Primeras impresiones de un ciclista urbano novato en Madrid


Van a cumpirse un par de meses desde que me animé a sustituir algunos de mis desplazamientos en transporte público por recorridos en bici, primero con una alquilada, y luego con mi propia plegable. No me ha dado tiempo a recopilar un anecdotario suficientemente jugoso (todo se andará), y por otra parte hay mucha gente que escribe en internet sobre ciclismo urbano, así que no creo que lo que vaya a contar aquí sea especialmente original. Sin embargo me parece que puede ser interesante reflejar cómo veo las cosas ahora que estoy empezando para comentarlas con otros ciclistas más experimentados y quizá para que quien se esté pensando pasarse a las dos ruedas se termine de animar (o no).

.

Comunidad virtual (y real)

Lo primero que quería comentar es precisamente la gran cantidad de información que hay en internet, pues entre blojs y foros la comunidad virtual de ciclistas urbanos es tremenda y sentirse parte de ella te anima bastante, porque además es un colectivo bastante agradable tanto para los nuevos como para los experimentados. Estas semanas he leído artículos de Ecomovilidad, En bici por Madrid, Pedal against the machine, El de la bici, Déjame la bici (porfa), No sin mi Dahon y Un ciclista urbano entre otros, y muchos de estos enlaces me llegaron a partir de los elementos compartidos de Eulez. Hay que añadir un par de referencias madrileñas: el foro de la Bicicrítica y el de BiciViernes. Estar atento a la comunidad virtual es muy útil porque te permite enterarte de la cancelación del plan de movilidad ciclista de Madrid, cartas de protesta debido a ese tema, novedades en cuanto a la normativa de circulación, entrevistas, controversias varias, consejos sobre cómo candar la bici, etc. En el fondo esa es la gran ventaja que te da internet: hagas lo que hagas te permite de forma rápida y eficaz ponerte al día sobre casi cualquier tema, y en este caso me han bastado dos meses para saber de qué está hablando la gente cuando sale una nueva entrada en alguno de estos medios. Tened claro que si estáis pensando uniros a este colectivo encontraréis toda la información necesaria en internet y la gente va a estar encantada de ayudaros.

.

Recorridos habituales

Lo normal es que por la mañana vaya en bici hasta la estación de Cercanías de Sol (4 km, línea roja) o Chamartín (7 km, línea verde). Allí me monto en el tren (de esto hablaré luego) hasta mi destino en el campus. La primera ruta es corta y agradable por ser casi todo en llano o cuesta abajo. La segunda se hace más larga porque es cuesta arriba, pero me permite tardar exactamente lo mismo que tardaría usando el metro. Esta fue la primera y más agradable de las sorpresas que me he dado, la eficacia del tiempo empleado en la bici, que va más lenta, pero que se evita las paradas, los transbordos y los a veces largos paseos entre la puerta de casa a la estación y de la estación a la facultad. De regreso, aunque al principio no me atrevía, hago el trayecto completamente en bicicleta. Son unos 15 km (línea azul), un tercio de los cuales transcurren por el carril bici de la Autovía de Colmenar (en una calzada al margen del tráfico) y el resto por las calles de la ciudad. Tiene algunas cuestas (por ejemplo en Pío XII y Francisco Silvela, dirección sur), pero en general no requiere mucho esfuerzo porque el desnivel global son unos 150 metros de bajada. Segunda sorpresa: 15 km se pasan en un suspiro y de nuevo se tarda lo mismo que si hubiese cogido el transporte público (dándole un poquito de alegría, claro).

Dependiendo de la semana suelo hacer estos recorridos 2 ó 3 veces, claro que cuando hay huelga de metro, es que la conveniencia de la bici está puesta a huevo. Durante los fines de semana también la he usado para ir al cine en el centro, para dar una vuelta o ver a algún amigo en Batán (mención especial merecen la Avenida de Portugal y la Cuesta de la Vega, que a la ida y a la vuelta son ineludibles y que deben de estar entre las más jodidas de la ciudad, y aún así, tampoco es para tanto).

