Presentando a Ruperta

Amigos del blogoplancton:

En la reciente visita de nuestros hospedadores a su propiedad en mitad de los bosques de Connecticut, estos señores aparecieron un día con un glorioso fruto arrancado de algún rincón oculto del jardín: un magnífico representante de la familia de las cucurbitáceas que nos lo pusieron junto a la puerta.

Helo:

Nuestra calabaza para Halloween

Sí señor, es una calabaza, pero no una de esas que se atan en un palo junto con una concha y te dan poderes para andar hasta Santiago de Compostela, sino más bien de las que les daban a Zipi y Zape en el cole. El lector avispado y devorador de cultura yanqui ya se habrá dado cuenta de que lo hicieron para animarnos a participar en el folklore estadounidense de la víspera del día de todos los santos, aquí conocido como “Jálogüin” (en adelante, Halloween). Por si vivís en otro plantea, en el Halloween la gente hace cosas supuestamente “scary”, como disfrazarte de Batman y exigir caramelos en casa de tus vecinos, ir al cine a ver “Saw V” o escuchar un discurso de la campaña electoral de McCain (that IS scary!). Como aquí las cosas se hacen a lo bestia y sin mesura, la gente lleva aproximadamente un mes preparándose para Halloween y los supermercados están llenos de cosas absurdas y chominadas para vivir intensamente esta festividad tan destacada. Lógicamente, ya que te gastas la pasta en calabazas de plástico, lucecitas naranjas para tu entrada, espantapájaros de fibra sintética y una bruja verde sonriente tamaño XL que se cuelga en la puerta de casa, no lo vas a exhibir sólo un día, sino que lo preparas con un mes de anticipación como una especie de ensayo general navideño (y no lo digo en broma: hay casas que llegan a estar decoradas de forma realmente profusa).

Un elemento indispensable son las “jack-o’-lanterns”, uséase, las calabazas vaciadas y decoradas a modo de cara tenebrosa o algo por el estilo que seguro que estáis hartos de ver pero que quizá, como yo, no teníais ni idea de cómo se llamaban. Básicamente la calabaza se vacía y se recorta, tradicionalmente a modo de cara mosntruosa, para después meterle una vela dentro y hacer de lámpara vegetal. Es con este objetivo con el que se nos donó la calabaza y ayer mismo nos pusimos manos a la obra con nuestra primera “jack-o-lantern”, proceso que os relato a continuación con todo lujo de detalles porque, queridos niños, la cosa no es tan fácil como pudiera parecer y nos deparó unas cuantas horas de entretenimiento jalogüenil, y ciertamente nos divertimos mucho.

El ingrediente más necesario para hacer la gracia es, lógicamente, una hermosa calabaza. La verdad es que nunca he visto en España calabazas de este tipo, pero aquí han empezado a inundar todos los centros comerciales y las puertas de las casas, como salidas de la nada. Son enormes, pesan como un muerto y están duras como la cabeza de alguno que yo me sé. Así pues trasladamos nuestro magnífico ejemplar a la cocina saltándonos el paso de ir a comprarlo a la tienda y nos hicimos, después de documentarnos, con todo el material necesario: cuchillos de hoja fina, cuchara, bolígrafo, y una vela.

Todo listo

A continuación toca decidir qué se quiere hacer con la calabaza. Aunque esto puede parecer trivial, no lo es en absoluto. El pumpkin carving es una cosa muy seria por aquí y hay gente dispuesta a gastarse los dineros en cosas tales como cuchillitos de precisión o descargas de distintos diseños por internet así como invertir tiempo suficiente como para conseguir auténticas obras de arte:

Tras unos instantes de duda descartamos hacer cualquier tipo de diseño original, con menciones a copépodos o a nuestra hispanidad (se barajó un toro de Osborne calabacil por una centésima de segundo), y optamos por hacer un diseño clásico entre los clásicos habida cuenta de que posiblemente se trate de nuestra primera y última incursión en el fascinante mundo del pumpkin carving. Decidimos, eso sí, bautizarla con el castizo nombre de “Ruperta” para mayor gloria de Mayra Gómez Kemp.

La primera fase del proceso propiamente dicho es abrir la calabaza. Hubo quien nos sugirió hacerlo por abajo ya que de esta forma es más cómodo colocar la vela sin hacer malabarismos pero, una vez más, nos inclinamos por hacerlo como Dios manda, siguiendo la tradición: por arriba. La mejor forma de hacerlo es dibujar un polígono suficientemente grande como para luego vaciar la calabaza a cucharadas cómodamente y después se corta por la línea usando un cuchillo de hoja fina haciendo que incida con un ángulo de 45º para que la tapa se quede bien colocada y no se caiga dentro de la calabaza. Parece fácil, pero no lo es: la calabaza está dura y hay que tener cuidado de cortar en la dirección adecuada.

Está dura la jodia

Hecho esto y arremangándose bien, se retira la tapa.

Abriendo la tapa

Y después se vacía su contenido. ¡Nueva sorpresa! La calabaza dura como el acero y pesada como una losa está mayormente vacía. Procedemos a quitar la pulpa con las pipas.

Destripando a Ruperta Destripando a Ruperta

Quizá os preguntéis qué se hace con el contenido de la calabaza. Según nos han contado estas calabazas no son aptas para el consumo y lo más que puedes hacer es hornear las pipas y comértelas, pero la pulpa no es muy apreciada gastronómicamente. Yo probé un poco de la pared y me pareció insípida, aunque no desagradable. Las tripas de Ruperta fueron destinadas a la compostera de nuestros hospedadores.

