Motivos para la revolución

Hoy estoy en plan abuelo cebolleta, y advierto: si estás estudiando una carrera y continúas leyendo esta entrada, al final de la misma posiblemente pienses que soy un gilipollas, y puede que con razón, pero avisado quedas.

La entrada de hoy es una especie de comentario de texto. Un texto muy breve de esos que se te cruzan por casualidad. En un campus universitario de cuyo nombre no quiero acordarme hoy me he encontrado con esta pintada:

5 DIAS, 5 EXAMENES? REVOLUCION [sic]

Apenas unas palabras y cuantísimas cosas podemos comentar de las mismas. Vamos a empezar por lo obvio. El autor de esta pintada parece ofuscado, (¡qué digo ofuscado! ¡iracundo!) porque al desgraciado le toca estudiar mucho: el pobrecito va a tener que presentarse a cinco (¡cinco!) exámenes en cinco días, es decir, a uno diario. Esta circunstancia debe parecerle un abuso tan grande que no puede contener su indignación y pide una revolución para que la pedagocracia inmunda atienda a sus demandas.

Tela.

Para empezar, estaréis de acuerdo conmigo en que la queja revela de forma cristalina qué sistema de aprendizaje tiene este individuo. Puesto que tener un examen al día no es una exigencia física ni psicológica insalvable (contando con un buen desayuno y sus necesarias horas de sueño), todos sabemos que lo que echa en falta el artista es tiempo suficiente entre examen y examen para olvidar todo lo que llevaba “aprendido” con pinzas para la prueba anterior y echarse al hombro con los mismos alfileres los conocimientos necesarios para salvar la siguiente evaluación y así sucesivamente.

¿Cuánto tiempo sería necesario tener libre entre examen y examen? Todos sabemos la respuesta: el imprescindible para darse el atracón de último momento y poco más. Estas estrategias de aprendizaje, impropias de una persona adulta que, se supone (ya, soy un ingenuo) quiere adquirir una educación superior pueden negarse de forma más o menos convincente pero se revelan ante lapsus del lenguaje muy habituales entre los alumnos: “me he quitado ya x créditos” (cuando quizá debería “ponérselos”), y expresiones por el estilo, como si una carrera fuese precisamente una ídem de obstáculos donde los exámenes se ponen para joder y no una suerte de escalera donde los escalones se suben progresivamente, no sin esfuerzo, pero tampoco sin recompensa.

Anécdotas al margen, sabemos de sobra que se pueden hacer varios exámenes seguidos ¡e incluso varios en el mismo día! Es más, los estudiantes universitarios saben perfectamente qué es eso y todos ellos han salido airosos al menos en una ocasión (las pruebas de acceso a la universidad duran 3 días, y me da en la nariz que se hacen más de cinco exámenes).

Por supuesto no se trata de ser hipócrita. Todos nos hemos dado atracones de estudio en algún momento u otro, pero igualmente todos sabemos que así no es como se hacen las cosas, y que es nuestra responsabilidad asumir las consecuencias de decidir cómo queremos sacar adelante la carrera. En la mano de cada uno está la posibilidad de dosificarse el esfuerzo o de dejarlo para el final. Por eso ver esta pintada me produjo una mezcla de ternura y ganas de dar collejas pensando en el inocente autor de la pintada, rabioso de ira, incapaz de dar crédito porque quieran hacerle estudiar en una universidad.

Manda narices.

Pero eso no es lo más importante, a fin de cuentas estoy exagerando y sí que es razonable quejarse si el calendario académico no está bien planificado. Lo que me llama la atención es el medio elegido y esa “exigencia revolucionaria”. Podéis pensar que simplemente es una queja más o menos razonable de un estudiante, pero ¡hay que ponerse en situación! Por mucho que ese pensamiento ronde los encéfalos de muchos alumnos, esa pintada no se ha hecho sola. Alguien concreto, con nombres y apellidos, se ha tomado la molestia de plasmarla. Vamos a intentar ponernos en su piel.

