Lingotazo homeopático masivo

Supongo que todos vosotros estáis familiarizados con lo que es la homeopatía. Esta supuesta medicina alternativa tiene sus orígenes en aquello del equilibrio de los humores hipocráticos y básicamente viene a decir que la curación que provoca, por ejemplo, una intoxicación, viene de la mano de administrar esa misma toxina en unas dosis muy bajas. De hecho los principios activos se diluyen tantas veces que desde un punto de vista químico empírico acaban siendo indistinguibles del agua, a lo que los homeópatas nos vienen con que es que el agua tiene memoria y tal.

Pues bien, la empresa británica Boots, especializada en productos de salud y bienestar, tiene en sus estanterías productos homeopáticos que vende junto a otro tipo de medicamentos verdaderos, de origen natural o industrial. El grupo escéptico 10^23 (cuyo nombre está adecuadamente inspirado en el número de Avogadro, la constante empleada para contar moléculas) se ha tomado este asunto muy en serio y planea para el próximo día 30 un botellón masivo de productos homeopáticos de Boots para demostrar que no tienen ningún efecto.

La carta abierta que han escrito viene a decir cosas como esta:

La mayoría de la gente no tiene tiempo ni inclinación a comprobar si los artículos científicos apoyan las afirmaciones de eficacia que hacen los productos homeopáticos. Confiamos en que marcas como Boots comprobarán esos hechos por nosotors, que aportarán un consejo médico verdadero y que nos proporcionará sólo aquellos productos que tengan un beneficio médico demostrable.

No esperamos encontrar en la estantería de la farmacia productos que no funcionan.

Estos productos no sólo no son efectivos sino que pueden ser peligrosos. Los pacientes pueden retrasar acudir al médico porque creen que la homeopatía puede tratar su estado. Hasta hace poco, la página web de Boots llegó al punto de decirle a los pacientes que “después de tomar medicina homeopática tus síntomas pueden empeorar ligeramente” y que esto era un signo “de que las energías naturales han empezado a contrarrestar la enfermedad”. Consejos como este animan directamente a los pacientes a retrasar la consulta médica real incluso cuando su condición se deteriora”.

Veremos en qué acaba esta intoxicación masiva, de momento ya hay un homeópata que les ha respondido en uno de esos videos de YouTube que hace la gente que está encantada de conocerse.

Nueve minutazos tarda este tío en decir que la gente que participe en esta libación no va a sufrir ningún efecto (qué lince, el tío). Con grave riesgo para mi integridad física he escuchado a este “doctor” decir que el problema de este grupo escéptico es que parten de la premisa de que la sustancia homeopática jarepéich va a tener algún efecto en la gente sana, ya que para que sea eficaz el cuerpo tiene que estar “susceptible” a que le afecte la medicina. Vamos, que la medicina tiene efecto si el que la va a recibir está por la labor, me seguís, ¿no?

Mientras esperamos a ver qué ocurre, dejamos para la reflexión de cada uno que en la facultad de medicina de la Universidad de Zaragoza se enseñe y se promueva la homeopatía como si fuese verdadera medicina. Lo mismo hace falta aquí también algún botellón de agua.

Para terminar os recuerdo que evidentemente la homeopatía puede curar, concretamente mediante el efecto placebo. Lo que es cuestionable es si está bien que unos cuantos espabilados ganen dinero (y no poco, precisamente) por recetar agua.

Anuncios

21 thoughts on “Lingotazo homeopático masivo

  1. Wolfen 27 enero 2010 / 23:58

    Uh qué bien, así también me saco yo la carrera de medicina.
    Obviando sutilezas y eufemismos, la homeopatía te presenta algo así, si no he entendido mal la entrada:

    “No se preocupe, mire, le doy estas pastillitas que no tienen efecto, pero que si usted se las toma con ganas se le va a curar la hernia. ¡No se preocupe si nota cómo su columna chirría y le duele como el infierno, que eso es bueno! Hale, arreando que es gerundio.”

  2. Biónica 28 enero 2010 / 0:02

    Oh, y rizando el rizo, se me ocurre que podríamos hablar de la dichosa pulserita esa de silicona que todiós tiene ahora, y todiós argumenta que su vida ha dado un giro de 360º desde que tiene la susodicha pulsera. En fins…

  3. Borja 28 enero 2010 / 0:03

    La hija de un amigo mío, con unos tres años, se tomó de un tirón el frasco completo de homeojunje que le habían recomendado para las infecciones de garganta.

