Poderes de la maternidad

Victoria Jiménez Prieto, de 29 años, era con diferencia la piloto más capacitada de todo el ejército español para cumplir la tarea. Cientos de horas de vuelo a sus espaldas y la probada destreza, muy superior al percentil 90, que había demostrado en las pruebas de precisión, respuesta al sobresalto, capacidad de adaptación física y umbral de dolor no dejaban lugar a dudas. Ella sería la primera persona de todo el mundo en viajar al pasado, y tras meses de preparación, todo estaba listo. Atrás quedaban las densas jornadas de cálculo probabilístico-cuántico de segunda generación, la imprescindible familiarización con la Máquina, con el proceso del viaje en sí, con las vicisitudes de la proeza que iba a realizarse. También pasaron las discusiones políticas, la justificación del inmenso gasto de energía que se realizaría, el endeudamiento público del país durante tres décadas por llevar el viaje a cabo, las amenazas, los intentos de sabotaje y el suicidio de varios de los técnicos implicados. Era el 14 de abril de 2049. Era el gran día.

Ayudada por personas silenciosas, que casi le hacían sentir como un ser demasiado delicado para esa tarea, se vistió con el traje de la misión, plateado, innífugo, demasiado llamativo para su gusto. Se puso también la peluca. Finalmente también había cedido en ese punto. Tomó el recipiente de plástico y repasó mentalmente su frase, la frase que debía decirle a su contacto. La presencia del contacto y su circunstancia exacta a las 13:47:03,80 del 4 de noviembre de 2005 en la coordenada UTM prefijada con precisión de más/menos un centímetro de error a 672 metros sobre el nivel del mar en Alicante se había comprobado mediante 4 ensayos independientes. Ya sólo faltaba ella.

Victoria se metió en la cámara sosteniendo el recipiente rosa. Conocía el procedimiento de sobra, habían sido cientos de ensayos, pero nunca le temblaba la voz igual que cuando aquel día dio el visto bueno al puente de control mediante el interfono: “Estoy lista, adelante”. Después vino el ruido, el vértigo, y allí estaba: una superficie reflectante, líquida, vertical, hermosa: el agujero de gusano. Sabiendo que ni su vida ni la historia de la humanidad volvería a ser la misma, tomó aire y siendo consciente de cada minúscula porción de aquellos dos segundos y pico, dio un paso al frente y atravesó la superficie.

No había tiempo para parecer impresionada: “tenía que parecer que hacía aquello cada mañana” como decía el doctor Buck. Acallando su aturdimiento vio a su contacto justo delante de ella. Era una mujer, de unos cuarenta. Estaba agachada junto a un niño pequeño, su hijo, que tenía un helado en la mano y una gran mancha de chocolate en la pechera. Ambos la miraban con incredulidad, pero sin sobresaltarse. Sabía que tenía que ser rápida. Antes de que ninguno reaccionara ofreció el recipiente a la mujer y sin parar de sonreir, forzando un tono casual, repitió exactamente la frase destinada a ser la primera pronunciada por un viajero del tiempo:

-“Hola, vengo del futuro y te traigo la nueva Neutrex Oxígeno Activo”

Tenía muchas ganas de escribir esta chorrada desde hacía meses. El anuncio de lejía en el que una madre reprende a su hijo (o la excusa típica de turno) y donde de repente aparece una chica del futuro con mallas plateadas y peluca rosa, cual deus ex machina, para enmendarle la plana al ama de casa corriente es sencillamente una de las cotas más altas de publicidad gilipollesca y bizarra de nuestro siglo. No sé por dónde empezar a desmenuzar el anuncio. Por desgracia no lo encuentro en YouTube (¿cómo es posible?), así que a quienes os suene a chino, tendréis que echarle imaginación.

La cosa es que desde el principio no pude evitar ver el anuncio desde el otro lado, desde su cara oculta. ¿Cómo se planifica un viaje en el tiempo para darle una lejía a una maruja? Es algo sólo digno de un genio. No sé si algún día el hombre viajará en el tiempo, pero de hacerlo, cualquiera pensaría que es un proceso con un coste, de energía, de dinero, de lo que sea, ¡algo digno de planificación, de un propósito valioso o al menos, divertido! ¡coño! si el coger el metro ya supone un gasto y una dedicación. ¿Cogería yo el metro, aunque sólo fuese una parada, para ir a llevarle un bote de lejía (por muy oxi-action que sea) a una señora que no conozco en el barrio de al lado? Ni borracho, por una gilipollez de ese calibre es que ni me rasco el escroto en el sillón, a mí hay que motivarme un poco más. De ello deducimos que hay que estar muy, muy, muy aburrido para viajar al pasado y hacer entrega de un bote de lejía. Es que se me ocurren millones de cosas más interesantes que hacer con una máquina del tiempo, el solo hecho de que a un publicista se le ocurriera esa idea es para darle un premio, una colleja con un martillo o ambas cosas a la vez.