En resumen, doy fe de lo que habréis oído por ahí: moverse en bici por Madrid no sólo es posible, sino que no es ningún capricho: es práctico, más rápido y más eficaz de lo que parece.

.

Mitos de la movilidad en bici

Sobre la afirmación anterior se leen constantemente una serie de inconvenientes que mucha gente (especialmente aquellos que nunca han usado la bici para desplazarse) repiten como si fueran mantras: “Madrid no está hecha para bicis porque…”. algunos de esos argumentos son falsos o muy relativos, otros sí que son ciertos. Vamos primero con los mitos.

Las cuestas. “Madrid tiene demasiadas cuestas para bicis”, dice el mantra. Supongo que esa gente no concibe otro escenario ciclista más allá de Ámsterdam o una penillanura similar, en cuyo caso realmente la bici estaría limitada a muy pocas ciudades. A mí de hecho Madrid siempre me ha parecido una ciudad bastante llana si la comparo con otras que he conocido haciendo turismo: pedalear en Roma o Lisboa sí que tiene que tener su enjundia, ¡si hasta Barcelona (quintaesencia del bicicletismo ibérico) tiene su buen desnivel entre la costa y la parte de arriba! El asunto de las cuestas es una excusa. Quien se plantea usar la bici para moverse no se va a amilanar por las cuestas, o por lo menos tienen todo el derecho a decidir por sí mismos si las cuestas son o no un problema, y para varios miles de personas no lo son. Personalmente me ha llamado la atención que las cuestas nunca son lo que parecen: algunas asustan mucho y se suben con la gorra y hay “falsos llanos” puñeteros que no te esperas.

Otra cosa: Madrid tiene ventajas para los ciclistas de las que otras ciudades carecen: buena temperatura y menos precipitaciones que en Ámsterdam, ¿de esto nadie dice nada nunca?

Los sudores. Otro asunto que sale a relucir a la mínima: lo de llegar sudado al trabajo. Bien, es cierto que se suda, pero esto se puede controlar. Si se sale pronto de casa, antes de que pegue fuerte el Lorenzo esto se controla bastante, y además siempre puedes adaptar el ritmo para no empaparte. Me aconsejaron que en lugar de llevar mochila usase el portabultos y también ayuda, y quien pueda ducharse al llegar a su destino pues estupendo. Dicho esto conviene recordar que el sudor es inodoro de por sí y que empieza a oler cuando las bacterias proceden a comérselo, para lo cual necesitan algunas horas. Manteniendo las medidas lógicas de higiene y poniéndose ropa limpia por las mañanas o siendo previsor y llevando recambio, esto no tendría que suponer tampoco un problema tan serio, o al menos no es un motivo que te impida usar la bici. Además, hay quien se pone muy exquisito sobre este tema cuando en pleno verano se suda sólo por salir a la calle, y si te montas en un autobús ni te cuento. Nunca he oído que eso sea una razón para no usar el transporte público.

.

Realidades de la movilidad en bici

El tráfico de Madrid. En Madrid la conducción es agresiva y violenta. Los conductores son impacientes, irrespetuosos y a menudo maleducados, abusan del claxon, se olvidan de que el límite de velocidad en poblado son 50 km/h y en general no les va a gustar mucho la idea de que circules en bici junto a ellos. Todo esto es verdad, y es una jodienda. Hay que extremar las medidas de precaución y nunca confiarse, y aunque no es obligatorio en ciudad, el casco es más que conveniente. La cuestión es si esto debe ser motivo para que tú, ciudadano libre, te abstengas de usar la bicicleta de forma totalmente legal y conforme a las normas de circulación. Basta leer los comentarios de las noticias que aparecen en periódicos y medios generalistas sobre el uso de la bici en ciudad para darse cuenta de que hay muchos conductores que piensan que ese derecho no debe ser ejercido y que la calzada es sólo para los coches. No voy a perder tiempo ahora en explicar lo obtusa que es esa opinión, pero si alguien se empeña abajo están los comentarios. Sobre la interacción con el tráfico hablo más abajo.

