Hermida dixit, (tal día como hoy)

“Una cosa sí tengo clara y se la voy a decir. No sé ni cuándo no con quién, pero esto es la guerra.”

Jesús Hermida
11 de septiembre de 2001

Hoy hacen ya siete añitos del acontecimiento que más ha marcado este incipiente siglo. Supongo que todos más o menos recordamos qué estábamos haciendo ese día. Yo hacía el vago, que por algo era entonces estudiante todavía, y me planteaba qué hacer entre mis primeras vacaciones (las de agosto) y las segundas (las de septiembre), pero me estoy desviando. La cosa es que en cuestión de minutos, lo que parecía ser un incendio en un rascacielos se convirtió en el fenómeno informativo de la década. No recuerdo en qué canal (todos ellos, evidentemente, habían suspendido su programación) apareció de repente Jesús Hermida, al que algún redactor jefe había sacado del fondo de un baúl perdido en algún sótano. Para quienes no lo conozcáis, Hermida es un periodista español encantado de conocerse, bastante famoso en su día pero del que, al menos yo, no sabía nada desde hacía años y no lo he vuelto a ver en antena desde el 11-S. La cosa es que allí se puso a comentar la jugada con el presentador de turno. Tras el fin de fiesta, con la caída de las torres, y a modo de guinda final a su flamante intervención, por poner algo de cierta contundencia después de la pura incertidumbre que era aún todo aquello, dijo a modo de conclusión algo parecido a lo que cito arriba. Hoy me he acordado de esas palabras y la verdad es que no le faltaba razón. Es curioso, sin embargo, que siete años después sigamos (todos) aún en guerra. La guerra de la que hablaba Hermida no resultó ser la de Afganistán ni la de Irak, sino la guerra contra el terror, que, reconozcámoslo, queda muchísimo más molona en tu currículum si te dedicas a estas cosillas (“yo combatí contra el terror”, y tal). Qué grande, este Hermida, qué profeta visionario. Seguimos sin saber ni cuándo ni con quién.

Bien, hoy me hubiese gustado contar cómo es un 11 de septiembre en Connecticut, pero la verdad es que esto de vivir en el monte y no tener contratada la televisión por cable limita bastante mis capacidades, y casi lo agradezco. Alguna banderita extra en las puertas de las casas, las de la universidad a media asta y algún comentario de condolencia en la radio. Eso es todo. Lógicamente la vida sigue, pero la guerra contra el terror también.

No soy el periodista que están busssssscando…

Anuncios

4 thoughts on “Hermida dixit, (tal día como hoy)

  1. Mapoto 12 septiembre 2008 / 3:32

    Qué grande el Hermida, ya no quedan periodistas como él… cachis, no sé por qué pero me hace recordar a Carrascal, ¿a Carraski no lo sacaron de algún baúl para la ocasión? Estoy convencido de que su frase hubiese sido la ostia… en el caso de que alguien lograra entenderla, claro.

  2. lalo 12 septiembre 2008 / 3:36

    cuan trágico para todo mundo ¿no?, digo, francamente pobres de los que murieron, no0 la debían ni la temían, pero ¿el resto del mundo?… en fin, tengo fe en que esta guerrita contra el terror algún día ha de terminar y finalmente todos podremos descansar

  3. Radagast 12 septiembre 2008 / 13:17

    Me acuerdo de estar repasando para un examen que tenía al día siguiente. Ni qué decir que ni repasé ni ostias. Todo el día pegado a la tele.
    Yo sé muy bien contra quién estamos en guerra: contra todo aquél al que señalen los norteamericanos. Suerte tienes de vivir perdido por ahí, macho.

  4. jmongil 12 septiembre 2008 / 13:27

    Ya sé que hablar a toro pasado es muy fácil
    Pero eso de declarar la guerra a un ente indefinido fue un disparate y lo sigue siendo; es como abrir la Caja de Pandora.
    Los hechos lo corroboran. Un montón de tropas inmovilizadas en un país que de facto lo no es (Afganistán) , con unos objetivos imprecisos, contra unos fanáticos que, como en Vietnam, pueden asumir muchas más bajas que las potencias interventoras sin que la población se rebote.
    Por no hablar que eso de declarar la guerra al Terror ha posibilitado legislaciones restrictivas de derechos individuales.

    En fin, que el atentado fue como meter un palo en la madriguera a ver qué pasa. Que hemos reaccionado de tal modo que ahora el mundo está más inseguro que antes.
    Y por no entrar en la corrupción de los gobernantes afganos, en el tráfico de heroína de las tropas interventoras, en los intereses de las multinacionales en oleoductos por la zona, en los intereses de las empresas que están haciendo el agosto prestando servicios a los interventores, en las secuelas físicas de las personas que trabajaron en la zona 0 tras el atentado y en la sarta de sandeces que los conspiracionistas han soltado al respecto.

    Saludos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s