Quizá hay gato encerrado. Quizá sólo parece que la chica le da la lejía a la maruja, pero en realidad está manipulando el pasado para que no acontezca un hecho que el efecto mariposa convertirá en letal. Quizá si la señora lava el chocolate/picotas/helado de fresa de la camisa del cerdo de su hijo ella tiene tiempo para ir a clase de yoga, el niño se queda en casa solo y mete los dedos en el enchufe (o se hace un cóctel con la neutrex del futuro) y así no llega a la edad adulta donde se convierte en el Tyler-Pepe dictador que está destinado a esclavizar a toda la raza humana. Quizá es eso lo que esconde el absurdo anuncio de lejía.

Prosigamos. La maruja en cuestión, lejos de escandalizarse, salir huyendo o defender a su progenie, acepta encantada el regalo. ¿Cuál sería vuestra reacción si se materializa en el salón un pavo con una “bebida del futuro”, un “bonobús del futuro” o con una “llavero del futuro”. Yo le echo de casa, directamente.

Más cosas, ¿cuánto cuesta la lejía del futuro? Porque claro, con el dineral que tiene que costar disparar taquiones de esos, no te van a dar la lejía gratis, no, algo cobrará la moza. ¿en especias? ¿en órganos vitales de su hijo? ¿en antigüedades que revender en el futuro? No sé, pero yo no haría tratos con nadie que viniese del futuro. La única circunstancia en la que aceptaría una transacción así al precio que fuese (y he soñado con ello varias veces) es si aparezco yo mismo desde el futuro y me entrego a mí mismo mi tesis doctoral terminada y encuadernada en piel marrón con letras doradas, si es otra cosa, paso.

Por último, lo más importante de todo: aceptamos que la moza del futuro se preocupa por la mancha que se ha hecho el guarro del hijo de la maruja en la ropa; aceptamos que en el futuro tienen medios ilimitados e ingentes dosis de aburrimiento como para preocuparse por eso; asumimos también que la tecnología les da de sí como para presentarse en la casa en el momento exacto en el que va a poner la lavadora… ¡Joder! ¿Por qué aparece unos instantes antes y evita que el niñoloscojones se manche la camisa?

En fin, os dejo con este video, que refleja muy bien lo que pienso yo de la moza de la lejía…

Y pasamos al análisis en profundidad del fenómeno. El ejemplo del anuncio de lejía, amigüitos, es un caso más de cómo intentan impresionarnos con pseudociencia y pseudotecnología para vendernos productos que, a menudo no necesitamos. Para muestra un botón; yo no tenía ninguna animadversión visceral hacia Susana Griso… hasta que vi este anuncio:

No puedo evitarlo, me saca de quicio.

Susanna Griso se erige en la figura más adecuada para vendernos actimel, pero no por ser una persona medianamente conocida y discutiblemente macizorra, sino porque es PERIODISTA Y MADRE, lo que la convierte en el ejemplo a seguir y a escuchar por el pueblo. Reúne todas las condiciones de la “supermujer” que denuncia a menudo el amigo Eulez en la publicidad: tiene dos cromosomas X, pero eso no le ha impedido triunfar en su trabajo, a la vez que no descuida su vida familiar y se permite el lujo de procrear, pero es que además, se cuida, se da sus cremitas y se mantiene sexy. Deberíamos estar agradecidos por que además en su tiempo libre nos explique por qué el actimel es tan superguay.

Seguimos. Susanna Griso no se va a contentar con decirnos “comprad actimel, malditos”, no, ella lo va a hacer desde la ciencia, porque es periodista y madre, nos va a convencer científicamente. Bien, vale, como estrategia de publicidad, no tengo nada en contra de ella. Nos ponen un esquema del aparato digestivo (en el que no hay estómago y el duodeno pasa por encima del colon transverso -!!-) y empieza la fiesta:

Que si en el intestino está el 70% de las defensas, que si el invierno es malísimo, y luego ya la acaban de cagar, claro. Después de tanto pseudocientifismo, resulta que en el fondo lo que pasa es que el intestino es un tubo, la vida moderna le hace bujeros y luego comes unas cosas con pinchos morados que se cuelan, pero si tomas actimel, los huecos se rellenan y puedes seguir comiendo pinchos morados. Manda huevos. En pequeñito, arriba a la izquierda, se nos aclara “imagen simplificada” (¡y tanto!). Parece una metaparodia de los Simpson. ¿Dónde están las células T? ¿Dónde están los anticuerpos, la regulación de las enzimas, la leucopoyesis?

