El ataque de los relativistas

einsteinshow.jpg

 

Es impresionante la de cosas que se pueden hacer mediante la perversión del lenguaje. Hoy en día la palabra “liberal” ya prácticamente no quiere decir nada, o mejor dicho, puede referirse a un concepto y prácticamente a su opuesto al mismo tiempo. Y queda tan mono decir que uno es liberal ¿verdad? Qué super-liberal queda. La misma palabra usada hace siglos como oposición a “conservador” se puede emplear hoy como partidario de una brutal dictadura del “libre” mercado. Asombroso.

Algo parecido pasa con el relativismo. El empleo de la palabra “relativista” como un insulto lo escuchamos y leemos cada vez más en todo tipo de medios de esos que quedan a la derecha mayormente de lo que queda en el centro. Según la primera acepción de la RAE, el relativismo es la doctrina según la cual el conocimiento humano solo tiene por objeto relaciones, sin llegar nunca al de lo absoluto. Según la Wikipedia, el relativismo se define en dos patás como todo sistema de pensamiento que afirma que no existen verdades universalmente válidas, ya que toda afirmación depende de condiciones o contextos de la persona o grupo que la afirma y según mi abuelo (q.e.p.d.) el relativismo lo inventó Einstein, que fue un tío listísimo porque se dio cuenta de que si giras un cuadrado se convierte en un rombo y que como todo depende del cristal con el que se mira “todo es relativo”.

A mí me cuesta mucho (y cada vez más) creer en absolutos. En el plano científico es un poco distinto. Sí que creo que la ciencia se acerca cada vez más a una correcta interpretación del universo, siendo ésta reflejo más o menos fiel de lo que podríamos llamar La Realidad, así con mayúsculas. Sin embargo, puesto que todo conocimiento científico está sometido a una potencial revisión y mejora, nunca podemos estar absolutamente convencidos de que nuestro modelo actual es el que refleja con absoluta y meridiana fidelidad esa Realidad. En ciencia, como en tantas otras cosas, se hace camino al andar.

En el plano de las relaciones sociales, de la moral y de la justicia, las cosas me parecen aún más difíciles. De pequeño es muy fácil que te conduzcan a pensar que la polaridad bueno-malo es absoluta, que hay gente que sólo es mala y que hay gente que destila bondad por los poros, pero claro, uno no se queda niño para toda la vida y al final se da cuenta de que tus padres a veces meten la pata, que el niño que te empujó a la fuente no irá necesariamente al infierno sólo porque tú le caigas mal, que ni todo lo malo recibe un castigo ni todo lo bueno un reconocimiento… No sé; yo me siento naturalmente empujado a alguna forma de relativismo porque no concibo una realidad simple, porque las cosas, muy a menudo cambian drásticamente dependiendo del cristal con el que se mira, del país o continente donde se vive,… de mil cosas.

Bueno, pues resulta que esto es muy malo. Tan malo que amenaza con reventar los cimientos de nuestra civilización. ¿Que quién dice esto? Pues nuestros amigos los neocon.

Yo lo interpreto de la siguiente manera: a la vista de que cada vez con más frecuencia la gente se ve liberada de ataduras seculares de tipo moral (a menudo relacionadas con la religión, pero no necesariamente), esta gente se preocupó. “¿Cómo podríamos hacer que toda esta chusma volviese a hacer lo que nosotros queremos y que vuelvan a llevar el modo de vida que a nosotros nos gusta sin quedar como la panda de carcamales que somos?” Pues nada, se pusieron a darle vueltas a la perola y, voilà! ¡El ataque del relativismo moral! Tomarse muchas libertades, dicen, puede conducir a un relativismo moral absoluto, a una pérdida completa de los valores y por lo tanto a una ausencia absoluta de normas. “Como todo es relativo, todo se puede justificar”
Pues así con la tontería, ya están intentando otra vez convencer de que no hay salvación, ni luz ni vida fuera de su sistema de valores revelado.

relativismoattack.jpg

Yo no soy filósofo y no tengo ni idea de los tipos de relativismo que hay ni nada de eso, pero que presupongan que la gente que no acepta sus principios morales directamente carece de ellos me parece una osadía. La realidad es poliédrica, compleja y a menudo interpretable, ¡es que es evidente! No creo que los principios morales sean absolutos e inmóviles en el espacio y en el tiempo. Para darse cuenta de esto sólo hace falta viajar o leer libros de distintas épocas y lugares. Incluso lo que hoy en día nos parece el valor supremo, la vida humana, no ha valido siempre lo mismo. Por poner un breve y rápido ejemplo: en la Edad Media muchos antepusieron a su propia vida o a la de los demás la intangible virtud del honor. Hoy nos descojonaríamos con sacrificios así de estúpidos y consideramos inaceptable que se pierda una vida por vengar un honor manchado. Siempre somos producto de nuestro momento y nuestro lugar.

