Copepod Awards 2007. Crónica de la sección ordinaria…

… o el día que se me fue la olla totalmente

logoca2007.JPG

La épica y heroica aventura de 14 espías industriales que viajan al pasado para evitar una catástrofe

¡Pasen y lean!

Ya desde que finalizó la edición de 2006 tenía pensado dar un giro a la temática de la sección ordinaria de los Copepod Awards. Hasta la fecha solía ser una gymkana en plan contar elementos, encontrar el autor de nosecual monumento y correr mucho para conseguir ser el equipo ganador. Esta vez quise orientarlo un pelín hacia el rol en vivo, para lo cual pedí la participación de algunos voluntarios (y la colaboración imprescindible de Alfie). Yo nunca había hecho mi propio juego de rol en vivo, así que no tengo ni idea de si se adapta adecuadamente al género, pero también hay que tener en cuenta que hacer participar a 18 personas de una historia tiene sus dificultades técnicas. Una cosa sí que tenía clara: si yo me hago mi propia aventura gráfica, la temática de la misma la tenía que ser sobre viajes en el tiempo. Y así fue. Como manda la tradición, optan al Copépodo de Oro cuatro equipos de 3-4 personas. Cada uno de ellos era un grupo contratado por la empresa Misotempus S.A. en 2019 con una misión muy concreta: interceptar la entrega en 2007 de unas ecuaciones que permitirán, en unos años, la invención de la máquina del tiempo. La adquisición de esa patente por Chronotons Inc. tendrá unas consecuencias desastrosas para el mundo futuro que hay que evitar… Los equipos fueron convocados por correo electrónico en cuatro puntos cercanos a la Glorieta de Atocha (Madrid). Ninguno de ellos sabía en qué consistía el juego. A las 18:40 un misterioro motorista salió desde la esquina del Museo de Antropología y entregó unos sobres de DHL a cada uno de los equipos siguiendo este recorrido:

entrega.jpg

En el interior de cada sobre había, en todos los casos, los siguientes elementos:

-Una carta explicativa:

LEAN EN PRIMER LUGAR ESTA CARTA

Tómense su tiempo para asimilar todo el contenido de este texto antes de tomar ninguna medida. El viaje en el tiempo en ocasiones tiene como efecto secundario aturdimiento y pérdida de la memoria a corto plazo. Ustedes son un equipo especializado de espionaje industrial contratado por la compañía Misotempus S.A. en el año 2019 y enviado a 2007 con el propósito de interceptar una entrega de información y hacérnosla llegar. Para entender su misión deben conocer y entender las circunstancias y consecuencias de la entrega.

Como es bien sabido, el viaje en el tiempo fue posible a partir del año 2016 tras años de investigaciones de la física Irene Padilla, premio Nobel en 2017. La compañía Chronotons Inc. se hizo con la patente ese mismo año y casi inmediatamente la empleó para regresar al pasado e invertir en acciones de bolsa estratégicas provocando una crisis económica mundial, hambrunas y guerras de alcance nunca visto. Irene se mostró terriblemente afectada por la aplicación fraudulenta de su ingenio y nos prestó su colaboración para intentar corregir los acontecimientos sacrificando su fama y gloria científica. Ella jamás habría sido capaz de inventar por sí misma el viaje en el tiempo sin la colaboración de un amigo suyo. El 17 de noviembre de 2007, Antonio Coscoja (también físico) la llamó para tener un encuentro en algún lugar de la estación de Atocha. El encuentro era tan importante y urgente que convinieron una contraseña, de forma que si ella no podía presentarse enviaría a alguien de confianza que pudiese recitarla. En ese encuentro Antonio le mostró unas ecuaciones que permitían crear agujeros de gusano. Fue asesinado por terroristas libios unas horas después.

El encuentro de ese día es el momento escogido para evitar que se invente la máquina del tiempo. Su misión es suplantar a la joven Irene de 2007 y conseguir en su lugar esas ecuaciones. Para ello necesitarán dos cosas que la Irene de 2019 ha olvidado:

La contraseña que acordaron Irene y Antonio. Se sabe que es una frase sobre física, pero ignoramos cuál. Estamos investigando este detalle y enviaremos a 2007 esa información en cuanto dispongamos de ella. Su forma de acceder a la contraseña será resolviendo el crucigrama adjunto. La serie de letras y números que resulte del crucigrama NO es la contraseña, pero les permitirá acceder a ella. Esperen información adicional de un contacto.

