Primeras impresiones

Hartford Downtown
Hartford Downtown

Estos días están siendo de infarto por aquello de poner a punto las gestiones y ubicarse un poco en el trabajo y en la vida diaria, pero parece que poco a poco las cosas van adquiriendo cierta agradable rutina. No sé si interiormente acabaré acostumbrándome a la forma de hacer las cosas aquí: comer a las doce, café horrible, trato aparentemente cordial y con dosis extras de amabilidad pero que se convierte en desinterés cuando hay una verdadera necesidad, el vapor saliendo de las alcantarillas, pulgadas, galones y libras y esas cosas. Lo que sí sé, y desde el primer momento, es que en muchos otros aspectos voy a echar mucho de menos esto cuando regrese, sobre todo en lo que respecta a cómo se trabaja aquí. Y es que se nota que donde hay dinero y entusiasmo (especialmente lo segundo tiende a escasear en las universidades españolas), las cosas pueden funcionar muy bien. Vale que me estoy canteando por opinar sobre esto después de llevar sólo unos días, pero se me ha pasado por la cabeza que algunas de las cosas del “Plan Bolonia” europeo podrían realmente suponer una mejora. También es cierto que estoy viviento en el microcosmos prístino de una comunidad universitaria aislada en mitad del campo, con estudiantes llevando orgullosos sus chapitas de Obama y librerías llenas a reventar de obras sobre evolución. (Pequeño inciso, hoy casi me da algo cuando he descubierto que las guías de campo -esa pasión irracional que no puedo controlar-, están aquí tiradas por los suelos. Por menos de $20 te agencias una guía buenísima de insectos, árboles o aves, y por apenas 60, con la flora de Canadá y norte de los USA, en tres tomos. Mi equipaje de regreso va a llevar peso de más). Pasearse por un “mall” de mala muerte con el propósito de ir al cine da una impresión mucho más decadente de la realidad del país y más familiar para los amantes de los tópicos. Ya tengo fichado un centro de reclutamiento (queda justo al lado de la tienda de productos de musculación para vigoréxicos, y muy cerca de la tienda especializada en tarjetas de felicitación, de gama inimaginable), tengo que echarle webos y entrar a preguntar un día de estos.

El domingo pasado nos fuimos a visitar Hartford. Craso error. Uno ya sabe que las ciudades estadounidenses no son como las europeas, que no hay mucho que ver en ellas y tal, pero hasta que no lo experimenta en sus propias cannes no se escarmienta. Un domingo por la mañana Hartford está totalmente desierto y está todo cerrado (y con eso quiero decir totalmente desierto y que todo está cerrado). Es bonito como decorado para rodar la escena de “Abre los ojos”, pero poco más. Lo único que te encuentras son frikis, pero de los de verdad, freaks, bichos raros (e indigentes, claro).

Total, que nos dimos dos paseos y nos volvimos para dar una vuelta por los bosques de por aquí, una opción mucho más acertada.

hongos en tronco

Anuncios

11 thoughts on “Primeras impresiones

  1. periploca 11 septiembre 2008 / 12:41

    Es muy parecido pero ligeramente más europeo a lo que sentimos los Chinitos en Albión. Me extraña lo del contacto superficial…en general tienen menos problemas para relacionarse que los británicos, que de tímidos a veces cansan ya. Te comento que el auténtico Hartford (el de UK http://maps.google.co.uk/maps?f=q&hl=en&geocode=&q=hartford+uk&sll=5.783333,36.55&sspn=0.007792,0.011415&ie=UTF8&ll=53.074228,-2.230225&spn=4.819357,11.689453&t=h&z=7 es una barriada de Manchester que debe ser parecida en cuanto a los domingos por la tarde pero con otro tipo de freaks. De todos modos los domingos por la tarde son malos días fuera de las grandes capitales…siempre hay poco que hacer.
    ¡Los medios y el entusiasmo es lo que hay que aprovechar! Al menos allí…hace sol!
    Más abrazos desde las Costas Cambrienses

  2. eulez 11 septiembre 2008 / 13:50

    En algún otro post comentaste lo maja y amable que es la gente… ahora escribes que son de “trato aparentemente cordial y con dosis extras de amabilidad pero que se convierte en desinterés cuando hay una verdadera necesidad.” Ya estaba yo esperando a que comentases esto, pero no tan pronto.