    Estuvieron en un tris de llevarle a urgencias, pero, mi amigo después de haberle explicado de qué iba la cosa, se imaginó saliendo en las noticias como Pringado Del Mes™ y no fueron.

    Corolario: A la niña obviamente no le pasó nada. Como quedó clarísimo que eso no hacía nada, no compraron más, y con el segundo hijo tampoco.

  4. Mario 28 enero 2010 / 0:03

    En zaragoza? Pero si ellos nos llaman a nosotros fatos (tonto en aragonés?, están locos estos cheposos!!
    No lo sabía, entonces… ¿no hay ningún punto a favor de la homeopatía en ningún sentido? molaría saber porque la enseñan, efectivamente, cosas que pasan, que cosas pasan.

  5. Zerai 28 enero 2010 / 0:13

    Tengo que decir que estoy en contra de esta manf… no, hombre, no, dejad las antorchas

    Esto lo van a justificar como quieran (ya lo has mostrado en el video) y lo unico que va a servir es para darle algunos beneficios a las empresas que embotellan agua

    Que decir que no hay mejor argumento que el que podemos obtener del “doctor”: si a los sanos no les hace nada, porque va a hacer algo a los enfermos?

  6. ricardo 28 enero 2010 / 11:04

    Vamos a ver si además de homeopáticos están contaminados o tienen algún excipiente que no se pueda ingerir masivamente. Esas cosas las carga el diablo.

  7. jmongil 28 enero 2010 / 13:52

    Hace unos años un grupo de científicos belgas, ante la noticia de que el Estado iba a incluir la homeopatía en la sanidad pública, llevaron como acto de protesta un suicidio homeopático. O sea, que engulleron un amplio surtido de venenos atroces previamente diluidos hasta el aburrimiento, como es habitual en los homeópatas.
    Obviamente siguen vivitos y coleando.

    ¿Queréis echaros unas risas?:

  8. Raven 28 enero 2010 / 15:21

    xD yo venía a poner el vídeo ese que ha dejado jmongil. Así que nada me limito a saludar !

  9. unodetantos 29 enero 2010 / 11:08

    Cuidadín con lo que hacéis. Una prima de mi mujer es una firme creyente de los productos homeopáticos. Una vez en su casa me dijo que para las escoceduras del pañal de su hijo lo ponía una crema recomendada por el homeópata que era bueníííííísima.

    Cogí la crema y en un lateral rezaba claramente “hydrocortizona” como principal componente. No le dije nada porque seguro que me tacha de alarmista por estar dándole friegas de corticoide a su hijo como si fuese “aguita del carmen”.

    También leí la experiencia de una médica que se dedicó en su jubilación a ir a reuniones de pseudociencias para intentar dar su punto de vista. Esas experiencias la recoge en su libro “Enseñando a los cerdos a cantar” (frase que proviene de su mejor amigo cuando le dijo que iba a hacer eso: “No lo hagas. Es como enseñar a los cerdos a cantar. No lo conseguirás y encima conseguirás cabrear al cerdo”).

    Hablaba que un médico homeópata daba un medicamento homeopático de china que realmente era efectivo contra los dolores. Nuestra protagonista le pidió ver ese medicamento y vio que los componentes eran “una mezcla a precio de oro de cafeína, vitamina C y paracetamol”. El médico homeópata no sabía lo que era el paracetamol porque ese es el nombre europeo de ese medicamento, en EE.UU lo llaman acetaminofén.

    Así que cuidadito con lo que os tragáis.

    Pero no hay nada más que pensar: si la homeopatía es que el agua a capturado las propiedades de las sustancias con las que están en contacto, el agua que bebemos del grifo tendría que ser el medicamento más fuerte que se conoce porque ha estado en contacto durante millones de años con toda clase de sustancias.

  10. Mapoto 29 enero 2010 / 15:05

    Eso es, los corticoides son el diablo, los antibióticos satan y las vacunas el anticristo. Lo que realmente cura es el agua bendita/homeopática.

    Di que sí.