Nótese cuál es la perversión del concepto: si no aceptas nuestro absolutismo/dogmatismo moral (que tiene como base normalmente una revelación y no un razonamiento) entendemos que careces de cualquier moralidad, que justificas cualquier cosa y que eres un relativista cabrón (y un rojo, y un jipi…). Aquí se da por supuesto que, como relativista, te amoldas a la segunda acepción de la RAE: Doctrina según la cual la realidad carece de sustrato permanente. La realidad simplemente no existe para los inmorales relativistas y cualquier acto depravado, desde la ablación del clítoris al terrorismo islámico es susceptible de ser aceptado con naturalidad. El relativismo, dicen estos señores, amenaza la propia civilización.

No sé si vosotros habéis oído este tipo de argumentos o si es sólo mi tendencia autodestructiva a escuchar la COPE por las tardes y cotillear los foros ultraderechistas porque me da morbo, pero en todo caso, estáis advertidos. Si os llaman relativistas, básicamente os están acusando de pensar libremente, y todos sabemos que sólo hay una salida para casos así: la habitación 101.

Anuncios

13 thoughts on “El ataque de los relativistas

  1. Lanarch 27 junio 2007 / 1:08

    No es paranoia tuya, esta al menos es mía también XD

    Los curas lo hacen continuamente, como la sociedad no acepta nuestros valores, es que se está quedando sin valores ningunos. Ahí, con dos cojones. Porque obviamente los nuestros son los únicos verdaderos, si no los sigues no hay ningún otro aceptable, ¡y por tanto no tienes!

    En fin, supongo que en algún sitio hay que poner el límite, pero yo diría que, claramente, “cualquier sistema de valores que no sea el mío = Lado Oscuro” es pelín exagerado.

  2. Rufo 27 junio 2007 / 4:30

    El famoso “O conmigo, o contra mi”

    Y que lo digas, Rafa, y que lo digas, no es solo impresión tuya.

    Ahora, y ya hablando por el bien de tu sistema vascular, no andes escuchando y leyendo cosas bizarras xD

  3. edryas 27 junio 2007 / 9:50

    Es curioso cómo en muchos blogs me encuentro dos posturas complementarias (en el tuyo también). Por un lado, rechazar los radicalismos; por otro, no dejarse arrastrar por la corriente mediocre de la tolerancia así… perezosa. Son, aparentemente, contradictorias, pero no del todo. Una es ridícula, la otra es cobarde.

    Y qué te voy a decir, si yo no me creo ná.

  4. eulez 27 junio 2007 / 11:11

    A mi lo que más pena me da de todo esto es que esto del relativismo no tiene nada que ver con lo que decía Einstein, que nos dio una explicación de la gravedad y de la estructura del espacio-tiempo… Si se puede hablar de algo “relativo” es bajo ciertas condiciones de los sistemas en movimiento… el problema fue el nombre de “relatividad”, desafortunado como él solo. Podría decirse (creo) que el espacio-tiempo (como un todo) de Einstein es un absoluto, es dinámico porque puede cambiar con la energía de las cosas que contiene, pero absoluto. La velocidad de la luz siempre tiene el mismo valor, así que eso también es absoluto. No se, es una pena que se haya sacado tanto de contexto todo esto de la relatividad.

    En cuanto al rollo moral, pché. Ahora se lleva mucho lo del carpe diem y toda la leche esa porque permite vender más (viajes, sexo, ropa, préstamos). Por otro lado, te quieren vender lo de la estabilidad y la familia para que te compres casa y coche… yo creo que vivimos en una especie de sociedad de consumo esquizofrénico-moral, se utiliza cualquier valor ético-moral con tal de vendernos lo que sea. Pobre Einstein.