Imagináos comprando el bote de spray, esperando mientras pasan las horas del día, buscando un momento discreto, os acercáis a la pared, completamente en blanco, más que una pared es un murete, pero se hace inmenso según os acercáis; la adrenalina se derrocha en vuestra sangre, oís vuestros propios latidos acompasados con el sonido de los pasos solitarios en el suelo hasta que estáis a apenas unos centímetros de la pared y sentís un agradable mareo de euforia. Una pared en blanco, inmaculada, un universo de posibilidades, ávida de recoger vuestra ira e indignación, sedienta de libertad de expresión, esa pared os está pidiendo que le digáis al mundo con un alarido cuál es la causa por la que estáis dispuestos a luchar, se os brinda esa oportunidad en bandeja, ¡es el momento!

… y decides quejarte porque tienes que estudiar mucho.

¡No hombre no! ¡Menuda cagada! ¡Nene, tú estás tonto hombre! No os imagináis lo que he deseado haber estado al lado en el momento de la pintada y quitarle el spray al tontuelo quejica y haber hecho algo útil en esa pared. Total, no sería la primera vez que se me acusa de apología de la violencia callejera, que sea por alguna razón. Si yo me viese en esa situación desataría mi rabia y mi ira por motivos  que realmente me dan ganas de tirar cócteles molotov a según quién.

¿QUÉ MIERDA DE FUTURO ES ESTE?

AHORA METÉOS LOS LADRILLOS POR EL CULO

FELIZ 1984

LA HUERTA MUERE Y TÚ TE EMBORRACHAS

MEDIO MUNDO SE MUERE DE HAMBRE Y EL OTRO MEDIO PORQUE LA GRASA LE OBSTRUYE LAS ARTERIAS

EL MILENIARISMO VA A LLEGAAAAAR

Y yo qué sé, cualquier cosa tío, que Jesús te ama, que te tiraste a Maripaz, que te gusta la fabada, pero ¿que estás en la universidad y tienes que estudiar mucho? ¡Serás blando y quejica!

Da un poquito de pena que eso sea lo que dé de sí la rebeldía de un estudiante universitario. Ya sé que, además de hacer apología del gamberrismo contra paredes públicas, también soy un maniqueo manipulador por descontextualizar la frase y que no tiene por qué ser representativa, pero es que según la he visto, eso ha sido lo que me ha venido a la cabeza: qué desperdicio de spray, de pared y de matrícula.

Anuncios

26 thoughts on “Motivos para la revolución

  1. Damián Neri Osorio 20 mayo 2010 / 0:52

    Estas situaciones de que los exámenes se junten como si fueran hacia un punto de acumulación al menos creo que siven para generar una conducta esctricta para con el propio estudiante. No creo que sea algo como para enfadarse, mucho menos para “hacer una revolución”. Bueno, quizá al principio nos puede parecer que el sistema nos odie y podemos pensar que estaríamos mejor estudiando por nuestra cuenta.
    Estoy en contra de los graffitis, pero si tuviera que elegir grafitear algo, me iría por uno como “Feliz 1984”, pues si bien no como lo que narra la novela, algo parecido eso es lo que estoy viendo en esta sociedad.
    En mi universidad tan sólo fue un exámen, que duró algunas horas, para ingresar; me parece curioso el sistema que describes.
    Saludos.

  2. Radagast 20 mayo 2010 / 1:44

    ¿Desperdicio de spray, de pared y de matrícula? Desperdicio de chaval, qué cojones.
    No voy a ponerme yo en plan santurrón. Yo llevé mi carrera como el culo. Así fue. Pero vamos…
    Que hay que ser subnormal por escribir esa frase. Es no tener ni puta idea, es ser un niño-mimao, un niño que en su puta vida ha tenido que arrimar el hombro para nada… y que ha resultado la desgracia de ser un “progre-guay”, “antisistema”. Un niñato, vamos.
    Uno que, por una casualidad de la vida, no ha acabado afiliado a las juventudes del PP, vamos.

    Qué queréis que digo, a mí me ha resultado todo un insulto, sinceramente.

  3. lalo 20 mayo 2010 / 7:40

    Yo también me la he pasado llevando varios exámenes el mismo día, y no me quejaba por eso.

    No sabes la clase de experiencia que representa bandalizar una pared ajena (si es blanca, inmaculada tanto mejor), creo que las hordas de bárbaros sentían lo mismo al violar doncellas. Hasta que la policía te descubre haciéndolo.