Dicho esto tengo que confesar que circular por donde los coches no me está pareciendo tan terrible y tan espantoso como me creía al principio.

El humo. No sabía dónde poner este apartado porque es cierto que circulando por la calzada acabas tragando mucho humo, aunque con matices. Evitar los tubos de escape más peligrosos (autobuses y motos) es cuestión de práctica y enseguida descubres que interesa que el autobús ponga tierra de por medio antes que ir detrás de él. Al margen de esas “exposiciones directas”, la gente que va a pie por las aceras o los motoristas tienen los mismos problemas y para nadie es una cuestión como para replantearse sus desplazamientos (quizá habría que replantear antes el lugar donde vives). A esto hay que añadir que según algunos estudios, al final los conductores de coches casi que respiran un aire peor. Y por supuesto este es otro motivo para planear la ruta por calles donde no haya mucha densidad de tráfico.

.

Interacción con los peatones

Según las normas de circulación, las bicicletas deben circular por la calzada. Punto. En Madrid circular por las aceras en bici está multado con 60 euros, aunque al parecer es rarísimo que esto llegue a ocurrir. Yo mismo he pasado por la acera delante de dos policías municipales cuando aún no me atrevía con los coches y ni me miraron. Debido al punto anterior, mucha gente directamente no se atreve a ir por la calzada (léase esta carta y los comentarios para entender la polémica), pero yo intento ser un buen ciudadano y cumplo las normas (eso no significa que me pronuncie en contra de quienes circulas por la acera porque la calzada les resulta demasiado peligrosa). Sólo circulo por las aceras cuando no me queda más remedio: para acceder a algún sitio al que no se llega por asfalto (el parque del Retiro, por ejemplo), para incorporarme a la calzada en el sentido correspondiente al del tráfico o en alguna calle peatonal o de tráfico restringido a residentes y transportistas. Los peatones tienen pánico a las bicis, siempre se creen que les van a atropellar. Yo intento ir siempre muy, muy despacio cuando voy por la acera, nunca uso el timbre para pedir paso, sino que me espero, y si hay mucha gente me bajo y ya está.

Otro asunto distinto es el de la “acera-bici” de la calle O’Donnel. Es de las pocas que existe en Madrid, y a pesar de que se usa bastante, un gran porcentaje de los peatones ignora la señalización y no sólo lo cruza sin mirar, sino que les gusta pasear por él como si fuese una especie de alfombra roja por la que andar dignamente. Al principio me cabreaba bastante, pero cuando te das cuenta de que la gente realmente no se está enterando ni del NODO, intento decir con el timbre (o de palabra llegado el caso, pero siempre de buenas maneras) que ese espacio está destinado a las bicis. Cuando vas de rollo pedagógico es mucho más probable que las abuelas se lo tomen bien y quizá a la próxima no lo hagan.

De todas formas tampoco hay que ser muy talibán en ninguno de los dos sentidos: hay un sector de ciclistas totalmente en contra del uso de los carriles bici y de la segregación del tráfico rodado. Desde mi punto de vista es una posición demasiado extrema que no tiene en cuenta a la parte del colectivo a la que le asusta demasiado el tráfico, cosa normal por otra parte. Ya que hay carril bici, yo lo uso, pero también es verdad que los carriles no son la solución absoluta a todos los males del ciclista y creo que en ausencia de ellos las bicis, efectivamente, deberían ir por la calzada.

.

