Guía del naturalista galáctico (6): el estereoscoponto toracoluminiscente (E.T.)

Estereoscoponto Toracoluminiscente (E.T.)
Stereoscopontus toracoluminiscens

(El nombre de la especie hace alusión a su visión estereoscópica y a su tórax bioluminiscente)

Un E.T. camuflándose en el entorno

Introducción
En esta entrega de la Guía de campo del naturalista galáctico se ha incluido a un organismo singular y muy desconocido del que apenas se tienen datos contrastados. Esta lamentable situación se debe a que la breve interacción conocida de esta especie en nuestra biosfera tuvo lugar en una sola ocasión (Spielberg, 1982) que constituye la única fuente de información científica. Por desgracia los datos son limitados y muy fragmentarios debido a la falta de profesionalidad de los científicos encargados de su estudio. Hubo un segundo avistamiento años más tarde (Lucas, 1999), pero que no agregó mucha más información a efectos biológicos por su extrema brevedad. No obstante cabe destacar que el estereoscoponto toracoluminiscente (en adelante E.T.) se debe considerar como una criatura severamente peligrosa y se intentará evitar el contacto con ella en todo momento si no se quieren sufrir graves secuelas emocionales que pueden tener síntomas psicosomáticos conduciendo finalmente a estados profundos de depresión, ansiedad, autolesiones, síndrome de abstinencia y/o muerte.

Elliott T. a los diez añosLos hechos tuvieron lugar en el verano de 1982 en el estado de California. Un vehículo espacial tomó tierra en las afueras de un área residencial. Originalmente se pensó que la colonia de E.T.s estaba en misión científica ya que los miembros de la colonia recogieron muestras vegetales de los alrededores, aunque se tienen dudas de esta versión. Por un motivo oscuro disfrazado de descuido uno de los miembros de la sociedad permaneció en la Tierra tras la partida del vehículo y entabló contacto con Elliott T. (derecha), que en aquel momento contaba con 10 años de edad. El organismo, caracterizado por unas extraordinarias capacidades decontrol mental muy pronto parasitó la conciencia del niño que empezó a mostrar casi inmediatamente un comportamiento sociópata y potencialmente peligroso: absentismo escolar, mentiras a su madre, escapadas del hogar familiar, maltrato del material escolar, insumisión a los cuerpos de seguridad del estado y múltiples alucinaciones relacionadas con la sensación de volar y autolesiones que se curan solas. El contacto del E.T. con el resto de sus hermanos tuvo consecuencias similares, si bien el vínculo con Eliott T. siempre fue mucho más fuerte. Durante esta temporada la criatura se benefició de la voluntad doblegada del niño, obligándole a trabajos forzados supuestamente con el fin de ponerse en contacto con su colonia.

Llegado al punto en que la presencia del organismo fue detectado por los agentes de la NASA (que andaban tras su pista desde el avistamiento del vehículo espacial) el E.T. inició un estado de criptobiosis (vida latente) que fue interpretado como una enfermedad; criatura y niño fueron puestos en cuarentena bajo el más estricto control médico. Los análisis pertinentes llevaron al hallazgo de que el organismo “tiene DNA“, lo que confirmó la teoría monofilética de la vida conocida. A las pocas horas la fase de criptobiosis llegó a su culminación y el E.T. quedó en hibernación. Elliott por su parte sufrió un potente ataque obsesivo-depresivo. El parasitismo mental siguió activo y le permitió huir con E.T. justo cuando despertó de su sueño esquivando la cita ineludible que el novísimo organismo tenía con la sala de autopsias. Una pena.