    Totalmente de acuerdo, se pueden hacer tantas cosas, valla incluso el vandalismo por el vandalismo, pero no quejarse por exámenes; al menos me siento tranquilo de que no solo mis compañeros de clases se quejan de la carga de exámenes: tienen camaradas al otro lado del charco.

    En mi escuela fue uno examen de muchas horas para poder ser admitido

  4. Mecacholo 20 mayo 2010 / 8:56

    Ese desperdicio de pared se me antoja similar (aunque menos trascendente) que el desperdicio de las ondas hertzianas con noticias deportivas. Algunas escalas de valores no dejan de sorprenderme…

  5. Iván 20 mayo 2010 / 10:58

    Quien no se haya pegado panzadas de estudiar que tire la primera piedra.

    Dicho esto, la pintada revela un dato fundamental de una personalidad con un matiz psicopático: el autor no tiene la culpa de nada, y se siente legitimado para exigir –literalmente– que rueden cabezas por una cuestión de incomodidades en el calendario. Personas como yo –modestia aparte–, con la tendencia contraria (matiz depresivo) podíamos acabar en la misma situación, pero, y esto es importante, la culpa era toda nuestra. Si hasta se conocen las fechas de los exámenes con meses de antelación…

    Me acuerdo de la vez que me presenté a un examen en la fecha indicada… en el calendario del año anterior. Ahora me río, pero entonces me quería morir. El personaje de esta pintada hubiera culpado a Secretaría, Publicaciones, el profesorado en pleno y su madre, no necesariamente en este orden. Probablemente incluso habría rajado algunas ruedas al azar, en “venganza”.

  6. Raven 20 mayo 2010 / 12:43

    Otro grafiti sin tildes ! Y no es que sea un fan de las tildes y los acentos, vamos que la mitad me los dejo yo también olvidados, principalmente creo que hace 3 o 4 años que empecé a usarlos…xD

    Pero no me neguéis que una pintada con tildes está a un nivel superior. Hace ya muchos años, en la época en la que todos llevaban un eding de los gordos en la maleta para plasmar su firma en las paredes y el suelo, dí con un grafiti que se me quedó grabado a fuego en el recuerdo. Se trataba de la palabra “Árbol” pintada en el tronco de un árbol, con su acento y todo. Que genialidad ! Desde entonces y por muy bonitas que sean las pintadas nada lo ha superado.

    Ahora y por lo que me toca, los exámenes; a los cuales odio por ser o tipo test o durar 4 horas ( ¡yo quiero lo del medio !) Te destrozan, bueno nos destrozan a casi todos. Podría pasar horas quejándome, ya que no soy de pintar paredes con spray.

    Me joden muchísimas cosas de mi carrera. Me jode que en muchisimos sitios prefieran a veterinarios/farmaceuticos/Medioambientales.
    Me jode, que mis ex-compañeros que ahora bienviven en magisterio, medios de comunicación, periodismo, etc. Aprueben sin casi esfuerzo, y vengan al campus a recordarme que yo “ni estudiando” apruebo muchas veces.
    Me jode bolonia.
    Me joden los físicos
    Me jode que mi carrera esté llena de poliqueo,
    Etc

    Pero la soluciones son, y eso me parece que lo se yo y lo sabe el señor del spray, estudiar mucho más y mucho mejor, sacrificarse más (o aún más) O en última irse a magisterio. Si mañana hago una pintada o un twitt lloriqueando por otro suspenso, en el fondo sabré que la culpa es mía.

    Saludos !

  7. Caracol Asesino 20 mayo 2010 / 12:57

    Completamente de acuerdo con Iván.

    Me recuerda a una situación que viví cuando estaba en tercero de carrera, tras los exámenes de febrero.

    En el foro del campus virtual, los de segundo no hacían otra cosa que quejarse porque tras el fin de los exámenes, tenían ese fin de semana de “descanso” y el lunes, ya tenían un examen práctico. Entre las quejas, ironizaban de lo “fácil” que se lo ponían, hablaban de rebelarse y tal.
    Yo, que en qué hora me metería en la conversación, les dije básicamente que “esto no es el colegio, bienvenidos a la Universidad”. Les decía, sin acritud, que tocaba tener más responsabilidades y más carga de trabajo, que jode un huevo pero hay que pasar por ello. Y que en los siguientes cursos de la carrera no se iba a poner más fácil precisamente.

