El nuevo Museo de la Acrópolis

Acropolis-museum-cariatide

Mañana, 20 de junio, se inaugura en Atenas el flamante y novísimo Museo de la Acrópolis. Quienes hayáis tenido la suerte de visitar esta ciudad, seguramente habréis visitado ya el antiguo, que estaba en la propia acrópolis, al fondo a la derecha, bajando unas escaleras. Desde siempre fue un museo muy venido a menos, no sólo por las ostentosas ausencias, heridas sangrantes en el alma nacional griega (de esto hablaremos después), sino por el hecho indiscutible de que no dejaba de ser un museo en un sótano.

El gobierno griego, sobreponiéndose a su mediterraneidad, ha conseguido paliar esta situación y demostrar al mundo que los griegos son perfectamente capaces de conservar el patrimonio escultural de la acrópolis ateniense en muy buenas manos. Todo lo que llevo visto de este nuevo edificio me pone los dientes largos.

Acropolis-museum_eastside

Acropolismuseum002

Situado a los pies de la “ciudad en la punta”, el edificio combina un diseño moderno con espacios amplios y diáfanos y con el uso de la luz natural. Parece ser que muchas de sus estancias están acristaladas con un material especial que deja entrar a raudales el sol griego sin que aquello se convierta en un invernadero. De hecho la idea es que se trate del primer museo de este tipo en el que la luz natural goza de un protagonismo tan importante.

El nuevo edifico dispone de 14.000 metros cuadrados de superficie. si lo comparamos con los 1.450 que tenía el original, no cabe duda de que la mudanza va a ser muy beneficiosa, a la vez que permitirá exponer muchas obras que se encontraban dispersas en otros museos o que no encontraban espacio en el antiguo. Las ruinas sobre las que se asienta el propio museo también se han conservado y se pueden visitar en el sótano in situ.

La visita al museo está concebida como una visita a la acrópolis en sí misma, siguiendo una espiral. Es como si ahora se pudiese visitar la roca dos veces: una subiendo a la acrópolis propiamente dicha para ver los restos arquitectónicos, y otra en el museo para contemplar las esculturas. Conforme se avanza se pasa de visitar los restos arqueológicos de los santuarios y las murallas a las abundantes piezas de la época arcaica, después se pueden ver los restos de los templos de la cima anteriores a la época clásica (incluyendo los asociados a primer Partenón), para después llegar a los conjuntos escultóricos de los edificios “menores”, a saber, los propíleos, el templo de Atenea Niké y el Erecteion.

Acropolis-museum_arcaico

Como es lógico, las plantas superiores del museo están dedicadas a las joyas de la corona: las esculturas del Partenón de Fidias, que, recordemos, son las siguientes:

esculturas-partenon

– Las Metopas del friso dórico (externo), de las que había 92 y hoy se conservan menos de 60 (39 de las cuales siguen en Atenas).

– El conjunto escultórico de ambos frontones, de los que quedan bastantes restos, repartidos entre Atenas y, sobre todo, Londres.

– El friso jónico (interno), que representa la procesión de las Panateneas. De los 115 paneles que lo componían se conservan 94 (sólo 36 de ellos en Atenas).

A estos elementos les falta el más importante, la estatua criselefantina de Atenea que albergaba el templo en su interior y de la que no se conserva ningún resto, pero ese es otro tema.

El friso jónico es posiblemente la pieza principal de la colección y una de las muestras más exquisitas, si no la más, de escultura griega del periodo clásico. A él está dedicada la planta superior del museo, una espectacular galería totalmente acristalada con vistas a la acrópolis y a toda la ciudad que, en proporciones y en orientación, imita exactamente al propio Partenón:

acropolisymuseo

Por lo que además de poder admirarse éste desde el museo, se pueden contemplar los frisos tal y como se disponían originalmente.

Acropolis-museum-friso

Una maravilla, sin duda.

