Anuncio de Akbank

Akbank es un banco turco y tiene un anuncio alucinante (Ofelia, gracias por el chivatazo). Aquí lo pongo y de paso compruebo si he aprendido a colgar videos.

¿A que mola?

Anuncios

Conversaciones etílicas a las 6:45 a.m.

Un atavismo de los estudiantes de la universidad de Murcia es el de ser especialmente propensos a las fiestas, incluso para estar en la universidad. Cualquier excusa es buena para montar un buen sarao con dosis relativas de creatividad. Entre la “Bienvenida” (que duró como dos meses), las distintas fiestas de guardar y los fines de semana “porque sí”, uno no deja de ver gente borracha en las paradas de autobús del campus de Espinardo y en la zona de marcha del centro de la ciudad (incluso a horas tempranas del día). Para esta semana está prevista la celebración de San Alberto Magno, patrón de los científicos (vete tú a saber por qué los científicos tienen patrón). Eso significa que el viernes es fiesta en las facultades de ciencias (también pasa en las otras universidades), pero además, aquí tienen otras costumbres que hacen que toda la semana sea un derroche constante de alcohol.

Hoy lunes son “Las paellas”. Originalmente significaba que los estudiantes se iban a un descampado a hacer paellas y después se emborrachaban. Hoy se hace todo igual, excepto por las paellas: la gente se reúne a las 13:00 para emborracharse y ya está (debo confesar que la ausencia de paellas me decepciona). Mañana martes es el día de “Las batas”. Los estudiantes recorren por la noche los locales de la “ruta etílica” con sus batas de científico y con un pañuelo cuyo color identifica el gremio. En este caso sí que se mantiene lo de las batas. El miércoles es el día de “Las brujas”, y originalmente la gente iba disfrazada a la universidad para emborracharse después. Lo habéis adivinado: ya nadie se disfraza, pero sí que se siguen emborrachando. Y así ad infinitum.

Yo no estoy aquí para emborracharme, pero el sábado es el sábado y salí de marcha por el centro. Ya le advertí a mi compañero de piso: “Mira, que yo no soy muy de volver a casa a las siete de la mañana ni nada de eso y hoy estoy desganado, yo me vuelvo pronto”.

Pues bien, a eso de las 6:45 volvía al piso yo solo (mi compañero y yo nos separamos por motivos logísticos) pasando un poco de frío y lamentando que la gente con la que salíamos se hubiera vuelto a casa y dejándome con ganas de más. Al pasar por una calle medio vacía me encuentro a un chico vestido muy elegantemente (con su chaqueta, su camisa, su corbata y sus pantalones, vamos, parecía salido de una boda) vomitando arrodillado en el alcorque de un árbol. Pasé de largo ante la lamentable escena, pero me di cuenta de que se había quedado apoyado en el tronco, como dormido.

Sigue leyendo

Agua… ¿para quién?

Era cuestión de tiempo que terminara hablando de la controversia del extinto Plan Hidrológico Nacional (PHN). Efectivamente, aquí en Murcia lo del “Agua para todos” se puede ver en las ventanas, las paradas del autobús, las pintadas e incluso (o quizá especialmente) en todo tipo de edificios oficiales, tanto del ayuntamiento como de la autonomía. Me informan los murcianos que están un poco de capa caída y que ya no se ven los cartelitos tanto como hace poco.

casa_consistorial_murcia.jpg

A pesar de todo, el verdadero motivo que me impulsa a hablar del tema es una carta de un lector del diario gratuito 20minutos (edición murciana, ofcors), que dice así:

Agua que no has de beber no la dejes…

Un destacado socialista mostró en la tele la foto de una piscina que pertenece, al parecer, a otro político del PP. Está muy bien que se denuncie cualquier acto que comporte un mal uso del agua, pero también creo que aquel señor también debió obtener y publicar fotografías de nuestra tierra reseca, de los frutales que se están muriendo, de las huertas en blanco que no se plantan por falta de agua, de los saladares que se van a crear con el agua desalada…

Y a todas las fotos, incluidas piscinas y campos de golf, unir también otra con la desembocadura del Ebro y un pie de foto en el que se lea los billones (con b) de metros cúbicos que se tiran al mar.