Gracias a la ayuda de los humanos esclavizados por la portentosa mente del E.T., éste consiguió reencontrarse con su colonia (que sospechosamente acudió cual deus ex machina cuando las cosas empezaban a ponerse feas) y huir. Elliott T. esperó durante años el regreso de E.T. pero éste nunca se produjo. Aunque el parasitismo mental desapareció las secuelas psicológicas se acrecentaron con los años y le llevaron a un estado de constante depresión, intentos de suicidio y adicción a los opiáceos. Tras varios años recluído en un hospital psiquiátrico intentó reinsertarse en la sociedad y realizar una tesis doctoral en exobiología, lo que no hizo más que agravar su estado. En la actualidad reposa en un templo Zen de Albacete.

Descripción
Un E.T. mostrando su temible dedo bioluminiscente en pose amenazante Por una infinitamente improbable convergencia evolutiva, la anatomía del E.T. es básicamente antropoide en lo que a su aspecto externo respecta. En efecto, su cuerpo bilateral está integrado por una cabeza, un tronco y dos pares de extremidades (las anteriores larguiruchas y las posteriores cortas y palmeadas). En realidad, como veremos, la anatomía interna no tiene nada que ver con la de los vertebrados terrestres. La cabeza es, en realidad, un conceptáculo para sus dos inmensos ojos de visión estereoscópica, cuyo globo ocular se proyecta hacia atrás en una retina conoidea de gran definición. Se sospecha que presenta sensibilidad a todo tipo de frecuencias electromagnéticas, lo que podría usar como mecanismo receptor de distintos sistemas de comunicación con los miembros de la colonia. La cabeza presenta además un pequeño orificion frontal bilabiado que puede ser interpretado como una boca.

Detalle de la cabeza de un E.T.

El cuello extensible (gracias a un edoesqueleto telescópico) comunica la cabeza con el tronco, que se halla integrado por dos segmentos. El tórax (que según los estudios superficiales durante la cuarentena se comporta como un aparato circulatorio) está poblado por una colonia de bacterias bioluminiscentes que emplean toda la cavidad como reflector de forma que pueden emitir señales luminosas de significado complejo. El segundo segmento del tronco contiene el aparato digestivo, que es ciego (carece de ano) y que, con toda seguridad, digiere con grandes dificultades las proteínas terrestres. Como no queda más espacio se supone que el portentoso cerebro con capacidades telepáticas y parasitarias se aloja en una cavidad del fondo del tronco (C.U.L.O.: Cavidad UroabdominaL Ordinaria). Las extremidades anteriores tienen la particularidad de que en los ápices digitales también pueden albergar colonias de bacterias bioluminiscentes.

Biología
Se desconoce por completo su ciclo biológico. Se baraja la posibilidad de que el individuo que visitó nuestro planeta era asexuado y que pertenecía a una casta no reproductora cuyo fin podría estar relacionado con la recolección de plantas para oscuros fines. Otra posibilidad es que los dos pequeños orificios supraorales (de función desconocida) correspondan en realidad a los meatos genitales.

Sobre su comportamiento está claro que esta especie es inteligente y que forma sociedades complejas con un evidente dominio de la telepatía y de tecnología que está por encima de las capacidades humanas. Es posible que se trate de una raza divagante que expolia los recursos de otros planetas (quizá por ello tomaron muestras vegetales) y que esclaviza a sus habitantes.

E.T. trabajando y humanoide mentalmente esclavizado

Los gobiernos del mundo deberían tener en cuenta la amenaza potencial de una invasión de E.T.s en los planes de militarización internacional. Nunca se sabe.

Estado de Conservación
Teniendo en cuenta el escaso conocimiento que se tiene de este organismo y los criterios de la IUCN (World Conservation Union), el Stereoscopontus toracoluminiscens debe ser considerado como Data Deficient (DD). Es necesario continuar con la investigación de la especie para llegar a conclusiones más significativas (tomando siempre las precauciones pertinentes para que el caso del año1982 no vuelva a repetirse).