Interacción con el transporte público

Lo de combinar la bici con el transporte público de forma diaria me suena a algo reciente o como mucho importado de fuera, pero claro, como llevo en esto dos días no os podéis fiar de mí. La cosa es que desde que monto mi bici en el cercanías cada vez me fijo en más viajeros que hacen lo mismo, ya sabéis qué curiosa forma de percibir la realidad tenemos las personas, que en cuanto te afecta algo comienzas a percatarte de lo que antes ignorabas.

Sólo he subido la bici al tren, no al metro ni al autobús. Teóricamente no se puede antes de las 10 de la mañana, pero en mi caso como es bici plegable y se queda del tamaño de una maletita, nadie te dice nada. Añado que he visto a gente meter la bici en la estación y en el tren fuera de ese horario sin ser plegable (yo también al meter la mía sin doblar, alguna vez) y nadie ha dicho nada, incluyendo empleados de Cercanías y personal de seguridad. Aún así creo que es muy práctico llevarla doblada para sortear a la gente, usar las escaleras mecánicas o ascensores y entrar cómodamente al vagón. Los nuevos trenes de cercanías tienen un espacio reservado para dejar bicis (dos en todo el tren), aunque como es muy probable que esté ya usado por una persona sentada (¡¡!!) o más raramente por una bici, es más práctico llevarla doblada porque la puedes dejar junto a tu asiento sin que moleste y no te toca estar agobiado pensando en si el rincón de la bici va a estar ocupado en el próximo tren o no.

Otra cosa aparte es que la gente no está acostumbrada a lo de las bicis plegables y te miran raro. Ya sé que no hay que dejarse influir por el qué dirán, pero que te miren raro nunca es algo agradable. Estad preparados. El momento del despliegue de la misma siempre con lleva cierta tensión de fondo; a algún viajero espectador se le queda cierta cara de “aaaaah, era una bici”, y tal.

En el anuncio queda de puta madre, en la vida real eres un marciano

.

Interacción con el tráfico

Tener el carnet de conducir te sirve para conocer las normas y saber a qué atenerte con los coches, pero es sólo el principio del follón. Pedalear por la calzada implica estar constantemente tomando decisiones de compromiso entre hacer valer tu derecho a circular en bici, intentar no estorbar gratuitamente y, por supuesto, mantener la propia seguridad.

La norma básica (que entrará en vigor en breve auqnue ya muchos la aplicaban desde hace tiempo por sentido común y seguridad) es que el ciclista puede ocupar el centro del carril como si fuese un vehículo grande. Los adelantamientos deben hacerse cambiando de carril y dejando una distancia de metro y medio (como dice la norma general). Igual que en botica, no faltan conductores respetuosos que te adelantan despacito, y es cierto que muchos otros fitipaldis prefieren no cambiar de carril y pasar bien cerca (ir por el centro del carril minimiza estos adelantamientos bastante, pero si vas pegado a la derecha pasa más a menudo, aunque a veces no hay espacio y no queda más remedio). Por eso es muy importante intentar reducir los “bamboleos” al mínimo, mantener el recorrido recto y sin cambios bruscos de dirección (predecible), mirar constantemente para saber si hay coches alrededor y señalizar los giros cuando haga falta. Por supuesto hay algunos conductores (una minoría) que a pesar de todo están bastante empeñados en manifestarte su desacuerdo con que circules por el centro del carril, pero por lo general se va más tranquilo de lo que pensaba.Ir por el centro también reduce el riesgo de vayas muy pegado a los coches aparcados y una puerta se abra por sorpresa. Buen susto me pegué  en mi primera semana con la “L”. Si se puede, creo que lo mejor es planear la ruta por calle con al menos dos carriles por sentido y/o sin mucho tráfico.Atención también a este enlace sobre tipos de “accidentes frecuentes” coche-bici en cruces, para estar atento.

¡Cuidadín!