Se ataca mucho a los campos de golf, omitiendo la riqueza que crean (consumo, impuestos y servicios). Se oculta que Aragón podría recibir importantes ingresos por los trasvases de agua a Valencia, Murcia y Andalucia. Pensad que si dejamos entrar el desierto por Almería y Murcia, que se preparen Castilla, Valencia y Aragón.

 

Podría hablar largo y tendido a partir de esto, pero no voy a extenderme mucho, porque este tema ya está muy trillado y mi única intención es expresar mis impresiones después de las semanas que llevo ya aquí. Hay dos ideas clave en la carta:

 

  1. La sequedad (creciente para este señor) de la región murciana
  2. La cuestión de la riqueza creada por los campos de golf y similares símbolos del “progreso” y el beneficio que nos reportaría a todos.

Sigue leyendo

Los trapos sucios de la ciencia: la estructura del ADN

El día 25 de abril de 1953 tuvo 24 horas y el Sol salió por el este. No hubo terremotos ni grandes presagios, transcurrió como un día normal, y sin embargo todo cambió a partir de entonces, y no únicamente en el campo de la biología. Gracias al acontecimiento de aquel día de primavera Grissom resuelve los casos de CSI, la crema antiarrugas se vende más porque ponen unos dibujitos muy chulos en el anuncio y E.T. estuvo íntimamente ligado a Eliot. ¡Ah sí! Además de todo eso ahora podemos hacer algo más que rezar en los casos de cáncer, exploramos la filogenia de todos los seres vivos y hacemos ovejas clónicas y ¿por qué? Porque desde 1953 conocemos la estructura de la molécula que constituye y representa la vida en el Universo conocido. Ese día se publicó en Nature un brevísimo artículo firmado por el estadounidense James Watson y el británico Francis Crick en el que se proponía una estructura con forma de doble hélice para el Ácido DesoxirriboNucleico (ADN). Podéis echar un vistazo al artículo original aquí; apenas ocupaba una página, pero no han pasado ni 60 años y ya se nota que nuestra visión de la biología, la química y la medicina ha cambiado para siempre.

Modelo_ADN

Este descubrimiento fue glorioso por su sencillez y su belleza. Watson_CrickLos autores del mismo confesaron después que, mientras buscaban la estructura del ADN, tenían sus dudas sobre si ésta iba a transmitir algo, sobre si la molécula de la vida (pues ya se sabía que los genes estaban compuestos de ADN) sería algo más que una amalgama de átomos. La estructura en doble hélice explica casi por sí sola el mecanismo de replicación de los genes, como bien apuntaron Watson y Crick, con lo que no resultó nada decepcionante. Para mí el momento histórico queda románticamente retratado en la foto que acompaña este párrafo. Podemos ver a un sonriente Francis Crick explicando el modelo original, señalando la estructura en doble hélice mientras el joven Watson sigue atento las explicaciones de su colega. Me encanta esta foto.

Pero no estaría escribiendo un hecho conocido por todos si las cosas se quedaran aquí. Hay un pero, una especie de estigma que rodea este descubrimiento y que hace sentir un poco de vergüenza ajena cuando se conoce en detalle, y eso es lo que quiero contaros hoy: los trapos sucios de la doble hélice.

Sigue leyendo

Bienvenidos a WordPress

Como le dijo la Reina Roja a Alicia, a veces hay que correr todo lo que se pueda para permanecer en el mismo lugar. En la jerga de la biología evolutiva se conoce precisamente como “Paradoja de la Reina Roja” al cambio constante (aunque a veces imperceptible) que rodea a cada organismo. La evolución nunca se detiene, y si no la percibimos es porque nuestra percepción de la escala temporal está muy limitada por nuestra propia naturaleza. Todo organismo está inmerso en una “carrera de adaptaciones” para poder sobrevivir, para poder, simplemente, quedarse como está.