E.T. y Elliott, momento antes de la partida del extraterrestre y la crisis psicopatológica del niño

Bibliografía

LUCAS, G. 1999. EPISODE I: The Phantom Menace
De este brevísimo avistamiento sólo se pueda aportar una imagen (gracias, Lobo Gris)

SPIELBERG, S. 1982 E.T. The Extra-terrestrial

Ir a la introducción de la Guía Galáctica

Anuncios

19 thoughts on “Guía del naturalista galáctico (6): el estereoscoponto toracoluminiscente (E.T.)

  1. Rufo 22 marzo 2007 / 6:40

    que profesionalidad, madre mia, fascinado estoy xD

  2. sinclair 22 marzo 2007 / 9:43

    Santa Madre de Dios!! Muerte al inmigrante…!! Pavor me dan estas cosas, oiga.

    Apunte absurdo: No hemos recordado a la hermana de Elliott que, todo sea dicho de paso, ha evolucionado francamente bien (reviso ahora unas foticos que Google me brinda y parece que está involucionando, la mujer…)

    En fin, enhorabuena por el análisis. A pleasure, as usual.

  3. ricardo 22 marzo 2007 / 15:51

    En lo que respecta a su ciclo, me inclino a pensar que se trata de un individuo asexuado y que la reproducción, en los individuos con esta capacidad, podría ser tanto partenogenética (y probablemmente vivípara)como sexual, en función de las condiciones medioambientales. Algo así como el caso de nuestros bien conocidos (y odiados) áfidos (gorditos y bonachones)

  4. Lobo Gris 22 marzo 2007 / 18:22

    Hay otro avistamiento, muy breve, por cierto, de esta especie, si bien fuera de la Tierra (Lucas, 1999)

    :-D

  5. Rafa 22 marzo 2007 / 21:12

    ¡Cómo me gusta que se originen debates científicos de primer nivel en esta santa casa!

    Muy interesante, por un lado, la observación sobre la hermana de Elliott. No nos dejemos engañar por las imágenes de Google: si bien se recuperó por completo (cosa que no le pasó a su hermano) sí que tuvo muchas dificultades para superar el síndrome de Estocolmo.

    Ver a los E.T.s como pulgones espaciales es una propuesta muy atrevida Ricardo, pero habrá que tenerse en cuenta.

    Por último tengo que agradecer a Lobo Gris esa cita que no conocía. Es cierto que es un avistamiento breve, pero eso no quita que sea tremendamente informativo (tienen representación parlamentaria, ni más ni menos). Procedo a actualizar la ficha inmediatamente

  6. etringita 22 marzo 2007 / 22:24

    Siempre me resultó sumamente curiosa la forma en que el E.T. se relacionaba con los seres vivos (plantitas incluidas). ;)
    Genial. Esta guía de campo me encanta ^____^

  7. Carlos 22 marzo 2007 / 22:33

    Brutal la entrada, brutal :lol: :lol: :lol: eso de hacer un análisis desde el punto de vista biológico, evolutivo, fisiológico, etc de E.T. es de lo más original que he leído nunca, genial.

    Tengo una pregunta Rafa… ¿Cómo funciona su cuello?, sí, que es capaz de estirarse cuando el E.T. se asusta, ¿con qué motivo lo hace?

  8. Alfie 22 marzo 2007 / 23:11

    Te recuerdo que la hermana de Elliot tuvo que ingresar en la Betty Ford para superar sus problems con las drogas, así que la pobre no salió indemne del encuentro, la diferencia es que tiene un final más feliz que el del hermano en Albacete, se puso un poco de silicona por aquí y un poco de botox por allá y se le quitaron las secuelas del DYC segoviano y la cocaina, es que esa mezcla es mortífera de verdad.

  9. Alfie 22 marzo 2007 / 23:16

    Perdón, se me olvidaba el hermano mayor de Elliot interpretado por K.C. Martel, para ese no hubo vida después de ET, sólo hubo un poco de rollito catódico y luego desapareció del mundanal ruido, creo qeu le han visto por última vez en un monasterio en Nepal, pero creo qeu son habladurías.

