Manifestación del 10 de junio

Ayer por la tarde, según me acercaba al cine Palafox por lo de la muestra de cine fantástico me encontré con una riada humana que venía de la manifestación de la Plaza de Colón convocada por la Asociación de las Víctimas del Terrorismo (AVT). Me gustaría comentar algunos aspectos de dicha concentración a raíz de mis impresiones de ayer y de las noticias que se pueden leer esta mañana en la red.

En primer lugar me llamó la atención la edad de la gente, cuya media podría colocarse con facilidad en 45 años. Esto no me parece ni bien ni mal, que conste, pero me llama la atención, ya que estoy acostumbrado a ver en estos eventos una media de 25 o así. Es evidente que la naturaleza de estas manifestaciones es distinta.

Una segunda consideración (una de mis preferidas) es la de la estimación de participación según distintos organismos que han hecho estimado estadísticamente la asistencia.

Delegación del gobierno: 243.000 personas

El País: 200.000 personas

El Mundo: 216.000 personas (como novedad, esta vez muestran de forma transparente la estimación)

El Manifestómetro: 185.000 personas

Gobierno de la Comunidad de Madrid: más de 1.000.000 de personas

Nadie niega que la concentración haya sido un éxito, pero el cálculo de la CAM, desde luego que no pasa como error estadístico sino como una nueva milagrosa multiplicación de manifestantes.

Llegando ya a asuntos más jugosos, seguro que todos os habéis dado cuenta de la gran cantidad de banderas de España que se llevan a las concentraciones de la AVT en particular y del entorno del PP en general. Ya estamos acostumbrados a ver este fenómeno y todos teníamos asociada la bandera con el entorno de la derecha desde hace tiempo, quizá equivocadamente, y yo el primero, lo reconozco. Podríamos justificar esto diciendo que habiendo vivido un régimen fascista que exaltó hasta el hartazgo los símbolos nacionales, todavía hoy se asocia la bandera de España a la derecha. Este argumento debería estar muy pasado de moda en el siglo XXI y sin embargo no es así. Aunque reconozco que esta asociación de ideas es errónea, incluso en este momento me incomoda que parezca que estoy defendiendo una bandera porque me parece peligroso defender ideas a través de palabras como nación o patria. ¿Qué es lo que me preocupa entonces? Lo que me parece muy grave es que estos manifestantes porten tantas banderas porque se percibe que lo que quieren dar a entender es que ellos hablan en nombre de España, o eso es lo que ellos piensan. Si alguien tiene alguna otra interpretación, me encantaría oírla, pero puesto que la bandera representa al país no encuentro ningún otro motivo sino que ejerciendo su derecho a manifestarse, a la vez afirman que su voluntad es la de España, o algo así. Pero resulta que España está integrada por 40 millones de almas y no tiene una voluntad como tal y a mí me mosquea un poquito que ellos piensen que hablan en nombre de todos, también en el mío y en el tuyo, por llevar la bandera. Quizá no pretendan hablar en nombre de todos los españoles, pero sí de los buenos españoles, los que de verdad se preocupan por su país, mientras que a los que no nos gusta exaltar los símbolos nacionales o no rechazamos de plano la idea de una negociación con ETA somos, simplemente, malos españoles. Quizá sea eso, no lo sé, o quizá el calor me provoca ocurrencias que no van a ninguna parte.

Y no me gustaría cerrar el tema sin hacer un repaso del motivo de la manifestación. Supuestamente era una expresión de rechazo a Zapatero por querer negociar con ETA un fin de la violencia en Euskadi, pero resulta que además se pedía que se esclareciera la verdad sobre el 11-M. Este asunto raya el disparate. Con eslóganes como “Queremos saber la verdad” o “España se merece un gobierno que no mienta” (recordemos que ya fueron usados el día 12 de marzo de 2004 ante Aznar en persona) hay gente que pretende escribir su propia versión de la historia y encima incrustarla con calzador en la mente de todos aunque sólo sea a base de repetir lo que a ellos le hubiese gustado que sucediera. Ayer pude ver pancartas en las que se acusaba a Zapatero y al PSOE poco menos que de ser etarras. Esta asociación se repite constantemente en medios como la COPE y se insinúa con descaro en Telemadrid quizá con la intención de que los adeptos de la facción dura del PP la repitan como un mantra para que, quizá así, se convierta en realidad. ETA=Zapatero=PSOE=PRISA=Resto de partidos del arco parlamentario=Malos españoles, traidores…

