Hace un año…

Hace justo un año Estados Unidos estaba de noche electoral. Al igual que ahora yo estaba de visita en Connecticut y la pude vivir más o menos de cerca y me alegro porque la recuerdo como una experiencia muy interesante. Un año es suficiente para empezar a evaluar en qué se ha quedado el fenómeno Obama. Es verdad que no tener a un completo patán de emperador mundial se nota y que el clima internacional parece más relajado. Está el famoso discurso de Obama en El Cairo, con el que pareció dar un giro considerable en cuanto a las relaciones de los EEUU con el mundo árabe, las promesas que no acaban de materializarse sobre Irak y Guantánamo… y alguna cosa más, pero hechos, lo que se dicen hechos, no hay muchos. El mundo sigue siendo un desastre y si alguien se pensaba que este señor iba a ser capaz de traer la paz mundial, de momento, se equivoca. Luego está lo del Nobel de la ídem, claro, que es para mear y no echar gota y que dio vergüenza ajena al mismísimo Gandhi; me consta que se habría retorcido en su tumba de no ser porque le incineraron.

La cosa es que Obama parece bastante ocupado con lo que pasa en su casa, y no me extraña porque está hecha unos zorros. Como sabéis, el plato fuerte de la legislatura es la reforma del sistema sanitario, algo que desde mi perspectiva europea hace muchísima falta. Pues bien, pese a que una de sus promesas electorales era precisamente esa, Obama encuentra una oposición fortísima en todos los sectores de la sociedad, incluyendo a los votantes demócratas, para llevar a cabo esta reforma. Es algo que me sorprende bastante, pero he tenido la oportunidad de hablar con gente bastante interesada en la política y convencidos votantes liberales (en sentido americano) que consideran que no es adecuado emprender la reforma sanitaria porque es muy caro. A esto hay que añadir que la campaña contraria a la reforma que se está viviendo a todos los niveles en casi todas las televisiones y medios de comunicación es sencillamente brutal y muy a menudo deliberadamente demagógica. De nuevo se basan en el alto costo que tendría para el erario público un plan tan ambicioso. Cuando hablo de estas cosas me siento un marciano; por más que les pregunto en qué se puede invertir mejor el dinero del contribuyente que en un sistema sanitario decente sólo recibo miradas raras. Total, yo no sé en qué gasta esta gente sus impuestos, porque las aceras son una mierda, el alumbrado público mínimo, las infraestructuras se caen a cachos y las cosas decentes que quedan se financian por lo privado.

En fin, que no quería enrollarme mucho con esto, pero que de verdad es increíble la cantidad de anuncios, números humorísticos, viñetas y artículos en los periódicos que se hacen expresamente para ridiculizar o estigmatizar a una hipotética salud pública. Pues bueno, allá ellos con sus cosas, bastante preocupación tengo yo con los hospitales de la Espe.

Entonces, ¿Es Obama un “bluf”? Pues no sé, de momento desde luego parece que se ha desinflado muchísimo, que muy pocas nueces ha habido dentro y fuera de su país después de tanto ruido, y sin embargo, en una noche como la de hoy no puedo evitar acordarme de este momento.

(No lo he encontrado subtitulado, pero hay una traducción aquí)

¿Por qué pongo esto? Cuando oí a este señor dar este discurso (que sí, cocinado por su correspondiente equipo especializado, claro) me dio la impresión de que nunca había conocido a un político contemporáneo que estuviese a su altura. Me refiero a cómo es capaz de implicar y conmover, de emocionar, de llenar de esperanza, de ser asertivo y profesional, de medir de esa forma tan magistral el entusiasmo, la rotundidad y el sentimiento. Miradle cómo encandila al público, como si fuese un predicador, ¡se metió a todo el mundo en el bolsillo! ¡Si es que lo veo ahora y se me pone el pelo de punta!

Bueno, pues acto seguido, un servidor echa un vistazo a los titulares de la política nacional española y claro, no puede evitar desear que llegue un día en el que, para empezar, diese gusto escuchar cómo hablan los políticos.

Vale he hecho trampa, pero vosotros ya sabéis lo que quiero decir…

Anuncios

8 thoughts on “Hace un año…

  1. jmongil 5 noviembre 2009 / 10:12

    Si echáis un ojo al blog de Egócrata podréis leer que el gasto sanitario por persona en Estados Unidos es el mayor con diferencia de la OCDE, que está creciendo de un modo incontenible. Pero al mismo tiempo los niveles de cobertura sanitaria, la esperanza de vida, la tasa de mortalidad infantil, en general el estado sanitario de la población norteamericana no está ni de cerca a la altura de los demás países del primer mundo.

    Indudablemente el modelo sanitario norteamericano no es el ejemplo a seguir.
    Y ya veremos si el modelo que está pariendo la admon. Obama, tras las chopocientas zancadilas del Legislativo, ofrece un balance positivo. Hay mucho dinero por medio.

