La piel fría

La piel fría
Albert Sánchez Piñol
EDHASA, 2003
283 págs. ISBN: 9788435008921

He leído recientemente este libro por recomendación de Nata y Alfie, y tengo que decir que me ha gustado. Sospecho que el éxito que está teniendo se debe en gran parte al boca a boca y que dentro de poco lo vamos a ver en todos los vagones del metro. De él se ha llegado a decir que es “la mejor novela en la historia de la ciencia-ficción española“, mientras que otros críticos destripan y ridiculizan hasta el escarnio el texto sin piedad. De todo esto me enteré después de haberlo leído, y si me apuráis, casi ni me di cuenta de que el autor era español (catalán para más señas), pero sí que es cierto que este detalle que no debería tener mayor importancia me ha sorprendido. Tan exagerada puede llegar a ser una postura como la otra, aunque sí que creo que, pese a que lo acusen de poco original, es un libro que merece la pena leerse.

Se cuenta la historia de un irlandés que, intentando huir de su pasado, acaba en una isla subantártica, tan remota como diminuta, que sólo cuenta con un faro y una caseta. Su objetivo allí es registrar el curso de los vientos durante nada menos que un año con la única compañía del farero de turno. Junto al capitán del barco que lo lleva hasta allí, el protagonista descubre que la persona a la que va a sustituir no está, y que el farero, por su parte, parece más un oso hibernando que un profesional de las luces, con lo que no puede esclarecer el paradero del ausente predecesor. Finalmente el barco deja la isla con su nuevo habitante, y al caer la noche, mientras el irlandés se está instalando, unos horripilantes seres lovecraftianos salen del agua e intentan penetrar en la casa del protagonista que a duras penas consigue mantenerlos a raya con una escopeta haciéndole pasar la velada más agradable de su vida. Creo que no es necesario decir más. El objetivo del susodicho técnico naval acaba siendo conseguir compartir el faro con su habitante para evitar que durante las noches se lo coman vivo las hordas de seres viscosos y dotados (¡qué original!) de membranas interdigitales. Muchas dosis de soledad, desesperación, pánico y noches muy, muy largas las que le deparan al protagonista (especialmente cuando se vaya aproximando el invierno austral) que se traducen en un puñado de horas de intriga para el lector, que acabará viéndose sorprendido por los temas que se acaban tratando, profundos aunque bastante trillados, y quizá acabe vislumbrando el final con un poquito de antelación.

faro.jpg

foto

Anuncios

5 thoughts on “La piel fría

  1. ceprio 13 septiembre 2007 / 0:37

    tiene buena pinta! tomo nota

  2. Nata 13 septiembre 2007 / 7:32

    Pues ni lo uno ni lo otro. Ni estamos ante el Lovecraft español, aunque es inevitable pensar en él, ni la supuesta mediocridad del texto es tan evidente como pretende el/la mencionado/a “crítico/a”. Su disección, aunque graciosilla (nótese el diminutivo), no deja de ser un comentario de texto de bachillerato, con incorrecciones ortotipográficas incluidas. Por lo demás, Rafa lo ha dejado todo bien clarito. El que quiera leerse la novela, ya sabe lo que hay.
    Un beso rulero fuera del ámbito sexual…

  3. Rafa 13 septiembre 2007 / 22:25

    Me hizo gracia la diversidad de opiniones. Hay gente muy exagerada en ambos sentidos, pero de verdad que el libro me gustó mucho, Nata.
    Besos

  4. ricardo 14 septiembre 2007 / 12:54

    Uf, no sé si lo anotaré en el capítulo de lecturas pendientes. Qué pereza.

  5. weendigo 16 mayo 2011 / 13:47

    me lo han recomendado, lo empezaré a leer en formato digital hoy o mañana mismo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s