La letra definitiva

Mira que yo de música sé poco más que nada. Ni estoy a la última ni reconozco canciones clásicas más allá del “sí hombre, esta es la canción esa, la de na-nananana-na…”. La prueba es que aquí el post más musical que hemos tenido ha sido el de Raffaella Carrá, creo que no es necesario decir más. Hoy vamos a alterar un poco la rutina para dar a conocer un tema que, aunque puede gustar más o menos, tiene una letra sólidamente situada entre el delirio y la genialidad que me gustaría compartir. La escuché por primera vez en Radio3 (de casualidad, obviamente no está entre mis emisoras preferidas como se desprende de la primera frase) y hace poco he tenido ocasión de deleitarme con ella nuevamente. Cuando la oigo me quedo a medio camino entre la carcajada y la piel de gallina.

Se trata de “Noam Chomsky“, la canción número 11 del último disco de AstrudTú no existes“. Mucha atención:

Baja a la cafetería del campus,
con el corazón en un puño,
sus colegas suspiran, y lloran sus alumnos.

Él tiembla como una hoja,
y le entra la risa floja,
y ahora llora,
y ahora euforia,
es Dioniso una noria.

Noam Chomsky se ha enamorado de ti,
hace tiempo que Chomsky está loco por ti.

Sólo piensa en volar de Boston a Valencia,
y pasear contigo por el cauce del Turia
hasta que tú le quieras,
él no tendría prisa,
y tendría paciencia,
él tendría paciencia.

Nadie sabe cómo llegó a tu página,
pero pronto se hizo asiduo,
será por las cosas que escribes,
o tus fotos o tus vídeos.

Cuando piensa que te lleva
más de 50 años
él querría no quererte,
pero no puede evitarlo.

Noam Chomsky se ha enamorado de ti,
hace tiempo que Chomsky está loco por ti.

No les coge el teléfono a los anarquistas,
ni piensa jamás en el programa minimista.
Sólo quiere que le añadas en el messenger.

Noam Chomsky se ha enamorado de ti,
hace tiempo que Chomsky está loco por ti.

Ya me diréis. Astrud tiene varios temas disponibles aquí y aunque el de Chomsky no lo encuentro sí que está en YouTube:

Cuanto más leo la letra más me gusta. Y cuando llega a la parte del messenger… apoteósico vamos. Por cierto, el corte número 12 del disco (que sigue a “Noam Chomsky” y pone punto y final al album) es un tema instrumental “para que asimiles lo que has escuchado”. Están en todo estos tíos.

La burbuja está triste, ¿qué tendrá la burbuja?

En poco tiempo están empezando a proliferar noticias sobre el boom del ladrillo en nuestro país. Por una parte, parece que el precio de la vivienda ha llegado a un punto de inflexión y se prepara para bajar. A esto se unen unos “rumores” que afirman que el Banco de España está vendiendo una parte nada despreciable de su oro para evitar una recesión económica. Yo de esto no entiendo nada, pero cada vez leo más a menudo previsiones muy negras para nuestra economía en un futuro inmediato, tan negras como que la crisis que puede abrirse cuando se descubra el pastel pueden estar a la altura de las que tuvieron lugar hace poco en Argentina (done, curiosamente, también se vendió el oro nacional a espuertas antes de que estallase). Aquí enlazo un video donde unos pavos en EEUU dicen que España está “técnicamente” en bancarrota. Como yo no lo voy a explicar bien, casi que si estáis interesados os leáis “Las 100 claves de la burbuja” en el blog de Marc Vidal.