  11. Reinaldo Pirzés Ruflo 9 junio 2010 / 20:28

    Yo simplemente quiero que ante mí, un médico cualquiera (con matricula claro está) me demuestre que la homeopatia es un fraude.

    Nada de doble ciego, ni mierda de la universidad de Londres. Que venga (o voy da igual) y que me demuestre in situ con un paciente elegido por azar porque no funciona la homeopatia y es según él un fraude.

    Claro está que le pago lo que me diga por venir y hacer la demostración…

    Y por cierto el señor Jmongil deberia saber que en Belgica la medicina homeopatica esta incluida en la sanidad publica.

  12. Copépodo 9 junio 2010 / 20:59

    Reinaldo, es justamente al revés: la propia homeopatía es la que debe demostrar científicamente que es efectiva más allá de los placebos. Nadie tiene por qué creerse la utilidad de algo si no recibe primero pruebas. La aspirina, los antibióticos y los analgésicos han demostrado su efectividad cuando ha sido necesario y han querido comercializarse, sin embargo los homeópatas ganan dinero a costa de la desesperación de la gente basándose en principios que jamás han conseguido una credibilidad científica.

  13. jmongil 10 junio 2010 / 6:34

    Reinaldo. No se puede demostrar la inexistencia de algo. ¿Cómo se puede demostrar la inexistencia del monstruo del Lago Ness? No. Son sus creyentes los que deben demostrar su existencia. Con la eficacia terapéutica de la homeopatía igual.

    Pero es que además, conociendo los principios que gobiernan la elaboración de los productos homeopáticos, no podemos sino sentir vergüenza por su presencia en las farmacias.

    El que Bélgica incluya productos homeopáticos en su cobertura sanitaria sólo nos muestra que los políticos aprobaron su inclusión por alguna razón; no necesariamente por su eficacia terapéutica. Los políticos pudieron tener otros motivos rentables para sus intereses.

  14. B.V. 23 mayo 2012 / 16:12

    Pues yo debo de ser una loca, tengo una hija con (ahora) 11 años que padece artritis desde que tenía 15 meses.
    Como no me hacían mucho caso los médicos, que esperara me decían; no se a que…
    Investigué, busqué… di un médico homeópata, que tiene su carrera de médico “normal” tambien y doy gracias a haberlo encontrado.
    Da igual que medicina sea, el problema está en la gente no profesional y en los estafadores/impostores que los ha habido toda la vida.
    Podría meter un comentario larguísimo contando mi experiencia, pero no lo voy a hacer, porque por lo que he leído sería inutil.
    Solamente una pregunta:
    ¿En serio alguien cree que a un bebé de 15 meses se le puede convencer de que algo le va a curar si es un placebo?
    Un saludo.

  15. jmongil 23 mayo 2012 / 18:57

    Fácil respuesta B.V. : ¿Y cómo sabes que lo que curó a tu hija era ese producto? No lo puedes saber, pero te gusta creer que así es.

  16. B:V 24 mayo 2012 / 13:24

    Mi hija no está curada, yo no he dicho eso. La artritis es una enfermedad que no tiene cura.
    Y no se de que producto hablas porque el tratamiento ha ido variando con el paso del tiempo.
    En este caso en concreto, se que lo que la ha ayudado ha sido esto, pues no ha tomado ni un corticoide ni un inmunodepresor de los que su reumatologo le recetaba.
    Y tengo que decir, que el especialista siempre ha estado al tanto “de su otro tratamiento” que en realidad ha sido el único, y jamás, jamás, puso ninguna pega. Y no es precisamente una persona que esté a favor de la homeopatia. Pero en nuestro caso no pudo negar la eviencia de la mejoría.
    En este caso, la enferma no soy yo (aunque me hubiera gustado serlo y librar a mi hija de ese calvario) Por lo tanto lo que yo crea o deje de creer es irrelevante.
    Simplemente los sintomas, y todo lo que conlleva esta enfermedad, se han mitigado al mínimo y lleva una vida feliz practicamente libre de todos los efectos que hacen que esta enfermedad llegue a limitar el desarrollo de una vida normal.
    Sinceramente, lo que si creo es que tomé la mejor opción.
    Yo nunca intento convencer a nadie de que la homeopatia es lo mejor, simplemente en este caso, a nosotras, nos ha funcionado. Y como todo en esta vida, lo que a ti te va bien a otro puede ser que no, y viceversa.
    Jmongil, te repito la pregunta de mi anterior comentario…
    ¿en serio crees que cuando tenía mi hija 15 meses era capaz de autosugetionarse?
    Las inflamaciones, las limitaciones al andar debidas a ellas, la produccion de un exceso de liquido sinovial… todo se redujo al mínimo.
    ¿Crees en serio que ella se depertaba por las mañanas diciendo “que bien, con esto que me da mi mamá, hoy me levanto, puedo andar y puedo desayunar yo sola porque no tengo la manos tan hinchadas que no puedo no sujetar la cuchara?
    ¿En serio?

