Cita en las afueras

Amigos y moradores del blogoplancton:

En pocas horas, si todo sale bien, se lanzará la sonda espacial New Horizons con destino Plutón. Esto supone para mi “yo” del pasado (concretamente para mi “yo” del verano de 1989) un gran acontecimiento. Ese verano mi excitable imaginación preadolescente leyó en una revista pseudocientífica que el célebre Voyager 2 había llegado a Neptuno y una impresionante colección de fotomontajes a todo color cubría las páginas de la revista dejándome lisérgico perdido. Al final del reportaje se mostraba, en pequeñito y con mínima resolución, una imagen de Plutón y su satélite que contrastaba con el despliegue multicolor sobre Neptuno. Bajo la foto, la leyenda decía “todavía inexplorado” y se especulaban posibles incursiones a comienzos del siglo XXI. ¡Qué impaciencia infantil por conocer los detalles de esta última frontera! ¡qué frustración por la lentitud del tiempo! ¿Quién me iba a decir que recordaría aquel momento hoy? ¿Y quién iba a pensar que no le prestaría ni la cuarta parte de la atención? Me resisto a fallarme así a mí mismo, por eso me he preguntado en un día como hoy ¿qué pasa con Plutón?

Dedico este post a mi yo de 1989, porque nunca se deja de ser niño del todo.

Empecemos diciendo que Plutón es un planeta un tanto díscolo (friki, que queda más apropiado para el blogoplancton). Los cánones dictan que los planetas más cercanos al Sol (Mercurio, Venus, la Tierra y Marte) son “pequeños” y “terrestres”, hechos de hierro y silicatos, mientras que los más alejados (Júpiter, Saturno, Urano y Neptuno) son mucho más grandes y gaseosos, con gran cantidad de hidrógeno y helio. Plutón, siendo el más alejado, no es grande, es más, es el más pequeño de los planetas y su composición no tiene nada que ver con la de sus vecinos. Con lo pequeño y lo lejos que está, no fue descubierto hasta 1930 por Clyde Tombaugh, un estadounidense también un poco raro que tenía por hobby buscar objetos celestes más allá de la órbita de Neptuno que pudiesen explicar las anormalidades gravitatorias de este octavo planeta. Otra de las rarezas de Plutón es que su órbita es tan excéntrica que durante una parte de su trayectoria está más cerca del Sol que Neptuno.

Ahora bien, cada vez se sabe más de los límites exteriores del Sistema Solar. Parece ser que estamos rodeados de una gran nube de pequeños astros que recibe el nombre de Cinturón de Kuiper. Muy posiblemente, la composición de estos astros sea similar a la de Plutón, y aquí quería yo llegar.

Durante los últimos años se mezclan noticias sobre un supuesto décimo planeta del Sistema Solar (nunca tomado muy en serio) y nuevos descubrimientos de cuerpos pertenecientes al Cinturón de Kuiper. La noción de “planeta” ya no está clara. ¿Deben ser considerados planetas los incontables componentes del Cinturón de Kuiper? ¿Debe Plutón seguir siendo un planeta? Una pregunta que cualquiera de nosotros habría contestado fácilmente en el colegio como “¿cúantos planetas hay en el Sistema Solar?” ya no tiene solución: una vez más, la ciencia avanza para dar lugar a nuevos interrogantes.

Navegando por la Wikipedia he aprendido un poco del tema, para orgullo de mi “yo” del 89. Todos los astros del S.S. con órbitas mayores que la de Neptuno reciben el descriptivo nombre de objetos transneptúnicos, incluido Plutón. Por consenso, la Unión Astronómica Internacional sólo considera “planeta” a este último (al menos de momento), a pesar de que ya se conocen algunos astros del C.K. mayores que Plutón (vamos, que los límites del concepto de planeta, realmente son una convención). Si bien es cierto que, de momento, Plutón es el único cuerpo transneptúnico con varios satélites (3, hasta la fecha).

El segundo objeto transneptúnico que se descubrió fue el 1992 QB-1, con una órbita subcircular que no se cruza con Neptuno. Los demás componentes del C.K. de este tipo han recibido el gracioso nombre de cubewanos, mientras que los de órbitas elípticas muy excéntricas se consideran plutinos. Finalmente existe una nube de cometas, aún más externa, conocida como Nube de Oort que también contiene objetos transneptúnicos grandes. En el enlace de la Wikipedia podéis cotillear más si no tenéis suficiente. Aquí cuelgo un gráfico comparativo del tamaño de la Tierra y la luna con un plutinos (Plutón), un cubewano (Quaoar) y un objeto de la Nube de Oort (Sedna). ¿A que ya no parece tan claro que los planetas solares sean 9?

New Horizons llegará a Plutón, si los dioses lo consienten, en una década. ¿Me importará algo Plutón en 2016?

ACTUALIZACIÓN: 20 de enero
Tras tres días de retraso por el viento, se ha lanzado con éxito la sonda. Fue ayer día 19 de enero a las 14:00 hora de Florida (las 20:00 en las Ehpañas). ¡Buen viaje!

Anuncios

3 thoughts on “Cita en las afueras

  1. Julián 18 enero 2006 / 12:11

    Gracias por ponernos al día sobre Plutón. Sí que es cierto que es un destino “mítico” en el sentido de que ha sido el planeta más lejano de nuestro entorno, al menos hasta ahora.

    Recuerdo un concurso infantil de la TV en el que los participantes eran colegios y que se llamaba “Destino Plutón”. Lo emitían en los 80, por lo que solamente lo recordarán los treintañeros. Ganaba el que acertaba más preguntas, y cada pregunta acertada llevaba tu nave a un planeta. Por eso ganaba el que llegaba a Plutón.

    :-D

  2. Rufo 17 julio 2015 / 1:45

    Rafa, por una cuestión de tiempos, me permito comentarte esta entrada. Primero, por haber tenido la valentía de enlazar un artículo -que además recuerdo, y no entiendo por qué no comenté- que no está nada mal por mucho que se apoye en la wikipedia, y por que yo también tengo otro de la época que, ese si, es del todo inenarrable. Y segundo, por pura nostalgia, para resarcirme precisamente de no haber comentado esto en su día, y en cierto sentido hacer el viaje en el tiempo y retrotraerme a mi yo no del 2006, sino el de 1993, el que también tenía su cuarto plagado de libros ilustrados de ‘Circulo de Lectores’ sobre astronomía, que leía el Muy Interesante, y el que ojala hubiera dispuesto de Internet.
    Y mira, en 2006 lo teníamos, ahí teníamos la wikipedia y ahí estábamos nosotros, wikiholicos perdidos. Que no me parece nada mal, y para nada veo por qué arrepentirse. Ahora son de escritos como los tuyos donde sacan su información los editores de la wikipedia, pero esa es otra historia… ;)

  3. Copépodo 17 julio 2015 / 3:41

    Rufo, esta entrada es TAN antigua que lo mismo aún ni nos conocíamos, jejeje. Las imágenes ya se han perdido porque estaban alojadas en mi antiguo blog de bitácoras. Pero no, no me arrepiento, claro que no, me hace gracia simplemente. En esta época aún estaba pensando de qué narices podría hablarse en un bloj de esos, y además, bueno, una de las gracias de bloguear es justo esto de ir dejando registros y poderlos visitar para ver tú mismo cómo pasa el tiempo.

    ¡Abrazos!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s