Hay un poco de lío respecto a la ocupación del carril bus por las bicis, pero parece que en principio no se puede, ya que este está reservado a autobuses, taxis ¡y motos! Yo intento hacer caso de una combinación de sentido común y de supervivencia: prefiero no ir por el carril bus (pese a que esto también parece indignar a muchos conductores), pero si no va muy lleno o estoy subiendo una cuesta creo que realmente estorbo menos así.

Una última cosa de la que quería hablar: los semáforos. Me llama la atención que muchos conductores se manifiestan críticos con los ciclistas por no respetar los semáforos, ¡y es verdad! Me he cruzado con muchos ciclistas que se saltan los semáforos en rojo cuando no viene nadie, a veces cuando no había ningún peligro, pero también en ciertos cruces cometiendo una temeridad. Entiendo que ciertos semáforos son un especialmente absurdos para ir en bici (cuando, por ejemplo, es sólo para permitir el paso de los peatones y no viene nadie), pero al saltárselo se fomenta una imagen del ciclista que hace lo que le da la gana, estorba gratuitamente y va “a su rollo”. Puede que sea un iluso, pero creo que ser paciente y esperar en todos los semáforos es importante para potenciar la imagen de “un vehículo más” que se quiere dar. Reconozco sin embargo que a veces salgo unos instantes antes de que se ponga en verde para ocupar “el centro del carril” antes de que venga un cagaprisas.

En resumen: circular por el centro del carril pero adaptándose a las circunstancias, sentido común y seguridad; procurar mantener la dirección recta, sin cambios bruscos de dirección; señalizar cuando sea conveniente y respetar todas las normas de circulación (semáforos incluidos) en la medida de lo posible. En estos dos meses apenas he tenido “pitadas” o malentendidos con conductores, pero me parece curiosísimo que la mayoría de estas experiencias negativas las tuve una tarde de domingo en la que no había apenas tráfico y por calles con carriles vacíos por donde me podían adelantar sin problema. Hay gente que directamente es idiota, y contra eso no hay nada que hacer.

.

Seguridad

Me refiero a evitar que te roben “el vehículo”. Al parecer las bicis son objetivo goloso de los ladrones, y para evitarlos hay un post muy bueno aquí. En pocas palabras: evitar al máximo dejar la bici fuera, si no queda más remedio, atarla a aparcabicis en lugares transitados usando al menos un candado en “U” de acero. Alguna vez me he atrevido a ir al cine con Alfie en bici optando por lo que creo que es una buena solución. Cada uno de nosotros tenemos un candado y un cable. Se deja en aparcabici de la puerta, una zona muy transitada, y se colocan los dos candados atando ambas bicis por el cuadro a la barra, y con los cables se hace lo mismo con las ruedas delanteras y con las traseras y sillines. Para llevarse cualquiera de las bicis habría que romper dos candados y dos cables. Quizá un poco paranoico, pero creo que también suficientemente disuasorio.

¡Carril coche ya! ¡por toda la ciudad!

Anuncios

31 thoughts on “Primeras impresiones de un ciclista urbano novato en Madrid

  1. jmedialdea 8 julio 2010 / 23:22

    Que post más completito muy útil. Lo voy a tener en cuenta para mi estancia en Leuven donde espero utilizar la bici de forma usual. En cuanto al apartado de seguridad muy interesante. Yo conozco a uno (tú tb. pero no voy a revelar el nombre ejem… empie helix….. ejem.) que al día siguiente de venderle mi bici se la robaron. No veas la rabia que da arggg…. jajaja me dio penica. Yo creo que todo lo que se le ponga a la bici o se aparque en sitios más visibles, son menores riesgos de que te la roben. El candado en U es el más útil pero tb. conozco de robos con él. Toda precaución es poco.

    Genial por el post! Sigue disfrutando de la bici como se nota que lo haces.

