El último día de Bush

Al paso del tiempo le pasa un poco como a todo: que las transiciones en papel quedan muy precisas y muy exactas, pero a la hora de la verdad las fronteras reales entre dos épocas no siempre coinciden con los puntos de corte “oficiales”. Prácticamente nada, a nivel de madurez, distingue a una persona de 17 años y 364 días de su “yo” del día siguiente, y sin embargo sólo uno de los dos puede pillarse un pedo impresionante por lo legal. Tal y como yo lo veo, aunque tampoco haya que ser un lince, este siglo que vivimos es excepcional porque el salto entre el XX y el XXI sí que tuvo lugar, meses arriba o abajo, con su esteno. Discusiones bizantinas aparte, el siglo XXI comenzó el 1 de enero de 2001, aunque su comienzo real, el acontecimiento que realmente marca el cambio de siglo, tuvo que esperar tan sólo ocho meses y once días, hasta que unos fanáticos con carné de piloto decidieron que ya estaba bien de statu quo vigesimonónico, si es que alguna vez existió.

Zona CeroTan importante a efectos históricos fue la acción en sí como la reacción que la siguió, y su naturaleza estuvo determinada por la persona cuyo culo en ese momento calentaba el asiento de la Casa Blanca. De esta forma, pese a lo poco que llevamos de centuria, desde el principio esta ha estado marcada desde su comienzo por esa especie de dueto macabro: Osama Bin Laden y George W. Bush (que, por cierto, es clavado a mi abuelo, el tío). De no haber sido por el 11-S, probablemente Bush habría dejado su puesto después de haber hecho unas cuantas cagadas y habría pasado a la historia como un presidente mediocre sin mucho más que destacar, y sin embargo este despropósito de persona estuvo llamado a marcar el siglo del futuro, el siglo en el que los coches volarían, en el que los robots harían las tareas domésticas y en el que Michael Jackson viviría para siempre en su burbuja, tanto como su homólogo maligno de esta realidad protoorweliana de guerra eterna.

Mañana este señor cogerá un helicóptero y se marchará de DC como una exalación dejando un panorama nacional e internacional que da pena y una popularidad récord del 23%, sólo comparable a la de Nixon en sus peores horas. Pese a todo, será como si todo el planeta pegue un breve suspiro de alivio porque, al menos, ya no habrá más Bush.

forges190109

A Obama ya le tocará rendir cuentas, de momento sólo representa la esperanza de un cambio, pero también muchas incetidumbres. Supongo que en pocos días empezará a retratarse y el hechizo se romperá (o no). Eso ya será otra historia, el siglo ya está empezado y algunos corrieron para pillarse los papeles protagonistas.

Pero pongámonos optimistas y hagamos como los yanquis, que saben aprovechar cualquier momento para hacer negocio. Mañana muchos de ellos llevarán este llavero:

contadorbush

con un contador que se aproxima al cero. Podéis seguirlo también en la página web (están de saldo, así que comprad cuatro o cinco para reactivar la economía).

Un par de chorradas más que me han hecho gracia:

Hablando sobre la fastuosa ceremonia de investidura de mañana, Boris Izaguirre dice hoy en la radio que sólo hay dos países en todo el mundo que sean tan dados a la pompa cuando eligen a sus jefes de estado, uno es muy grande (Estados Unidos) y el otro es muy pequeño (El Vaticano). A veces este tío está sembrado.

pi20050120c2

PAPA-RATZINGER-PUNTO

Y lamento quitarle la ilusión a Obama, pero me consta que en realidad el primer presidente negro de Estados Unidos fue Bill Clinton: nacido en un barrio humilde de Arkansas, de personalidad campechana y saxofonista, ¡es un negro! Esta sorprendente confidencia se la debo a James, un estadounidense negro de origen jamaicano.

clinton-sax

Anuncios

8 thoughts on “El último día de Bush

  1. eulez 19 enero 2009 / 22:14

    La afirmación de Bill Clinton como el primer presidente negro es bastante conocida. Mirando un poco (en la Wikipedia, como no) se explica que la comparación viene de la premio Nobel de Literatura Toni Morrison, a cuento del impeachment a Clinton por lo de la Legüinski. Sin embargo, aunque todo el mundo ha aceptado la frase en los términos que dice el copépodo, Morrison dijo en 2008 que se había malinterpretado lo que ella quería decir. Ella quería decir que a Clinton lo estaban tratando como a un negro en la calle (“a black on the street”, supongo que se podría traducir como “negrata”, no?).

  2. Copépodo 19 enero 2009 / 23:15

    A mí me pareció una afirmación de lo más peregrina, no sabía que era vox populi.

  3. Radagast 20 enero 2009 / 10:39

    La cara de Palpatine… digoooo, nuestro querido Ratzi mola. Le imagino pensando: “Mirad cuanta gente me adora. La República está conmigo”.

    Muy buena la viñeta de Forges.

  4. agu2v 20 enero 2009 / 13:38

    Muy buen artículo, Mr. Copépodo.

  5. Rufo 21 enero 2009 / 3:06

    Joer, entre las ganas que le tenemos y el ratillo que he visto esta noche de W, que la han echado en la 2, casi que me da penica de como nos ensañamos con Bush, la persona. En fin, que me parece que es quien menos culpa tiene de todo, un pelele que ha estado manejado durante todo su mandato por los mismos que le han colocado ahí. Luego le lanzan un zapato y solo acierta a sonreir alegremente con cara de ‘¡chincha que no m’as dao!’. Me cago en los Cheneys, en los Rumsfelds, los Roves, los Bush Padres y en toda la familia neocon. En fin, que me alegro y mucho que se hayan acabado estos 8 años.

  6. maría 23 enero 2009 / 18:42

    Con respecto a presidentes y demás zarandajas y al hilo de ello, os sugiero q le echéis un vistazo a este blog en este artículo q os pego, aunq sea de fechas pasadas: http://utopikka.blogspot.com/2009/01/vena-payasa.html

    bueno, de paso os aconsejo q si estáis un poco aburridillos y con ganas de leer, reviséis más del blog, lo fliparéis como lo flipé yo. DEjo dvertido q no me llevo comisión, conste, sólo lo conozco de leerlo, como copépodo, pero igual q éste, lo tengo en favoritos junto al sin par maestro Harazem: http://manuelharazem.blogspot.com/ , q tb se entretiene en dar mandoblazos a los sostenedores del sistema, jejee

    disfrútenlos

  7. maría 23 enero 2009 / 18:49

    se me olvidaba lo más importante, muy buena reflexión la tuya copépodo y de paso, decirte, q tu carta sobre SSMM Los Reyes Magos , la imprimí en documento word con enlace correspondiente para q la leyesen dos grupos de unos 20 adolescentes cada uno, de entre 12 y 13 años. Les gustó tanto, q quedaron encantados de reflejar ellos tb por escrito su experiencia afín (algunas bt divertidas igualmente). En días subsiguientes, me comentaron q se adentraron por tu blog para leer más sobre tus impresiones de cuanto te acontece, sabes y vives.

    En nombre de este puñado de chavales y chavalas, hormonas encantadoras cn patas, incomprendidos de sus mayores (jejeje), muchas gracias.

  8. Copépodo 26 enero 2009 / 9:48

    Rufo: el valor de esa película reside en que por primera vez se hace una biografía de un presidente aún en el poder, y no precisamente benévola (yo la vi en octubre, cuando la estrenaron por allá). Me queda la duda de si este tío era así o se lo hace.

    María: gracias por las recomendaciones. Qué gracia eso de que mis experiencias de la infancia se conviertan en comentarios de texto.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s