  2. eulez 5 noviembre 2009 / 10:53

    Mmmm.. sanidad pública o privada, donde meter los impuestos, gasto desmedido y poco aprovechado, injerencia de las autoridades públicas… y comentario de Jmongil. Esto tiene buena pinta, muy buena pinta. Vosotros ya sabéis lo que quiero decir…

    El lío que tiene Obama en EEUU es tremendo. Cualquiera que tenga alguna idea mínimamente de izquierdas es tachado de comunista y dictador. El lobby neocon y ultrareligioso es muy poderoso e influyente. Creo que hay que tener paciencia, sólo lleva un año y son demasiadas cosas y demasiada gente en contra de todo.

  3. Radagast 5 noviembre 2009 / 12:44

    Los estadounidenses son humanos de costumbres. Cerriles y de costumbres. Si se unen ambas capacidades nos encontramos con que son capaces de estar orgullosos de cosas como ésta.

    Es cierto que el señor Obama, a los que estamos al otro lado del Atlántico, nos parecía prometer mucho. No sé si sería sincero en sus propuestas (dejando aparte las salvedades típicas del hecho de ser un político), pero si tiene que lidiar contra su país entero para lograrlas…

  4. jmongil 5 noviembre 2009 / 13:59

    Y tienen una legislación que dificulta su propia modificación: filibusterismos, intrusiones legislativas, vetos presidenciales, ausencia de disciplina de voto, divismo parlamentario. En fin, los poderes legislativo y ejecutivo están tan separados que aprobar una ley es un parto de montaña.
    Supongo que ya conoceréis la analogía de las leyes y las salchichas.

    Eulez
    Eres un peaso de camorrista. :-)

  5. eulez 5 noviembre 2009 / 17:35

    Y además de camorrista, sociópata y antisosiá. Que lo sepáis.

  6. Copépodo 5 noviembre 2009 / 18:54

    Pues sí, más o menos ya todos sabemos un poco de qué va la bronca, pero es que no salgo de mi asombro al ver a gente muy bien informada y de mentalidad supuestamente muy abierta mirar con malos ojos la reforma (cómo se nota que tú vives bien y te puedes pagar el médico, chavalote). De verdad que es impresionante la de recursos que se están empleando para hacer publicidad negativa con argumentos y metáforas infantiles, muy a la americana.

    ejemplo 1: un globo que se infla y se infla mientras una voz en off habla de más impuestos, de mayor coste sanitario (?), etc hasta que el globo explota.

    ejemplo 2: en un programa de humor tipo “late night”, ponen una pila de papeles de medio metro de alto para reflejar lo complicado que es todo esto y ponen a 4 pavos a jugar al twister mientras el público se ríe para acabar afirmando, cuando todos se caen que eso es la reforma sanitaria.

    Y a todo esto a mí me parece que la situación a veces es dramática: mucha gente acaba retrasando la visita al médico para ahorrar y esa tendencia de esquivar a los matasanos todo lo posible al final pasa factura, porque a veces cuando acudes al médico ya es tarde si tienes algo grave.

    Añadid a esto unos anuncios de medicamentos en la televisión muchísimo más largos que en España y sobre dolencias más graves (más de la mitad del tiempo se pasan describiendo efectos secundarios). Que me corrija alguien si me equivoco, pero creo que en España si se anuncia un medicamento por televisión pierde ciertos privilegios a la hora de ser recetado. Hay además pasillos enteros de los supermercados dedicados a medicamentos, y se compran los nolotiles como quien se compra unos lacasitos. Todo esto hace pensar en el poder que tienen las industrias farmacéuticas por aquí.

    Por último, he conocido a gente muy joven pero de recursos limitados (que no pobres) con problemas chungos de salud dental o que toman medicamentos igualmente que dan bastante yuyu. Por supuesto no les he preguntado por sus problemas personales, pero me da en la nariz que ninguno estaría así en un país europeo.

    Bueno, pues a pesar de todo, ¡noooo es que eso es comunismo! No sé si es un condicionamiento secular al tabú de lo público o directamente un problema de egoísmo galopante, pero sí, aquí hay un fregado bueno para Mr. Obama, que a pesar de todo parece que sigue adelante con su plan mundial de rojerío masón.

    PD: Como bien apuntaba SuperSantiEgo por ahí, ojo al primer capítulo de “V”, (el remake). Extraterrestres que pregonan la paz mundial y ofrecen una asistencia sanitaria universal, pero resultan ser malvados lagartos. Bueno, paro, que me da la conspiranoia…

    Y sí Eulez: eres maléfico.

  7. Copépodo 5 noviembre 2009 / 19:01

    Oye, Jmongil, ¿cómo es eso de las leyes y las salchichas?

  8. jmongil 5 noviembre 2009 / 20:28

    Pues es una frase atribuida al canciller prusiano Otto von Bismarck:
    “Con las leyes pasa como con las salchichas: es mejor no ver como se hacen.”

    En un episodio de la primera temporada del Ala Oeste un personaje miembro del gabinete presidencial dice algo muy parecido: “Hay dos cosa que la población no debe saber: cómo se hacen las leyes y las salchichas”.
    Debo decir que esta excelente serie proporciona una imagen muy didáctica de los procesos legislativos en ese país.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s