  10. Rafa 22 marzo 2007 / 23:19

    A los más nuevos del lugar os informo de que realmente la guía es un proyecto largo que tenía un poco abandonado últimamente. Hay ya otras 5 fichas (y creo que realmente las primeras son bastante mejores porque corresponden a organismos de los que hay más datos biológicos). La introducción y la lista de todos los bichos publicados están en:

    https://copepodo.wordpress.com/2006/02/04/guia-de-campo-galactica-0-presentacion/

    Las dudillas esas:

    Lo de que los E.T.s hacían revivir plantas es en realidad otra de las alucinaciones que tenía Elliott (como lo de volar en la bici y todo lo demás).

    El cuello de E.T. se estira y se contrae porque tiene en su interior un endoesqueleto telescópico accionado por un sistema de cámaras y vasos regulados por válvulas que provocan los cambios de presión necesarios para que se contraiga o se expandan las piezas de dicho esqueleto. No era cuestión de complicar demasiado la descripción.

    Y bueno, como se puede ver no paran de salir las terribles secuelas que pasaron todos los que estuvieron en contacto con la criatura. Verdaderamente terrible.

  11. etringita 23 marzo 2007 / 23:25

    Yo sí la conocía. :) Pero no está de más darle un repaso. ;)

  12. kike 25 marzo 2007 / 15:11

    Esta guia galáctica es, simplemente, fundamental. Todo el mundo debería contar con semejante conocimiento cósmico.

  13. Xema 26 marzo 2007 / 13:46

    Opino que un endoesqueleto telescopico, no es una buena explicación para su capacidad de replegar el cuello. Sobrentiendo que te refieres a un cilidro osea que encaja uno tras otro, de ser así, la movilidad sería nula.
    Me inclino mas a pesar en un sistema de vertebras fuerte mente musculada entre si con capacidad distensiva, o aún mas facil, tal y como podemos ver en muchos de los Quelonios e incluso aves que habitan la tierra. En el caso de tortugas, el cuello es largo y ‘cuasi’ prensil, con capacida de replegarse bajo el torax, del mismo modo en el que nosotros nos enconjemos de hombros para oculatar el cuello, en este caso, el torax tiene capacidad para albergar el cuello. Muchas aves utilizan un esquema parecido, pero basado en el mismo principio de la ocultación, su cuello se pliega en forma de S bajo su plumaje, dejandonos ver un cuello mucho mas corto de lo que es en rialidad (capacidad especialmente desarrollada en aves pescadoras como garzas y garzillas).

    Hace unos meses reflexionaba yo sobre como funcionaría el cuello de esta criatura… incluso sobre donde albergaría el cerebro.

    Respecto a su estructura corporal, después de mucho reflexionar sobre ella y sus paralelismos en la ‘fauna’ que conocemos, me inclino a pensar que lo mas simple es siempre lo mas eficiente.
    Su potente sistema visual estereoscópico, indica que debe de tener un cerebro poderoso y desarrollado para procesar esa clase de información. Sinembargo, los naturalistas galacticos, solemos pensar que las estructuras neurológicas han de ser siempre similares, a por ejemplo las humanas. Yo creo que esta criatura tiene un cerebro del tipo que llamo compacto,un sistema de neuronas muy juntas unas de otras, casi sin axones, inmersas en un fluido por el cual los impulsos electricos viajan mucho mas rapidos. Esto supones más eficiencia en menos espacio.

    Hasta ahora siempre había visto a los E.T.´s como una sociedd pacífica, esquiva y huidica del contacto con otras especies. Siempre imagine que en su mundo original, vivían en armonia con el entorno natural, y sus normas y creencias están basadas en el respeto a todos los seres vivos. Por ello dedicaban muchos recursos a la exploración, documentacion, y estudio de otras formas de vida.