Si yo me hubiese quedado en bitacoras.com, al final hubiese sido como una extinción. No me ha quedado más remedio que cambiarme a WordPress para poder mantener “Diario de un copépodo”. En el fondo no me apetecía nada, y menos aún cuando no estoy en mi ciudad y tengo que pagar por conectarme a Internet en mi tiempo de ocio, pero era necesario. Me queda un largo camino hasta que esto esté decente, pero pasad y acomodaros entre los andamios, la pintura y la pistola del gotelé y volved a sentiros como en vuestra casa. Las obras son tediosas y necesarias (al menos en este caso, que lo de la M-30 es otro asunto) así que sed pacientes y pensad que, en el fondo, también lo hago por vosotros.

 Bienvenidos a WordPress

Mis vivencias con los patucos de San Espiridión (Psicodrama traumatizante)

San Espiridión (Άγιος Σπυρίδων en griego) es uno de los santos más venerados del cristianismo ortodoxo, especialmente en la isla de Corfú, de la que es el patrón oficial. Espiridión (al que también llamaremos Spiro, por ser la abreviatura más usual) nació lejos de Corfú, en Chipre, allá por 270 d.C. Era pastor y como suele ocurrir con los santos era muy bueno y muy beatillo, y llegó a participar en el Concilio de Nicea (año 325), famoso macrobotellón de cardenales donde se decidieron cosas muy muy trascendentes, que ahora no vienen al caso, la verdad. La cosa es que tras la muerte de Spiro (año 348 según la tradición), pues se le empezaron a atribuir milagros y claro, de ahí a que cogiera fama de santo hubo solo dos avemarías. Sin embargo, fue con el motivo de la ocupación árabe de Chipre cuando se le elevó definitivamente a los altares, ya que antes de que los infieles tocaran el féretro de nuestro amigo Spiro, los cristianísimos chipriotas exhumaron su cadáver y ¡oh, sorpresa!, su cuerpo estaba incorrupto. Hagamos aquí un inciso para aclarar que, en jerga religiosa, la incorruptibilidad de los cadáveres es algo más bien relativo. Lo que se quiere decir es que en lugar de la esperable descomposición el cuerpo, éste se ha momificado de forma natural. La momificación espontánea es un proceso raro pero ocurre ocasionalmente cuando las condiciones ambientales tras el enterramiento son las propicias y no necesariamente sólo a personas buenas. Curiosamente esas condiciones están en relación con aquellas que aseguran la correcta curación de los jamones, si me permitís la comparación. De esta forma, cuando nos hablan de el/la incorruptible (parte del cuerpo) de (santo de turno) suele decepcionar a quien no esté muy instruido, verbigracia, el incorruptible brazo de Santa Teresa y fragmentos por el estilo. Pues bien, al descubrir que Spiro era realmente santo se le trasladó a Constantinopla (por aquel entonces, capital del Imperio Bizantino), y cuando ésta cayó en manos del turco infiel en 1453 un monje corfiota llamado Kalojerétis (Καλοχαιρέτης) lo volvió a desenterrar con sus propias manos y se lo llevó (¡en un saco!) hasta Corfú, donde estuvo a salvo de infieles hasta nuestros días. Desde entonces, San Espiridión es veneradísimo en esta isla y el nombre “Spiro” es el más popular. Sus restos descansan en la iglesia homónima, en el centro de la capital de la isla (la del campanario rematado en rojo de la foto de abajo). A la momia del santo se le saca en procesión el Domingo de Ramos, aunque periódicamente se abre el féretro para que los fieles puedan pedirle a la cara todos los favores y (aquí viene lo bueno) besarle los pies.