    La respuesta que obtuve fue prácticamente unánime: me tildaron de conformista, de negrera e incluso de nazi. Ellos se autodenominaban la promoción trasgresora, y querían cambiar todas las injusticias que se estaban haciendo en nuestra carrera y que los demás aguantábamos porque no queríamos luchar,… blablabla…

    Esto me enseñó dos cosas: no dar consejos a quien no los pida, y que desde que los teclados son tan baratos cualquiera puede decir gilipolleces en un foro.

  8. Caracol Asesino 20 mayo 2010 / 13:05

    Por cierto, Raven. Dime en qué puestos prefieren veterinarios, que me vendría bien!

  9. Raven 20 mayo 2010 / 13:13

    Pues (casi)todos los puestos que cualquier biólogo o bioquímico pudiese cubrir en el ministerio de defensa, son propiedad de los veterinarios los farmacéuticos o los de medioambientales.

    Ahí tienes por ejemplo a los NBQ, con la carrera de biología o incluso bioquímica no puedes optar a ser un oficial NBQ. también pasa lo mismo en la junta, y en diversos puestos de Ministerio de medio ambiente.

    A veces tengo la impresión de estar estudiando para nada, de que sabe un biólogo. “De todo y de nada” Conocimiento amplio y poco concreto, que al final no sirve para nada xD.

    Nah en serio, en este mundillo de blogs de ciencias no creo que muchos os tire el tema militar, pero a mi siempre me ha atraído, y saber que un estudiante de artes gráficas tiene más opciones que yo me decepciona bastante.

    Quizás sea la época, el calor y los exámenes. Pero tengo mis dudas existenciales con respecto a mi en apariencia oscuro futuro xD

  10. César 20 mayo 2010 / 15:04

    Lo has interpretado mal, Cope. Veamos por qué:

    1. Un análisis fisiografológico estándar nos revela dos cosas: que el autor es un varón y que sufre un problema en la próstata.
    2. ¿Qué puede hacer un grafitero cutre, varón y con problemas de próstata en un campus? Una simple consulta con el departamento de Anatomía patológica, nos confirma lo que nuestro primer descubrimiento apuntaba: el individuo había sido invitado por ese departamento para unas clases prácticas, a cambio de un bocata de calamares.
    3. Los estudiantes habían sido divididos en cinco grupos para efectuar un examen del sujeto, grupo por día.
    4. 5 días, 5 exámenes consistentes en un tacto rectal por un total de 63 alumnos.
    5. El autor expresa sus sentimientos: 5 días, 5 exámenes, revolucionA.

    Suponiendo que fuera por exámenes universitarios, a este me gustaría verlo examinándose de operaciones (2 preguntas, 6 horas, apuntes, libros, ordenadores, todo permitido, menos los sistemas de comunicación con el exterior, y siempre faltaba tiempo) después de una mañana de prácticas de ingeniería de la reacción química; el día anterior orgánica industrial y, al siguiente, optimización de procesos (ambos días, con laboratorio matinal). ¡El plan del 73 sí que era guay! Cuando acababas, en vez de título te daban el certificado de supermán.

  11. panta 20 mayo 2010 / 17:29

    …va a llegar XD

  12. Lisístrata 20 mayo 2010 / 19:09

    xDD
    Me he reído un wevo con tu artículo y con los comentarios, el de César es genial (sin menospreciar al resto)

    Este niño necesita un pico y una pala en vez de una matrícula en la Universidad y que esté dándole a la espiocha todo el año (menos el mes de vacaciones reglamentario que nos azuza a los sindiqué?)

  13. David 20 mayo 2010 / 22:33

    Ya lo decía un amigo mio, ¿a que nunca viste un tonto cavando una zanja? De tonto que es se pasa de listo
    un saludo

  14. Sophie 20 mayo 2010 / 22:47

    Ojalá yo hubiera tenido cinco exámenes en cinco días, a veces he llegado a tener 3 en un día y no me he muerto.

