Grandes cagadas de la historia del hombre(1): Destrucción del Partenón

prólogo de la sección


El Partenón, hoy

El Partenón no es ni el más grande de los templos griegos, ni el mejor conservado ni el más fotogénico. Sin embargo, se trata del templo griego más “currao” por la simple razón que, cuando se hizo, Atenas era una ciudad importantísima que tenía dinero a espuertas: no sólo los que le correspondía por sus impuestos, imperio marítimo, etc. sino porque los atenienses eran los encargados de “custodiar” el tesoro de la Liga de Delos. Por si no os lo imaginábais, se fundieron dicho tesoro en hacer un templo carísimo: compraron el mármol más caro, a los mejores arquitectos (Reformas Ictino & Calícrates) y a los mejores escultores (Saneamientos Fidias S.L.) de la época, que ya es decir mucho.
Total, que una de las acciones de desfalco más descaradas de la historia tuvo como fruto, allá por el 432 a.C., a este pedazo de montón de mármol. No voy a aburriros con detalles sobre por qué es tan especial, digamos sólo que su grandeza está en los detalles y el refinamiento, que provoca orgasmos mentales a todo apasionado del orden y las matemáticas y vosotros me creéis.

Las cagadas comienzan con el incendio del año 256 d.C. (hasta entonces el edificio estaba como nuevo) que destruyó la cubierta y afectó a toda la estructura. Los trabajos de restauración ya no fueron tan precisos ni tan perfectos como en tiempos de Pericles. Este detalle es impresionante, porque estamos hablando de los mismísimos romanos, que tan duchos eran en hacer acueductos, no fueron capaces de restaurar los refinamientos del Partenón. A pesar de eso el edificio se mantenía con una magnífica salud, por lo que esta es una cagada menor.

La imposición del cristianismo en todo el Imperio Romano tuvo como consecuencia la primera gran cagada: se le puso un crucecita encima, se le añadió un ábside y se dijo que Atenea era realmente la virgen María y todos tan contentos. ¡Ah! Se me olvidaba: se destruyeron la mayoría de las metopas esculpidas por Fidias y se decapitó a parte de las estatuas de los frontones (ya sabéis, eran demasiado profanas). La estructura del edificio, sin embargo, se mantenía intacta y fue un popular centro de peregrinaje durante la alta Edad Media. Más tarde pasó a manos de los francos y, en 1460, Atenas fue tomada por el Imperio Otomano y el Partenón convertido en mezquita.

Los otomanos ostentan el honor de haber cometido una de las mayores cagadas de la historia del hombre. Durante la guerra con los venecianos no se les ocurrió otra cosa que convertir al Partenón en su polvorín (visible desde kilómetros a la redonda y en la cima de una peña: blanco perfecto). Esta muestra de estupidez absoluta fue coronada con la participación de los propios venecianos, que lanzaron una bomba el 26 de septiembre de 1687 con gran puntería, haciendo saltar por los aires todo el edificio (total para nada, porque no se hicieron con la ciudad).

El vandalismo y el saqueo hicieron desaparecer poco a poco las estatuas y los frisos que aún sobrevivían desperdigados. Casi hay que agradecer a Lord Elgin que se llevara todo lo que pudo a Londres, porque los restos desaparecían inexorablemente (que quede claro que en absoluto justifico la actual dispersión de los frisos entre Londres, París y Atenas).

Finalmente, a mediados del siglo XIX comenzó la larga serie de restauraciones de la Acrópolis que le han dado el aspecto de ruina restaurada que vemos hoy, si bien se estima que faltan 10 años para que dejemos de ver andamios y grúas. A pesar del lamentable estado en el que ha quedado, el poder evocador del Partenón se mantiene y nos recuerda que el ser humano es capaz de los más exquisitos refinamientos y de las más estúpidas ideas.

Anuncios
Sin categoría

4 thoughts on “Grandes cagadas de la historia del hombre(1): Destrucción del Partenón

  1. Julián 1 febrero 2006 / 15:26

    Muy bueno, Rafa.
    :-D

    Seguiré tu serie con fruición…

  2. edryas 1 febrero 2006 / 16:35

    Voy a decir una cosa en descargo de un gobierno: no sé en qué momento del siglo XX, hacia los 80, creo, el gobierno griego prohibió que los aviones pasaran por encima de la Acrópolis. Por otro lado, empezaron a inyectarle a la piedra un liquidito molón para blanquear el mármol, así que el andamio es necesario.

    No es el único monumento-polvorín de la tierra. Y, aunque triste, es que es hasta normal ¿qué me importa a mí el refinamiento cuando me están comiendo la hasiendita? (no pretendo justificar una guerra ni un destrozo, sólo aitnedo a la lógica)

    El temita de dar gracias a los ladrones me parece un poco más chirriante. Sí, vale, gracias a eso no se destrozó pero el altruismo es otra cosa. Ahora mismo (en realidad desde hace 30 años), los griegos, están pidiendo que ya, si eso, se lo devuelvan. Tienen hasta un proyecto de museo. En fin, que decir “es que si no, lo ibais a romper” es como dar alimentos caducados a los etíopes con la excusa de que “no está la miel pàra la boca del asno”

  3. Rafa 1 febrero 2006 / 17:51

    Bueno, tras el tirón de orejas voy aclarar algunas cosas porque no quiero que se me malinterprete (soy muy sensible con este tema en concreto):

    El objetivo del texto era destacar cómo se destruye y se mutila una obra de arte incomparable simplemente dejando que actúen la ignorancia y el olvido (sólo eso). El caso del Partenón me resulta especialmente triste porque su estado de ruina no es debido a un terremoto, sino a haber sido un polvorín. Los problemas de conservación y restauración de la ruina hoy en día en una ciudad como Atenas son absolutamente comprensibles, pero me sigue pareciendo triste su historia: mis problemas personales no son incompatibles con lamentar el estado del Partenón (soy un sentimental).

    Sobre el expolio de Elgin, por supuesto no pretendo justificarlo, simplemente me parece paradójico que muchas de las piezas se conserven porque un inglés se las llevó con el “permiso” de su “dueño legal”, el administrador otomano de turno (a quien no le importaba lo más mínimo lo que eran esos “peñascos”). Esto es así nos guste o no, por eso lo del “casi-agradecimiento”, por supuesto pretendo ser irónico.

    Ahora bien, a estas alturas de la vida creo que los frisos no pintan nada en Londres (¡por favor que nadie se piense que digo otra cosa!). Conozco bien la campaña que llevan a cabo las autoridades griegas y las apoyo, de hecho, el libro con el que me he documentado está editado por una de las asociaciones que denuncia la situación. En fin, que la dispersión actual de las estatuas y los frisos sólo sirven para aumentar la gravedad de la “cagada”.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s