    Es más, es que esta gente que sonríe de oreja a oreja que parece que les duela y que se te acercan para ofrecerte ayuda, cuando no hace falta, son lo peor cuando tú necesitas algo de ellos. Especialmente cuando necesitas algo que a ellos les cueste algún esfuerzo. Eso sí, mientras tanto, todo sonrisas fingidas y “howyadoin guys”.

    Ah! Lo de las ciudades es la leche. Me parece que solo hay unas tres o cuatro ciudades visitables de costa a costa. Lo que cuentas es lo mismo, mismito que Phoenix.

  3. gloria 11 septiembre 2008 / 17:13

    ahí va! pero si to es grande, chicooooo

  4. EverGreen 11 septiembre 2008 / 23:32

    A ver si te pillas una buena guía de peces de florida que allí tienen buen material!

    Por cierto, últimamente haces una fotos muy buenas.

    Saludos desde el sul.

  5. Copépodo 12 septiembre 2008 / 1:47

    Periploca: El contacto es cordial y agradable, pero más que superficial, un poco fachadista, de quedar bien, de aparentar se majísimo (y hay gente que lo es, pero no toda). Aquí toda la toponimia es muy británica, no por nada estamos en Nueva Inglaterra (Manchester, Cambridge, New London…). Muchos besos.

    Eulez: toda la razón. Yo mismo me acordé de que fue así como me lo contaste. En teoría aquí hay mucha gente que tiene entre sus funciones ayudarte con problemas logísticos, a la hora de la verdad te puedes dar con un canto en los dientes si te dan un enlace a una página web.

    EverGreen: Lo difícil va a ser elegir las guías. Por cierto, gracias por los piropos.

  6. periploca 12 septiembre 2008 / 13:32

    Si me aceptas un consejo de emigrada…es prácticamente imposible que seas objetivo (y te lo digo yo con mi blog The Outsider, ¿sabes?)Cada vez que encuentres un pretendido majísimo que no lo es acuérdate de la burocracia española con gente que ni te da el enlace web y además, si puede, te maltrata. También es importante no comparar Madrid (la capital de todo un estado) con los outskirts de la costa este de USA…Y esto lo digo para descargar los agravios contra unos y otros. Cuando vives fuera, aunque inevitable, hay que tender a no juzgar mucho en base a lo que uno conoce porque al cabo de los meses comprendes muchas cosas. Yo conocí a un señor en Sudáfrica (y aquí dejo mi rollo) que me decía que para conocer un país hay que pasar 15 días o 30 años. No sé tú, pero yo no tengo intención de quedarme tanto en esta isla. Un abrazo inmenso que cruce el Atlántico.

  7. alfredo 12 septiembre 2008 / 20:21

    bueno, bueno, te veo votando a Mcain,jeje

  8. Exseminarista ye-ye 16 septiembre 2008 / 12:53

    Coincido con usted. Un consejo para cuando vuelvas, todos los libros, discos, ropa de más, etc…, que pilles mándatelo a España por correo; vuelves con lo que te llevaste y no pagas sobrepeso. Yo creo que me mandé 5 ó 6 cajas y no hubo problema ninguno (y toíto lo tengo).
    Hala, que disfrute de su estancia.

  9. jose 20 octubre 2008 / 23:23

    Hola Copépodo, ¿podrías desarrollar un poco lo del plan bolonia?

  10. Copépodo 22 octubre 2008 / 3:39

    Estoy en ello Jose, próximamente…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s