    Lisístrata tiene razón, una buena espiocha para hacer boquetes, que se gane el manolete de chorizo con el sudor de su frente, hombre.

    Lo malo de la generación ESO es que llega a la Universidad acostumbrada a estudiar a golpe de examen y al poco esfuerzo para aprobar, en las facultades las cosas no han cambiado mucho y se pegan el jardazo del siglo. Eso sí, en vez de luchar por salir adelante, se creen rebeldes y transgresores pidiendo que la Universidad se adapte a ellos y lo lacios que son. Angelicos…

  15. Copépodo 20 mayo 2010 / 22:49

    Damián, Lalo: en España las pruebas de acceso a la universidad duran tres días y constan de tantos exámenes como asignaturas importantes. Los exámenes son los mismos para todos los estudiantes de distintas categorías de conocimiento en cada Comunidad Autónoma y se hacen de forma simultánea. A pesar de todo, no son muy exigentes y más del 80% de los que se presentan, las aprueban. Un saludo ¡y pintadas las justas! (me ha encantado lo de violar doncellas) ¡Feliz 1984 a vosotros también!

    Rad, Iván: sí, hay que insistir en que atracones nos hemos dado todos (y algunos de campeonato), pero efectivamente lo que sorprende es que pida que rueden cabezas. Y efectivamente, es sangrante que aunque a alguien le pueda pillar muy apurao el calendario de exámenes ¡lo conocen con meses de antelación!

    Raven: me ha encantado lo de la pintada “ÁRBOL”, y a mí me pasa igual: echo de menos las tildes de las pintadas. Sobre lo demás, yo creo que ahora estás un poco depre por los exámenes, para los cauales te deseamos suerte (¡no montes revoluciones!), pero cuando los dejes atrás si quieres retomamos el asunto de las salidas de biología, que no son tan horribles como las pintas (o al menos, no muchísimo más horribles que para otras carreras); eso sí, sobre lo del ejército ni idea. Eres un frikazo :-P

    Caracol: yo me temía una reacción parecida, pero se ve que los lectores, de momento están de acuerdo con que la pintada es de risena (de risa, y de pena).

    César: después de tu interpretación me has convencido: el pobrecillo autor de la pintada tiene todo el derecho a pedir que rueden cabezas, ¡al menos que se lo junten todo el mismo día, que así se lo quita de enmedio antes!

    Gracias a todos por comentar

  16. Copépodo 20 mayo 2010 / 22:50

    Sophie: ¿sabes lo peor? Que a veces lo consiguen…

  17. Lanarch 22 mayo 2010 / 15:39

    Cómo odio a los putos revolucionarios de botellón.

  18. eulez 22 mayo 2010 / 17:27

    Oye Raven, ¿qué pasa con los físicos? Algunos somos hasta majetes. Yo desde luego a mis alumnos de Ambientales les trato muy bien diciéndoles que los güevos les voy a hacer un resumen de fórmulas de la asignatura.

    Sobre el agobio de los exámenes seguidos, lo entiendo perfectamente. En mi caso, en la carrera, tuve que soportar el cambio al “Plan nuevo” (el de créditos) y se dio la situación de que en alguna cuatrimestre tuve hasta 9 asignaturas. Evidentemente, esta situación de los 5 exámenes seguidos se produjo por mucho que planificase el elegir asignaturas para que no ocurriese.

    El problema de la pintada, como protesta, viene de lo de “Revolucion@”, que traslada una supuesta queja de un sistema de exámenes exagerado a un contexto antisistema de pacotilla. Por cierto, no se si alguien ha mencionado Bolonia, pero Bolonia precisamente evita que pasen estas cosas, el examen ya no va a ser tan importante y a lo mejor hasta no hay ni examen (hay otros problemas, pero no el examen).

    En fin, me solidarizo con el desquiciamiento del grafitero, me da penica.

  19. Mecacholo 24 mayo 2010 / 8:07

    Yo tuve la ‘suerte’ de tener 3 ó 4 asignaturas por curso, con lo que nunca se me agolpaban los exámenes demasiado… Creo que los planes de estudio de entonces a ahora han cambiado lo suyo: qué viejales que estoy hecho.