Es muy lamentable que a las puertas de la mejor ocasión para el fin de la violencia en el País Vasco, el PP y su séquito se comporten de una forma tan vergonzosa y destructiva. Creo que así sólo demuestran que España no les importa tanto como dicen, al menos mientras no estén ellos al mando. A veces he oído que en algunos entornos como la juventud abertxale, la “lucha” contra una supuesta opresión española se ha convertido en una forma de vida más que en la persecución unos “ideales políticos”, y que combatir esos comportamientos arraigados e irracionales va a ser una tarea titánica. Quizá no sea sólo allí donde no interese la instauración de una paz permanente. Quizá también los más radicales “españolistas” han convertido en un modo de vida la oposición a los nacionalismos, a la evolución de la sociedad y, en definitiva, a los malos españoles. ¿Interesa al PP que ETA permanezca activa quizá para que haya siempre un enemigo común a los “buenos españoles” y así permanezcan unidos? Ya sabéis, el calor me provoca cada ocurrencia…

Anuncios

17 thoughts on “Manifestación del 10 de junio

  1. biosfofo 11 junio 2006 / 23:11

    Leyendo el último párrafo me vienen a la cabeza las ideas que se proponen en 1984. Orwell era, como muchos escritores de ciencia ficción, un genio visionario.
    además, creo que hay que recordar las palabras de Otegi, cuando dijo que en los últimos años con el único partido político que se habían reunido era con el PP. Curioso ¿verdad?
    Tan sólo añadiré que la violencia no se combate con violencia, sino que es el diálogo quien acaba llevando las cosas a buen término.

  2. GON 11 junio 2006 / 23:21

    Totalmente deacuerdo con tu artículo, y añado que hay una cosa que me asusta mucho; y es que los manifestantes estaban totalmente convencidos de lo que decían. Es muy peligroso que la gente se crea sus propias mentiras, o para no ser tan duro, es muy peligroso que la gente asuma conceptos o ideas como 100% verdaderos, y especialmente cuando estos son políticos. Lo que dicen, es su realidad y es su verdad. Es como si anularan la razón (algo totalmente comprensible en una víctima del terrorismo) pero que no lo es tanto en un ciudadano anónimo. En conclusión, lo preocupante es la falta de sentido crítico que va ligada a,o que regala,la razón (no el periódico precisamente. Saludos.

  3. Alfie 12 junio 2006 / 20:02

    Me sumo a todo lo que decís, teneís más razón que un santo.

  4. Rafa 12 junio 2006 / 21:39

    Pues sí. A mí con este asunto me llevan los demonios, ¡no hay más ciego que el que no quiere ver! Si visitáis “El Manifestómetro” (lo tengo enlazado a la derecha y en este post), después de la estimación en sí, cada miembro hace una pequeña reseña de opinión con fotos que ellos mismos tomaron en la manifestación. Banderas franquistas, acusaciones de terrorismo al presidente del gobierno, insultos y amenazas a periodistas de la SER y Telecinco… gente muy muy violenta en definitiva.
    Impresiona cómo se utiliza a la AVT como excusa para organizar una concentración contra el gobierno del PSOE. ¿Se dejan utilizar, no se dan cuenta de lo que pasa o es que la AVT y el PP están tan unidos que ya no se puede distinguir dónde empieza uno y acaba la otra?
    Yo entiendo los motivos por los que es rechazable negociar con ETA (aunque no los comparta) pero la mayoría de estas personas están absolutamente cerrados a ningún tipo de razonamiento. No es que ellos tengan la verdad, ellos SON la verdad, no aceptan que haya gente con otra opinión, ni mucho menos que haya otro camino que sea más deseado y más beneficioso para el conjunto de su “amado” país.
    Tremendo.

