Mofli: tributo a una serie de culto

mofli6.jpgPues sí amigos. Me dispongo a refrescar esa memoria de pez que tenemos para recordar como es debido a la que posiblemente fue la mejor serie española de animación de los 80 y que si bien es recordada por muchos de los que en aquellos tiempos éramos tiernos infantes, ha quedado relegada al rincón de lo sensiblero y lo ñoño. Muy al contrario, yo creo que Mofli debe ubicarse entre las más altas cotas de la creatividad patria. Para los más jóvenes y los más mayores: sabed que Mofli, el último koala fue una serie de dibujos de 13 capítulos realizada y emitida en 1986 por TVE. La ponían por la tarde (probad a poner la tele por la tarde un miércoles cualquiera) y atragantó unas cuantas mediasnoches con nocilla a los niños de la época con los terribles peligros que acechaban al único representante vivo de la especie Phascolarctos cinereus que quedaba sobre la faz de la Tierra. Una serie innovadora, que gustó mucho, que despertaba la conciencia ecológica y que por su visión de un mundo futuro globalizado e insensible no puedo dejar de calificar como joyita infantil que, sin embargo (y que yo sepa) nunca ha sido repuesta ni puesta a la venta en formato DVD. Todo comenzaba tal que así:

A muchos se os habrán puesto los pelos como alcayatas, que es lo que pretendía, pero si bien es cierto que puede resultar un poco empalagosilla (recordemos que estamos viendo dibujos animados de hace veinte años) vamos a intentar hacer un análisis un poco más profundo de la serie para sacar a la luz todo su valor.

Podemos empezar con la labor de los dibujantes, que me parece buenísima al darle mucha idiosincrasia a los distintos personajes que intervienen en el argumento y de los que hablaré despues (es una lástima que sean tan difíciles de encontrar imágenes de buena calidad de los mismos, lo que demuestra lo poco valorada que está). Pero es evidente que el resultado más sobresaliente corresponde al propio Mofli, al que caracterizan a la vez de forma tierna y realista. Recordemos por un lado que estamos hablando de la España de los 80, así que no me vengáis a comparar esto con lo que se puede hacer con un ordenador; esto es animación clásica, fotograma a fotograma a mano

moflikoala.jpg

Por supuesto, la grandeza de la serie está en el contenido. Se nos sitúa en el, por aquel entonces futurista, siglo XXI. La acción tiene lugar en Rivermint, un pequeño pueblo australiano, donde Corina (una chavala local) encuentra a un koala en un bosque de eucaliptos. Ella no sabe lo que es (los koalas se consideran extintos), pero entabla una suerte de amistad con el bicho y lo bautiza como Mofli (y no Mofly ni Mophly, no, Mofli, de mofletes).

Por casualidad un explorador (el Doctor Fool) observa al marsupial durante unos instantes desde el otro lado del río y en poco tiempo la televisión anuncia a bombo y platillo la existencia de un superviviente de la estirpe de los koalas. Este pistoletazo de salida marca la llegada de distintos indeseables a Rivermint que desean hacerse con el koala por distintos motivos, encarnando otros tantos vicios de la sociedad: Trombonetti (un director de circo), Iván (un cazador furtivo a sueldo de unos ricachones) y el propio Dr. Fool (científico, recordemos).

Los episodios transcurren básicamente eludiendo el peligro que corre Mofli y la integridad de sus mofletes si éste es decubierto. Hay varios elementos interesantes poco comunes en las series de dibujos (como el padre de Corina y su pipa de tabaco mágico o la personalidad ambivalente de ciertos personajes que rompen un poco la monotonía de la dualidad inquebrantable bueno/malo tan omnipresente en el “género”), pero finalmente el núcleo narrativo se centra alrededor de Mofli y su supervivencia… y aquí reside el quid de la cuestión.

mofli3.jpg

Si es que hasta las hojas del eucalipto están bien dibujadas… lanceoladas y ligeramente falcadas.

Al ser nuestro protagonista el último koala (especie, mientras no se diga lo contrario, de reproducción sexual), la supervivencia de Mofli es una batalla simbólica, pues la lucha está completamente perdida: el koala sigue siendo una especie extinta y no hay futuro para Mofli. Eso no se dice en ningún momento, pero es obvio y todo el mundo lo tiene en mente; es precisamente por eso que la vida de Mofli no tiene valor ecológico, pues su especie ya está muerta. Esta verdadera tragedia emocional llena de tensión dramática toda la serie. Por eso el científico también es considerado villano; la vida de Mofli en la naturaleza tiene valor moral y no científico. Al ser cómplices de su salvación sólo pretendemos mantener nuestra integridad como individuos aún capaces de tener sentimientos, aunque sea una hazaña quijotesca ¿merece la pena seguir adelante? ¿Queda esperanza en el mundo del siglo XXI para los koalas? Mofli también es leyenda. El capítulo final es simplemente colosal, dicho sea por si os animáis a revisitar la serie (o a investigarla por primera vez cual arqueólogo catódico), y este detalle es curioso, porque existen finales apócrifos de la serie que la gente comenta por ahí, no sé si porque no lo vieron o porque no se acuerdan. En todo caso, Él nos libre de los espóileres.