Y llegamos al asunto fundamental que esconde la verdadera motivación por la que se construyó este museo. Como todos sabemos, entre 1801 y 1805, Thomas Bruce (conde de Elgin), se llevó una gran parte del conjunto escultórico del Partenón a Londres, donde se pueden ver en el British Museum. En aquel momento Grecia no existía como estado y la administración otomana no estaba especialmente preocupada por el patrimonio cultural griego. Supuestamente para asegurar su conservación, Elgin se llevó los mármoles, digamos que amparándose en una especie de vacío legal, por ser suaves.

Desde la constitución del estado griego, treinta años después, la reclamación de los mármoles del Partenón ha sido una cuestión importantísima para Grecia. Grecia es un país muy peculiar para el que su pasado histórico es a la vez un legado y un lastre. No nos podemos imaginar hasta qué punto la devolución de las esculturas es cuestión de identidad nacional.

En el caso del friso, es indudable que la posibilidad de ver de nuevo unidos los muchos paneles que se conservan, recuperando la continuidad perdida tras la explosión de 1687, será un hito en la historia cultural moderna. Estoy seguro de que así lo opina cualquier persona a la que le guste disfrutar del arte.

Lo más importante es que la construcción de este museo acaba con el último de los argumentos que el gobierno británico sostenía para seguir manteniendo los frisos: que en Atenas no cuentan con los medios necesarios para que su disfrute y su conservación sean óptimos. Es indudable que en este museo, objetivamente, estarían mucho mejor.

El otro argumento esgrimido (que Elgin consiguió los mármoles de forma legal), aunque discutible, también ha sido neutralizado hace tiempo. El gobierno griego no está interesado en “recuperar legalmente” las esculturas. a nivel nominal seguirían siendo británicas, e incluso se ofrece la posibilidad de que el nuevo museo se pueda considerar una subsede del British. Además se ofrecerían jugosas donaciones y préstamos al BM de materiales clásicos y Grecia renunciaría a cualquier otra reclamación del expolio artístico durante la época otomana.

Tratándose de una oferta aparentemente tan racional, cada vez es más gente la que se pregunta por qué no tiene lugar esta devolución. Diversas asociaciones, inclyendo alguna británica, luchan desde hace años por que esto ocurra finalmente. Las piezas sustraídas ya tienen su hueco esperándolas, quizá definitivo.

De momento el gobierno británico ofreció a un préstamo temporal de 3 meses, oferta rechazada por Atenas al considerar que aceptar un préstamo sería “legalizar el expolio”. Parece ser que el asunto aún está lejos de resolverse. De momento podemos decir que el nuevo Museo de la Acrópolis agotó 250.000 entradas para los primeros días de apertura en sólo 24 horas.

La inauguración oficial del museo tendrá lugar mañana a las 20:00 hora local y será retransmitida en la página web oficial.

.

También en DDUC: fotos del nuevo Museo de la Acrópolis

Anuncios

15 thoughts on “El nuevo Museo de la Acrópolis

  1. macroinstantes 19 junio 2009 / 17:15

    Santa Rita, Rita… lo que se expolia no se quita… ¿y si después los egipcios quieren recuperar sus cosas? Anda que como los ingleses tengan que llenar sus museos con lo suyo…

  2. Wolfen 19 junio 2009 / 18:06

    ¿Pero de verdad estas cosas se veían bien entonces? Me refiero, bien grandes tenían que ser para que se apreciasen los detalles. Que estaban a un buen puñado de metros.

    Pd: Copépodo, pásateme por aquí y pídete uno. Quiero llamar Copépodo a uno de mis pokémon, pero no sé a cuál (no tiene sentido que un bicho que no se parece en nada a un copépodo real se llame Copépodo, pero es por el apeseismo y tal hacia tu persona xD).

  3. eulez 19 junio 2009 / 20:55

    El British es un museo impresionante… especialmente por las dimensiones de los robos que realizaron los británicos amparándose en que ellos son más civilizados que el resto de la humanidad. El rollo antropológico de los británico tiene su parte buena (Darwin, etc, etcísima) y luego su parte mala (esto).