¿Qué diferencia hay entre decir eso y decir “el actimel es cojonudo porque lo dice Griso”? ¿Para qué tanta molestia si no tiene nada que ver con la realidad? Yo no soy periodista y madre, y compraré actimel únicamente si me sale de las narices y me gusta, pero ya que estamos, me interesa saber de verdad cómo afecta ese yogur al aparato inmunológico y me pongo a buscar…

Hay varios artículos por ahí en los que se defiende o se niega que el Lactobacillus casei de las narices, fermento presente en el cuerpo humano de forma natural, actúe o no sobre el sistema inmunitario, pero en todo caso la modulación que puede provocar en él dista mucho de esa especie de escudo anti-enfermedades que pretenden vender (ya sabéis, contra los pinchitos).

Aquí hay un ensayo clínico con Actimel. No es el de la Universidad de Navarra (no lo encuentro, ¿y vosotros?) pero nos vale, porque es de 2006. Ignoraremos el hecho de que uno de los firmantes trabaja para Danone. No encuentran resultados significativos respecto al placebo, pero parece que hay una tendencia a que los niños falten menos al cole. Hay gráficos divertidos, como este…

articuloactim

… en el que se ve que la proporción de gente “muchísimamente satisfecha” con el tratamiento es bastante mayor en el placebo que en el verdadero actimel. Me reservo mi opinión sobre que en ambos casos la proporción de gente muy satisfecha o “muchísimamente satisfecha” sean casi iguales en actimel que en el placebo.

Concluyo (perdón por la ida de olla).

No se trata de si actimel es bueno o malo, eso me da igual, imagino que malo no será, lo que me jode es que intenten colar como información científica unos datos sin pies ni cabeza y ilustrados con un tubo y unos pinchos que no tienen nada en absoluto que ver con las defensas. “no es magia, es ciencia” dice Susanna Griso, periodista y madre, que sin poder evitarlo se ha convertido en una absurda moza con peluca que intenta vendernos una lejía del futuro, no porque limpia, sino porque es del futuro.

Anuncios

26 thoughts on “Poderes de la maternidad

  1. VR 12 marzo 2009 / 23:14

    Sí señor. Una lejía Gran Solera… 44 años en barrica de plástico.
    Si eso no lava más blanco….

  2. Carlos L. 13 marzo 2009 / 1:10

    Tío eres un artistazo, la entrada es muy buena! La ironía que destilan algunos fragmentos, la denuncia social implícita, el momento Copépodo de Troya, los vídeos humorísticos de la lejía y los “actimeles”, los aparatos digestivos mutilados… Una obra de arte blogueril. ;)

  3. ricardo 13 marzo 2009 / 9:49

    Algún día saldrá un anuncio que diga: “la mancha es bella” y la Neutrex esa se irá a tomar… En cuanto a los actimel, a mi el esquema simplificado ese me encanta, con sus coloritos y sus animaciones. Pero sin duda, lo mejor de la publicidad es la Teletienda.

    Por cierto, el principio de la entrada me resulta brillante.

  4. jmongil 13 marzo 2009 / 10:54

    La pedorra de la peluca es una irresponsable. ¿Y si por ayudar a la maruja a limpiar la mancha, ella misma no nace o sí lo hace pero con taras, vaya usted a saber por qué azares del destino?

    En cuanto al yogur ése, no sólo es el típico anuncio que alude a hechos científicamente probados (aunque sin las debidas referencias), sino que además no cuantifica la ventaja. Porque todos esos alimentos enriquecidos pecan siempre de lo mismo: albergan una sustancia que los enriquece el producto base pero no se indica su cuantía. No es lo mismo que el valor añadido sea de un 50% o del 0.01%. En ambos casos no se miente al afirmar que mejora las defensas o lo que sea. Pero hay que tener en cuenta que dichos artículos pueden costar fácilmente un 50% más que el producto base.
    Me huelo que en la mayoría de los casos nos están tomando el pelo.