  5. cinefila 13 junio 2006 / 11:07

    Teneis razón, yo tambien estoy ojiplática. Me hago dos pregunta y una reflexión ¿a quien le interesa que ETA siga matando y porque?. Para los ciudadanos de a pie lo que interesa es que se termine este horror de dura tanto tiempo. Que en sus comienzos tenía una excusa, se luchaba contra una dictadura, pero en un Estado de Derecho esos motivos han dejado de tener sentido y creo que todas las personas que vivimos en España le pedimos a ETA que dialogue y al Gobierno que hable y si tiene que ceder algo que ceda. Pero que dejen de matar, por favor. Que podamos ir a la playa, salir a cenar, ir a un centro comercial, etc., sin miedo. Yo quiero y le doy mi permiso al Gobierno para que negocie por mi y en mi nombre. Tal vez deberiamos mandar emilios a Moncloa para darles ánimos

  6. Julián 13 junio 2006 / 20:52

    Es habitual en los grupos humanos pensar que el resto de personas piensan como ellos. Ponerse en la situación de los demás es complicado.

    De la misma manera que el Gobierno dice que “la inmensa mayoría de los españoles quiere que negociemos con ETA”, los manifestantes creen que todo el mundo piensa que es una barbaridad negociar con los terroristas.

    Yo comprendo las dos posturas. Personalmente estoy más de acuerdo con los segundos, aunque si de verdad es cierto que hay razones objetivas para pensar que los etarras quieren de verdad abandonar la violencia tendríamos que intentarlo.

    El problema es que yo no confío en los etarras y pienso que esa circunstancia no se produce. Nego maiorem.

    Y también tengo derecho a expresar mi opinión.

  7. Mar 13 junio 2006 / 21:14

    Yo no estoy de acuerdo con las pancartas que portaban los manifestantes, y con los eslóganes de la manifestación, del tipo: “Queremos saber la verdad del 11M”. Supongo que entonces solo tendrían que girarse, mirar al lado y preguntarle al señor Acebes, que era por aquel entonces ministro de Interior.

    En realidad, más que las banderas que puedan exhibir (cuando franceses, alemanes o ingleses llevan la suya, no pasa nada, y yo me siento igual que ello al llevar la del país donde he nacido), lo que no acabo de comprender es por qué se manifiestan ahora y no salieron a la calle cuando el presidente Aznar llamó a Batasuna, si mal no recordamos todos “movimiento de liberación vasco”.

    Yo hubiera salido también en aquellos días. Porque no me creo la palabra de los terroristas, lo siento, no puedo. Y creo que el Gobierno no debería darles tanto margen. No ha sido fácil (ni lo sigue siendo, supongo) vivir en el País Vasco, ni ser víctima de ETA cuando los asesinos pasean libremente por las calles de tu pueblo y básicamente les vitorean y tú no eres nadie.

    La impotencia de ver cómo ellos van haciendo ruedas de prensa en las que imponen condiciones, y el Gobierno sale más o menos a torearlas, debe ser muy grande para quien ha sufrido la violencia, las amenazas, la psicopatía de los miembros de ETA.

    Recomiendo los reportajes que Telemadrid está emitiendo los lunes sobre la historia de ETA, que nos muestran la realidad de los terroristas, de quiénes son y cómo actúan. Y yo creo que es lo primero que debería pensarse el Gobierno al sentarse con ellos. Yo no me creo que quieran dejar las armas; deberían dejar de pedir mesas de negociación y renunciar a las armas públicamente primero para que sus palabras sean creíbles (por lo menos para mí).

    Y por último, desde aquí mi profunda admiración al juez Fernando Grande-Marlaska, un gran hombre (leed la entrevista el EPS del domingo día 11 de junio y sabréis por qué).

  8. mar 13 junio 2006 / 21:25

    Y que quede claro que lo que he dicho no hace que yo no quiera que acabe ETA, por supuesto que sí, que dejen de matar, que dejen de hacerle la vida imposible a la gente que sufre su tortura. Pero no a cualquier precio.

    Comprendo que habrá que ceder, claro que sí, la negociación consiste en eso, ¿no? Pero a mí me gustaría saber en qué van a ceder Otegui and Company (por cierto, que Otegui estuvo a punto de matar a un padre de la Constitución, nada más y nada menos). También ello tendrán que dar muestras de buena fe, ¿o solo negocia el Gobierno y solo nosotros tenemos que demostrar que estamos dispuestos a que acabe todo esto?

    Por cierto, cinéfila, en mi opinión, ni en época de Franco la violencia de ETA tenía justificación. No se debe matar por ninguna idea, ni siquiera dentro de una dictadura. ¿Sabes que en plena dictadura, dejaron que un niño muriera por coger una de sus bombas en la mano, mientras tres de ellos lo veían tranquilamente? ¿Hizo eso que el régimen de Franco acabase antes?