– Averiguar el lugar exacto y la hora donde se producirá el encuentro.

Una vez que conozcan ambos datos podrán presentarse ante Antonio y reproducir la contraseña, de esta forma obtendrán las ecuaciones. Si consiguen esa información deberán entregarla a su contacto de Misotempus que les esperará en el extremo superior de la Cuesta del Moyano, desde donde regresarán sanos y salvos a 2019. Misotempus ha contratado a 4 grupos como el suyo para aumentar las probabilidades de éxito. El grupo que alcance el objetivo será recompensado.

Precauciones:

Procuren pasar inadvertidos. Una actitud normal no provocará cambios en el devenir histórico y mantendrá adecuadamente la continuidad del espacio-tiempo. No corran, no griten y no llamen la atención.

No se separen en ningún momento más de lo estrictamente necesario para cumplir con la primera advertencia y el sentido común. En ningún caso dejen solo a ningún miembro de su equipo.

No entorpezcan el trabajo de los demás equipos de Misotempus.

El portal del tiempo se cerrará a las 20:45. Esa será la hora límite a la que deben estar de vuelta, hayan o no superado la misión con éxito.

(sí, aquí hay referencias a Primer, Regreso al futuro, Futurama y Blade Runner, que me acuerde ahora)

– Un extracto del diario de Irene Padilla

(…)Antonio me llamó la mañana del día 17. Parecía preocupado y a pesar de que no me apetecía insistió en que nos viéramos ese mismo día en la estación de Atocha. Como habíamos quedado tarde estuve primero con Alberto paseando, aunque no mucho tiempo puesto que él estaba muy interesado en conocer una obra expuesta en el Reina Sofía que se instaló en la sala de Dalí, donde según me dijo se quedó hasta que cerraron el museo (escribo esto porque siempre me pareció irónico que fuese un metrónomo gigante), así que me dejó haciendo tiempo hasta que lleegó la hora del encuentro y fui a encontrarme con Antonio. Me hizo pronunciar la contraseña aunquehubiese ido en persona, me entregó las ecuaciones y me pidió que las incorporara a mis estudios (…)

– Un crucigrama

crucigrama.jpg

– Y un recorte de periódico

articulo.jpg

(la foto es de Starship Troopers).

La mayoría de los equipos se lanzaron a resolver el crucigrama (supongo que por ser lo más familiar en lo que a los Premios Copépodos se refiere). Para rellenarlo era necesario recorrerse la estación de Atocha y el museo Reina Sofía (que es gratis los sábados por la tarde).

escenarios.jpg

Yo mismo, junto con los colaboradores que no estaban actuando en cada momento, dirigía el transcurso de los acontecimientos en el cuartel general (La cafetería del Paseo del Prado 42),  manteniendo contacto por móvil con los compinches y controlando en la medida de lo posible los movimientos de los equipo.

Dada la experiencia de los participantes, el crucigrama no supuso ningún desafío extraordinario. La fila destacada, una vez resuelta, permite leer un conjunto de dígitos y letras ¿qué coño es eso? Durante este proceso, en distintos momentos, fueron abordados por Pablo. Pablo se les presenta como un viajero del tiempo más, que les identifica correctamente y les ayuda a superar los efectos secundarios del viaje. Les dice que es el único en 2007 que puede interpretar correctamente el crucigrama y que les ayudará a cambio de la 2 vertical (o cualquier otra palabra). Evidentemente los jugadores acceden y a cambio pablo escribe junto a la ristra de letras “.blogspot.com” y les da la dirección de un locutorio.

Antes de que el equipo de turno salga escopetado al locutorio o siga con su crucigrama, Pablo les da una información extra: uno de los miembros es un infiltrado que traicionará al equipo en el último momento. (Esto era una mentira cochina para sembrar el caos dentro del equipo, pero ¿a que mola?).

Los equipos acabaron llegando al locutorio señalado. Hay que decir que a pesar de que la organización se tiró dos sábados comprobando que a esas horas el locutorio estaba vacío, ese día muchos equipos no pudieron entrar y tuvieron que irse a otros donde la conexión iba más lenta. No se puede controlar todo.

La cosa es que si se accedía a esa página se podía ver un vídeo. Aunque resulta irrelevante para el jugador, los cortes en el video los ha hecho Pablo. En realidad de lo que advierte el atractivo mozo en bata es de la presencia de viajeros del tiempo de Chronotons Inc. que van a hacer pensar a nuestros amigos que hay infiltrados en el grupo (rizando el rizo). Sembrar el caos y apoderarse de las ecuaciones, esa es la verdadera intención de Pablo.

