Turcobizarrismo-1: el perrito

Además de ser un pedazo de país, Turquía es una ubicación estupenda para verse sorprendido por situaciones surrealistas, especialmente cuando se tienen dificultades lingüísticas. Como primer ejemplo paso a relataros cómo nos fue la cena en la ciudad de Gaziantep.

Para satisfacer nuestras necesidades entramos en un kebapci cualquiera de la calle principal. Desde el principio el personal del local se deshizo en detalles para que nuestra cena fuese de lo más placentera, comenzando por situarnos en la “mejor” de las mesas disponibles: la que estaba justo frente a un potente ventilador giratorio.

A continuación comienzan los problemas lingüísticos que mencionaba y que nuestras dos guías de conversación + diccionario manual inglés-turco no pudieron resolver (en la Turquía profunda no se lleva lo de hablar idiomas, más o menos lo mismo que en la España profunda). Y así, después de las obligadas y deliciosas sopas se nos sirvieron varios platos de ensalada sin que viésemos aparecer la carnaza por ningún lado. Es lo que pasa cuando reconoces palabras aisladas y te limitas a repetirlas con entusiasmo infantil cuando las has comprendido.

Mientras solucionábamos el malentendido de la comida apareció un personaje al que a partir de ahora llamaremos “el maître”. El tío se vio sorprendido por la presencia de tan insignes clientes (?) y se deshizo del resto del personal que hasta entonces nos había atendido a codazos, dispuesto a asumir personalmente el resto de nuestra cena. Este caballero tenía la costumbre de irrumpir en nuestra mesa para servirnos el agua en los vasos a pesar de que nosotros nos empeñábamos en tomarla directamente de la botellita, o bien hacer un reparto de diminutas servilletas de papel a cada uno de nosotros cada cinco minutos. Poco importaba que dichas servilletas fuesen inmediatamente esparcidas por todo el restaurante gracias al ventilador; la intención es lo que cuenta.

Tras algún que otro reparto de servilletas más, pedimos la cuenta a uno de los camareros, que coge lo que parece ser una bandeja y la consabida botellita de colonia de limón con la que te riegan las manos cuando acabas de comer en el 80% de los restaurantes turcos. Antes de que pudiésemos apreciar qué era la bandeja aquella, nuestro amigo el maître se la arrebata con un gesto de desprecio al camarero y nos la trae personalmente.

La bandeja en cuestión, queridos amigos, era de auténtico latón gaziantepino y contenía un lecho de palillos dentales sobre los que descansaba la cuenta. Todo este conjunto estaba graciosamente coronado por ¡un perrito de cabeza basculante!, sí sí, de esos que se usan para “adornar” los coches. ¡Qué glamour! ¡Qué buen gusto! ¿Quién quiere entregar la cuenta en un soso platito? Eso es de cutres, de ahora en adelante ya sabéis cómo distinguir cuándo un local tiene cierto toque de distinción. Una pena que el acontecimiento no volviera a repetirse en ningún lugar, dejaron el listón demasiado alto.

Aquí una foto que inmortaliza el momento:

Y para despedirnos, una muestra de ingenio. ¿Cómo repartir los tickets a la entrada de las autopistas de peaje? ¿Para qué tener a un empleado trabajando todo el día en repartir billetitos a los conductores? Directamente desde Turquía os presento la autopista con los tickets autoservicio. Nótese que la máquina sí que disponía originalmente de un dispositivo automático para adjudicar billetes apretando un botón, pero ese obsoleto sistema se ha sustituido por otro mucho más ecológico: el taco atado malamente.

En la próxima entrega: es duro ser niño en Turquía.

Anuncios

3 thoughts on “Turcobizarrismo-1: el perrito

  1. Esteban 5 agosto 2006 / 21:06

    Rafa, realmente creo que TENGO que ir a Turquía. Nunca he visto tanto glamour en una comida, y mucho menos en la cuenta.
    Un abrazo desde el sur del mundo

  2. Rafa 5 agosto 2006 / 22:01

    Pues si vas te aseguro que no te arrepentirás. Un abrazo

  3. ricardo 7 agosto 2006 / 11:16

    Que detallistas son estos turcos. Da gloria ver el perrito y el dispensador de tickets.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s