Atenas, después de la tempestad

e han mandado unos amigos míos algunas fotos de Atenas que comparto con vosotros. Parece ser que la gente ya se está cansando de disturbios por allí (o que al menos son ya de menor intensidad) y ya solamente interrumpen telediarios en directo para protestar pacíficamente por la muerte de Alexandros. A raíz de esto, Blanca Vilà (profesora de la Universidad Autónoma de Barcelona y profesora visitante de universidades en Atenas y Tesalónica), firma hoy una columna en El País titulada “la lección griega” donde comenta las dos caras de estos episodios: su naturaleza de estallido social, producto de la insatisfacción de los jóvenes en un país donde su futuro ochocientoeurista es bastante incierto y donde el gobierno da más pena que risa y, por otra parte, la violencia estéril y destructora que, por poner sólo un ejemplo bastante irónico, ha destrozado el comercio de la madre del tal Alexandros.

Bueno, las fotos:

atenas1

atenas2

atenas3

atenas4

Se tomaron en el barrio de Exárjia (Εξάρχεια), una de las zonas con más personalidad de la ciudad (Atenas, pese a las impresiones de las visitas turísticas, es una ciudad que merece la pena), y foco de muchos de los disturbios.

Y como estos griegos son unos cachondos, no podía faltar el toque de humor:

absolutathens

Anuncios

16 thoughts on “Atenas, después de la tempestad

  1. Z0MBI 16 diciembre 2008 / 23:19

    Muy apocalíptico. Eso es juventud comprometida con el milenarismo y lo demás es tontería.

  2. eulez 16 diciembre 2008 / 23:27

    Se parece a las zonas de combate de la antigua Yugoslavia. La que se ha montado, la leche. Tal vez sea un poco triste decirlo, pero llega un momento en que solo las protestas violentas tienen repercusión mediática. Eso de que se reúnan unos cuantos miles de personas para manifestarse pacíficamente no vale para nada.

  3. GON 17 diciembre 2008 / 0:57

    Eulez yo me pregunto si el manifestarse violentamente vale para algo, es verdad que han coseguido ser cabecera en los telediarios, ¿pero han conseguido algo más que desestabilizar un país aun más? supongo que el de Grecia es un contexto muy particular. Eso sí las “manifestaciones” violentas ocurridas en España en estos últimos días, dan la sensación de ser gente (cuatro monos) que busca cualquier excusa para “liarla parda”. Como el que decide ir al cine para pasar su tiempo libre…me parece muy triste. Creo que ese tipo de violencia en cualquier país democrático está fuera de lugar y perjudica a todos.
    Un saludo.

  4. lalo 17 diciembre 2008 / 2:33

    Si, pero esa violencia hace que uno se cuestione cuan democrático es realmente un país, como lo que sucedió acá en México en el estado de Oaxaca hace un año (o dos, creo) que finalmente tampoco lograron lo que querían, pero bueno.
    De que la violencia es mala (por decirlo de alguna manera, sin intención de sonar ridículo) es mala, y el pueblo que la genera es verdugo y víctima al mismo tiempo, pero yo soy de la firme opinión de que en ocasiones las circunstancias orillan a la gente a esos extremos, además aunque suene incluso estúpido yo creo que esa violencia (suponiendo que en verdad fue así) en general acéfala es mejor a que un caudillo de oscuras intensiones se aproveche de ella y utilice al pueblo para conseguir algun objetyivo político.
    lo que en verdad me pareció curioso, y que habla a mi modo de verlo, sobre la intensidad de los disturbios fue leer que la policía griega se estaba quedando sin granadas de gas lacrimógeno

  5. jmongil 17 diciembre 2008 / 11:16

    Pues yo creo que lo sucedido en Grecia, también puede ocurrir aquí. A grandes rasgos, los ingredientes de tales disturbios son los siguientes:
    -Crisis económica
    -Fanáticos violentos
    -Una chispa

    La crisis económica la tenemos; en menor medida que en Grecia, aquí también tenemos unas estructuras educativas inadecuadas para el Mercado. Así que no falta cada vez más gente que se siente excluida, que no encuentra su sitio en esta sociedad.

    Fanáticos violentos, ya sea pirados antisistema o neonazis racistas, todos ellos desneuronados, no faltan en ningún país de Europa occidental. Afortunadamente son cuatro gatos mal contados, pero tiran de la marea, aprovechan estas coyunturas para hacer leña con el árbol caído.

    En cuanto a la chispa… Eso ya es cosa del azar. En Grecia fue un disturbio fatalmente disuelto con un muerto. No importan las circunstancias del fallecimiento; cada parte lo interpretará como mejor le convenga para adaptar la realidad a sus esquemas mentales.

