Darwin en el Museo Nacional de Ciencias Naturales de Madrid

La evolución de Darwin

Museo Nacional de Ciencias Naturales (Madrid)
del 10 de julio de 2009 al 10 de enero de 2010

Sobrepasamos ya el ecuador del año del bicentenario de Darwin. La entrada de este mes está dedicada a una exposición conmemorativa que acaba de abrirse en el MNCN de Madrid.

Entrada a la exposición

La exposición trata de seguir una suerte de itinerario histórico de las ciencias naturales para destacar el papel de Darwin en las mismas. Cómo se hacían las cosas antes, una parte central dedicada a la vida y milagros del naturalista inglés, y una especie de corolario sobre genética. Dejando las valoraciones generales para el final, adelanto que la exposición es un tanto irregular y que contiene algunos materiales muy interesantes pertenecientes al American Museum of Natural History y al Museo Ecuatoriano de Ciencias Naturales.

La primera parte de la exposición está dedicada a mostrar cómo era el estudio de la historia natural en tiempos predarwinianos, comenzando por una reconstrucción del gabinete de Ole Worm. Del simple coleccionismo se pasó a buscar un orden, un sentido entre los distintos animales y plantas, y aquí se menciona a Linneo y a su esfuerzo por ordenar el caos. Se exponen libros interesantes como el Tesauro de Alberto Seba (muchas de sus láminas se han hecho famosas en calendarios y otros cacharritos decorativos) y ediciones de época de las obras linneanas.

Tesauro de Alberto SebaTesauro de Alberto Seba

.Sistema sexual de Linneo
Principios de Botánica de Linneo (1792)

Todo esto está muy bien, el problema es que no tiene nada que ver con Darwin. Esta es la crítica principal que le haría a esta exposición. Parece bastante improvisada y muy escasa de materiales. Si excluimos lo que se ha traído de otros museos, los que nos queda son en gran parte materiales que no tienen nada que ver con el darwinismo pero se han querido meter para llenar espacio. Como digo, no pongo en duda la calidad de esta parte de la exposición, pero es que se nota mucho que está metido con calzador y que falta un hilo conductor.

Otro ejemplo: acabada la primera parte de la exposición nos encontramos con el esqueleto de un okapi (básicamente una jirafa de cuello corto que vive en las selvas de África ecuatorial). Excelente e interesantísimo, pero, ¿qué coño pinta aquí un okapi? En fin…

Esqueleto de okapiEsqueleto de okapi

La parte central de la exposición está dedicada a la vida de Darwin con especial atención al viaje del Beagle y a la gestación de “El origen de las especies”. Hay muchos paneles interesantes y materiales chulos procedentes de museos diversos.

Darwin en versión maniquíDarwin en versión maniquí
.
Maqueta del "Beagle"Una guapada: maqueta del Beagle

Copias de distintas cartas, instrumental de la época, algunos animales y plantas vivos y vídeos cortos que completan la información de los paneles.

En la parte centrada en el desarrollo del darwinismo nos encontramos unos montajes vistosillos de la fauna de las Galápagos y de algunos otros animales significativos con los que se topó el Beagle, procedente todo del AMNH.

Fauna de las Galápagos

Fauna de Galápagos
.
Tortugas de las GalápagosFauna de Galápagos

Me gustó mucho también el expositor con pinzones de las Galápagos disecados, donde se comparan los distintos tipos de pico con otras tantas herramientas de mecánica similar. El montaje es del Museo Ecuatoriano de CC.NN.

Pinzones y herramientasPinzones de Darwin: distintos picos para distintos tipos de alimentación, comparados con herramientas.

Hay también una vitrina con reproducciones de los cuadernos de notas de Darwin abiertos por páginas relevantes.

Este es el “Cuaderno B”, abierto por la página en la que dibujó el primer árbol filogenético de la historia de la biología, precedida de un célebre “pienso…”

"I think..." Cuaderno B. El primer árbol filogenético de la historia

Este otro es el “Cuaderno rojo”, comenzado a bordo del Beagle, que contiene sus primeros pensamientos sobre la “transmutación” de las especies ya en 1837.

Cuaderno rojo

A continuación hay un espacio dedicado a la genética. Aunque supuestamente pretende ilustrar cómo esta disciplina contribuyó con el darwinismo para forjar la teoría sintética moderna, de nuevo es un pastiche que no viene a cuento y que está calzado de mala manera.

Esta parte de la exposición se cierra con una muestra de caricaturas del darwinismo hechas en España…

Caricatura de Darwin

entre las que encontramos un expositor dedicado al Anís del mono, en cuya publicidad, como ya vimos, se abunda en el tema de los monos como icono del “avance de la ciencia”.