A continuación se coge la cuchara y se pone uno a rascar el “suelo” de la calabaza para darle forma y que la vela no se vuelque. Con las paredes sólo es realmente necesario rascar la parte donde se va a recortar la cara, porque el resto da un poco igual. Eso si no eres como Alfie, un Fidias de las calabazas, que quieres dejar uniforme y niquelado todo su interior incluso aunque no vaya a verse.

Después, con pulso y destreza, se dibuja el motivo deseado, bien tradicional y casero, bien bajado de internet, o lo que sea. Yo eché mano de la vasta cultura proporcionada por los especiales de Halloween de los Simpson para plasmar, como os decía, la versión más tradicional y folklórica de los jack-o-lanterns:

Dibujando a Ruperta Diseño calabacil

Y seguidamente, haciendo gala de su pulso envidiable, el Fidias calabacil hizo el resto.

Ojo fuera

Ruperta, con ojos

Boca fuera

Dando como resultado…

Ruperta, terminada

…una tipiquísima estampa yanqui. Vamos, que parece que llevamos haciendo esto toda la vida. No me digáis que no nos quedó scary, pero scary de verdad.

Ruperta, terminada

Pues eso es todo de momento, en espera de tiempos más propicios para hacer entradas en condiciones.

Antes de que lo preguntéis: no. Es bastante improbable que vengan niños disfrazados a pedirnos caramelos. Vivimos en mitad del bosque y los padres no suelen ir llevan a sus criaturas en coche por casas lejanas, así que todo esto lo hemos hecho para nuestro propio regocijo. La noche de Halloween estaremos, presumiblemente, tomándonos unas cervezorras en Providence, Rhode Island, a falta de huesos de santo (por favor, que alguien se tome un par de ellos a mi salud).

Anuncios

13 thoughts on “Presentando a Ruperta

  1. Carlos L. 31 octubre 2008 / 0:17

    Vaya artistazo que esta hecho el amigo Alfie! ;) Os ha quedado chulísima. Yo no soy muy de jalogüin, pero me han entrado unas ganas terribles de buscar ayuda y ponerme a vaciar calabazas… jejeje

    En cuanto a la entrada anterior, he escuchado por casualidad en un telediario (últimamente veo poco-nada la tele) que la reina Sofea se ha retractado de lo que pone en libro, diciendo que “debe ser un error de transcripción de sus palabras, que se han malinterpretado”…

  2. eli 31 octubre 2008 / 0:28

    cómo se sale!! besotes!

  3. Alfie 31 octubre 2008 / 3:22

    La verdad es que nos ha quedado scary, scary. Vamos que está digna para una competición de novatos, porque he visto unos diseños por ahí que da miedo sólo pensar el curro que llevan.

  4. jmongil 31 octubre 2008 / 11:04

    Hace un año mi hermana me pidió (ordenó) que ayudara a mis sobrinos a manipular una calabaza de esas. Bueno, afortunadamente era mucho más pequeña que la vuestra.
    Pero entre que no me dieron herramientas adecuadas, y que mis dotes artísticas están a años luz de Fidias y Alfie, el resultado fue un churro de cuidado. No veas lo que me hizo sudar la mierda esa. Encima menuda peste soltaba la muy jodida. Y siguió soltando después: fue un Halloween con olor a muertos (qué apropiado, ¿verdad?).

    En cuanto a la parida de Beni 16, también la fiesta de Todos los Santos fue premeditadamente instituida para destruir la cultura precristiana, al igual que hicieron con todas las festividades paganas, como por ejemplo, poniendo la Semana Santa en el equinocio de primavera para sabotear el Carnaval, arrinconándolo 40 días antes, con lo que al hacer más frío, se dificultan los polvos campestres nocturnos que eran habituales en dicha fiesta.

  5. eulez 31 octubre 2008 / 11:53

    Muy habilidosos, si señor.

  6. Ahores 31 octubre 2008 / 12:57

    Veo que nos aburris por yanquilandia, menos trabajar, tenéis tiempo para todo :P

  7. alfredo 31 octubre 2008 / 13:41

    Bueno, bueno, como os lo pasais, muy bien, muy bien, vosotros siendo fieles al refrán “allá donde fueres, haz lo que vieres”, si señor, me preocupa que habreis hecho con el relleno. Saldría un buenísimo cabello de angel. Felíz noche de todos los santos.

  8. gloria 1 noviembre 2008 / 12:06

    Di que los chavalicos de diversificación han hecho una de pasta de papel y también ha quedao chula. Ahora tenéis pipas de calabaza para 3 meses, amigos.

  9. Zombi 3 noviembre 2008 / 10:22

    Mi más sincera enhorabuena a los pumking carvers. Una maravilla de calabaza clásica de Jaloguín.
    En vuestro honor me comí unos infames huesos de santo y me vestí de Tenorio.

  10. Campanilla 4 noviembre 2008 / 17:16

    ¡¡¡ Qué chula !!! no es que desonfiara de vosotros, pero nunca imaginé que os fuera a quedar tan lograda, la verdad… y eso de jalogüín ¿pa cuándo cae? ;)

  11. S.Belizón 30 octubre 2010 / 19:27

    Que post!!!
    aquí hay de todo joer!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s