I believe in Syria

Para desintoxicar un poco de tanto yanquismo os voy a contar algunas cosas curiosas sobre Siria que se quedaron en el tintero.

Siria, país maravilloso donde los haya, tanto por sus lugares, como por su naturaleza y, sobre todo, por sus habitantes, es la demostración empírica de lo que podríamos llamar “deslocalización político-geográfica”, un término que acabo de inventarme y que es mi forma de expresar que no es necesario estar en el Caribe para ser una república bananera. Cuando se viaja a ciertos lugares uno tiene muy presente en todo momento quién lleva los pantalones, y en el caso de Siria es este señor:

Bashar Al-Assad, “presidente electo de la República Árabe de Siria”, o como mis compañeros de viaje y yo lo llamábamos cariñosamente, “Jirafita”, por… la belleza de sus ojos, que se posa sobre ti como un padre que, orgulloso, da palmaditas en la cabeza de su hijo antes de irse a la cama. Literalmente, es lo primero que ves cuando entras en el país.

La frontera jordano-siria es un lugar memorable. Hay un total de cuatro puestos consecutivos (dos para salir de Jordania y dos para entrar en Siria) con sus correspondientes caóticas multitudes haciendo colas, montando bulla y desesperando al estricto personal burocrático, protegido detrás de ventanillas diminutas. En cada uno de estos puestos te sellan el pasaporte (y manosean tu preciosa visa J-1 de EEUU), te hacen rellenar formularios y te dan el visto bueno para pasar al siguiente nivel. Una vez que todo eso ha pasado un enorme portal metálico con la bandera siria te da la bienvenida junto con un inmenso retrato de Bashar Al-Assad en pose magnánima. Habría hecho una foto, pero los militares que custodian la entrada lo mismo se mosqueaban, que esta gente es muy rarita.

Pues bien, eso es sólo el principio. Al parecer en Siria adoran a su presidente y no sólo se pueden ver retratos suyos en cartelones oficiales, edificios del gobiernos y centros públicos, sino que en la carnicería, en los callejones de Alepo o en las ventanas de las casas particulares, el pueblo sirio demuestra su amor por su presidente electo. He aquí una pequeña muestra:

Típico cartel de los edificios oficiales. Jirafita, emocionado y con una gran mirada azul retocada con Photoshop mira desafiante lejos, muy lejos, ¡mira al futuro de los sirios!

Una pose un poco más informal, más de gente sencilla, que se ríe y esas cosas. ¿Quién es la figura entrevelada que se ve de fondo? A su tiempo será desvelado. Nótese la unión entre la bandera siria y la palestina, como reafirmando la amistad entre ambas naciones.

(Nota: Siria, al contrario que Jordania o Egipto, sigue en guerra técnica con Israel desde 1967. Esto significa que no reconoce a los refugiados palestinos como ciudadanos sirios, sino que considera que su nacionalidad debe ser la palestina independiente, pero entre que eso llega o no, ahí siguen los palestinos sirios: apátridas, puteados y sin pasaporte)

Cartel tamaño mural a la entrada de la ciudad vieja de Damasco. Al-Assad, majete y simpático saluda con gracia a su pueblo y les recuerda constantemente que tiene fe en él. “I beleive in Syria”.

Haciendo amigos. Al-Assad sonriendo y hermanándose con Líbano y Hasan Nasrallah, líder de Hezbollah.

Jirafita en versión golpista. Aquí es donde me percaté de que en realidad Siria es conceptualmente bananera.

Jirafita en versión “Top Gun”. Hay otras muchas: con su mujer y sus hijos, en mangas de camisa, etc, pero con esta muestra os hacéis una idea. Insisto: tiendas, calles, autobuses, murallas… está hasta en la sopa.

Bien, ¿cómo llegó este señor a ser presidente de Siria? Jirafita, amigos, es hijo del anterior presidente de Siria. Su padre, Hafez al-Assad, presidió el país desde 1970 hasta 2000, cuando murió. Él es la figura de fondo de la segunda foto que he puesto. Su primogénito falleció pocos años antes en un accidente y, pese a tener una titánica estatua ecuestre en Alepo y ser recordado por todos, no llegó a ser jefe del estado. La muerte de su padre pilló a Jirafita con 34 añazos, siendo oftalmólogo educado en Londres. La constitución de Siria establece las 40 primaveras como la edad mínima para presidir la nación, pero eso se cambió en un pispás llegado el momento. Sé que os estáis pensando, malajes, pero Jirafita, como ya he dicho, fue desde el principio presidente electo y ser hijo de su padre no le dejó el camino fácil, no, sino que como en todo estado que se precie tuvo que pasar por unas elecciones. Los comicios de 2000 aprobaron su nombramiento con más de un 95% de votos a favor. Su reelección en 2007 tuvo un resultado igualmente arrollador. Que detrás de él estuviese el partido Baaz, el único que existe en la realidad y que dirige los destinos del país desde que Siria es Siria no tiene, por supuesto, nada que ver.