  4. Fernando 19 junio 2009 / 21:41

    Me alegra saber que los griegos han construido semejante museo para resguardar lo que les queda. Lo de los museos es un invento griego (http://es.wikipedia.org/wiki/Museion )pero está claro que los muy civilizados britanicos lo llevaron hasta extremos insostenibles, si bien no se quedan muy atras otros reputados centros en otros paises. Es cuestión de tiempo que los marmoles del Partenon vuelvan a donde nunca debieron haber salido

  5. Biónica 19 junio 2009 / 23:44

    Qué bien me viene, en octubre voy a un congreso en Atenas, así que lo voy a tener en cuenta :). Seguro que me gustará.

    Y de los británicos, mejor ni hablar…

  6. Copépodo 20 junio 2009 / 10:43

    Los frisos del Partenón no son un expolio más del colonialismo europeo. Si comparamos con Egipto, sería como si la tumba de Tutankamon estuviese en Londres y no en El Cairo. Creo que está totalmente justificado que se trate como algo absolutamente excepcional. La prueba es que Grecia está dispuesta a renunciar a cualquier otra reclamación arqueológica (y que sustituirá de buena gana el espacio vacío dejado en el BM con otras piezas).

    Wolfen: esa es una de las gracias de las esculturas del Partenón. Nunca se idearon para disfrutarlas a la altura de los ojos… y sin embargo, a sólo unos centímetros son absolutamente espectaculares. Las esculturas del frontón están magistralmente detalladas por delante y por detrás ¡a pesar de que supuestamente nadie iba a verlas de espaldas!

    Gran parte de los restos están en Londres, pero por suerte, Atenas aún conserva una buena parte, sobre todo de las metopas. Aún así es un poco perturbador pensar que las piezas del friso encajan perfectamente formando un rectángulo casi completo (se conservan casi todos los paneles), pero que están separados por miles de kilómetros. Visites Londres o Atenas, estás disfrutando de un monumento mutilado, y no por los avatares del tiempo, sino por un desmembramiento intencionado.

    Biónica: Pues espero que lo disfrutes. Me parece que durante este año la entrada cuesta sólo un euro. ¡Cuéntanos tu experiencia a la vuelta!

    Y los demás, ¿qué me decís del diseño del museo en sí? A mi me encanta.

  7. alfredo 20 junio 2009 / 13:10

    Si tiene buena pinta la arquitectada, además en este caso no creo que el contenedor se como al contenido.

  8. jmongil 22 junio 2009 / 18:42

    Bueno. Se me ocurren varios apuntes a lo expuesto. Pero antes que nada, no quiero que se interprete que intento exculpar la hipocresía británica al respecto. Tenían un buen pretexto para hacer lo que hicieron. Pero no nos engañemos: se pasaron tres pueblos.

    1º El Partenón merece su conservación y recuperación, por supuesto, pero al margen de lo que opinen los griegos pensando con el corazón, la cultura es patrimonio de la Humanidad. Así pues, sus restos es preciso que se conserven, estén donde estén. Importa su conservación y su divulgación cultural. Su ubicación es algo secundario. Los nacionalismos en materia de cultura, están de más; probablemente están de más en todo, pero eso es otro tema.

    2º La tecnología en algunas ramas ha avanzado una barbaridad. Una pieza original puede ser replicada con una fidelidad pasmosa. Si los atenienses han montado un parque temático sobre la acrópolis (me mola la idea), bien pueden rellenar los huecos con reproducciones. Al final, lo que se busca es una representación del conjunto, así pues, salvo a cuatro exquisitos estudiosos, poco importa al turista si una parte de las piezas son réplicas u originales.

    3º Gracias a los métodos audiovisuales, va decreciendo la importancia de ver una obra artística in situ o a través del ordenador. Una visita presencial a la BM o a Atenas va perdiendo valor, frente a Internet. No digamos cuando se desarrolle la tecnología 3D. No obstante, ya sabemos que el papanatismo cultural está en boga (Ej. hacer 3 horas de cola al sol ante el Prado para ver la exposición de Sorolla, en lugar de visitar el Museo Sorolla en cualquier otro momento del año. ¡¡PAPANATAS!!).

    En conclusión, las disputas anglo-griegas derivadas por las discutibles pero eficaces tropelías de los primeros y el deplorable descuido de los segundos, francamente cada vez me traen más al pairo.