    ¿Sirven de algo estos disturbios? Desde un punto de vista económico, claro que no. Se destruyen bienes y se auyenta el turismo.
    Pero cuando a la población se la pone al límite, pasan estas cosillas. Con razón o sin ella.
    Cayo Julio César tenía muy claro que a la plebe había que garantizarle ciertos mínimos, como el abastecimiento de grano gratis. Al margen de si esto es justo o no. Porque de lo contrario, acaban habiendo disturbios, y en ellos siempre pagan justos por pecadores.

  6. vespinoza 17 diciembre 2008 / 12:09

    Solo unos pocos centenares de antisistema violentos (que los hay en todos los paises) no la lían de esta manera. Los griegos tienen que estar realmente hartos.

  7. Copépodo 17 diciembre 2008 / 12:37

    Yo estoy con Gon. Me explico. Sí que pienso que estas cosas son indicadoras de que hay problemas muy serios en la sociedad (y como dice Jmongil, no muy distintos de lo que le pasa a la juventud española de futuro negro), pero por muy relevante que sean mediáticamente estos disturbios, son totalmente estériles y sólo desacreditan a quienes los protagonizan.

  8. Radagast 17 diciembre 2008 / 14:22

    Me ha dado una pedrada mental y me he imaginado a los manifestantes como honderos cretenses y a la policía formando en falange…

  9. eulez 17 diciembre 2008 / 15:53

    ¿Cuánta gente habremos ido a las manifestaciones por una vivienda digna? Manifestaciones “legalizadas”, ordenadas, pacíficas… A la última a la que fui hubo 50.000 personas. Resultado: cero. Ni un telediario, ni un periódico, ni la declaración de un partido. Nada. Soluciones al problema por parte de los políticos: pocas e inútiles.

    ¿Cuántas veces se habrán manifestado en Grecia por problemas como este? ¿Cuántos caso de violencia por parte de la policía habrá habido? ¿Cuántos problemas sociales habrá en Grecia? ¿Cuáles habrán sido las respuestas de los políticos si es que ha habido alguna? Pues ni idea, ninguna de esas cosas ha salido en ningún medio de comunicación europeo. Pero esto sí que sale.

    ¿Disturbios estériles? Ni mucho menos. Mucha gente se pregunta el porqué de tantas protestas. Como dice “Vespizona” esto no puede ser fruto de cuatro radicales ni de cuatro antisistema. Además, muy pocos cambios o mejoras sociales se han conseguido sin disturbios en la historia de la humanidad. Muy pocos, aunque meritorios. La mayoría de los logros sociales han venido a partir de protestas, consideradas como radicales y desmedidas en su momento y que, con el paso de los años, han pasado a recordarse, incluso desde el propio poder, como justas y necesarias.

  10. Copépodo 17 diciembre 2008 / 18:43

    Eulez: Mira, ahí quería ir yo. Dar vueltas a estas cosas siempre me provoca un conflicto. Yo rechazo la violencia y rechazo que el fin justifique los medios y punto. Pero claro, si me pongo a pensar si realmente los que tomaron la Bastilla debieron hacer una sentada pacífica en Versalles con velas y canciones en vez de liarse a leches (reconociendo incluso que es un caso extremo y alejado de lo que vivimos hoy), reconozco que quizá nunca se hubiese abandonado el Antiguo Régimen con ese espíritu. No sé cómo responderte, la verdad, pero sí que veo estos disturbios como algo estéril y nada constructivo.

    Radagast: muy bueno…

  11. eulez 17 diciembre 2008 / 20:05

    Ya, si a mí me pasa igual. Creo que depende de la magnitud del problema. Supongo que eso es lo que “justifica” moralmente la desobediencia civil o incluso la violencia contra la autoridad. Pero son temas espinosos, no queda claro… porque, si de verdad te metes a tomar la Bastilla ¿dónde paras? ¿antes o después de haber cometido genocidio? Y no es que la Revolución Francesa empezase muy bien, que digamos.

    De todas formas, no creo que este sea el caso (¿la Revolución Griega? ¡Que mal suena!). No creo, porque en realidad no lo sé. No se hasta que grado llegará el descontento de los griegos. Parece que bastante, pero a saber.