  5. vespinoza 13 marzo 2009 / 14:08

    Felicidades por el post me ha encantado. El otro día un amigo me comentó que tomar Actimel era malísimo por que el cuerpo se acostumbraba y no generaba anticuerpos naturalmente. Este tipo de comentarios se basa en los mismos inexistentes datos científicos de los que alardea actimel. Eso si a los pocos días actimel sacó una contracampaña

    En cuanto a la publicidad a mi el que me gusta es el calvo de los ordenadores HP que ponen de madrugada.

  6. Jezabel 13 marzo 2009 / 14:58

    Solo te voy a decir una cosa: “Primero lee el código penal y después hablamos” :P

  7. Min 13 marzo 2009 / 15:49

    Jo. Y yo bebiendo actimel porque la Griso lo argumenta científicamente. Gracias por abrirme los ojos, a partir de ahora me ahorraré unos euros del actimel xD

    A la de la lejía un par de guantás para que deje de hacer el tonto, completamente de acuerdo con el tipo del vídeo.

  8. eulez 13 marzo 2009 / 20:21

    Me ha gustado el vídeo donde le pegan a la del futuro, creo que ilustra bien la primera parte del post. En cuanto a la insoportable de la Susana esa ¿os habéis fijado como habla? Así, como con la boca llena, como remarcaaaandoooo las cosas. Dios, es que me pone de los nervios. Sigo pensando que es que lo de las campañas publicitarias es en su mayor parte son contraproducentes (siento enlazarme otra vez, que ya lo ha hecho el cope en el post, pero es que ha llegado un momento en que casi todo lo que tengo que decir ya lo he dicho en el blog, snif, no se ni para qué comento…)

  9. juliacgs 13 marzo 2009 / 20:46

    ¡Ja, ja, ja! Mu bien dicho, Copépodo. En el fondo, al final ocurre que a casi todo el mundo le da grima los mismos anuncios. Lo que es cierto es que yo no había asimilado lo de los pinchos morados en el intestino grueso, pero sí tenía la sensación de que quería reventarle la cabeza a Susana Griso.

    Con respecto al anuncio de la lejía, a mí el anuncio que me resulta más interesante es el otro, en el que la tipa de la peluca y la lejía blanco puro se materializa en una oficina porque hay una superwoman-mujer-ejecutiva que está que se la come la “endivia” porque hay una compañera suya que se viste de blanco puro y ella sólo consigue ponerse de gris perla como máximo. Al final, resulta que no es que se haya comprado la ropa de ese color, sino que el colorcillo gris era de roña (muy uniformemente repartida, eso sí) y cuando la moza futurista le entrega la lejía, ambas, tan contentas, ya se pueden vestir de blanco nuclear sin miedo a tenerse envidia mutua (aunque les falta el canto un duro pa llamarse “puta” o algo así).

    Este anuncio me fascina, primero por lo que tú ya comentabas, que las integrantes del anuncio no parecen tener más curiosidad que la derivada del color de sus putos trapos (no les sorprende que en el futuro la gente se vista con papel albal, como mínimo) y lo segundo es por la declaración de intenciones sobre el público objetivo al que va destinado el anuncio: mujeres que no se consideren a sí mismas marujas (porque trabajan en una oficina y se ponen trapitos de mujer ejecutiva), pero que en realidad tienen en mente lo que toda buena maruja: la lejía y poner lavadoras.

    Al margen de todo eso, no creo que si tú te encontraras con una tía del futuro la echaras a patadas de tu casa. Me apuesto una mano a que primero la invitarías a un café y luego acabarías haciendo buenas migas con ella (y, sobre todo, convenciéndola de que se quitara la puta peluca).

    Sobre lo del yogur, tus comentarios sobre lo del yogur me recuerdan mucho a este vídeo de los de Sé lo que hicísteis. Y es que Susana Griso (que yo le tengo manía a esa mujer desde que dejó el telediario y ahora desarrolla mucho más su faceta de madre -marujona, más bien- que de periodista) se equivoca cuando dice que no es magia, que es ciencia. La ciencia del actimel (que se monta todo ese rollo publicitario pa venderle al personal un brebaje en una botellita minúscula por el doble del precio de un yogur normal) es magia al más puro estilo alquimista: engaño al consumidor.

  10. Xist 13 marzo 2009 / 21:02

    “tiene dos cromosomas X”

    y uno de ellos inactivo. Otra cosa es que sea una mujer con dos X activos, una super mujer, esa si.

