Guía del naturalista galáctico (5): el visitante

Visitante
Anthroposauromorphus sirionensis

Antecedentes

Todos los conocimientos que se tienen de esta extraordinaria criatura se derivan de un único estudio (Johnson 1983-1985) consecuencia de un periodo de contacto relativamente corto entre el género humano y esta raza de organismos procedentes del sistema de Sirio A. Desgraciadamente los datos de Johnson resultan muy tendenciosos y poco fiables como consecuencia de la desastrosa gestión de este contacto entre dos especies inteligentes tras el cual los visitantes fueron impunemente exterminados de sus colonias terrestres con el consiguiente peligro para la supervivencia de esta especie de la que sólo existen colonias conocidas en su planeta natal. Pensamos que la intención de Johnson no era otra que lavar la imagen de la humanidad haciéndola pasar por víctima en este genocidio sin precedentes que no debe caer en el olvido.

visitantespropaganda.JPG

Los visitantes alcanzaron la Tierra en 1984 y establecieron varias de sus naves nodrizas en distintas ciudades. Adoptaron apariencia humana para no despertar recelos y se pusieron en contacto con los gobiernos del mundo con los que acordaron intercambiar determinados recursos terrestres por conocimiento científico claramente superior al nuestro. Muy pronto, los poderes fácticos intentaron atraer para sí esa superioridad intelectual de la sociedad visitante con fines egoístas. Dado que los visitantes eran altruístas por naturaleza ofrecieron toda la ayuda que se les requirió, circunstancia que fue origen de multitud de rencillas internas que se solucionaron levantando sospechas en dirección a los visitantes. Esto y ciertos chascarrillos nunca demostrados sobre los hábitos antropófagos de los visitantes difundieron un rumor según el cual la verdadera intención de los visitantes era esclavizar a la raza humana y expoliar los recursos terrestres.

navenodriza.JPG

El rumor cobró tanta fuerza que distintos grupos de humanos resistentes iniciaron una revuelta contra los visitantes. La Resistencia consiguió mermar en buena medida las poblaciones visitantes mediante el empleo del llamado polvo rojo, que no eran más que esporas de champiñón capirotado de Madagascar (Agaricus chamaecyparissus) inofensivas para el hombre pero mortíferas para el Anthroposauromorphus sirionensis ya que las hifas de este hongo le obstruyen las vías genitourinarias y mueren al cabo de unas horas por ahogamiento en la propia orina. Tras una prolongada lucha en la que los visitantes se vieron cada vez más arrinconados, los supervivientes huyeron a Sirio A en 1985 donde han permanecido hasta entonces según nuestro conocimiento.

Descripción

Por una sorprendente convergencia evolutiva, los visitantes presentan un cuerpo humanoide que se aproxima bastante al de los simios hominoideos terrestres: endoesqueleto, cabeza diferenciada, extremidades superiores con 5 dedos articulados y un pulgar oponible y un par de extremidades inferiores sobre las que permanecen erguidos. El tegumento exterior es verde y recuerda lejanamente al de los saurios (motivo por el que los visitantes recibieron apelativos ofensivos por parte de los resistentes tales como “lagarto asqueroso”). Hay que aclarar sobre este punto que la apariencia humana de su piel es fruto de un artificio creado por ellos mismos a partir de una silicona flexible y no forma parte de su cuerpo de forma natural, si bien resulta beneficioso para resguardar de la sequedad terrestre su piel escamosa. Esta costumbre de portar trajes biomecánicos es muy común en otros miembros de la familia Anthroposauromorphidae.

Biología

Apenas conocemos unos pocos retazos de la biología de estos magníficos y amigables organismos. Sabemos que poseen un metabolismo extraordinariamente versátil que les permite consumir todo tipo de seres vivos. Se sabe que durante su corta estancia entre nosotros recurrieron a alimentarse de animales poco apetitosos al ojo humano (tales como roedores y tarántulas) para evitar que se pensara que podríamos entrar en competencia por recursos alimenticios. Por desgracia este hecho fue manipulado con gran demagogia por parte de los resistentes que lo presenciaron y acabó por interpretarse como una costumbre asquerosa sin más.

Se desconoce por completo su ciclo reproductivo (siempre fueron muy tímidos en lo que a esto respecta) pero es muy posible que existan dos sexos análogos a los de los animales terrestres. Existe un caso documentado de hibridación entre una hembra humana y un macho visitante. Por lo que sabemos esto se debe a una capacidad intrínseca del genoma visitante de asimilar genomas extraños. El híbrido resultante tenía aspecto de hembra humana y completó su desarrollo sexual en un periodo de tiempo muy reducido pasando por una fase de crisálida.

Conservación

Los visitantes son originarios del cuarto planeta del sistema de Sirio A. En la actualidad sólo existen poblaciones reconocidas en su planeta natal, donde deben encontrarse en un lamentable estado de conservación si continúan con la carencia de recursos minerales que solicitaron durante su corta visita y que nunca recibieron. De acuerdo con los criterios de la IUCN esta especie debe ser considerada como Vulnerable (VU). Son necesarias medidas inmediatas de conservación para evitar la extinción de esta raza de organismos que tanto nos pueden enseñar.

Bibliografía

Kenneth Johnson (1983-1985). “V” The original miniseries

Comunicación personal (por Zombi, 2006)

Ir a la presentación de la guía

Anuncios

4 thoughts on “Guía del naturalista galáctico (5): el visitante

  1. edryas 24 octubre 2006 / 10:11

    Como en casi todas las narraciones de EE.UU hay una ideología encubierta. Una vez más, la resistencia (¿de qué me suena a mí esto?) logra liberar a la Tierra de una plaga que amenaza las libertades individuales. Yo les daría un consejo a los extraterrestres (malevosos o no): no vayáis a la zona entre Canadá y Méjico, que hacen pupita.

  2. Rafa 25 octubre 2006 / 21:03

    Es que es sorprendente lo fácil que es darle la vuelta a las cosas. Yo lo he comprobado investigando la verdadera tragedia de esta noble raza…

  3. sinclair 22 marzo 2007 / 17:49

    Sin perjuicio, todo sea dicho, de que las lagartas estaban para comerselas pertinentemente.

  4. kike 25 marzo 2007 / 15:24

    Estos SON los auténticos invasores extraterrestres. Gracias por toda la información documentada, amigo Rafa, será muy útil para amenazas futuras.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s