¿Viviremos una recesión de esas que hacen historia? ¿Se trata todo esto de exageraciones malintencionadas que buscan el alarmismo? Ni idea, pero por un momento pensemos que realmente dentro de unos meses los bancos se arruinen y todo el mundo se plante allí con un “quiero mi dinero, ahora”. Llevamos años chuleándonos de que “crecemos” a un nosecuantos por ciento por encima de Europa… y resulta que ese crecimiento era de pega. ¿Sorpresa? Bueno, no, todos más o menos sabíamos que la cultura del ladrillo estaba detrás de todo de una u otra manera, e incluso desde el principio surgían Cassandras que auguraban un reventón en la burbujita, pero aún así acojona… e indigna. ¿Quién se ha estado beneficiando realmente de ese crecimiento tan cacareado? Los trabajadores no han hecho más que perder poder adquisitivo (un 4%) mientras los empresarios veían aumentados sus beneficios en un 73% en la última década, los precios están siempre por las nubes y el trabajo basura campa a sus anchas… ¿y para qué? Pues para tener que pagar todos por los abusos de unos pocos que sólo les han beneficiado a ellos. Qué cosas.

Lo más divertido va a ser ver la reacción de nuestros políticos bronqueándose mutuamente. Los unos, los que generaron la situación impunemente, y los otros, los que no han hecho nada por remediarlo cuando la situación ya cantaba y encima sacan pecho por la marcha de la economía.

Pues nada, a ver si es verdad que todo esto no son más que exageraciones.

elrotosuelo.jpg

Máximo 25-7-07

El horror de la caja (rol en vivo)

Este fin de semana me he quitado una espinita que llevaba clavada desde hace un tiempo: he participado en un juego de rol por primera vez (a mis años). Como dar el salto desde la “experiencia cero” a dirigir un juego de rol en vivo entre 7 personas da un poco de vértigo, opté por una modalidad “precocinada” que encontré en www.nosolorol.com llamada “El horror de la caja“. En el enlace encontraréis un pdf de 55 páginas en el que está todo lo necesario para jugar. Es tan sencillo que incluso está pensado para que se pueda jugar al mismo casi sin dirección, e incluso se puede plantear el juego de tal manera que no se sepa quién lo está dirigiendo, puesto que el organizador tiene un papel en la trama.

Ya le tenía yo echado el ojo al juego este desde hace un tiempo, pero ha sido necesario esperar a que mis señores padres desalojaran la casa por vacaciones (porque en la solución habitacional donde resido sería inviable llevarlo a término) y convencer a seis personas más para la experiencia piloto.

Es un juego totalmente interpretativo, sin dados ni tablero y apenas tiene instrucciones y está ambientado en una isla imaginaria de EE.UU. en 1923 (es absolutamente lovecraftiano, por cierto). Todos los personajes acuden al encuentro de un viejo amigo que dice en una carta temer por su vida debido al acoso de algún tipo de secta. Las siete personas no se conocen de nada, y es fácil que surjan las suspicacias. Me gustó especialmente lo impredecible del comportamiento de los jugadores y cómo empezaron a darse situaciones que yo mismo no me había imaginado. Por cierto, al final ganaron los malos y aprendimos una valiosa lección: nunca te quedes a solas con nadie en un juego de este tipo.

Por si os interesa, el juego en sí está bien y es realmente versátil. Ahora que he jugado yo cambiaría algunas cosas (entre otras la ortografía y redacción del material), pero como punto de partida me parece muy adecuado. Me he quedado con ganas de inventarme uno a mi manera.

Contribución al desarrollo de una metodología de evaluación semiobjetiva del cine. Transformers: un caso de estudio

estrella.PNGestrella.PNG

trasnf-cartel1.jpgAbstract: El sábado fui a ver Transformers. Es una película mala. Sin embargo, me gustó. Aunque a algunos pueda parecerles una contradicción no lo es, y creo necesario distinguir entre la valoración objetiva de la bondad de una obra cinematográfica y la impresión personal que a uno le merece.

Palabras clave: Autobots, Decepticons, truño, castaña pilonga, tara infantil

Introducción: Es cierto que una película como Transformers no guarda mucha incógnita para el cinéfilo. Ya se sabe más o menos qué es lo que se va a ver y yo no era una excepción. Es posible que una parte de los lectores se pregunte para qué narices voy a ver una película que sé que es mala. Otra parte de los lectores opinará, como ya han hecho en algunas ocasiones, que en el fondo lo hago para poder dármelas de listo en el bloj. Como las opiniones son libres y baratas yo voy a dar la mía. Normalmente no me gasto el dinero en películas que sé que son malas. Una excepción a esta regla son las películas que, siendo malas, pueden gustarme. Yo no hago bandera de que me gusten películas de mala calidad; si Transformers me gusta es A PESAR de ser una castaña. El hecho de que me guste (más motivo de verguënza que otra cosa) no va a cambiar la dura realidad.