    Negociar sí, en mi nombre también, pero quisiera saber qué van a dar ellos

  9. cinefila 14 junio 2006 / 10:16

    Mi querida mar, desenterrar a los muertos nunca es bueno. Sean de quien sean. Hay que dejarlos descansar. Soy una persona que cree en el SER HUMANO, por eso trato de disculpar errores y ser flexible como el junco. Dejemos que cada uno haga su trabajo, los politicos el suyo (para eso están) y nosotros el nuestro. Nosotros todos tenemos la capacidad de discernir y comparar, para poder comparar hay que tener la capacidad de observar, procesar y adoptar una postura u otra, esta postura estara condicionada por factores que la dirigiran a un lado u otro. Como sabes, porque se que eres una persona culta e inteligente no hay que dejarse llevar solo de una opinión, porque puede ser manipulada. Te deseo lo mejor amiga mar.

  10. Gianna 14 junio 2006 / 17:11

    Muy buena la entrevista de Grande-Marlaska, gracias por adjuntarla.

    No tengo ganas de entrar en este tema porque ya sé lo que pasa luego. He llegado a leer (no aquí, en otros foros) cosas muy fuertes, tanto de “un lado” como “del otro” (manda huevos que después de 30 años acabemos hablando de “lados” entre nosotros los demócratas). Da mucho miedo que las cosas se estén polarizando, que unos acusen de “vendepatrias” y otros de que “quieran que se siga matando” (por cierto, ¿a quienes matan los malos de verdad?).

    Yo por mi parte os dejo un artículo del sábado pasado de Fernando Savater (un señor que no se caracteriza precisamente por ser de derechas), que se publicó el pasado sábado en “El País”, y que se acerca bastante a mi opinión sobre el tema:
    http://www.elpais.es/articulo/elpporopi/20060610elpepiopi_5/Tes/Cuidado/saleroso

    Besitos

  11. Ahores 16 junio 2006 / 0:34

    La polarización política es un fenómeno muy curioso la verdad, porque nace precisamente de un partido, el PP, que propugna como bandera la unidad de España, cuando son justamente ellos los que en los últimos 10 años se han dedicado a crispar, dividir, radicalizar y polarizar a la sociedad mediante esa actitud de superioridad moral y del “estás conmigo o estás contra mi”. Para la mayoría de los políticos de este partido (que no todos) está LA VERDAD (o sea ellos) y el resto de las opiniones. Son demócratas de primera cuando ganan, pero cuando pierden es que hay una conspiración judeo-masónica oculta por detrás. Y claro, con esta actitud lo único que han conseguido es radicalizar el pensamiento de sus votantes y el de todos los demás que no les votan. Ciertamente es curioso que eso sea compatible con la unidad de España, aunque a lo mejor solo es de SU España, esa donde no hay homosexuales ni rojos.

    En cuanto a la negociación, estoy de acuerdo en que se haga, es la única solución, y la experiencia previa nos dice que el entendimiento es posible (véase Irlanda del Norte). Ahora bien, creo que este Gobierno está llevando el asunto de una forma desastrosa. Quisieron vender la piel del oso antes de matarlo para captar simpatías y lo único que han conseguido es enfurecer las aguas. En mi opinión este proceso tendría que haberse llevado a cabo con mucha discreción e incluso cierto secretismo para evitar el circo mediático que estamos viviendo. Mi esperanza oculta es que Pepiño Blanco esté llevando el asunto a su manera, y todo lo que vemos y oímos en los medios de comunicación no sean más que pajas mentales de los periodistas (hobby del que suelen disfrutar).

    Por último, sé que solo contribuiría a crispar más los ánimos, pero mi respuesta a la manifestación del día 10, sería otra manifestación a favor de la negociación y por la paz. Que se vea cual es el verdadero sentir del país. De todos modos es curioso que esta gente que jamás fue a una manifestación contra el franquismo, contra la guerra o a favor de cualquier otra causa justa, ahora se manifiestan por cualquier cosa que haga este Gobierno.

