Axiomas del blogoplancton

Con motivo del inminente primer aniversario de esta santa casa (que será anunciado a su debido tiempo, es decir, mañana) me gustaría compartir algunas de las cosas que he aprendido durante este año en el blogoplancton.

“Bloguear” es una actividad productiva

Como no me sobra el tiempo, tengo tendencia a clasificar mis actividades en “productivas” y “no productivas”. Mi conciencia me recrimina cuando me dedico a actividades no productivas tales como ver la tele, mirar a las musarañas, etc. Al principio temía que esto del blog fuese una actividad de las no productivas, pero a estas alturas estoy muy contento de haberme embarcado el blogoplancton y lo considero enriquecedor (por la labor de documentación de los temas sobre los que escribo, porque me ayuda a centrar mis ideas y a practicar con la escritura no científica -cosa que si no no haría- y porque se conoce a mucha gente interesante, aunque sea virtualmente).

La gente lee tu blog

Creo que he tenido cuidado de no caer en el comportamiento del hipotético pesado que cuando algún amigo le pregunta por algún tema responde “de eso ya he hablado en el blog, paso de repetirlo”. Lo que sí he sufrido en mis carnes es ir a contar alguna anécdota y que me respondan “sí, eso ya lo leí en tu blog, no me lo repitas” (incluso personas que no consideraba lectores potenciales). Al principio era una experiencia bastante extraña. corolario: nunca sabes quién puede leer tu blog, así que escribe siempre pensando que cualquier persona (sí, incluso esa persona) es un lector potencial. La vida da muchas vueltas.

Los lectores tienen su propio criterio

Se aconseja, y me parece totalmente cierto, que para conservar la autenticidad uno debe escribir especialmente sobre los temas que le gustan, y cuanto más apasionadamente mejor. Como es lógico los criterios del autor no siempre coinciden con los de los lectores, y así llegamos a las típicas situaciones en las que se te ocurre un tema, te documentas, amplías información, consigues enlaces, gráficos e imágenes y te esmeras en la redacción de lo que consideras una brillante entrada que… es pasto de la mayor de las indiferencias. Por el contrario puede ocurrir que se te ocurre una chorrada mayúscula que es recibida con aplausos y vítores. Al principio desconcierta, pero no hay que darle mayor importancia.

El blogoplancton premia la constancia

Tomarse en serio la labor bitacoril e intentar ser constante y escribir con frecuencia da sus frutos. Las sequías existen pero ¡siempre surge algo sobre lo que escribir!

El blogoplancton es adictivo

Pues sí, y se cuela en tu vida cotidiana. Antes de darte cuenta el pensamiento “¿qué podría escribir hoy?” se mezcla con el de “¿qué hay en la nevera para cenar?” o “tengo que llamar a Fulanito para quedar el sábado” y de ahí a reprimir el impulso de sentirse obligado a escribir no hay más que un paso (y yo me reprimo, es decir, no escribo por obligación sino porque me apetece).

En fin, que mañana, Solsticio de Invierno, autor y lectores cumplimos un añito. Ya estoy preparando la pirotecnia.

Anuncios

8 thoughts on “Axiomas del blogoplancton

  1. etringita 20 diciembre 2006 / 0:52

    ¡Te leemos!
    ¿Entonces es mañana cuando hay que felicitarte? ¡¡Yujuuuu!! Ha sido todo un placer compartir contigo este tiempo. Hemos compartido historias, imágenes, risas, aprendido mucho en esta casa.
    Un besote grande.

  2. Mario HPR 20 diciembre 2006 / 10:43

    Felicidades y que el blogoplancton siga creciendo!!!!

    Saludos!!

  3. Fizban 20 diciembre 2006 / 13:12

    jejeje, si, todo eso es cierto. Yo soy tan perro que muchas veces, aunque tenga algo que contar, no tengo ganas de escribirlo.

    Eso sí, nadie me ha dicho nunca “ya lo he leído en tu blog” porque, como sabes, es anónimo. Sí me ha pasado que me digan “he buscado tu blog desesperadamente pero no lo encuentro”.

  4. edryas 20 diciembre 2006 / 15:13

    De hecho, yo tengo un problema (bueno, no es un problema, es un caso) Cada vez que veo algo pienso en que es blogueable… aunque luego deshechos muchas de esas ideas, ando cual sabueso tras el post del día.
    Lo de “ya lo he leído en tu blog” ocurre, pero también ocurre a la inversa: no poder contar tú algo porque estás esperando a publicarlo en el blog ¡!
    (a ver si sale el comentario…que últimamente me leo con días de retraso ;)

  5. Rafa 20 diciembre 2006 / 19:02

    Fizban: me gusta eso del blog anónimo. Como me haga uno desde luego no os lo piuenso decir :-D

    Edryas: sí sí, eso también pasa (ver ejemplo del estudiante de medicina borracho). Y ya me he dado cuenta de que algunos comentarios pasan a la cesta del SPAM directamente. Estoy intentando solucionarlo, pero no te preocupes que vuestras palabras no caen en el olvido.

  6. alberto 21 diciembre 2006 / 9:16

    Lo más interesante es que te lee gente… y tú no sabes quiénes son. Al mismo tiempo es una sensación rara y una sensación agradable. Difícil de explicar, en todo caso. Felicidades por el año entero del blog. Todo un éxito.

  7. RoBeRt 5 enero 2007 / 3:53

    bien es cierto que en ocasiones no te imaginas quien pueda leer lo que escribes en mi pais siento que el blog aun esta en pañales o la realidad exacta no se si en el mundo lo que si es cierto es que en ocasiones si un buen comentarios te motiva a seguir escribiendo, algo como un combustible asi que te apoyo estoy de acuerdo y no quiero ser uno mas de los que leen y no dejn comentario asi que saludos!!

  8. Rafa 5 enero 2007 / 18:47

    Gracias por el comentario Roberto. Lo bueno del blogoplancton es que da igual desde qué pais escribas…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s