Darwin y la evolución de las razones

La segunda conferencia de la UConn con motivo del bicentenario de Charles Darwin la impartió Daniel Clement Dennett, famoso filósofo y divulgador. Dennet es especialmente conocido por algunos de sus libros sobre evolución biológica y su trascendencia en el mundo científico y social. Algunos habréis leído “La peligrosa idea de Darwin” (1996), y más recientemente otras obras traducidas al castellano como como “La evolución de la libertad” y “Romper el hechizo“, en las que se mete de lleno en el los problemas que vive Estados Unidos con el asunto del creacionismo y llega a diseccionar la religión como un fenómeno biológico producto de la evolución de determinados memes. Dennett pertenece a un ala quizá demasiado adaptacionista para el criterio de muchos (me incluyo en este grupo), lo que le ha valido ciertos encontronazos con el fallecido Stephen Jay Gould, pero indudablemente es un pensador que tiene mucho que aportar con motivo del bicentenario de Darwin.

El “Konover Auditorium” estaba lleno hasta la bandera, con gente tirada en el suelo incluso esperando la intervención de este abuelillo de barba darwiniana. Tengo que decir que su conferencia me decepcionó un poquito. Yo esperaba una intervención profunda, con ideas nuevas o perspectivas agudas sobre “la evolución de las razones”, pero dado que el público no era exclusivamente del ala biológica de la universidad, el contenido de la charla fue bastante superficial y nada original para los que ya conocíamos un poco de qué pie cojea este señor y en qué cosas suele poner el acento. No obstante, fue una experiencia muy grata. Sin duda se trata de un gran comunicador. Sus continuas bromas y sarcasmos le metieron al público en el bolsillo y consiguió mantenernos a todos escuchando de mil amores. Su particular forma de contar las cosas hace imposible una “transcripción” de la conferencia, pero haré lo que buenamente pueda.

Darwin, al igual que otros personajes de gran trascendencia como Einstein o Freud, ha dejado huella en la historia del pensamiento humano pese a no ser filósofo, sino científico. ¿Por qué? Para Dennet la respuesta la expresa a la perfección uno de los primeros detractores de Darwin, Mc Kenzei, quien en 1868 dijo a propósito de “El Origen de las Especies” y del propio Darwin que realizaba una “extraña inversión del razonamiento”, refiriéndose a la posibilidad de que haya estructuras u organismos que se desarrollen con un cierto propósito pero sin que exista un diseñador. La necesidad de un creador cuando se observa la vida sería el razonamiento recto, y la “extraña inversión”, la “maldad” sembrada por Darwin según la cual los organismos pueden surgir y evolucionar a partir de una fuerza natural ciega, o dirigida por ninguna racionalidad (Algún lector podría recordar que sobre este tema hablamos en profundidad en esta santa casa).

Pues bien, esa “extraña inversión del razonamiento” es la raíz de la Revolución Darwiniana tal y como la entiende Dennett. En este punto hizo una comparación con Alan Turing, el matemático, uno de los padres de los ordenadores, que demostró de forma análoga que una máquina puede ser capaz de realizar complicados cálculos sin saber nada de álgebra, sin entender lo que está haciendo. De igual manera nuestras células cumplen sofisticadas funciones sin que nadie esté al mando, sin que haya ninguna mente racional que las controle. En palabras de Jerry Fodor, “Estamos hechos de trillones de robots sin mente que no saben qué están haciendo ni les importa”.

A continuación se sucedieron ejemplos de estructuras animales con un claro propósito funcional comparadas con otras similares de origen humano: castillos de arena de unos niños y las estructuras similares que hace una ameba (Diflugia coronata), el sistema filtrador de una larva invertebrada y una trampa para langostas artificial, y otras por el estilo. ¿Qué es lo que distingue las razones de unas y otras estructuras? Las que crea la selección natural son llamadas por Dennett “free-floating reasons” y, como decíamos, carecen de propósito, simplemente, son.

Everything is what it is because it got that way

Las cosas son lo que son porque así fueron

Pedazo de cita de D’Arcy Thompson que no sé muy bien cómo traducir

La diferencia aparece, por supueso, con el ser humano. En este sentido es crucial la aparición del lenguaje como vía de transmisión de información infinitamente más rápida y más transversal que los genes (aquí va el típico rollito memético y chomskista). De esta forma, la creatividad humana es capaz de representar sus propias razones (cosa que no hace, obviamente, la selección natural), de hacerlo con anticipación, de prever las de los demás.

Pues eso, supongo que nada nuevo para la mayoría de los que estéis interesados en el tema, pero que fue una gozada asistir a su charla. Una pena, sin embargo, que después no hubiese firma de libros…

Anuncios

8 thoughts on “Darwin y la evolución de las razones

  1. Kike 7 octubre 2008 / 7:45

    Pero, pero, pero… tanta estupidez es deprimente…

  2. Carlos L. 7 octubre 2008 / 8:23

    Estamos viviendo estas conferencias como si estuviésemos allí. Pedazo de enviado especial que tenemos en EE.UU., que nos traes las noticias fresquitas fresquitas. ;)

  3. eulez 7 octubre 2008 / 13:22

    Si, esto que dices siempre me recuerda a los conceptos de complejidad y emergencia en los denominados sistemas complejos. Esta es una rama de la Física no demasiado conocida pero increíble en muchos aspectos, por ejemplo en su relación con la Biología.

  4. kike 7 octubre 2008 / 22:39

    Por cierto, lo de estupidez es por el rollo creacionista. Me he dejado llevar y no he comentado nada de la conferencia. El tipo este parece muy sabio y afable y agradecemos tus crónicas americanas, Monsier Copepodo.

  5. GON 9 octubre 2008 / 11:11

    Bueno Copepodo, habiendo leído tu dos últimos post pro-evolucionistas y aprovechando tu estancia en los Estados Unidos, te creo preparado para que des el siguiente paso. Has de seguir el ejemplo de estos dos simpáticos jóvenes que aparecen en este video http://www.youtube.com/watch?v=aB9fK1clsBA no tiene desperdicio.
    Un saludo.

  6. jmongil 7 noviembre 2008 / 10:16

    GON, esos dos tienen una deliciosa mala uva. Genial.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s