Banderas de nuestros padres

Flags of Our Fathers
Clint Eastwood, 2006

estrella.PNGestrella.PNGestrella.PNGestrella.PNG

In the Navy!Sólo quería hacer una breve recomendación de esta película de la que disfruté en contra de todas mis espectativas: película bélica dirigida por Clint Eastwood = sobredosis de patriotismo yanqui? pues no, amiguetes, no. Advierto de todas formas que las tres personas que la vimos a la vez sacamos una interpretación distinta y nos dejó también diferentes valoraciones, pero aquí defiendo la mía, que es lo suyo. Para empezar yo ni siquiera sabía muy bien de qué iba la película. Es la historia de una foto, y no precisamente de una foto cualquiera sino de la famosa “Rising the Flag on Iwo Jima” tomada el 23 de febrero de 1945. He dicho que famosa aunque yo más que la foto estaba familiarizado con el monumento a los marines que hay en Washington D.C. Se trata de una imagen muy poderosa que transmite un mensaje muy claro de cooperación, de esfuerzo, de sacrificio y patriotismo. La fuerza y el impacto visual de la imagen es innegable y por ello fue usada con fines propagandísticos durante el final de la Segunda Guerra Mundial para financiar los costes de la misma. La película narra la estocasticidad de los acontecimientos que produjeron tal escena en la isla japonesa de Iwo Jima y que en el fondo poco tenían que ver con la imagen y el icono en el que se convirtió. La bandera de la imagen ni siquiera fue la primera en ponerse sino un recambio necesario al encaprichársele a un alto mando tener en su salón la primera de ellas. La escena de esfuerzo conjunto se debe tan sólo a que usaron como mástil una pesada tubería que había por allí, y los elegidos para esa segunda izada a la que nadie estaba prestando atención lo fueron por casualidad. Y así podría seguir un buen rato contando contingencias. Fue un acto casual, tras la batalla, lleno de tedio y carente de todo aquello que ha venido a representar después.

Cuando la foto es empleada de forma propagandística los protagonistas involuntarios son llevados de vuelta a EE.UU. encumbrados como unos héroes y protagonizando actos recaudatorios por todo el país con un despliegue que sólo puede calificarse de esperpéntico. Dicha situación, como es lógico, les asquea hasta lo indecible al sentir el contraste entre lo que fue la batalla de Iwo Jima (una puñetera carnicería, como nos deja bien claro el director) y la vanalidad de los acomodados burgueses estadounidenses que le dan importancia al ridículo acto de aparecer en una foto levantando una bandera corriente y moliente en lugar de preocuparse de la montaña de hombres que en lo mejor de la juventud han desparramado sus tripas en una desierta isla japonesa.

Pues eso, muy recomendable por el despliegue técnico, por lo dramático y terrible de esta historia real de cinismo y demagogia y, una vez más, por la actualidad de los temas tratados. Sólo dejo como reproche el acaramelado final que no pega ni con cola, pero es que ya se sabe que la bandera… es la bandera.

Spain is different!

Anuncios

One thought on “Banderas de nuestros padres

  1. edryas 18 enero 2007 / 9:42

    La bandera… ese trapo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s