  2. eulez 9 julio 2010 / 0:07

    Bueno, ya te lo dije por el tuiter, me pareces un huevón. Tengo bastantes cosas en las que estoy en desacuerdo, y que básicamente se basan en la sensación de peligro de la persona en cuestión. Aviso de que voy a meter caña. Muy probablemente el tono de este comentario sea debido a una agria discusión en el foro de la Bicicrítica sobre la utilización de las aceras, así que no me lo tengas mucho en cuenta.

    Primero, dejas entender que hay que cumplir las normas, blabla, para luego escribir, por ejemplo “Reconozco sin embargo que a veces salgo unos instantes antes de que se ponga en verde para ocupar “el centro del carril” antes de que venga un cagaprisas.”. Eso en mi lenguaje se le llama saltárse el semáforo. Lo mismo con lo de no de ir por la acera “salvo tal..”. Igual con el carril bus, no usarlo, “salvo cuestas…”. Me parece bien que intentes ser didáctico y animar a los lectores a ir en bici, pero se detectan contradicciones en lo que escribes. No estas cumpliendo las normas de forma estricta, no porque no quieras, sino porque la ciudad no te lo permite.

    Ir a Europa y ver las facilidades que se les dan a los ciclistas es para echarse a llorar. Tu no viajas mucho por Europa, que eres más dado a destinos exóticos. Bueno, pues ahora que eres un ciclista madrileño de tomo y lomo, fíjate cuando vayas.

    Otra imprecisión: “pocas aceras-bici en Madrid”. Hay un huevo de aceras bici en Madrid, como por ejemplo la de la Av. de Portugal (joer, decir que esa cuesta no es para tanto…) o el Anillo Ciclista al completo. Otra historia a criticar, las aceras-bici que se han construido en Madrid. Sirven para poco o para nada.

    Otra cosa curioso: nos dices que “Cuidadín” con los cruces de los coches al torcer a la derecha. En serio, a mi me han adelantado sobre dos ruedas para hacer ese giro, en lugar de esperarse tranquilamente a que yo pasase primero (5 segundos de retraso). A lo mejor a ti esto te parece anecdótico, pero a mucha gente no. O que te encuentres con alguien que te insulta o incluso te escupe y sale disparado. Sí, son idiotas y eso está en todas partes, pero normalmente no pesan una tonelada más que tú y se mueven 5 veces más rápido. La sensación de peligro puede ser figurada, pero el agobio que una persona puede sentir, no. Que tu no veas ese agobio debe ser algún tipo ventaja evolutiva.

    En definitiva, a este ritmo, te auguro un anticarrilbicismo galopante en un año. Al tiempo. Míratelo con frecuencia cuando aparezcan los primeros síntomas.

  3. Copépodo 9 julio 2010 / 0:40

    jjmedialdea: bueno, posiblemente en Bélgica todo lo tengas mucho más fácil. Y sobre lo de atar bien la bici, ya me advirtió seriamente este señor de la caca azul por experiencia propia.

    Eulez: sí se te ve rebotado, me parece bien que me des caña ¡pero no pagues conmigo lo de la otra discusión!

    Una cosa, este post no es didáctico, es de impresiones y decisiones personales (¡que pueden cambiar!) a dos meses de empezar, no quiero decirle a la gente lo que tiene que hacer, es una salida a la verborrea, nada más.

    Uso de las aceras: he enlazado la carta de El Mundo y digo que sí que creo que las bicis deben ir por la calzada, aunque hay gente que por seguridad prefiere no hacerlo. Personalmente me manifiesto a favor de ir por la calzada pero creo que no me meto en absoluto con la gente para la que puede más el riesgo del tráfico, ¿no es así?

    Incoherencias: pues sí, y si las digo es para ponerlas de manifiesto. Ya digo que esto no es para dar lecciones, es para contar las soluciones que encuentro, porque enseguida te das cuenta de que posiblemente en distintas circunstancias tengas que hacer distintas cosas, pensando tanto en tu seguridad como en no tener conflictos con los coches.