Ahora bien ¿por qué fui a ver Transformers? Pues ni más ni menos que porque de niño me volvían loco. Sí amigos, yo también estaba enganchado a la lucha eterna entre Autobots y Decepticons, admiraba abiertamente a Optimus Prime y llegué a tener un transformer en propiedad. Era un coche de bomberos y molaba mogollón. Por supuesto era más falso que un duro de gomaespuma, pero mis padres no entendían la diferencia entre tener un autobot auténtico y una cutre imitación, y aunque no les puedo culpar por ello en su momento les compadecí por su ignorancia.

Seguir leyendo

Los últimos paisajes de Van Gogh

vangogh1.jpgAhí va una recomendación para quien vaya a estar por Madrid este verano: el Museo Thyssen cuenta estos meses con una impresionante exposición temporal sobre los últimos cuadros de Van Gogh, traídos de un buen puñado de museos europeos y estadounidenses; una ocasión excepcional. Por si la genialidad del pintor no fuera suficiente por sí misma, las circunstancias en las que fueron pintados esos últimos cuadros añaden un (morboso) interés añadido. En Mayo de 1890, Vincent sale del manicomio donde ha estado recluído los últimos tiempos (tras el episodio de la oreja y todo eso) y se traslada a Auvers-sur-Oise, un pueblecito muy cercano a París donde pretende recuperar la paz y el sosiego. Por una parte resulta que Vincent acaba de ver por primera vez en su vida toda su propia obra reunida en la casa de su hermano recientemente, cosa que le afectó de forma determinante. Por otro lado, Auvers-sur-Oise y sus paisajes rurales han inspirado a un buen número de pintores previos como Pissarro y Cézanne, lo que estimuló mucho a Van Gogh.

¿Resultado? En unos 70 días el tío pintó más de 70 cuadros y 30 dibujos, la mayoría de los cuales son paisajes agrícolas y rurales (la exposición cuenta con una parte representativa de los mismos). A pesar de esa fertilidad artística, la angustia que le producía su fracaso profesional y dependencia de su hermano, le empujó a pegarse un tiro en el pecho. A lo largo de la exposición se pueden leer también fragmentos de cartas de esa época que sirven de contraste sórdido a todos los cuadros aparentemente vitalistas que se disfrutan.

Creo que nunca antes había visto obras de Van Gogh y la verdad es que impresiona. Me hizo gracia además que en muchos de ellos empleaba una cantidad ingente de óleo, de forma que si te acercas ves unos plastones de pintura impresionantes (seguro que el tío de la tienda que se lo suministraba hizo su agosto).

vangogh.jpg

La exposición “Van Gogh, los últimos paisajes” se puede disfrutar en el Museo Thyssen hasta el 16 de septiembre por el precio, un poco carete, de 5 euros. en julio y agosto está abierta hasta las 23:00. Es recomendable comprar las entradas por adelantado.

Autorizadísimos

Desde hace unos días un banco de al lado de mi casa cuenta con adornos de esta guisa:

pasaremos.jpg

(foto cedida por Vespinoza, no me va el bluetooth del móvil).

¡Hay que joderse! Menudo contraste, la mani está autorizada nenes, pero el mensaje es bien clarito: si hay que pasar, se pasa, pero pasar pa’ ná…

A mí es que me viene a la cabeza algo así como “apología del golpismo”, no me preguntéis por qué.

Que tengáis un pacífico 18 de julio.

Fue en España donde mi generación aprendió que uno puede tener razón y ser derrotado, que la fuerza puede destruir el alma, y que a veces el coraje no obtiene recompensa.

Albert Camus