  9. Copépodo 22 junio 2009 / 22:12

    Jmongil, ya estaba echando en falta este comentario tuyo, que me esperaba desde el principio por alguna conversación que hemos tenido. Dejando a un lado que el papanatismo cultural, sorollesco o ateniense, existe y eso no te lo voy a discutir, voy a decirte por qué, personalmente, no estoy de acuerdo contigo:

    1º Las esculturas del Partenón son patrimonio de la humanidad, cierto, pero su ubicación no es secundaria porque se trata de un único monumento que está mutilado, dividido. Creo que no se puede discutir que lo óptimo sería que todas las piezas que se conservan estuviesen lo más unidas que sea posible, reconstruyendo en la medida de lo posible el conjunto original. En este sentido daría igual que fuese en Londres o en Atenas, de no ser por el nada desdeñable detalle de que la Acrópolis y su Partenón están en Atenas (y, esperemos, no parece que nadie lo vaya a mover de ahí). Creo que no hay duda de que el lugar óptimo para disfrutar del monumento es Atenas, y concretamente el nuevo museo, ya que si bien no es recomendable (por la conservación de las esculturas y frisos) que se recoloquen en el propio Partenón, es una buena solución poder disfrutar de ello cerca de él.

    2º Entiendo tu punto de vista que expones en el segundo y tercer párrafo, pero no lo comparto. Por muy perfecta que sea una reproducción, la pieza original tiene un valor intrínseco que se disfruta de una forma que va más allá de lo puramente académico. Visitar un museo tiene una componente emocional, fetichista, si quieres, que quizá no todo el mundo comparta. Ser consciente de que la pieza que estás viendo (en el caso de las esculturas del Partenón) han visto a Fidias, Pericles, Platón, Adriano, etc, levantarse y hundirse imperios, es algo que no vale el precio de la entrada y que no se puede explicar. Ídem del cráneo 5 de Atapuerca, de los tiranosaurios del museo de Historia Natural de Nueva York, ¡¡esos mamotretos estuvieron vivos hace decenas de millones de años!! da vértigo sólo con pensarlo. No sé, la “emoción” de visitar un museo con piezas reales, comparado con los museos nuevos, (que pueden ser muy didácticos y muy útiles) no tiene nada que ver.

    Puedes decir (y con razón) que el 99% de los visitantes podrían ser engañados con una copia “fidedignísima” hecha con la más moderna tecnología. Pues vale. Pero ya que las piezas de museo suelen ser patrimonio de todos, creo que a nadie se le debería quitar el derecho a sentir ese cosquilleo, o ese vértigo que da visitar un museo donde hay un contenido que te dice algo, más allá del artículo de la wikipedia. El valor de la autenticidad de las piezas de un museo está en la raíz del concepto, del paradigma de un museo, y eso, en mi opinión, debe ser preservado incluso a pesar del papanatismo.

    Un tío mío, profesor de instituto, es una de las personas a las que sin ninguna duda calificaría de erudito. Es una enciclopedia andante y da gusto oírle hablar. Se conoce al dedillo cien veces más monumentos de los que yo haya oído hablar nunca y cien veces más en profuncidad de lo que yo nunca podré llegar a conocerlos. Y sin embargo, para él, viajar, visitar esos lugares o esos museos, la experiencia íntima del viajero, es algo totalmente secundario. No le hace falta. Pues bien, yo no puedo evitar pensar que si no sientes cómo se te eriza el vello cuando subes las escaleras de la acrópolis o cuando miras a los ojos al cráneo 5, hay algo que te estás perdiendo.

  10. jmongil 23 junio 2009 / 7:30

    Bueno, me alegro ver que más o menos convergemos en algunos conceptos.

    Comparto la idea de que una obra mutilada es preferible que sea reunida físicamente en un mismo sitio. Ya que no se pueden instalar en el propio Partenón, la idea de que estén reunidas en otro lugar de Atenas no lo veo tan prioritario, si bien la “calatravada” que han construido parece muy bien pensada para ello.

