Los milagritos de Esperanza

El sábado pasado tuvo lugar un milagro en las calles de Madrid: el de la multiplicación de los manifestantes. Este milagro, obrado por el gobierno de la Comunidad, ya se ha producido en otras ocasiones con motivo de determinadas manifestaciones masivas. Todos los que han ido alguna vez a una “mani” (perdón por el diminutivo) conocen la educativa experiencia de la guerra de cifras posterior. Normalmente la policía daba la cifra más baja (pongamos, 30.000), el gobierno la inmediatamente superior (35.000) y los organizadores, pues una barbaridad (por si colaba), digamos, 80.000. Así se hacía y todos tan contentos, de toda la vida, vamos.

Lo preocupante de las últimas manifestaciones es que las cifras extremas difieren, ni más ni menos, que en un orden de magnitud, lo que significa que una de las partes MIENTE: 110.000 según la delegación del gobierno central, 1.400.000 según el gobierno de la CAM y 1.750.000 según la organización. Todos sabemos de qué pie cojea cada parte implicada y qué intereses hay detrás. Aquí no vamos a hablar de los motivos (para eso está la tele), sino del uso de la mentira como sucedáneo de la información.

¿Cómo se estima la cantidad de manifestantes? La teoría es simple: se delimita el área ocupada y se multiplica por la densidad de manifestantes (cantidad de personas por metro cuadrado). ¿cómo se puede llegar a cifras tan dispares? Husmeando en los medios de comunicación descubrimos que los convocantes no “calcularon” el número de personas, sino que los estimaron a ojo. La policía siempre realiza su cálculo mediante un programa informático que otorga una densidad manifestil relativamente baja (3 personas por metro cuadrado).

Conozco 2 medios en los que sí que se realiza una estimación según he comentado y además publican los cálculos para que todo el mundo los corrija, dado el caso. Los dos medios cojean del pie izquierdo y reciben críticas por sus estimaciones, pero hasta ahora nadie ha podido demostrar con números en la mano que no tengan razón.

El diario El País calcula que asistieron unas 200.000 personas (a pesar de que en su edición digital el titular insiste en “decenas de miles”, un gallifante menos).

El manifestómetro (un blog especializado en estos menesteres que considero muy recomendable) se inclina por los 165.000 manifestantes (hasta 275.000 si aceptáramos la increíble circunstancia de que en TODO el recorrido hubiese 5 personas en cada metro cuadrado).

Ni de lejos se contempla una cifra millonaria. Es cierto que no me he molestado en comprobar los cálculos, pero si mienten (recordemos, en un orden de magnitud), pues que alguien lo diga. Un dato curioso: para alcanzar las astronómicas cifras del gobierno de la CAM tendría que haber 25 personas por metro cuadrado. Debe ser que con tanto paraguas no se apreciaban.

Una última cosa: una manifestación de 200.000 personas es un éxito rotundo. 200.000 personas es un huevo de gente, y si los pones todos juntos ya ni te cuento. ¿acaso es un agravio no llegar a los 6 ceros? Todos salimos perdiendo con estas manipulaciones informativas que no sirven de nada. Reunir a un millón de personas detrás de unas pancartas en Madrid es algo realmente excepcional que sólo ocurre bajo circunstancias capaces de movilizar a gente de todo tipo de tendencias políticas (por ejemplo, la que hubo tras el 11-M), pero dudo mucho que un sólo partido o asociación sea capaz de hacerlo por su cuenta.

Anuncios

2 thoughts on “Los milagritos de Esperanza

  1. federico jimenez 18 abril 2006 / 22:42

    Rojo, polanquiiiiista

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s