  12. Rafa 17 junio 2006 / 14:01

    De vuelta al blogoplancton descubro que habéis estado ocupados por aquí. He pasado un rato muy productivo leyendo vuestros comentarios y las entrevistas y columnas que habéis enlazado y querría subrayar los puntos que me impulsaron a escribir esta entrada, así como alguna reflexión posterior:

    1. El número de presentes en la manifestación según la CAM es una flagrante manipulación.
    2. El uso de la bandera española en estas manifestaciones me parece poco adecuado: yo soy tan español como Acebes aunque esté totalmente en desacuerdo con él.
    3. Estar a favor de la negociación, en contra de la misma o mantenerse escéptico son posturas respetabilísimas todas ellas (que quede claro), sin embargo a mí no me parece bien manipular emplear a la AVT de una forma tan descarada para manifestarse contra el gobierno (no contra la negociación), poniendo por delante los intereses del PP que el bien de España.
    4. Asumiendo que los políticos son egoístas de la peor calaña y que sólo buscan votos, a MÍ (OPINIÓN PERSONAL) me parece mucho peor desear que el gobierno fracase con el proceso de paz con ETA para conseguir más votos o por miedo a perderlos que intentar conseguir el fin de la violencia en Euskadi, incluso aunque sea cuestión de votos.
    5. No me parece plausible que ETA pueda ser liquidada a golpe de detenciones. Pretender que no existe un estrato estable de la sociedad vasca que es capaz de cometer atrocidades por unos supuestos ideales nacionalistas y que sustituye constantemente a los “militantes” que son puestos fuera de combate es mirar para otro lado. Veo más efectivo “transformar” a ese estrato y traerlos a la legalidad, como dice Sabater.
    ¿Difícil? desde luego ¿Arriesgado? por supuesto, pero estos son los tiempos que nos toca vivir y hay que decidir qué hacer con ellos. La oportunidad está allí. Sería de cobardes ignorarla.

  13. Ahores 18 junio 2006 / 22:16

    Eso último que comentas Rafa, es precisamente el problema central que debemos plantearnos y que algunos, por puro interés electoral quieren ignorar. Porque ETA no es una banda de 4 amigos, sino que es el resultado de una tendencia política nada minoritaria en Euskadi, como así lo demuestran las continuas victorias del PNV y el nada pequeño porcentaje de votos de los partidos nacionalistas radicales. Ignorar eso es darle la espalda a la realidad y no querer solucionar el problema

  14. Mar 20 junio 2006 / 10:41

    De entrada, gracias por tus comentarios, cinéfilas, y gracias por creer en mi cultura (de entrada, está muy bien :D).
    Solo decir que estoy muy de acuerdo con el último comentario de Ahores, y os aseguro que hablo desde la experiencia de quien ha tenido conversaciones con simpatizantes de la banda terrorista. Y cuando uno habla con ellos, se da cuenta de es un problema muy difícil de resolver.
    También estoy de acuerdo de que no se trata de detener a la gente y ya está, que como dijo Maite Pagazaurtundúa, hay que penetrar en las escuelas, en los barrios, en las asociaciones y cambiar la manera de educar, de tratar ciertos temas. Si no, no se va a solucionar nada.
    Lo que pasa es me indigna de manera suprema oírles decir (porque eso me lo han dicho a mí cara a cara), que son ellos, los simpatizantes e integrantes de la banda terrorista los que sufren la represión del Estado español; que España tiene en sus cárceles 700 presos políticos; que no tienen nada de qué arrepentirse, que una revolución exige sangre… Y ese tipo de cosas. Entonces te das cuenta de que la cárcel no sirve para nada, eso no erradica sus pensamientos psicópatas (entendiendo por psicópata aquel que no es capaz de ponerse en el lugar del otro), y de que, como dice la Constitución española de 1978 en su artículo 1 (¿se nota que estoy preparando una oposición?): “España se constituye como un Estado social y democrático de Derecho”.
    El que incumple la Ley, ha de pagar por ello, de una forma u otra. Y si son delincuentes han de cumplir con la Ley y pagar lo que la ley les pida, ni más ni menos.

  15. Rafa 20 junio 2006 / 13:49

    A veces sí que pasa que a algunos vascos les da por pensar que los únicos que estuvieron puteados durante el franquismo fueron ellos.
    Y por supuesto, la ley debe estar por encima de todo. Si nosotros mismos somos infieles a nuestros principios… malo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s