Mi lugar favorito de Boston

Acabamos de regresar de nuestro segundo (y por el momento último) fin de semana en Boston. Nos lo hemos pasado muy bien y nos ha dado tiempo a conocer un poco mejor esta ciudad, que tiene muchas cosas que ver (a escala americana, entiéndase). No pretendo convertir este bloj en una revista de viajes, pero sí me gustaría hacer una recomendación importante a posibles visitantes de esta ciudad que además sean muy bibliófilos, y es que ha sido aquí donde sin comerlo ni beberlo he dado con uno de los lugares que más próximo veo a un paraíso terrenal: la librería Brattle.

brattle0
Brattle Bookshop (que es como la llaman los bostoleños) está en el número 9 de West Street, muy cerca de la parada de metro de Downtown Crossing y es una de las más antiguas de Estados Unidos (fundada en 1825, nada menos), toda una institución. Está especializada en libros usados de todo tipo y alberga en sus paredes y su patio más de un cuarto de millón de volúmenes, mapas y láminas y hace babear a cualquier visitante amante de la lectura; a los que además sepan apreciar los encantos de las “librerías de viejo”, directamente les catapulta al séptimo cielo.

brattle2

brattle1 Al acercarnos al edificio nos encontramos junto a él un solar presidido por retratos de celebridades de la literatura universal que está dedicado a estanterías y carros repletos hasta los topes de libros. Todos ellos, según la etiqueta, cuestan 1, 2 ó 5 dólares. Bucear entre ellos puede hacer que el tiempo vuele. Porque me conozco y por limitaciones de espacio en el equipaje y en las estanterías de casa, me reprimí como buenamente pude y únicamente busqué entre los libros de ciencias biológicas. Entre los del patio había guías de campo, tomos enciclopédicos sobre aves y árboles, libracos dedicados a parques nacionales cuidadamente editados… en fin.

.
Lo mejor, por supuesto, está dentro. De las tres plantas que ocupa la librería, dos de ellas contienen los libros cuyo precio asciende a más de cinco dólares. En la sección de Ciencias Naturales había enciclopedias de aves y mariposas a precios excelentes, ensayos conocidísimos de divulgadores como Stephen Jay Gould tirados de precio, clásicos de la biología del siglo XX como “On Growth and Form” de D’Arcy Thompson por diez dólares, la expedición al Río de la Plata de un naturalista decimonónico cuyo nombre desconocía (y he vuelto a olvidar) o la “Histoire Naturelle” de Buffon a precios igualmente nimios. La tercera y última planta está dedicada a los libros más valiosos de la librería. Lo de aquí son ya palabras mayores. Cuenta, por ejemplo, con un soberbio libro sobre las mariposas del estado de Georgia con láminas de 1797 que se vendía por la friolera de 10.000 dólares. Y no os creáis que sólo hay obras científicas, en absoluto, aquí podéis adquirir maravillas como una primera edición de “Lolita (3750 dólares), The History of the American Revolution por David Ramsay -1815- (500 dólares), o “Journal of the Late Campaign in Egypt” escrito en 1803 por un combatiente británico de los que se enfrentaron a las tropas napoleónicas en Egipto (1000 dólares).

brattle3

gray0Fue en este lugar donde tuve entre mis manos una de las primeras ediciones inglesas (1890s) de “The History of Creation” de Ernst Haeckel, profusamente ilustrada con sus propios grabados en dos volúmenes, ambos en perfectas condiciones por el muy razonable precio de 250 dólares la obra completa. Aún me dan sudores fríos de pensar que sigue allí donde lo dejé y que conseguí contenerme antes de perpetrar una locura con la tarjeta de crédito.

Pues bien, en una demostración de autocontrol-autoimpuesto (que ya van muchos libros que llevo comprados aquí), únicamente me permití llevarme como recuerdo un ejemplar de el célebre “Manual of the Botany of the Northern United States” de Asa Gray, uno de los botánicos más importantes de Estados Unidos. Este libro fue durante décadas la principal referencia florística de la región nororiental del país.

.
El volumen que conseguí es un añejo ejemplar en un estado razonablemente bueno de la quinta edición (1868). Como alguna otra vez que he conseguido un libro de esta edad, me pregunto por cuántas manos ha pasado hasta llegar a las mías. Sé que perteneció a un tan M. H. Swasey y que se ha dado buen uso de él (hay bastantes anotaciones e incluso algunas hojas y flores prensadas entre sus páginas). Además, por una tarjeta de su interior sé también que pasó por una librería de New Albany, Indiana, allá por 1895. Además de la sección analítica, que es una referencia obligada para la historia de la botánica de Estados Unidos, contiene algunas láminas chulas de géneros de gramíneas, ciperáceas y helechos. Todo ello por 25 dólares. No está nada mal.

gray1 gray2

gray3 gray5

Las fotos de la librería se las debo a Alfie. Estaba tan ocupado tomando decisiones que no saqué ni una.

Anuncios

15 thoughts on “Mi lugar favorito de Boston

  1. Cambessèdes 10 noviembre 2008 / 11:20

    Sin duda debes leer ‘Firmin’, de Sam Savage.

    Un saludo.

  2. jmongil 10 noviembre 2008 / 12:39

    Usted no es alérgico a los ácaros del polvo, ¿verdad?

  3. Maquhatulieltl 10 noviembre 2008 / 22:32

    ¿Pero los del patio los tienen ahi, sin mas? Supongo que si llueve y tal los protegeran, pero aun asi sufriran de estar a la intemperie.
    ¿Y no habia alguna primera edicion de el origen de las especies? Es que siempre he tenido la duda de cuanto valdra.

    PD: De mirar post antiguos he llegado a la conclusion de que me distes clases el año pasado.

  4. Copépodo 11 noviembre 2008 / 4:26

    Cambessèdes: vale, me lo apunto. Qué adecuado, parece que la historia de Firmin está ambientada en Boston.

    Jmongil: No, va a ser que no.

    Maquhatulieltl: Eso mismo me preguntaba yo, y no sé qué decirte, porque son un montón de carros y estanterías y en cualquier momento se pone a llover. Algún sistema tendrán, eso seguro. Tenían algún que otro ejemplar de “El Origen”, pero de primeras ediciones nada, no creo que haya muchas de esas circulando por el mercado, la verdad. ¿Te he dado clase, dices? ¿Me vas a dejar con la duda de quién eres?

  5. lalo 11 noviembre 2008 / 7:18

    valla de solo imaginarme me puse a babear… sin duda alguna debe de ser una experiencia única la visita a un lugar así, algo me dice que además cada visita a ese comercio debe de ser una experiencia bien diferente a las demás

  6. Alfie 11 noviembre 2008 / 18:36

    Monsieur Copépodo no hizo fotos y además se perdió por la tienda, vamos que pensaba quedarse a vivir allí. Le tuve que sacar con unas tenazas. Yo tampoco pude resistirme y me pillé tres libros de cine, una maravilla, entre ellos el libro de PSICOSIS foto a foto, muy bueno, eso si, más de cinco y de diez dólares me costó :P

  7. Maquhatulieltl 11 noviembre 2008 / 19:26

    Mario Rincon, el año pasado estaba en el grupo 22-C

  8. Copépodo 13 noviembre 2008 / 3:35

    Vale, creo que sí sé quién eres. ¡Qué pequeño es el mundo!

  9. Lis 24 noviembre 2015 / 22:06

    Hola!. Sabes de librerías en Boston donde vendan libros en castellano?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s