  20. Raven 24 mayo 2010 / 23:05

    eulez, mi problema con física a parte de culpa mía por no dedicarle suficientes horas y culpa de la asignatura por no gustarme ni interesarme… Es (y no soy ni de lejos el único) problemas con el departamento de física que se encarga de biología.
    Tenemos desde el profesor tipo “House” que el primer día nos dice que los de biología no tendríamos que ser de ciencias, que más nos pega ser de letras y que la física que nos dará será elemental y básica; casi para tontos. Después no nos dejan los ppt que ponen de clase, no nos facilitan nada o casi nada en comparación con otras asignaturas…

    Yo siempre he dicho, que cuando suspenden mucha gente un examen, sólo aprueban 20 o 30 de 100 o 200 Pues es culpa de la gente y del examen. Unos no estudian lo suficiente y el examen puede ser complicado. Pero cuando sólo aprueban 2 o 3 personas, una y otra vez. La culpa se la hecho completamente a la asignatura. Y este es el caso.

    No entro ya en lo necesario y básico que pueda ser para mi el conocer la velocidad y el ángulo de una partícula al pasar por un campo electromagnético ni ninguna de esas cosas…

    De todas formas hago auto-crítica a regañadientes. El año pasado no aprobé por jugar a las cartas. Me preparé todos los temas menos 2 que dejé sin mirar. Tuve mala suerte y me quedé en cuatro y medio. Lo que me jode es, que el profesor me dijese: “Bien has venido a clase y a tutoría así que si en septiembre me llegas al cuatro y medio te apruebo” Me sentó mal que encima me soltase eso, vaya que resulta que este cuatro y medio no le sirve que quiere dos. En septiembre el examen no fue ni humano y no aprobó casi nadie, por supuesto yo me quedé en un 2 pelao.

    Para terminar la gracia, física de los procesos biológicos ya no existe. Así que me quedan 2 años para aprobarla o me sacan de mi plan, al contrario que en otras asignaturas que están muriendo, en esta ni hacen exámenes extra, ni nos dan fotocopias, casi que les sienta mal que les vayas a preguntar cosas–. Ya no es cuestión de tener 1 o 2 exámenes el mismo día, el problema es que no tengo tiempo material para prepararme todas las asignaturas. Pero bueno esto último también es casi totalmente culpa mía.

  21. eulez 25 mayo 2010 / 8:58

    Raven, como me jode que los profesores sean tan clasistas. Bueno, me jode que la gente sea clasista en general. No te extrañe eso que hacen con los biólogos, dentro de la propia carrera de física lo hacían los teóricos y físicos matemáticos con todos los demás. No se que coño les pasa, cuando si hacen investigación, verían que las materias y las diferencias estancas entre disciplinas se diluyen, no existen. Será eso, que no hacen investigación.

    En fin, suerte.

  22. Trotalomas 9 junio 2010 / 9:37

    Jejejeje, no he podido evitar reírme hasta lo indecible… no por el desecho social de la pintada, sino por la forma en que nos cuentas la experiencia y te pones en su piel.

    La experiencia me ha recordado un cuento de Cortázar (Graffiti), aunque la distancia ética y moral entre sus protagonistas y el de tu entrada se pueda medir en “años luz”. Lo cierto es que todos nos hemos enfrentado a más exámenes de los que hubiésemos querido en menos tiempo del deseable, y no siempre hemos sido todo lo responsables que debiéramos, pero después nos arrepentíamos de la mala gestión de nuestro tiempo y no proponíamos cambiar el sistema por nuestra incompetencia.

    Con los años vamos aprendiendo, aunque siempre habrá algunos que no lo hagan nunca.

    Bueno, termino diciendo que acabo de descubrir tu blog y que llego para quedarme. ;)

    Saludos.

  23. Copépodo 9 junio 2010 / 20:52

    Gracias Trotalomas, bienvenido

  24. pedro 1 septiembre 2010 / 7:13

    tengo 12 años y no me pelo los programas de la revolucion le vamos a dar una paliza a los escualidos y ala burguecia

  25. pedro 1 septiembre 2010 / 7:14

    tengo 12 años y soy fans de la revolucion
    que le vamos a dar una pelaaaaaaaaaaa

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s