  12. Zombi 18 diciembre 2008 / 8:55

    Para empezar, no creo que esta violencia sea espontánea y acéfala. Siempre hay alguien que, como Bela Lugosi, está detrás pulling the strings.
    Para continuar, creo que destruir la cuidad y los negocios y los bienes materiales de los demás ciudadanos es algo diametralmente opuesto a encontrar una solución.
    Si me permitís mi opinión, este tipo de situaciones son las que nos acercan a fenómenos propios de seres de menor inteligencia como las hormigas de la marabunta o una estampida de ñúes cruzando un río de la sabana. O el puto amanecer de los muertos.
    Las personas que han protagonizado estos actos vandálicos y estos saqueos son seres desindividualizados, que actúan en manada, amparados por el anonimato que les proporciona el enooorme banco de peces en el que se hayan inmersos. Y eso es injustificable.
    Los que tomaron la Bastilla no creo que sean comparables con los ciudadanos de hoy en día, por favor. Más que nada, porque de momento no se ha decapitado a ningún político y no se ha hecho más que destruir los bienes del pueblo. El pueblo contra sí mismo… muy bonito y enriquecedor. Para llorar de alegría, sí señor. Estoy orgullosísimo de la muchachada griega, no te jode… ¡Por favor!

  13. eulez 18 diciembre 2008 / 9:29

    Visto en Menéame, en El Páis, Mileuristas de Grecia:

    Se trata de una protesta protagonizada, según los testigos de mayor confianza, por jóvenes de respetable procedencia, que deberían estar próximos a integrarse en el mercado de trabajo y no saben cómo hacerlo, y de los que precariamente ya lo están, y se sienten profundamente insatisfechos por ello. Los setecientoseuristas.

    Ahí hay un problema ¿manada? ¿vandálicos? Mmmm… habría que ponerse en el caso de una generación que ha sido preparada para ser “algo en la vida” y que a la hora de la verdad cobra cuatro duros o esta en el paro, no tiene para pagar un mísero alquiler, ni perspectiva, ni futuro, ni… y espera, ¿de que me suena todo esto?

  14. jmongil 18 diciembre 2008 / 12:52

    Zombi
    No creo que las turbas de París en 1789, 1830 y 1848, o incluso en el episodio de La Comuna, fueran tan selectivas en sus actos destructivos como usted lo pinta. Seguramente también la emprendieron con todo lo que encontraron en su camino.

    No por ello estoy disculpando los actos acaecidos en Atenas, ni mucho menos.

    Ahora bien, si los banqueros, plutócratas, políticos, etc, se pusieran a tiro de los violentos griegos, no apostaría por su integridad física. Pero claro, se mantienen apartados y bien protegidos por guardaespaldas y policías. Por consiguiente, la montan con lo primero que se les pone delante.

  15. Lexxvs 19 diciembre 2008 / 21:11

    En última instancia es una cuestión de legitimidad. Aunque suene contradictorio. La legitimidad –en su sentido cotidiano- del uso de la violencia callejera no pasa de una leve simpatía con una queja mal encausada. Los afectados directos por los destrozos, ni siquiera allí. Así, tenemos una legitimidad evaporable.
    Si la democracia como sistema es ineficiente –que lo es- el ofrecimiento sería o propugnar mayor eficiencia o mejor representatividad o mayor agilidad o incluso un cambio para un sistema aún mejor.
    Ni 2000. Ni 5000. Ni 10.000. Ni 50.000 personas sintiéndose con derecho a destruirlo todo –porque siquiera tienen coherencia de dirección y objetivos- puede ser reemplazo válido para millones de votantes. Por supuesto que parte de esos millones condonan los sucesos por sentirse estafados. Pero allí volvemos a mi segundo párrafo.
    Lamentablemente la democracia funciona también como un elaborado sistema de promesas incumplidas, entre las que se cuelan –a veces- algunas que sí logran viabilidad. El Estado como negocio a repartir, a expensas de la brutalidad siempre irascible pero sobornable del vulgo ignorante. Miles de años y una misma historia.
    Por sí sola la democracia no es garantía de bienestar.
    Los latinos –los grecolatinos- tenemos rapidez para la queja y modorra para actuar la solución. Amamos llenarnos de palabras. Es una actitud infantil que siempre nos lleva a envidiar a los países que les va mejor porque están crecidos en la acción, mientras les criticamos que no vivan de farra. Mientras, sigamos destrozando para que sean otros –los corruptos- los que se hagan cargo mostrando una cara seria en frente de lo inaceptable.

  16. eulez 22 diciembre 2008 / 18:35

    Vaya, otra comparación interesante sobre los acéfalos-desindividualizados-anónimos-vándalos setencioeuristas griegos. Y la hace un periodista, eh? y publicado en El País, eh?

    La chispa griega o un nuevo Mayo del 68.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s