Contribución al desarrollo de una metodología de evaluación semiobjetiva del cine. Transformers: un caso de estudio

estrella.PNGestrella.PNG

trasnf-cartel1.jpgAbstract: El sábado fui a ver Transformers. Es una película mala. Sin embargo, me gustó. Aunque a algunos pueda parecerles una contradicción no lo es, y creo necesario distinguir entre la valoración objetiva de la bondad de una obra cinematográfica y la impresión personal que a uno le merece.

Palabras clave: Autobots, Decepticons, truño, castaña pilonga, tara infantil

Introducción: Es cierto que una película como Transformers no guarda mucha incógnita para el cinéfilo. Ya se sabe más o menos qué es lo que se va a ver y yo no era una excepción. Es posible que una parte de los lectores se pregunte para qué narices voy a ver una película que sé que es mala. Otra parte de los lectores opinará, como ya han hecho en algunas ocasiones, que en el fondo lo hago para poder dármelas de listo en el bloj. Como las opiniones son libres y baratas yo voy a dar la mía. Normalmente no me gasto el dinero en películas que sé que son malas. Una excepción a esta regla son las películas que, siendo malas, pueden gustarme. Yo no hago bandera de que me gusten películas de mala calidad; si Transformers me gusta es A PESAR de ser una castaña. El hecho de que me guste (más motivo de verguënza que otra cosa) no va a cambiar la dura realidad.

Ahora bien ¿por qué fui a ver Transformers? Pues ni más ni menos que porque de niño me volvían loco. Sí amigos, yo también estaba enganchado a la lucha eterna entre Autobots y Decepticons, admiraba abiertamente a Optimus Prime y llegué a tener un transformer en propiedad. Era un coche de bomberos y molaba mogollón. Por supuesto era más falso que un duro de gomaespuma, pero mis padres no entendían la diferencia entre tener un autobot auténtico y una cutre imitación, y aunque no les puedo culpar por ello en su momento les compadecí por su ignorancia.


Material y métodos: Cuando me enteré hace meses de que iban a sacar una versión en cine supe que iba a verla incluso a pesar de que la simple idea daba risa. Seamos serios: hacer pasar por un guión aceptable una historia en la que unos robots gigantes extraterrestres que se convierten en vehículos requiere de auténticas virguerías narrativas y chirría más que Megatron oxidado. Hay historias que pueden funcionar para una serie infantil de animación que no tienen necesariamente que pasar al cine. Y con todo eso la posibilidad de ver a Optimus en pantalla grande pudo más.

Así que el sábado, no sin vergüenza, embauqué a unos pobres sufridores para que me hicieran compañía y vi la película tranquilamente, haciendo convivir en mí la emoción de ver a los Transformers más reales que nunca sin que por ello renunciara a mi capacidad de observar de forma crítica la realidad, ejercicio que nunca me cansaré de recomendar, especialmente a los más conformistas.

Finalmente hice una evaluación rápida de los distintos aspectos de la película.

Resultados:

Valoración semiobjetiva (no se puede ser absolutamente objetivo, pero al intentar desgajar distintos aspectos de la película creo que es más fácil de apreciar la calidad de la película intentando que la opinión personal sobre la misma no nos juegue malas pasadas):

  • Originalidad: Más bien poca tirando a nula. Estamos ante otra película que se limita a adaptar un sustrato ya existente, en este caso una serie de animación, ya un poco cutre de por sí y sin hacer ninguna aportación propia de calidad. El Séptimo Arte pide a gritos un poco de originalidad. Además está preñada de los tópicos habituales: que si el chico sencillo acaba salvando el mundo, que si los militares no tienen ni idea, que si secretos de estado guardados desde hace muchos años… (bostezos y más bostezos). Básicamente es la misma americanada de acción de siempre, pero con robots.
  • Guión: Cutre, aunque tengo que reconocer que algo sí que me sorprendió. Idear una trama en la que participen extraterrestres mecanizados gigantes que acaben tranformándose en vehículos terrestres es todo un desafío para la razón (si bien parte del trabajo ya se lo dieron hecho en la serie original). Por supuesto eso no quiere decir que el guión sea una maravilla, pero digamos que podría ser mucho peor. Un punto definitivo a favor de la película es que no es pretenciosa, no va de “película definitiva” ni nada por el estilo. Está llena de chistes y bromas que contribuyen a crear un ambiente de parodia. Lástima que a veces los chistes sean bastante malos, pero hay que admitir que el sopor del argumento se alivia gracias al humor.
  • Buenos y Malos: Los buenos son buenos porque… porque sí. Los malos son malos porque odian a los humanos y a la libertad. ¿Cómo distinguir a un robot bueno y a uno malo? A los incondicionales sólo nos hace falta esperar a ver qué emblema llevan, pero si no lo has pillado no hay más que esperar a ver cómo se comportan: si matan gente son malos, si hacen chistes son buenos (más bostezos).
  • Efectos especiales y de sonido: Pues son cojonudos, eso está claro. Muchos de los fans de la película se escudarán en ellos para defenderla a capa y espada, como si la película pudiese ser buena sólo gracias a ellos. Tengo que decir, sin embargo, que algunos de los comentarios que he leído por ahí diciendo que suponen un punto de inflexión en las historia de los efectos especiales son bastante exagerados. No dudo que a nivel técnico sean difíciles de conseguir, pero vamos, no suponen el hito que fueron en su día Matrix o Parque Jurásico ni de lejos. Además se disfrutan más bien poco: la acción es tan rápida que apenas puedes recrearte en los robots.
  • Casting: La chica está para mojar pan (eso dicen, yo de panes no entiendo).
  • Actuación: Digamos que plenamente adaptada a las exigencias del guión. Las historias de humanos son un truño el 90% del tiempo y uno está deseando que salgan los robots a darse leches.
  • Final: cuando no es previsible es simplemente ridículo; “Permiso para hablar: ¿Puedo quedarme con el chico?” (Rediossssssss)
  • Otros “pros”: Sale Optimus Prime
  • Otros “contras”: Es demasiado larga, un poco repetitiva, bastante infantil a ratos y Megatron no dispone de su cañón en el brazo.