  11. Xist 13 marzo 2009 / 21:12

    y por cierto, el articulo enlazado como de Nature no es de Nature, es del European Journal of Clinical Nutrition. Es del grupo Nature, pero no es un Nature, asi que el “chist, de Nature, ¿eh? no de la hoja parroquial”, sobra.

    Y oye, casi que mejor, eh? Recordad que Nature publico aquello de la memoria del agua!

  12. Xist 13 marzo 2009 / 21:24

    Copepodo, deberias revisar algo tus fuentes e incluir este estudio en tu entrada (no que no este de acuerdo con tu opinion, pero por mostrar que el yogur, en particular el Actimel, si tiene algun efecto biologico sobre el sistema inmunitario -independientemente de que eso sea bueno realmente). Si te hace falta te mando el paper. Aqui os dejo el resumen:

    Ann N Y Acad Sci. 2007 Sep;1110:661-9.

    Probiotic supplementation with Lactobacillus casei (Actimel) induces a Th1 response in an animal model of antiphospholipid syndrome.

    Amital H, Gilburd B, Shoenfeld Y.

    Probiotic fermented milk products have the capacity to modulate many immunological mechanisms. Several attempts have been made to alter the progression of various atopic and inflammatory disorders in which the immune system plays a major role. We studied this issue in an animal model of the antiphospholipid syndrome (APS) by supplementing the animals’ daily intake with a probiotic mixture. We studied the effects of nutritional supplementation of a commercial product that consists of 10(8)/ml Lactobacillus casei (Actimel) on Balb/c mice that were immunized with beta-2- glycoprotein (beta2GPI) in order to induce a familiar murine model of APS. As controls, we used similar animals that were fed with either yogurt or sham solution as a supplement. We analyzed the effect of Actimel on the concentrations of interleukin (IL)-10 interferon gamma (IFNgamma) as well as the extent of the primary T cell response to beta2GPI, and the levels of autoantibodies to beta2GPI determined by ELISA. Two weeks after priming (in the hind footpad) of Balb/c mice with beta2GPI, we analyzed the cytokine profile of the animals by measuring the concentration of IL-10 and IFNgamma in the supernatants of lymphocytes that were extracted from the popliteal lymph nodes. Following stimulation with 10 microg/mL of beta2GPI, we noticed significant (P < 0.05) suppression of IL-10 production by the stimulated lymphocytes in the animals fed with Actimel and yogurt in comparison to sham solution (73.42 +/- 29.4, 84.7 +/- 8, 196 +/- 41.62 pg/mL, respectively). Both dairy products enhanced the secretion of IFNgamma from 657 +/- 47.09 pg/mL to 896 +/- 78.1, and 933 +/- 76.7 (P < 0.01), respectively; similarly they also accelerated by a mild degree the level of the T cell primary response to beta2GPI measured by [3H]thymidine incorporation. The level of autoantibodies to beta2GPI was suppressed in mice fed with actimel and yogurt in a significant manner (P < 0.05).

    Actimel as well as yogurt confer an immunological impact on Balb/c mice immunized with beta2GPI. Actimel was able not only to enhance IFNgamma secretion but also to inhibit IL-10 production.

  13. macroinstantes 13 marzo 2009 / 22:06

    Genial, genial… me he reido un montón con la historieta del principio…

    Respecto al yogur, es un alimento muy sano, nutritivo y altamente recomendable, pero sospecho que independientemente de la marca y del precio…

  14. Luis 13 marzo 2009 / 23:04

    Muy buena observación en relación con los viajes en el tiempo, solo una cuestión ¿bonobús…? Hace ya algunos años que quitaron esos que eran alargados y de color naranja que había que picar. En cualquier caso, debemos ser de la misma quinta porque yo también digo “se me ha acabado el bonobús”. Y comparto plenamente los comentarios respecto de Susana Griso.

  15. Tata Ogg 14 marzo 2009 / 7:21

    Gracias, hacía tiempo que agonizaba de rabia cada vez que veía el intestino colador; pero sigo pensando que, a cutregilipollez supina surrealista, a los anuncios de compresas no los gana nadie. Si hay un momento en mi vida que no soy feliz de ser mujer, es cuando me estoy retorciendo de dolor, igual si fuera un anuncio de morfina cambiaba la cosa…

  16. juliacgs 14 marzo 2009 / 10:35

    Yo estoy contigo, Tata Ogg. Si el otro día, en el que estaba precisamente sufriendo las “ventajas” de ser mujer, me hubiera topado con el creador (porque no me cabe la menor duda de que es un tío) de alguno de esos anuncios, lo habría matado con mis propias manos sin dudarlo.