    Sinembargo la criatura que describes, me recuerda mucho mas a los ‘grey’ de Taken (Spilberg, 2002).

    Sin más…

    P.D.: Chapó por la guía!!

  14. Rafa 26 marzo 2007 / 18:47

    ¡Kike! Muchísimas gracias por el tiempo que te has tomado en comentar todas las entradas de la guía hasta la fecha, de verdad que me alegro mucho de que te guste.

    Xema: A ti también te tengo que agradecer que te tomes tu tiempo en contribuir a estas discusiones sobre la fauna galáctica. Es de esta forma como realmente se puede ir mejorando la guía. Vamos por partes:

    1. Es evidente por las grabaciones disponibles que los ETs tienen endoesqueleto rígido, en eso estamos de acuerdo.

    2. Me he decantado por un sistema telescópico porque el cuello realmente se estira y se encoje de forma muy notable. Esto es distinto a lo que ocurre en tortugas y aves “cuellilargas”. En el caso de las tortugas, en ningún caso el cuello desaparece dentro del tórax, si bien dejamos de verlo porque se queda dentro del caparazón describiendo una “S” en plano vertical (tortugas criptodiras) o en el plano horizontal (tortugas pleurodiras). Si dejamos de ver el cuello es por el caparazón, insisto, en realidad lo que pasa con las aves que mencionas es parecido, pues si parece que el cuello desaparece es sólo un efecto visual consecuencia de que “lo hacen una S” y lo aprietan contra el tórax y se queda tapado por las plumas.

    3. En las filmaciones de los ETs se ve claramente que el cuello no se dobla al contraerse con lo que hay dos opciones:
    3.1. Cuello realmente extensible (bien por endoesqueleto telescópico, bien por “vértebras” con estructura de fuelle, contráctiles, e incluso mediante un sistema de segmentos hidroscópicos como en las lombrices de tierra)
    3.2. El cuello se dobla en S pero realmente dentro del tórax.
    Personalmente me parece más verosímil la versión telescópica (biológicamente factible en teoría)aunque no descarto las “vértebras” en acordeón.

    4. Por supuesto, debido a la ausencia de autopsia no se puede confirmar ninguna de las versiones hasta que se tengan más datos, pero aprecio mucho tu visión crítica con el modelo telescópico.

    Sobre el cerebro: me gusta esa idea de cerebro compacto. De alguna manera habrá que explicar sus portentosas cualidades. Sobre su posición:

    [modo serio]
    Ya que tengo que tragarme que una forma de vida extraterrestre es en aspecto antropoide, reivindico que ésto sea sólo fruto de una analogía (convergencia evolutiva) y no de una verdadera homología. Es por eso que me gusta proponer una anatomía interna radicalmente distinta de la de los vertebrados y, por tanto, no derivada de una casualidad infinitamente más improbable (ancestro común). Yo insisto: el cerebro está en el culo.

    Por otro lado me fascina explorar la parte trágica de ET: ET nunca volvió y Elliott quedó marcado para el resto de su vida. Pensar que los poderes mentales de ET manipulan la mente humana es sórdido e iconoclasta (yo lloré con ET) y por eso me animé a explorar esa posibilidad: los ETs como organismos expoliadores, manipuladores, malignos incluso… así es mucho más perturbador.
    [/modo serio]

  15. Xema 28 marzo 2007 / 1:28

    Gracias a ti.

    Desde que tengo uso de razón he ‘estudiado’ la fauna galáctica, y es agradable ver que hay más gente en el ‘universo’ que piensa en ello.

    Volviendo al tema del cuello telescópico, no termina de encajarme, cilindros óseos que encajan uno dentro de otro, no se, no se. De todas formas, tampoco le veo la utilidad biológica.