  17. jmongil 24 mayo 2012 / 20:18

    Claro que no creo posible la autosugestión de una persona tan joven.

    Pero sigo en mis trece: no puedes saber que ese producto fue el causante de la semicuración de tu hija. Puede haber otra variable que a ti y a tu médico se os escapa. Estás estableciendo una relación causa efecto a partir de un caso individual. En ciencia no se hace así. Es así de simple.

    Y además, si tienes en cuenta el proceso de elaboración de los productos homeopáticos y los principios en los que se basa, la conclusión es que tu hija está ingiriendo agua.
    ¿Que ahora le va mejor? Por supuesto, enhorabuena. Pero será debido a otra causa por ahora no identificada.

  18. B:V 25 mayo 2012 / 2:39

    En fin, entonces digamos que no es un caso individual.
    Evidentemente a mi hija menor tambien la trata este médico, junto a su pediatra.
    Gracias a dios, “lo peor” que ha tenido eran unas fiebres tremendas que siempre terminaban en unas bronquitis medianamente severas. En cualquier época del año, curiosamente siempre coincidìan con lo cambios de tiempo. Esto último observado por mi, no por ningún medico.
    Mismo procedimiento que con la mayor. A la vez numeronosecuantos que le sucedió, la llevé a la “otra” consulta. Tratamiento de choque, remisión de los síntomas sin corticoides, inhaladores etc, y posterior tratamiento.
    Se terminaron las bronquitis.
    También se nos ha debido de escapar una variable con ella, pero tampoco se cual, igual que con la mayor.
    Un familiar, años con un timpano perforado lo que le suponía infecciones y unas secreciones mucosas igualitas a las nasales en el peor resfriado.
    Años de otorrinolaringologos, años de antibioticos, vitaminas y no se que mas.
    Finalmente, “a la otra” consulta. Su perforacion de timpano ahí sigue, eso no desaparece, pero las infecciones, molestias, dolores y secreciones, si.
    Otra variable mas que se nos escapa con esta persona.
    Vuelvo a repetir, estafadores los hay en todos lados, y yo creo que tuve la suerte de dar con un profesional titulado, que por motivos que no me corresponde a mi contar, un día tomó la decisión de buscar otro tipo de medicina para ayudar a la personas.
    Por la cual tambien está titulado, y no es un curso a distancia lo que tiene, precisamente.
    Como ponía un comentario por ahí, la homeopatía tiene que demostrar que realmente funciona, y a mi, sinceramente me lo demostró hacer muchisimo tiempo.
    Por cierto, deberías revisar todos los tipos de medicamentos homeopaticos que existen, ya que no todos van a bases de milmillones de diluciones.
    En todo caso, si esa informacion la buscas en personas, lugares o paginas con tus mismas ideas (totalmente respetadas por mi) sería lógico que pudieras pensar que soy una madre loca que trata la artritis (una enfermedad muy seria, mas aun tratandose de niños) de su hija con agua, y porqué no, ya de paso colocandole bien los chacras.

  19. jmongil 25 mayo 2012 / 11:00

    Bastan unos pocos cientos de disoluciones para que la posibilidad de que haya una molécula de principio activo por litro de agua sea inferior al 50%. A partir de ahí se considera que eso es agua y nada más que agua. Y que yo sepa, todos los productos homeopáticos ponen en su frasco un numerito con una C, o sea, varios cientos de disoluciones; traducido al cristiano, simplemente agua. Si pone una M, entonces miles de disoluciones. Apaga y vámonos.
    Así que en teoría, si sólo se toma agua, esos productos no curan, pero son inocuos, menos mal.

