Soy consumista y mentiroso

La Feria del Libro de Madrid forma parte de mi vida; creo que no me he perdido ni una edición desde que leí mi primer libro de “Barco de vapor”. Desde luego mis padres hicieron una efectiva labor de culturización al provocarme (no sé mediante qué oscuro procedimiento conductista) una pasión irracional por la letra impresa que va más allá del gusto por la lectura y se adentra en las peligrosas perversiones del fetichismo. Me gusta leer, sin duda, pero además me gusta poseer libros. Ordenarlos en las estanterías según distintos criterios, hojearlos cuando están recién comprados para oler el pegamento y la tinta fresca antes de marcarles con mi nombre y la fecha, e incluso situar a mis niños mimados en baldas elitistas desde las que mirar por encima del hombro al populacho.

Dada mi obsesión, la Feria del Libro es una orgía de consumismo que recibe una partida presupuestaria especial de cada mes de junio y que este año se ha superado, una vez más. Ya sé que podría comprarlos más espaciadamente a lo largo del año, pero no puedo evitarlo.

Una vez demostrado el primer adjetivo del título del presente post, pasemos a lo de mentiroso. Regresando a casa en compañía de Alfie después de hacer nuestras compras en la feria, nos acercamos peligrosamente a un grupo de dignos trabajadores de “El Círculo de Lectores” que intentaban hacer su agosto en un lugar tan propicio. Atención a la escena:

Alfie: ¡Ay! Los del Círculo ¡qué pesados son!
Rafa: Sí, yo me los encuentro constantemente en el Metro, pero tengo una forma para que no insistan y me dejen en paz.
Alfie: ¿Cuál?
Rafa: Les sonrío poniendo cara de satisfacción y les digo que ya soy del Círculo.
Alfie: ¿Eso haces? ¡Qué morro le echas! ¿no?
Rafa: Hombre, es una forma de acabar amablemente la conversación, ellos se quedan a gusto y no te dan la vara.

[Una circulera muy sonriente viene a nuestro encuentro con un taco de folletos y separadores]

Circulera: ¡Hola! Veo que lleváis muchas bolsas y que os gusta leer ¿Estáis interesados…
Alfie: [Sobreactuando claramente y anticipándose a la circulera] ¡Ah, síiii, síii, si yo ya soy del Círculo!
Circulera: ¿Ah sí?
Alfie: [con énfasis desmedido]Sí, sí, lo recibo todos los meses.
Circulera: [Con un fiero brillo en los ojos] Ammm, ¿Y estás satisfecho?
Alfie: ¡Hombreeee, claro!

[La circulera se despide, no sin antes endiñarnos unos folletos. Unos metros después Alfie me pregunta intrigado, cual criatura que busca aprobación]

Alfie: ¿Qué tal lo he hecho?
Rafa: Bien, solo que el Círculo se distribuye cada trimestre

Como diría Gabi, Ahí se quedó Alfie con la gota de sudor manga en la frente.

En fin, queda dicho, soy un consumista y un mentiroso. Que tengáis un buen día.

Anuncios

11 thoughts on “Soy consumista y mentiroso

  1. Gabi 8 junio 2006 / 9:13

    jajajaja, eso mismo hago yo, parece una técnica universal para deshacerse del “amable pesao” del Círculo.
    Ahora bien, llamadme desgraciado, pero tal técnica la empleo también de vez en cuando con los de la Cruz Roja.
    Y ahora me planteo, ¿y si llama un testigo de Jehova a mi puerta y le salgo con que soy de los suyos, lo despacharé antes?

  2. edryas 8 junio 2006 / 11:28

    Una vez me pillaron igual, pero la tía debía haber hecho la preparación en la GESTAPO, porque yo no di tantos datos, yo sólo dije “soy del Círculo” y me empezó a hacer preguntas en plan acoso y derribo. Estoy dolida.

  3. babs7880 8 junio 2006 / 14:13

    Rafa, querido amigo… Yo también me confieso mentirosa con los del círculo aunque he de confesar que han dominado las veces de (cara borde de llevo prisa y como me molestes te arreo con el bolso): “No, muchas gracias”. Además estoy de acuerdo contigo en que no hace daño a nadie y ellos están contentos igual que tú porque seamos sinceros una mentira piadosa no ha de martillear en nuestras conciencias con tanto poder como para sentirnos mal.

    Por otro lado alabo tu “consumismo” de libros pero te planteo una pregunta ¿alguna vez has preguntado a “tus niños” si quieren estar así sentados en clase? ;P A lo mejor a alguno no le gusta estar con fulanito o menganito y ya sabes que viene después…
    Un besote de esta profe casi de vacaciones. Ciao

  4. Julián 8 junio 2006 / 16:28

    ¡¡¡¡¿PERO CÓMO ES QUE NO ERES DEL CÍRCULO, CON LO QUE TE GUSTAN LOS LIBROS?!!!!!

    Eso lo solucionamos ahora mismo, porque si te apuntas diciendo que vas de mi parte, a mí me regalan una sangüichera que no te menées.

    jajajajajajaja
    :-D

  5. biosfofo 8 junio 2006 / 20:37

    ¡¡Es verdad!! Tienes que hacer del Círculo para que a aquellos que si recibimos la revista religiosamente nos den unos bellos presentes. Yo no tengo muy claro cada cuánto vienen, yo creo que dos meses pero a mí me parece que es muy seguido

  6. Ahores 9 junio 2006 / 2:49

    Ains, es que las ferias del libro viven prácticamente de estos viciosos del consumismo librero que no podemos evitar la tentación de comprar libros. A mí también me pasa eso de “libro veo, libro quiero”, y claro, luego no hay quien quepa en casa en medio de tanta estantería rebosante :)

  7. Ume 9 junio 2006 / 9:20

    Confieso que utilizo la misma mentira cuando tropiezo con ellos en el metro, aunq he de decir que en casa lo fuimos hace años y como la técnica funcionaba no he dejarlo de usar la misma frase “Ya lo soy, gracias”… ciertamente te sonrien, eres uno de los suyos… jejeje… Un saludo.

  8. Rafa 9 junio 2006 / 13:10

    Lo siento chicos, pero os quedáis sin sangüichera: una de las gracias de adquirir libros es disfrutar de la compra, y no que te los traigan a casa.
    A mí el truco del Círculo me funciona muy bien porque lo importante no es lo que se dice, sino la sonrisa cómplice con que debe acompañarse la frase. Yo debo resultar muy convincente (más falso que Judas) porque nunca me han intentado buscar las cosquillas.

    Saludetes a todos

  9. Gabriel 9 junio 2006 / 14:02

    Es más, deberíamos poder decir un sincerísimo y contundente “no me interesa” antes que emplear esas artimañas. Así ni te planteas los cargos de conciencia.

  10. edryas 9 junio 2006 / 15:15

    Ah, qué iluso Gabriel. Uno no miente por supuestos cargos de conciencia sino porque si dices que no te interesa acabarás pagándoles para que, por favor, te dejen en paz. Eso lo vi yo en Garfield.

  11. Rafa 9 junio 2006 / 15:50

    Edryas lo ha clavado. El “no gracias, no me interesa” + sonrisa de cortesía es sólo un acicate para esta raza de supervivientes. Hmmm tal vez deba explotar más esta idea.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s