Quien conozca el célebre y muy recomendable libro de Gerald DurrellMi familia y otros animales” (o quizá sea algún otro de la trilogía de Corfú) recordará que con la ocasión de la festividad del santo, la familia Durrell (unos ingleses acomodados) acude a la ciudad acompañados por su tronchante amigo nativo que se llamaba precisamente Spiro. La señora Durrell entra en la capilla y al descubrir horrorizada que debe besarle los pies al santo monta un numerito la mar de ofensivo para los devotos locales y bastante cómico para el lector. La parte anecdótica de la historia que os cuento comienza cuando, hallándome yo en Corfú en agosto de 2005, realicé la obligada visita a la iglesia de San Espiridión. En una capilla lateral había una larga cola de feligreses que esperaban no se sabe qué mientras que los turistas entrábamos por turnos. Amigos, allí dentro reposaba la mojama de San Espiridión, o mejor dicho, su lujosísimo sarcófago. Mientras estaba admirándolo con dos amigos se abrió una puerta y entraron dos típicos sacerdotes ortodoxos (vestidos de negro, gordos y barbudos) portando un cirio y un inciensario y cantando con alegría el Kýrie eléison en genuino griego. Todos los turistas (mis amigos incluidos) huyeron de la capilla pero yo, intuyendo que algo autóctono y esotérico iba a tener lugar, me quedé. Los sacerdotes se sacaron sendas llaves de plata de debajo de la sotana y, sin dejar de cantar y de agitar el inciensario abrieron sendas ventanitas del recargado ataúd: una que permitía ver la cara momificada de San Espiridión en persona (con una mueca en la cara bastante tétrica, la verdad) y la otra que dejaba a la luz dos patuquitos de terciopelo púrpura bordados en oro. Un par de mujeres besaron con devoción los patucos murmurando oraciones y entonces me di cuenta de que mi posición en aquella capilla era la de tercer feligrés de la fila. Sí amigos, sin comerlo ni beberlo me había colado en la fila para besar los patucos sagrados de San Espiridión. Por temor a ser irrespetuoso me acerqué a los patucos cuando me llegó el turno y los examiné con mirada inquisitiva. Tras unos segundos de duda uno de los sacerdotes, que debió verme dubitativo, empezó a susurrarme “στα πόδια, στα πόδια” (en los pies, en los pies), por si no me había quedado claro. Finalmente, reuní todo el valor que pude, me agaché y… bueno, me besé la mano y toqué los patucos del santo, que la intención es lo que cuenta. Salí de allí disparado y sin mirar atrás, ignorando las miradas recelosas que se me clavaban en la espalda. Después de aquello casi me arrepentí: en la guía de viajes aseguraban que besar los pies del santo se considera muy higiénico por los corfiotas, que tienen el detalle de cambiarle los patucos sagrados una vez al año.

Premio Copépodo de Oro al Blogoplancton

Una de las novedades de la tercera edición de los Premios Copépodo de Oro es la de poder participar a través del blogoplancton. Si te interesa, presta atención:

Requisitos
Podrán aspirar al Copépodo de Oro al Blogoplancton todos los interesados que tengan una bitácora (blog) y que no vayan a participar en los premios ordinarios.

Procedimiento
Para participar deberás publicar en tu bitácora una entrada (y sólo una) hecha por ti y dedicada a los copépodos. Puede ser un texto narrativo, poético, de divulgación, un dibujo,… lo que sea y con la dosis de surrealismo que el autor crea conveniente. Aunque no hay límite de espacio, se recomienda atenerse al formato habitual del blogoplancton (brevedad). El autor deberá publicarlo en su bitácora antes del día 17 de noviembre y notificármelo por correo electrónico (copepodo@gmail.com).

El ganador
El jurado estará compuesto por mí, por mí mismo y por mi cuerpo serrano y escogerá al ganador en función de la originalidad y creatividad del material presentado (aunque siempre será un criterio bastante subjetivo, evidentemente). La bitácora ganadora se anunciará en “Diario de un copépodo” el día 18 ó 19 de noviembre.

Premios
El premio será el mismo que el de los concursantes ordinarios: un trofeo oficial (edición limitada) que me comprometo a hacerle llegar (por correo si fuese necesario) y la publicación del material ganador en “Diario de un copépodo”, sólo si el autor quiere. Por otra parte todos los concursantes recibirán un certificado oficialísimo de participación y todas sus obras copepodianas aparecerán enlazadas.

¿A qué esperas para participar?