  5. ricardo 27 junio 2007 / 15:42

    El problema de esa gente(los de la cope y esos foros que frecuentas) es que no creen que pueda haber moral sin dios, sin ley natural; es decir, no creen en el hombre y su capacidad para autorregularse a través de un contrato social. Son unos fundamentalistas y, por tanto, peligrosos.

  6. Jezabel 27 junio 2007 / 15:54

    Qué queréis que os diga, también es cierto que existe cierto relativismo moral o como queráis llamarlo. A mi me han llegado a decir que la ablación del clítoris es moralmente aceptable porque pertenece a otra cultura que tiene el mismo valor que la mía.
    No se puede anteponer las peculiaridades de una culutra a los derechos humanos. Lo cual no quita para que a los gobernantes de la iglesia se les vaya la pinza del modo más hardcore, ojo. Pero eso no es nuevo.

  7. Carlos 27 junio 2007 / 18:47

    La cuestión es que nos quieren tener controladitos de alguna manera, pero no lo van a conseguir, no van a cambiar nuestro modo de ver la vida. Paz y amor hermanos!! paz y amor!!y que viva el amor libre coño!! xDDD poligamia ya!!

    PD: Se me fue…

  8. Rafa 27 junio 2007 / 20:25

    Bueno, tres aclaraciones:

    Meter a Einstein en esto es una coña que he hecho en memoria de mi abuelo. Evidentemente la Relatividad física no tiene nada que ver con esto, pero me hacía gracia escribir algo así en la pizarra de Einstein.

    Segundo: Por si acaso alguien se despista, yo sólo digo que no aceptar la moralidad de algunos o dudar que los valores morales sean eternos en el espacio y en el tiempo no significa carecer de moralidad. No me parece bien un supuesto relativismo total (la negación de la realidad) en parte porque llega a ser otro totalitarismo, pero me cabrea que ser capaz de contextualizar y de matizar se considere una atrocidad moral.

    Tercero: Lo de leer y escuchar esto… medios “liberales” lo considero un sano ejercicio, a veces de humor, a veces de autocontención. Ignorar lo que se dice o se fragua en ciertos foros no significa que no exista, y a mí, no sé por qué, me interesa conocer qué lineas argumentales utilizan aunque sea sólo para preparar las respuestas.

  9. Esteban 28 junio 2007 / 21:25

    El anti-relativismo es el estandarte que blanden la iglesia y la derecha (es curioso cuantas veces ambos son lo mismo)para poder controlar a las masas a través de su juguete preferido: el miedo. Atacan al relativismo pretendiendo hacernos creer que por pensar que la verdad no es única (y la que dicen ellos, además) uno es un malvado culpable de la destrucción de la sociedad. Son los mismos que hablan de la pérdida de valores (¿Que valores? ¿La represion sexual? ¿La discriminacion? ¿La sumision casi enfermiza a una familia patriarcal?), y le achacan al relativismo la culpa de todo. Pero no me preocupo mucho por ellos… su opinión es relativa, y seguro que cambiará con el tiempo.

  10. Rufo 28 junio 2007 / 22:47

    Cierto Rafa, buena respuesta, hay andar viendo que cuece ‘el enemigo’ para estar preparado ^^
    Ahora, que es perjudicial para el sistema vascular… ;)

  11. Marple 4 julio 2007 / 12:12

    Yo también creo que es importante saber qué piensan personas de todas las ideologías (no tanto “enemigos”), aunque sólo sea porque creo en el relativismo, y por lo tanto considero que todo el mundo puede tener su parte de razón y merece mi respeto. El relativismo moral no es una atrocidad si se considera como tal el hecho de que los valores en los que se basa nuestra sociedad son un producto del consenso y (o al menos deberían serlo) de la lógica. Yo soy relativista y, por supuesto, tengo unos valores, pero admito que pueden cambiar con el paso del tiempo. Y no me da miedo exponerlos a juicios opuestos a los míos.

  12. Rafa 9 julio 2007 / 22:19

    Sí, a mí tampoco me convence lo del “enemigo”. Respecto a los problemas de salud, bueno, yo creo que es como hacen meditación zen; si te tragas “La Tarde con Cristina” y no te da un soponcio, puedes con todo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s