  17. Z0MBI 15 marzo 2009 / 23:56

    ¡Dios, qué grande eres, Copépodo!

  18. Xema 16 marzo 2009 / 1:08

    Requete buena la historia de la lejia del futuro y los actimeles para echarse a llorar…

    Pero seriamente, creo que la publicidad está haciendo mucho daño a nuestra sociedad… Nos hablan de productos mágicos que solucionan los problemas consecuentes de nuestros habitos barbaros, por unos euros… ese planteamiento, nos va a perjudicar mucho en el futuro, si no lo hace ya.

    Deberías escribir sobre los yogures de bifidus, que te regulan, claro… en invierno como comes potaje… pues eso, y en veranos como estas todo el dia de pingoneo en la playa… pues mas de eso… Este año con la crisis va a poder comer en los chiringuintos, asi que no le hará falta bifidus…

    Y la soja?? donde la dejamos…
    La soja no tiene mas propiedades que otras plantas que comemos y que otros productos que conseguimos… lo único que tiene es un rendimiento agricola expectacular, asi que los productores se buscan la manera de usarla para algo… da igual lo que sea, yogures, cremas, lo que sea…
    Dice la publi… tu cuerpo no es de usar y tirar…. pues eso es lo que hacen las corporaciones que producen soja, siegan el amazonas, siembran soja, como el suelo de la selva es pobre, solo pueden sembrar un par de temporadas, y se van a cortar otros cientos de hectareas…

    Vamos apañados…

  19. Copépodo 16 marzo 2009 / 18:44

    Vespinoza: eso al parecer es un bulo. Hay un video muy divertido (estoy siendo irónico) de Griso hablando del tema. Parece ser que ella en su vida real es muy aficionada al Actimel. Qué cosas. Que conste que yo no digo que sea malo, a mí lo que me jode es la animación de los pinchitos.

    Eulez: sí, el tonillo que usa se me hace muy antipático. “No es magia, es ciencia” AAAAAGGGG

    Juliacgs: me ha encantado el video. Esto de los lácteos da mucho juego.

    Xist: gracias por los enlaces. Añado algunas correcciones en cuanto tenga un rato.

    MAcroinstantes: “es un alimento muy sano, nutritivo y altamente recomendable, pero sospecho que independientemente de la marca y del precio…” Totalmente de acuerdo, ahí está la clave. Esta gente lo que hace es realmente patentar una bacteria, y a la vista de los resultados de los ensayos clínicos, no sé si merece mucho la pena.

    Xema: “Deberías escribir sobre los yogures de bifidus, que te regulan, claro… en invierno como comes potaje… pues eso, y en veranos como estas todo el dia de pingoneo en la playa… pues mas de eso… Este año con la crisis va a poder comer en los chiringuintos, asi que no le hará falta bifidus…” Puf, esa es otra. Lo que yo diga, lo de los lácteos es de risa. Joder, compra el yogur que te gusta y ya está. Es que pretenden vendernos cualquier mierda, como las verduras precocinadas. Comer verduras es sanísimo, sobre todo si están frescas y las haces a la plancha tú, ¡no me intentes vender que tus sobres precocinados al glutamato de verdura en 5 minutos le hace la competencia! En fin, se podría hacer un bloj entero dedicado a las mentiras de la publicidad, pero hoy ya tengo puesto el pijama.

    Gracias a todos por comentar (y menear).

  20. Rufo 19 marzo 2009 / 2:54

    Joder, impresionante la narracion, lo del agujero de gusano te ha quedado muy ‘Contact’, me encanta eso de imaginar trasfondos de anuncios. Muriel y yo tambien le tenemos el ojo echado a unos cuantos, y estuvimos leyendo esto juntos y descojonandonos un rato xDDD. Genial, Rafa

  21. Copépodo 22 marzo 2009 / 12:40

    Tenía muy presente a Contact y a Jodie Foster al escribirlo. Saludos a los dos

  22. Joselez 7 mayo 2009 / 11:06

    JA, JA, JA, JAaaaaaaaaa! NUNCA jamás de las nuncas me había reído tanto leyendo un post. Eres un genio, copépodo, y como tal, te adoro. Gracias a Björk que hay gente inteligente en este mundo, y además graciosa. Me superdescojono, y además estoy superdeacuerdo, aún a riesgo de parecer pijo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s