    Puedes mencionar todos los casos individuales que quieras. En todos ellos la causa de la mejora sabe dios cual será. En unos casos puede ser la sugestión, en otros a saber qué pasará. Pero no puedes afirmar que sea debido a ese producto. Nadie tiene capacidad para observar cómo actúa el producto en cada organismo. La vida es así, no como en House en donde a veces te ponen lo que pasa dentro de las tripas.

    Ahora bien, si te gusta creer que esas mejoras son debidas a ese producto, tú misma. Pero eso es fe, no ciencia.

    Para demostrarlo científicamente hacen falta experimentos en laboratorio, sobre extensos conjuntos de personas, aislando debidamente las variables que en los casos particulares (como los que mencionas) se escapan. Sólo así se puede demostrar fehacientemente la eficacia terapéutica de un producto. Por ese filtro tienen que pasar todos los fármacos.

    Los productos homeopáticos no cumplen ese requisito. Nunca lo han superado. Por eso no tienen la consideración de fármacos.
    Luego quien afirma lo contrario, mal que le pese, se apoya en la fe, no en la razón.

  20. B:V 25 mayo 2012 / 12:26

    Todo esto se resume en lo de siempre. En los intereses, económicos claro.
    Y por supuesto no voy a entrar en ese debate, porque necesitaríamos más de una vida para hablar de ello.
    Yo no tengo fe en nada,ABSOLUTAMENTE EN NADA.
    Simplemente creo lo que veo, lo que puedo constatar que es real.
    Repito, yo no voy por las calles y hablando a mi circulo de amigos de lo maravillosa que es la homeopatía.
    En todo caso, cuento la grandísima suerte que tuve el día que encontré un profesional cualificado, que comenzó a tratar a mi hija siendo muy claro y, con el interés de poder mejorar su calidad de vida.
    A partir de ahora, a esa alegría, añadiré lo afortunadas que hemos sido por haber encontrado tambien “esas varianbles”.

  21. jmongil 25 mayo 2012 / 18:59

    ¿Intereses económicos?
    Ya estamos con las teorías conspiratorias, en este caso de índole económico. Pues va a ser que no cuela. Los intereses ¿de quién? ¿De las industrias farmacéuticas por un casual? Hace tiempo que las industrias farmacéuticas juegan a dos barajas, es decir, que hacen negocio tanto fabricando y vendiendo fármacos como pseudomedicinas. Mientras se vendan, tanto les da.
    Porque que yo sepa los descendientes de Hahnemann no tienen la patente del invento de su ancestro. Cualquiera puede inventarse un supuesto producto homeopático, atribuirle un efecto terapéutico (pero sin demostrarlo) e intentar sacarse unos cuartos comercializándolo. Además, para las industrias farmacéuticas la difusión y venta de los productos homeopáticos es un chollo. No requiere investigación y lo que vendes es agua a precio de Whisky.

    ¿Que sólo crees lo que ves? Me parece muy bien. Pero lo que no has podido ver son las reacciones a nivel celular del cuerpo de tu hija. Ni tú, ni tu médico, ni nadie. A menos que tengas visión microscopica combinada con rayos X. Como no creo que sea así que no puedes afirmar qué efectos concretos ha tenido la ingesta de ese producto homeopático (como verás, me niego a llamarlo fármaco). No has podido ver con tu propia vísta los intercambios químicos de las células de tu hija.

    Sencillamente has establecido una relación causa efecto sin más evidencias, sin atenerte a que puede haber otras variables interviniendo en el proceso. Sí, esas que tanta gracia te hacen, esas que los experimentos de laboratorio intentan aislar para no confundir. Pero tranquila, ese tipo de asociaciones son muy habituales en todas partes. Es un razonamiento falaz. Es como cuando los antiguos avistaban un cometa una noche… Y si a la semana siguiente había un terremoto, pues zás. “Post hoc, ergo propter hoc”. Después de ésto, luego causado por ésto. Cada vez que pasa un cometa, habrá un terremoto. Así de simple.

    Afortunadamente con el paso de los siglos se ha ido desarrollando un método científico que procura evitar estas precarias conclusiones. De lo contrario, apañados estábamos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s