    Me parece un tema muy interesante lo que comentas acerca del antropomorfismo de las criaturas galácticas de cine. Yo lo veo mas como una cuestión práctica (disfraces) y de falta de imaginación y documentación.
    Pero hablando seriamente, es evidente que el ancestro común queda descartado, pensando en un ancestro cercano. Pero, ¿Qué pasaría si descendiéramos de los mismo coacervados primigenios?… Sería lógico pensar que a igualdad de condiciones ambientales (entiéndase como un planeta similar a la tierra) las formas de vida resultante seria muy similares. Y tampoco es una teoría muy descabellada, la panspermia se empieza a considerar a niveles científicos.
    ¿Y si esos aminoácidos que llegaron por primera vez a la tierra ya trajeran un ‘programa’ de fábrica? ¿Y si el antropomorfismo, fuera una tendencia natural en criaturas dotadas de inteligencia tecnológica?… más aún, yo consideraría la posibilidad de la inteligencia tecnológica como una consecuencia del antropomorfismo… y me explico; Todos los modelos que prueba la naturaleza, y llegan a algo antropomorfo (entendiendo antropomorfismo como criaturas con simetría biradial, extremidades motoras y extremidades prensiles), terminan por desarrollar una tecnología.

    Siguiendo con el tema, pero volviendo a la ciencia-ficción, existe una cuestión que siempre me planteo… en el caso de los ET´s, pueden realizar los complejos cálculos matemáticos y físicos para viajar por las estrellas (aunque la nave del ET tiene un aspecto cutre), y no son capaces de modificar su genoma para dotarse de extremidades motoras más largas… Lo que quiero decir es que cualquier especie que posea la inteligencia para viajar por las estrella se le puede presuponer un conocimiento de la ingeniería genética suficientemente amplio como para mejorarse como especie y perdurar en el tiempo… y los ET´s no me parecen un diseño ganador. Nosotros mismo, podemos percibir el potencial de la ingeniería genética, pero no podemos ni atisbar una forma ‘relativamente’ sencilla de viajar por las estrellas. Esto se traduce en la imposibilidad de profundizar en la biología o en la funcionalidad morfológica de las especies inteligentes que habitan la galaxia, ya que sus formas o configuraciones podrían estar sujetas a reglas tan triviales como la estética, lo que hace que las reglas de la biología queden fuera de lugar.
    En definitiva, un guionista puede inventar las criaturas que le plazca y salir airoso de ello.

  16. Rafa 28 marzo 2007 / 19:35

    Bueno, creo que sobre la estructura del cuello se puede dejar aquí; no hay pruebas que se decanten hacia una u otra versión y se queda en simple especulación sin más (aunque aclaro que en ningún momento digo que las piezas telescópicas del cuello sean óseas).

    Sobre todo tu segundo párrafo sí que me gustaría añadir algo: el hallazgo del ET demuestra que la vida terrestre y la de su lugar de origen tienen un ancestro común en cuanto a que comparten la bioquímica del DNA (Spielberg 1982). Ahora bien, cuando hablo de “ancestro común” en lo relativo a la anatomía externa antropoide estaríamos hablando en otros términos pues para que dicha anatomía sea verdaderamente homóloga a la humana se precisa que ambas compartan un antepasado muy cercano, para más señas, un mamífero, y es obvio que esa situación es acientífica en este contexto, pues no se puede refutar ni probar. Por tanto no queda más remedio que aceptar que se trata de una convergencia evolutiva (analogía) y es por este motivo que pienso que su semejanza es sólo externa y es consecuencia de una “casualidad” (llamada, por más señas, “antropocentrismo del guionista” o bien, como tú mismo dices, “adecuación al disfraz por presupuesto limitado”). Aunque como recurso en la ciencia-ficción es más que frecuente, no hay nada intrínseco en una anatomía humanoide que la haga mejor que, digamos, la de un gusano de Arrakis, pues la evolución es ateleológica (relojero ciego de Dawkins, etc). El plan anatómico de un organismo se adecúa a un “dónde” y un “cuándo”, que en el caso de los ETs nos resulta desconocido, por lo que no podemos prejuzgar si es o no un “diseño ganador” (quizá en su planeta no existen depredadores y el ser torpe no constituye un handicap).