    Sigo insistiendo que si esta reunión es física, política o financieramente poco viable, siempre se puede optar (aunque sea temporalmente) por réplicas fidedignas. Se siente por esa minoría capaz de emocionarse ante la autenticidad de una obra tan singular. Esto último lo digo no sin envidia, pues reconozco que desgraciadamente no suelo tener esa capacidad.

    Pero volvamos a la tierra, aquí los intereses principales no buscan satisfacer a ese 1% de privilegiados culturales (insisto, no lo digo con sorna, sino con envidia), sino a esa gran masa de turistas papanatas, que son los que mueven cifras disparatadas de dinero. En ese sentido, los atenienses se apoyan en pretextos culturales legítimos, pero en el fondo son sólo pretextos; lo que buscan es la pela.

    En conclusión, ¿vale la pena montar ese pollo sólo para satisfacer a una reducida minoría de estudiosos? Creo que estos últimos deberían desvincularse de un debate que se apoya en argumentos fundamentalmente hipócritas, tanto por parte del British Museum, como por las autoridades culturales atenienses.

  11. Copépodo 23 junio 2009 / 11:41

    Las réplicas fidedignas son un buen apaño si no queda más remedio, eso está claro. De hecho, todo el material de Londres está recreado en este museo para disponer de la imagen de conjunto de las esculturas que se conservan. Estoy de acuerdo en que es una idea muy buena.

    También acepto, claro que sí, que hay una serie de intereses detrás, por las dos partes, que exceden la idea, un poco romántica de devolver las piezas a Atenas. A pesar de todo yo sí que veo que “moralmente” los mármoles deberían ser devueltos. Aunque el fin no justifica los medios creo que todos admitiremos que hay algo de afortunado en el expolio, en el sentido de que las piezas de Londres se han tratado exquisitamente y han llegado a nuestros días mejor que si hubiesen estado tiradas y desatendidas, como estaban, durante al menos 30 años más desde la “visita” de Elgin. También me parece que no es justo juzgar el expolio con una mentalidad de siglo XXI, y que hay que entender cómo estaba el mundo en el XIX. Por el mismo motivo, hoy en día sí que habría que tomar una decisión “de siglo XXI” y estar a la altura de las circunstancias. Reino Unido ya se ha beneficiado durante muchos años de su hazaña. Creo que quedarían como unos señores si los devolvieran, y creo que las autoridades griegas deberían agradecerles la custodia. Pero vaya, yo es que soy un idealista.

    Sobre la otra cuestión, que creo que es la más interesante por ser más general: a ver, no creo que sea necesario pertenecer a una élite privilegiada o ser un estudioso para disfrutar de un museo en el sentido al que me refería. Lo que quiero decir es que la autenticidad de las piezas es un valor típico de los museos. Si quitas eso, de alguna forma te cargas el concepto. Yo creo que sí es importante que se expongan piezas con valor.

    Una consecuencia poco deseable (aunque debida más a las campañas publicitarias que a otra cosa) es el papanatismo y la masificación de los que hablas, y el ejemplo de Sorolla da en el clavo. No sabría muy bien cómo remediarlo, los museos, como es de esperar, también intentan hacer negocio, y las campañas de publicidad pretenden atraer el máximo número de visitantes posibles, y pasa lo que pasa. En el fondo eso perjudica la visita de la gente más interesada, pero no le veo una solución fácil, pero “romper la baraja” no me parece una solución en absoluto.

  12. jmongil 24 junio 2009 / 19:14

    Pues ahora sí que no tengo nada relevante que objetar, Rafa. Coincido en todo, incluso en lo del idealismo.

  13. demasiadapasiónporlosuyo 16 diciembre 2009 / 19:14

    Joé qué ganas de ir a Atenas volannnndo.
    Parece que han hecho reproducciones de lo robado.
    Qué blanquito está toda la sala de los mármoles, habría que verlas policromadas (pero no como lo hicieron los de la Gliptoteka de Munich que era pa matarlos, sino como lo harían de verdad, con la encáustica y la ganosis, que tendrían uin aspecto parecido a nuestra imaginería renacentista y barroca…)
    Esos piratones inglesessss Si es que qué se puede esperar de un pueblo que tiene como hérpoes nacionales a Drake y a Robin Hood…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s