Hay que decir que la comunidad internacional esperaba que un tío joven educado en Londres llevara al país por unos derroteros algo más convenientes con los tiempos que corren, pero Jirafita, por lo que se ve, ha decidido seguir con la tradición familiar de apoltronarse en el poder.

¡Juro que esta foto me quedó así de chiripa!

Anuncios

12 thoughts on “I believe in Syria

  1. vespinoza 6 octubre 2008 / 8:32

    Que entrañable muchachuelo este jirafita…

  2. SuperSantiEgo 6 octubre 2008 / 9:55

    El Eje del Mal, fiel a su naturaleza, como siempre dando juego.

  3. Golias 6 octubre 2008 / 14:25

    Apoltronarse en el poder es decir poco. Su viejo era de cuidado. Yo suelo estar enterado de las que se montan por esos pagos, pero la verdad es que esta no me la sabía : http://en.wikipedia.org/wiki/Hama_Massacre.

    Y yo que pensaba que en el 82, lo único importante habían sido el Naranjito, las Malvinas, Líbano y Felipe González.

    Hay un viejo chiste sirio: Hafez el-Assad gana las elecciones por mayoría aplastante, y sólo 300 sirios se atreven a votar en contra. Notando la cara de contrarío de su jefe, un ministro le dice: “Presidente, sólo son 300 votos en contra. ¿Qué más quiere?” “Sus nombres”, responde el líder.

  4. Morigan 6 octubre 2008 / 14:38

    Tío, me encanta tu bloj!!!!!!!

  5. jmongil 6 octubre 2008 / 16:29

    ¿Oftalmólogo en Londres? ¿Y sacrificó su porvenir trasladándose a un país polvoriente lleno de salvajes armados hasta los dientes?
    Si eso no es devoción patriótica… ¡Ole sus cojones!

    (Oiga, y ¿qué tal andará su cuenta en Suiza?)

  6. Periploca 6 octubre 2008 / 17:27

    No me digáis que Jirafita no es clavado a su Alteza el Príncipe de Asturias, Su Majestad D. Felipe de Borbón???!!! es su doble con bigote y un poco de papada en las fotos del final.

  7. Alfie 6 octubre 2008 / 22:04

    A mi me encantó la versión TOP GUN, es genial, simplemente.

  8. Copépodo 6 octubre 2008 / 23:24

    Muy cierto Golias, menudo elemento. Lo de la matanza de Hama lo leí estando en esa ciudad (obviamente en la guía turística, no en ningún monumento de duelo), el cabrón destruyó todo el centro de la ciudad y lo que pilló por el medio. A Jirafita no se le conoce ningún exterminio masivo, que yo sepa, sólo quería poner de manifiesto cómo ha mantenido vivo el sistema propagandístico. Y muy bueno el chiste.

    Morigan: ¡gracias!

    Jmongil: Yo no sé si sacrificaría ser oculista en Londres por presidir un país, aunque sea “polvoriento y lleno de salvajes” (no comparto en absoluto esa apreciación tuya, como imaginarás), pero me pregunto si este señor no ha podido imponerse ante los militares sirios del régimen o es que en realidad nunca se lo planteó. (Lo digo por las espectativas que puso el mundo con su presidencia). ¿La cuenta en Suiza? Sospecho que la crisis bursátil no le va a afectar.

    Periploca: no lo había pensado, pero… mejor nos callamos, que lo mismo nos censuran.

    Alfie: ya te digo.

  9. Ghortaur 7 octubre 2008 / 0:05

    lo que son las cosas, en la 1ª y 3ª fotos, con la cara de buenazo que tiene, cualquiera diria que es un dictador totalitario.

  10. Rufo 16 octubre 2008 / 0:29

    ¿Jirafita? ¿Por qué? nunca jamas se me hubiera ocurrido… xDD

  11. MARI 9 junio 2012 / 20:15

    SOS UN HIJO DE PUTA!!! DE ESOS QUE SE EXITA VIENDO COMO MASACRAN A MUJERES Y CHIQUITOS.. LAS TROPAS DEL GOBIERNO DE AL ASSAD ESTAN MATANDO TODOS LOS DIAS, Y EL O LA OTAN ES LA MISMA MIERDA SOLO QUE EL ULTIMO DISFRAZADO DE RESCATE YANQUEE COMO SI ELLOS NO MASACRARIAN A PUEBLOS ENTEROS CADA DIA. DICTADORES ASESINOS HIJOS DE PUTA!!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s