    Por último, sobre el tercer párrafo no tengo respuesta. Yo siempre parto del postulado de que la información que tenemos de los organismos galácticos (siempre escasísima) es la que le corresponde genéticamente de forma natural ¿existe la posibilidad de que nos encontremos ante seres que se han auto-diseñado? Tal vez nunca lo sepamos…

  17. Xema 28 marzo 2007 / 23:13

    Excelente, excelente, excelente.

    Solo un comentario mas y no te emborrono más la anotación.

    La convergencia evolutiva tiene un papel fundamental en la fauna galactica, para explicar las centenares de razas humanoiedes catalogada. El mayor ejemplo de ello, humanos y pacificadores ( Rockne S. O’Bannon, Farscape 1999)

    En modo serio…
    Un ancestro común no tiene porque ser un mamifero, los reptiles tambien tienen una estructura corporal similar. Solo tenemos un planeta para comparar el camino y las formas que adquiere la vida. Quizas si el oxigeno fuera mas abundante o incluso si la quitina fuera mas ligera, tendriamos exoesqueleto, o incluso si la quitina fuera mas ligera.
    Ojalá que estemos vivos para el día en que tengamos la oportunidad de ver como la vida evolucionó en otros lugares…

  18. -- 4 abril 2007 / 19:46

    Bueno Rafa, llegó la hora de ponernos serios y revelar de una vez, a pesar de las amenazas y chantajes que perpetra continuamente el CESID sobre mí, que el ET fue descubierto en realidad por un científico español llamado Joaquín Blázquez en 1975. No obstante, las hábiles intervenciones de ciertas agencias secretas norteamericanas (entre las que destaca MIB) atribuyeron el hallazgo al exobiólogo farsante Carlo Rambaldi, un esbirro de los MIB puesto al servicio de Spielberg 7 años después. Blázquez bautizó a la criatura como “Melvin” a falta de realizar un estudio biológico profundo para designarle un nombre científico adecuado. Al verse desprovisto de su mérito, entró en una tremenda depresión, intentó contactar con Spielberg al que le envió varias cartas, pero ya nada podía hacer para recuperar la autoría del hallazgo y terminó muriendo a los 40 años en plena crisis nerviosa por un derrame cerebral provocado por el abuso del alcohol y los medicamentos. Los servicios secretos españoles hicieron el más espantoso de los ridículos demostrando tener topos entre sus filas y fracasando en la protección de semejante descubrimiento. Igualito que la Coca Cola que los mismos MIB atribuyeron a un tal John Pemberton aunque todos sabemos que es de origen español. ¡Sí señor, qué cojones! (rescato de la caché de Google lo siguiente: “Algo parecido pasó con Coca Cola y Pepsi Cola. Coca Cola compró la patente del refresco de cola a un español, al ver que su mercado se expandía y en un acto típico (y porque no decirlo, genial) de estrategia empresarial anularon a la competencia. ¿Como? Pues creándola ellos mismos. Antes de que ninguno de sus competidores pudiese hacerle realmente sombra, crearon Pepsi Cola y la disfrazaron como competidora. En el fondo los ingresos iban al mismo sitio, los accionistas de The Coca Cola Company. Con el tiempo Pepsico se independizó de su “madre” y hoy en día son realmente competidores”.
    Volviendo a ET, un equipo de cineastas ha decidido desvelar el caso en un documental que verá la luz próximamente pero del que ya podemos disfrutar de un avance en youtube. Toda la info aquí.

    Otro apunte: sobre el hermano mayor de Elliot, acabó como cartero del U.S. Postal Service. Qué perra la vida.

  19. Rafa 8 abril 2007 / 19:17

    ¡Guau! Sencillamente impresionante

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s