no es evitar los incendios, sino provocarlos; queman los libros y las bibliotecas que han permanecido en la clandestinidad cuando los ciudadanos dan el aviso correspondiente. De ahí viene el título: a los 451º Fahrenheit (unos 233ºC) el papel se inflama y arde.

El protagonista del libro es Guy Montag, precisamente un bombero. Es normal que a lo largo de la vida de un bombero, éste sienta curiosidad por qué es lo que contienen los libros que queman, ¿por qué son tan peligrosos? Esta curiosidad se considera un pecadillo sin importancia, pero las inquietudes de Montag pronto pasarán a convertirse en algo más y ahí es donde empiezan los problemas …

Para abrir boca, dejo algunas de las frases más escalofriantes (por lo contemporáneas que suenan)

“Dale a la gente concursos que puedan ganar recordando la letra de las canciones más populares (…) Atibórralos de datos, dales tantos “hechos” que se sientan abrumados, pero totalmente al día en cuanto a información. Entonces tendrán la sensación de que piensan (…) Y serán felices, porque los hechos de esta naturaleza no cambian. (…) Cualquier hombre que pueda desmontar un mural de televisión y volver a armarlo luego, y, en la actualidad, la mayoría de los hombres puede hacerlo, es más feliz que cualquier otro que trate de medir, calibrar y sopesar el Universo.”

“He oído rumores. El mundo padece hambre, pero nosotros estamos bien alimentados. ¿Es cierto que el mundo trabaja duramente mientras nosotros jugamos? ¿Es por eso que nos odia tanto? (…) Quizá los libros puedan sacarnos a medias del agujero. Tal vez pudieran impedirnos que cometiéramos los mismos funestos errores.”

“Tengo a los niños en la escuela nueve días de cada diez. Me entiendo con ellos cuando vienen a casa, tres días al mes. No es completamente insoportable. Los pongo en el salón y conecto el televisor. Es como lavar la ropa; meto la colada en la máquina y cierro la tapadera.”

¿A que acojona?

Anuncios

3 thoughts on “Un futuro muy presente

  1. Graciela 3 enero 2006 / 13:54

    Acojona mucho. Cuando yo leí este libro pensé…”joer ya me han quitado la idea de la novela con la que me iban a dar el Nobel”. Recomiendo encarecidamente “La fundación” de Asimov, porque entonces uno descubre que “La guerra de las galaxias”, “El señor de los anillos”, “Un mundo feliz” y “Rebelión en la granja”(ó “Animal Farm”) son amalgamas de la obra del ruso. Te leo, no dejes de escribir.

  2. biosfofo 3 enero 2006 / 14:38

    Parece un gran libro, me has dado ganas de leerlo, lo qu ocurre es que esas cosas tan realistas son descorazonadores, ver que hace 50 años la idea de una “distopía” es muy similar al mundo actual.
    Me uno a la recomendación de La Fundación, porque es una obra de Ciencia Ficción impresionante.

  3. josé moya 6 enero 2006 / 11:32

    Uno de mis libros favoritos, junto con “un mundo feliz”, que mencionas. Un autor que, sin escribir distopías, bebe de ellas, es Philip K. Dick, autor de los libros en que se basan Blade Runner, Desafío Total, Minority Report y, según las malas lenguas, Abre los Ojos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s