Lógica láctea (II)

Por petición de Julián, otro ejemplo de publicidad láctea engañosa: los probióticos y prebióticos (ya veréis que esto de los lácteos ha sido una mina de empanadas mentales copepodianas)

Hecho 1: La fermentación bacteriana de la leche produce alimentos como el yogur (y el kefir, el ayrán, etc) que son muy sanos porque aportan bacterias a nuestra flora intestinal. Estos alimentos se definen como probióticos.

Los yogures BIO siempre han dado mucho bombo a que tienen Bifidus activo”. Las bacterias del género Bifidobacterium (supongo que se refieren a ellas) son, al parecer, cofermentadores habituales del yogur (el fermentador más importante del yogur es, no obstante, Lactobacillus), por lo que entiendo que los yogures BIO no han hecho ningún descubrimiento, ya que los yogures son probióticos por definición (todos tienen bacterias “activas”), y su nombre se debe sólo a que queda mucho más cool (exactamente como el calcio añadido de Pascual); como mucho podrán presumir (¿) de que ponen más Bifidobacterium en el yogur, pero no de descubrir América. Eso sí, desconozco la razón por la que han cambiado de nombre.

Los Actimel y similares se jactan de tener Lactobacillus casei inmunitas. Esta sí que es una especie típica de yogures (Lactobacillus significa “bacilo de la leche”), así que otros que pretenden tirarse el pisto. Lo de inmunitas me suena, o bien a descarado pegote publicitario, o bien a una variedad de laboratorio de dicho bacilo con superpoderes inmunitarios, lo que me da muy mal karma.

El siguiente capítulo lo protagonizan los llamados prebióticos. Los prebióticos son sustancias (generalmente oligosacáridos) que no son digeribles por el ser humano, pero que estimulan el desarrollo y el crecimiento de la flora bacteriana intestinal. Pasado el frenesí de los probióticos, una marca de lácteos de la que no me acuerdo pero que bien podría ser Pascual (llamémosla X) empezó a decir poco menos que los probióticos eran en realidad una bazofia porque introducían flora bacteriana “extraña”, y que lo que molaba de verdad era SU producto porque contenía prebióticos; es decir, no introducía flora bacteriana sino que promovía el desarrollo de las bacterias propias. Esto es una solemne estupidez. El ser humano nace sin bacterias en el intestino (eso sería generación espontánea); éste es colonizado por las bacterias progresivamente a través de los alimentos; su flora bacteriana se renueva constantemente. Es absurdo considerar a las bacterias del yogur “extrañas”, en primer lugar porque son muy sanas y, en segundo lugar, porque las que ya tenemos en el intestino han entrado vía yogur (o lo que sea). Por tanto, creo que esa campaña publicitaria (por otra parte con poco éxito) era bastante engañosa: los prebióticos no tienen sentido sin probióticos.

Si aún no os habéis dormido con tanto pre- y pro- esperad al último caso, mi favorito protagonizado por … ¿a que no sabéis qué famosa marca de leche? … ¡sí amigos!¡Pascual! Me refiero, obviamente, a los yogures pasteurizados después de la fermentación.

La pasteurización es un método de esterilizar la leche, en principio para evitar el contagio de enfermedades. Los yogures pasteurizados aguantan 3 meses fuera de la nevera, pero no contienen ni una sola bacteria viva, con lo que se le priva de todas las cualidades que lo hacen tan saludable. Una vez más tienen la desfachatez de restregarnos una supuesta mejora técnica que no es en realidad más que una excesiva manipulación del alimento que se traduce en una pérdida de propiedades. Cito textualmente el lema:

Caduca a los tres meses, no necesita el frigorífico y es tan sano como el yogur tradicional

Creo que es un caso muy claro de publicidad engañosa: Un yogur es probiótico por definición, por lo que si lo esterilizas no debería mantener ese nombre. Y es mentira que sea igual de sano porque ya no enriquece la flora intestinal.

En fin, que de timadores está el mundo lleno, y que me voy a merendar unos yogures prebióticos pasteurizados después de la fermentación y enriquecidos en calcio procedente de cálculos renales. Buenas tardes.

Anuncios

5 thoughts on “Lógica láctea (II)

  1. Rafa 20 enero 2006 / 10:01

    PD: Esto es el colmo. Le han salido a la bitácora en la barra de publicidad enlaces con Leche Pascual. Al final acabo haciendo propaganda.

  2. Pipo 16 febrero 2007 / 22:08

    Los Actimel en Argentina contienen “L casei defensis”. Queda claro que todo es puro “chamuyo” publicitario..

  3. Rafa 19 febrero 2007 / 0:27

    ¡Qué bueno! Es un detalle muy revelador Pipo.

  4. pipistrellum 11 junio 2013 / 8:21

    Los yogures pasteurizados se han visto obligados a dejar de llamarse yogures porque no contiene las bacterias del yogur.
    Un vino o una cerveza deja de ser cerveza por pasteurizarla? Supongo que no, porque creo que todo lo envasado industrialmente esta pasteurizado. Zumos, vinos, etc.
    En USA hubo una infeccion de E.Coli mala mala por no pasteurizar un zumo de manzana.

    Alguna leche casi deja de ser leche despues del tratamiento Termico UHT. En la leche de Dia procedente de Francia lo noto mucho que se han pasado mucho con el tratamiento termico. Aunque hay gente que dice que le gusta. El sabor a tostado le da un sabor a galletitas sin llevarlas.

    Volviendo a la caducidad de los yogures. Nos venden los yogures que duran 3 meses como una ventaja para el consumidor. Pero la ventaja es realmente para el vendedor, que tiene que preocuparse menos por rotar mercancia, de no pedir demasiado para que no se le pase y puede pedir mas cantidad de una vez.
    Con el tomate transgenico que duraba más, paso lo mismo. Lo vendieron como una ventaja para el consumidor. A cambio no sabia a nada.
    El consumidor puede planificar cuando se lo va a comer pero el vendedor no puede saber cuando y cuanto le van a comprar.

    Ahora no tanto pero hace unas semanas, se hablaba de subir la fecha de caducidad. Y me ha sorprendido que mucha gente estuviese de acuerdo.
    No nos vamos a morir, pero el producto tiene menos calidad. Puede haber perdido actividad, vitaminas, etc.
    No hace falta ser tan estrictos con la caducidad. Puede haber envejido mas un yogur por dejartelo un 24h en un dia templado que por haberte pasado una semana de la caducidad.

    El caso es que beneficia mas al distribuidor que al consumidor. No se porque han decidido este momento. Porque es momento propicio para aceptar estas cosas? porque el estock del mismo tamaño tarda mas en vaciarse por la bajada de consumo?

    Con la fruta pasa todo lo contrario. No tiene fecha de caducidad, ni fecha informativa de recogida. Y he visto fruta a la venta en un estado lamentable. Kiwis liquidos por dentro, por ejemplo.
    Si exagerar, hay veces que se puede conseguir fruta de mejor calidad en la basura.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s