La frase, por cierto, está sacada del libro de J. Richard Gott “Los viajes en el tiempo” (Metatemas), un libro muy recomendable. Y bien, llegados a este punto los concursantes ya conocían la contraseña y se esforzaron en memorizarla al completo. Les faltaba conocer exactamente dónde y cuándo iba a tener lugar la entrega de la información.

Para ello, y según se podía leer entre líneas en el extracto del diario, fueron (o regresaron) al Museo Reina Sofía y se encontraron con Alberto en la sala de Dalí, junto al metrónomo gigante. Transcribo un diálogo que tuvo lugar con la señorita de información del museo:

Concursante: Por favor ¿la sala de Dalí?
Srta Informadora: Sí, mira, segunda planta sala 9
C: ¿Qué pasa? ¿Ya han venido más haciendo la misma pregunta?
SI: Sí, bueno por él y por Picasso. ¿Queréis sólo Dalí o es que os interesa el surrealismo en general?
C: La verdad es que todo esto es un poco surrealista…

Alberto (que ya estaba aburrido de esperar) les confiesa que Irene está en la cafetería del museo, adonde se desplazan raudos nuestros intrépidos aventureros temporales. Allí, de nuevo, intentan convencerla para que confiese dónde y cuándo se va a reunir con Antonio. La prueba que necesitan para convencerla de que en realidad son viajeros del tiempo que van a salvar el mundo es el recorte de periódico. Consciente de los terribles efectos que tendrá su investigación, Irene les confiesa que Antonio la espera junto a una farmacia que hay en el invernadero de la estación de Atocha.

Los dos equipos que alcanzaron esta fase del juego repitieron con mayor o menos fortuna la contraseña ante Antonio, del que recibieron finalmente las ecuaciones necesarias para la generación de agujeros de gusano. Llegado este momento y previo telefonazo, Alfie y yo salimos corriendo de la cafetería para alcanzar la meta del juego antes que el equipo ganador y recibirles como la ocasión merecía. Ambos equipos (el 2 y el 3), con una diferencia de sólo 5 minutos, alcanzaron la cumbre de la Cuesta del Moyano (ubicación del portal del tiempo que les devolverá a 2019). Los dos lo hicieron muy bien, pero sólo los que llegaron los primeros fueron los ganadores: el equipo 2.

Una vez finalizado el juego todos nos desplazamos hasta el restaurante donde tenía lugar la cena de gala que consistió en tablas mixtas y pizzas varias, como manda la tradición.

A los postres tuvo lugar la solemne entrega de los diplomas de participación (que no veas el nivelazo que le da a tu curriculum) y, por supuesto, la de los Copépodos de Oro al equipo ganador, que fue felicitado con una ovación por todos los presentes en el restaurante.

cena2.jpg

Escenas varias de la cena de gala

ganadores.jpg

Los ganadores, con sus copépodos de oro

Además, y por algún extraño motivo que no llego a comprender, el menda recibió unos regalazos impresionantes que muestro aquí con orgullo y satisfacción. ¡Qué amigos que tengo!

regalos.jpg

Camiseta de hongos, bacteria de la Salmonella de peluche, portalápices-portavelas de halita, DVD de “El señor de las moscas” y la obra definitiva sobre el Mar Mediterráneo.

Y una vez finalizado el acontecimiento, nos hicimos la foto de familia. Los asistentes agotados por las emociones del día se retiraron a sus casas y los que queríamos más marcha nos fuimos a tomar unas copas y a discutir sobre el cambio climático y la moralidad de obligar a llevar puesto el cinturón de seguridad. Pero eso ya es otra historia…

fotofamilia2007.jpg

Comentar es obligatorio si has llegado hasta aquí. Doblemente si has participado.

Anuncios

10 thoughts on “Copepod Awards 2007. Crónica de la sección ordinaria…

  1. Lanarch 18 noviembre 2007 / 20:55

    Jajaja, eres el puto amo XD

    Por cierto, unas horas antes esa misma tarde, en el jardín botánico de la estación (¿el invernadero ese vuestro?) tuvo lugar otro frikievento que contó con mi presencia, jejeje.