Anís del mono y darwinismo

Finalmente hay una exposición paralela llamada “Los libros de Darwin en España” que reúne de forma exhaustiva todos los libros de Darwin publicados en nuestro país. Aunque un poco menos atractiva para el público general, es muy interesante. Podemos constatar cómo los libros de Darwin llegaron a España muy tarde, y a menudo de forma parcial, y que sólo a comienzos del XX se tapa ese agujero. El Franquismo impuso una censura considerable en la traducción de nuevos títulos del evolucionista inglés, sobre todo al comienzo del régimen, y por último merece la pena destacar que con ocasión del bicentenario muchas de los libros del amigo Carlos salen a la luz por primera vez en nuestro idioma.

Vista de la exposición

La exposición no está mal, pero merece también algunas críticas, en parte relacionadas con la lamentable situación del museo, que ya hemos comentado otras veces. El MNCN vive de prestado en su propio edificio. Apenas cuenta con espacio de exposición porque la mayor parte está ocupado por una escuela politécnica. Ya va siendo hora de que, o bien se recupere el edificio para el museo por completo, o bien se traslade todo ello a otro espacio donde pueda desarrollarse como merecería.

Por lo demás, el MNCN tiene muchísimo que aprender de sus análogos de otros países europeos y americanos. Sus contenidos son valiosos, pero se aprovechan muy poco y a menudo se exponen sin gracia, sin creatividad, de forma aburrida. En esta exposición es lamentable la ausencia de un hilo conductor. Sobra el comienzo y el final y muchos otros pegotes que quedan en la parte central. Es triste, pero lo mejor de la exposición es lo que se ha traído de otros museos.

No os voy a ocultar que me quedé con una espinita por no haber podido ir a ver la exposición del bicentenario que organizó el British Museum y que ya se cerró (algunos de esos materiales son los que están ahora en Madrid). Creo que fue algo histórico. Esta, por el contrario, es una exposición hecha por cumplir, un poco improvisada y con muchas carencias en lo que al arte de exponer se refiere, saltos en el tema principal y espantosamente iluminada.

A pesar de todo, es una exosición que merece la pena, os recomiendo que la visitéis si os pasáis por Madrid en los próximos meses. Además descubrí con sorpresa que hay una muy interesante exposición sobre Mariano de la Paz Graells (ya sabéis, nuestro supernaturalista preferido del siglo XIX español) que merece la pena tanto como la de Darwin y podéis matar dos pájaros de un tiro. Sobre esta última exposición prometo un post próximamente.

10 thoughts on “Darwin en el Museo Nacional de Ciencias Naturales de Madrid

  1. Radagast 13 julio 2009 / 9:03

    A pesar de tu breve resumen, creo que ya tengo excusa para ir de nuevo a Madrid…

  2. Biónica 13 julio 2009 / 11:13

    En el año de Darwin, me extraña que no haya nada organizado en mi ciudad… andaré ojo avizor… Por lo demás, interesante entrada ;)

  3. Xist 13 julio 2009 / 14:38

    Hombre! Si han puesto mi querdia botella de Anis del mono! Buena exposicion, si senyor.

    Fuera de bromas, me gustaria conocer tu opinion sobre esa manera de representar la evolucion hominida desde un monito hasta un hombreton, como si descendieramos directamente del mono. No crees que ademas de erronea, tiene bastante culpa de la melopea que tiene mucha gente con este tema? Que no hay una manera elegante de representar evoluciones paralelas y para lelos?

    Un saludo

  4. Copépodo 13 julio 2009 / 15:31

    Rad: Hombre, yo no sé si iría a Madrid sólo por esto, pero si andas buscando una excusa, pues ya sabes.

    Xist: sí, tienes razón. Esa es otra de los aspectos criticables de esta exposición, que se siga tirando de imágenes tópicas que, de hecho, son muy poco darwinianas. El propio título de la exposición tampoco me parece adecuado. ¿Qué es eso de la evolución de Darwin? ¿es que era suya? ¿trata la exposición de cómo “evolucionó” el amigo Carlos? Muy mal.

  5. lucia 13 julio 2009 / 17:40

    ire no tengo mucho en lo que elegir y parece interesante.
    ¡VIVA DARWIN!

  6. Andres 14 julio 2009 / 20:14

    parece muy interesante la visita a este museo,en esta coleccion me gustaria mucho ver las imagenes y aves disecadas que ha contribuido el ministerio de cultura de
    Ecuador gracias por el aporte¡¡¡ espero algun dia poder ir alas
    Islas y de paso visitar ese pequeño pais
    un saludo

  7. Jose 3 enero 2010 / 1:44

    ¿Como se va al museo?

  8. ANDREA 2 marzo 2010 / 21:28

    ES MUY BUENO Y CARISMATICO

  9. leidy jhoanna velasquez salas 18 octubre 2012 / 2:17

    cuanto bale la entrada me parese interesan para los estudiante

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s