Lo que quiero dejar para el final es la dimensión más genial de la serie y que casi con toda seguridad más fácilmente pasó desapercibida para la chiquillería del momento. El locutor del programa informativo, Bob Detroit, no debe dejarse al margen. Es el más excéntrico y original de todos los personajes humanos, y nunca llega a aparecer en Rivermint sino que desde los estudios de Mundivisión ofrece una especie de informativo-show televisivo absolutamente globalizador: la noticia es espectáculo y el gurú de la información es una especie de diosecillo que todo lo ve y todo lo manipula; si Bob no hubiese dado la noticia, Mofli no habría tenido ningún problema. Bob Detroit es el verdadero motor de la serie, narrador omnisciente, deus ex machina y hombre tras la cortina.

bobdetroit.jpg

No sé si me recuerda más a Gabilondo o a Fedeguico.

Anuncios

16 thoughts on “Mofli: tributo a una serie de culto

  1. GON 13 diciembre 2007 / 0:17

    Ains que recuerdos…era una de mis series preferidas¡¡¡¡¡ (Junto con el inspector gadget)

  2. eulez 13 diciembre 2007 / 9:36

    Madre mía, es verdad. Cuantos recuerdos, sobre todo la canción del principio que a veces me descubro cantando ¡a estas alturas! (Mofli tiene frío, Mofli esta dormido, Mofli esta contento, Mofli esta contigo, etc)

  3. Lanarch 13 diciembre 2007 / 10:34

    Yo tengo un capítulo grabado en VHS en alguna parte XD

  4. juliacgs 13 diciembre 2007 / 11:31

    Uf, de repente, algo me ha hecho clic en la cabeza… ¡¡¡Mofli tiene sueño, Mofli está dormido…!!!

    Joer, yo por supuesto que tenía esto en algún lugar de mi cabeza, aunque no recordaba el argumento de la serie, sólo que lo pasaba muy mal con el pobre koala solitario…

    Otro que me hizo sufrir horrores fue Tao tao, un oso panda japonés super-desgraciado… Lloré tanto cuando quitaron la serie de la tele que mi abuelo me prometió que iba a llamar a TVE para echarles la bronca (cómo se lo pasaban a mi costa).

    Jo, la verdad es que yo estas cosas las vivía (por no decir que era más cursi que un pastelillo de fresa y nata)…

    Aunque nada como la muerte de David el Gnomo, claro… Eso marcó el antes y el después para muchos…

  5. Carlos L. 13 diciembre 2007 / 18:10

    Joder chicos… las lagrimillas empiezan a asomarse por mis glándulas lacrimales, con tan sólo recordar las canciones de estas maravillosas series, tanto Mofli, como Tao-tao nos hicieron pasar unos buenos-malos ratos pegados al televisor, con la conciencia “masqueremovida” y sin reconocer que en el fondo estabamos llorando (evidentemente a esas edades a los chicos nos costaba mucho reconocerlo:”Los chicos no lloran…”). Antes de que la ecología fuera una moda, creo que los de nuestra generación fuímos sanamente contagiados por el amor a la naturaleza y a los animales gracias a series como éstas… y como olvidar a los ositos Jacky y Nuca, a los animalillos de Las fabulas del Bosque verde, Nils Olgerson, la aldea del Arce, David el gnomo…(suspiro profundo)…

  6. Rafa 13 diciembre 2007 / 19:04

    No tengo nada en contra de todas las series de animales que mencionáis, pero yo mantengo que Mofli era intrínsecamente diferente (y cualitativamente mejor).

  7. Alfie 14 diciembre 2007 / 20:47

    Yo rompo una lanza por Dartacan o Willy Fog, ya sé , ya sé, que es anterior, pero en fin cada uno recuerda a los suyos.

  8. xDarKnight 15 diciembre 2007 / 12:33

    Para dibujos animados dignos de recordar tenemos tambien a Alfred J. Kwak, no era una serie española ¡Pero vaya temitas que tocaba! Fascismo, democratizacion de una monarquia, apartheid, inmigracion ilegal, sobornos a la iglesia, extincion animal, explotacion pesquera, espionaje industrial… si, era una serie infantil.

  9. Peter A. Enrico 20 diciembre 2007 / 1:04

    Aplaude, Paolo!!

  10. Rafa 20 diciembre 2007 / 15:50

    ¡Qué grande Trombonetti!

  11. Rufo 27 diciembre 2007 / 2:24

    Piel de Gallina. No yo ni a todos a los que les he preguntado siempre al escuchar esa melodía lo sabemos (y viene de largo), pero los pelos de punta y el nudo en la garganta están ahí. Y que yo sepa Mofli no se convertía en un hermoso árbol, que cuidado, David el Gnomo andaba ahí. Pero Mofli siempre será Mofli…

  12. Unduavi 28 diciembre 2007 / 17:58

    Pues, si sin duda una serie que si volvieran a reponer tendría mucho del valor que ya tenía en los 80. Creo que lloré en el capítulo final… ¿pero no aparecía una hembra en el último momento? ¡Qué recuerdos!

  13. Joselez 7 mayo 2009 / 20:14

    Madre mía, pero si sois tiernos infantes! Lo mío si que es grave, que casi con 40 añazos me bajé el otro día “Marco: de los Apeninos a los Andes” ¡y lloré! Dios mío, esto si que tiene delito. No lo conocereis, pero esta serie y Heidi eran dos de las cosas más lacrimógenas y tóxicas que nos marcaron y nos han hecho ser unos fracasados en la vida repetidas veces a muchos cuarentones.
    Saludos

  14. Pingback: Tributo a Mofli

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s