transformers_ver5.jpgValoración subjetiva:

¡Robots gigantes destrozando edificios e infraestructuras mientras se dan cera unos a otros! ¡Y sale Optimus Prime! ¡¡MOLA!!

Discusión: Los elementos que afectan a nuestra capacidad de disfrutar de una película no siempre tienen por qué coincidir con la calidad de la misma. Nos podemos aproximar a una evaluación aséptica de una obra de arte por muchos criterios que, aún siendo parcialmente opinables, no son tan susceptibles de verse falseado por la opinión personal si se hace un esfuerzo. Una película con unos excelentes efectos especiales pero con un “deficiente” en todo lo demás siempre será peor que una película en la que todo sea uniformemente bueno. Me atrevería incluso a decir que si me tengo que decantar entre el fondo y la forma a la hora de evaluar una película lo haré siempre por el primero: para lograr una película que tenga unos efectos especiales cojonudos hace falta, fundamentalmente, dinero. Para hacer un guión cojonudo hace falta talento.

Para disfrutar una película no es necesario que ésta sea buena (aunque ayuda). Tampoco todo el mundo tiene por qué disfrutar con una película universalmente reconocida por su calidad. Pero ¡por favor! Tengamos claro que por el hecho de que nos guste una película no significa que sea buena.

A modo de resumen, lo expresa todo mucho mejor Javi1:

shithappens233.jpg

Anuncios

7 thoughts on “Contribución al desarrollo de una metodología de evaluación semiobjetiva del cine. Transformers: un caso de estudio

  1. Lanarch 23 julio 2007 / 15:18

    De pequeño yo pedía Transformers todas las navidades, pero siempre me traían muñequitos de las Secret Wars. Y ahora ya ves, resistiéndome a ver Transformers y viciado a Ultimates. Lo que tiene la educación infantil.

  2. Jezabel 23 julio 2007 / 15:35

    ¬¬
    Fingiré que no he leído tu valoración subjetiva.

    Decididamente, cuando vaya a los Madriles a verte, si me llevas al cine la peli la elijo yo :P

  3. eulez 23 julio 2007 / 15:56

    Pues yo también era un fan de los Transformers de canijo, pero más de los comics. Tengo uno que relata la muerte de Optimus Prime que es glorioso… Nada, tengo que ir a verla, si ya se que es una mierda lo mismo me pasa lo mismo y me termina gustando. Además, que leches, como dice la tira, son robots destrozando edificios! ¡dejemos la intelectualidad para otro día!

  4. edryas 23 julio 2007 / 17:46

    A mí los Transformers me pillaron un poco pequeña, aunque me acuerdo de la musiquita. Lo que no tiene sentido, y da cuenta de la primitiva imaginación de hace 20-30 años, es que un robot extraterrestre (es decir, de no-la-Tierra) se transforme en un coche (¿hola? ¿Ford era de Marte?) que, además, es una cosa sosa, aunque, efectivamente, molona en una época en que en las series tipo Miami Vice los hombres conseguían mujeres y poder con deportivos descapotables.
    Otra cosa que no entiendo (y puede ser porque no he visto la peli, es cierto) es por qué estos chatarras se vienen a luchar a nuestro planeta.
    Por último diré que tengo un defecto en el córtex que me impide seguir pelis de acción, sobre todo si éstas son de peleas. Normalmente me entero al final de la misma: el que ha ganado es el que queda en pie, punto.

  5. Yop 23 julio 2007 / 23:19

    Yo tenía un coche de policia y mi hermano una ambulancia jejeje, los dos falsos también :)

  6. ricardo 24 julio 2007 / 9:03

    Yo soy más de los pitufos maquineros, molan un huevo!

  7. la_Pé 16 julio 2008 / 19:42

    La mejor parte de la peli es cuando ELLA (la que esta pa mojar pan, que yo de panes y bollos sí que entiendo) levanta el capó del coche para echarle un vistazo al motor.

    y la película mola, claro que sí, aunque sea mala, pero reavivó los retales de mi mas tierna infancia (aquella durante la cual mis hermanos nunca me prestaron los transformes, que encima los tenían originales, porque decían que eso era cosa de niñOs).

    Llevo toda la tarde enganchada a tu blog, señor copépodo. Pero postear en cada artículo va a quedar de pesada y friki.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s