  2. Alfie 18 noviembre 2007 / 21:07

    Pues menuda coincidencia Lanarch. Bueno, sólo sólo tengo que añadir una cosa, me llena de orgullo y satisfacción haber puesto una nota cinematográfica al juego, elegir las escenografías donde se desarrollaría el juego, dirigir el corto, todo ha sido muy emocionante, es como escribir el guión de un cortometraje. Además, yo interpreté a Pablo y al motorista enigmático. Me moló más el de Pablo, porque le dimos un aire BENJAMIN LINUS, para los que no lo sepan es un homenaje a “LOST”, con lo que los grupos flipaban sobre todo el ganador que le llegó a quitar las cosas a la “infiltrada Elisa” Por cierto, dirgir el pequeño corto fue la mar de divertido, se me ocurrió que la localización ideal era la facultad de biología, y conté con un actor formidable, que sólo tuvo que rodar sus escenas dos veces, y fue por motivos técnicos, el micro de la cámara es limitado y no tiene un alcance bueno, así qeu el hice gritar un poco, menos mal que era un día de fiesta y no había nadie rondando por allí. Fijaros en el vídeo en el ordenador, descubriréis cosas. Ya sólo me queda decir que quedan 364 días para los próximos premios, ¿queréis sufrir? ¿queréis correr? pues iros entrenando porque el próximo evento se te helaran las venas. ¡BUAHHHAHHHaHHHH!

  3. Carlos L. 19 noviembre 2007 / 9:56

    Simplemente genial; me quito el sombrero ante tamaña aventura…Un saludo para todos desde Extremadura.

  4. vespinoza 19 noviembre 2007 / 9:56

    Je, je, je como ha tenido que molar. Eso si para darles envidia les digo que una vez vista la foto final. EN TENERIFE PODÍAN HABER IDO TODOS EN CAMISETA,

  5. zombi 19 noviembre 2007 / 11:00

    Momentazo Dharma lo de la bata, desde luego. Me ha entusiasmado. ¿Así que ese es el uso que se le da a las instalaciones universitarias?
    :D
    Muy currado, monsieur Copépodo. Está usted en todo. Por lo que he leído no difiere en nada de una partida de rol en vivo. Lo único es que en el rol el camino no está tan trazado y sabe dios dónde acabarán las cosas. Y tampoco hay ganadores o vencidos. Como el objetivo de todo esto es que exista un equipo ganador, es evidente que se ha de acotar el terreno. Mi más sincera enhorabuena.
    Esto va para el equipo ganador: agradeced que no participara. Ese dorado copépodo estaría ahora en mi poder, ¡MUUAAAHAHAHAHAHAAA!
    Esto para el misterioso motorista: solo espero que no fueras vestido del África Korps, jejejejeje. :D Alfie: ¡¡¡SOLO QUEDAN 24 HORAS PARA EL PASE DE PRENSA DE [ºREC]!!!

  6. Ofelia 20 noviembre 2007 / 14:36

    Es prodigioso que sigas vivo con ese tumor cerebral. No encuentro otra explicación. Eso sí, pasa de tratamientos, plis. Te queremos así.
    Me muero de envidia!!!!!!!!!!!!
    Ofe

  7. loximann 20 noviembre 2007 / 22:37

    Jopé, qué envidia :'( Y qué bien que todavía haya gente haciendo tontadas de estas :D

  8. Rafa 23 noviembre 2007 / 0:18

    Lanarch: el invernadero al que merefiero es el de la propia estación de Atocha.

    Vespinoza: poder hacerlo en camiseta habría sido un lujo, pero uno no elige el día en el que nace, jejeje

    Ofelia:El tumor me lo extirparon, lo del juego es cosa mía, aunque fue al tumor al que se le ocurrió lo del video

    Loximann: Tontadas ¿cuáles? ;-)

  9. Marple 2 diciembre 2007 / 16:16

    Fue un honor poder participar un año más en los Copepod Awards. No espero el cumpleaños de nadie con tanta impaciencia (ni siquiera el mío). Eso sí: menos mal que no era de correr, porque al día siguiente casi no podía moverme por culpa de las agujetas. Fantásticos los “actores”, cada uno en su papel, y curradísima la historia. Me pasé toda la tarde berreando como una histérica a los miembros de mi equipo: “¡no corráis sin sentido, hay que meterse en la piel de los personajes…! ¡¿Alguien sabe a dónde hay que ir?!” En fin…Simplemente genial.

  10. Rafa 3 diciembre 2007 / 13:10

    Qué bien que te los disfrutaras Marple, y qué 5 minutos más determinantes. La próxima vez que diga que no hay que correr nadie me va a creer.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s