    Si tengo que pasar por la acera para entrar al Retiro o para incorporarme a la circulación me parece una chorrada bajarme si no molesto a nadie, pero si crees que no, me parece bien que me lo digas. Por la misma regla de tres tampoco creo que haya que ser muy talibán con los peatones “pisando” el carril bici (hay un vídeo muy bueno de humor en BCN sobre el tema, pero no lo encontraba). Quiero decir, que a veces es más importante el sentido común. El peatón tiene que estar pendiente si cruza el carril bici, como cuando cruza la calzada, pero de ahí a que no lo pueda pisar cuando mira y no viene nadie, como si fuese un río de ácido, pues tampoco.

    Y sí, yo uso el carril bici y me parece muy bien que esté, no sé de dónde te sacas que me va a dar por el anticarrilbicismo.

    Lo de los semáforos: pues chico, yo creo que no es lo mismo, para nada, saltarse los semáforos en plan tumba abierta como se hace constantemente en Madrid a arrancar justo antes de que se ponga en verde (cuestión de un segundo o menos) para evitar que te hagan un sandwhich a la mínima. Los ciclistas a los que me refería se los toman como un “ceda el paso”, y yo eso no lo hago. Ahora, si crees que aún así lo estoy haciendo mal, me parece bien que me lo digas, al igual que por meterme en el carril bus cuesta arriba, no presumo de ser siempre coherente, digo muy claro que hay que tomar decisiones constantemente porque no siempre te vale la misma receta.

    Lo de “Cuidadín” sí que no lo entiendo. Es un pie de foto un poco de coña, pero la imagen está sacada del enlace que pongo, realmente muy útil y que me ha sido de mucha ayuda, porque realmente los cruces son peligrosos. Entiendo de tu crítica que al parecer estoy desdramatizando la situación. Nada más lejos de la realidad; si pongo el enlace es porque lo veo importante.

    Es cierto que pensaba que iba a ser mucho peor, pero no podemos saber si se debe a que mi percepción del peligro a circular por la calzada era muy superior al real antes de experimentarlo, o si por el contrario soy realmente un huevón temerario. De momento nos quedamos con la duda.

    ¿Sabes qué me empujó a escribir esto? Mi experiencia con el coche. Cuando me saqué el carnet, mi forma de conducir era totalmente cuadriculada, y me llevé una de pitadas especutaculares, algunas merecidas y otras no. Con la experiencia descubres que la conducción teórica y la práctica no tiene nada que ver, que no puedes conducir simplemente según las normas ignorando al resto del tráfico y que no todas las situaciones son iguales, pues con esto es igual: lo intentas hacer lo mejor posible, pero conforme a la realidad.

  4. Copépodo 9 julio 2010 / 0:44

    ¡Ah! No me había dado cuenta de esta frase: “No estas cumpliendo las normas de forma estricta, no porque no quieras, sino porque la ciudad no te lo permite. ”

    Totalmente de acuerdo. Cada vez tengo menos claro a qué venía la bronca.

  5. miguel 9 julio 2010 / 0:53

    Pues muy interesantes tus experiencias de novato. Lo de la rapidez con la que se llega al destino es una de las cosas que más llama la atención a cualquiera que prueba la bici por primera vez. La otra, quizás, la sensación de libertad que genera. La verdad es que no conozco demasiado el tráfico de Madrid (sólo lo que se dice…) y no sé si se dará allí tanto como en Córdoba, pero no has comentado nada de los coches que paran en doble fila (que te dificultan muchísimo el rebasarlos teniendo en cuenta que por el carril contiguo vienen los fitipaldis a toda leche).

    Estoy bastante de acuerdo con Eulez con lo de tus contradicciones. Todos intentamos cumplir las normas, pero es complicado cuando están hechas para vehículos motorizados. Un ejemplo claro es el tema de los semáforos. Yo soy de los que se paran, porque es lo suyo, pero sí que es más seguro comenzar un poco antes la marcha si no quieres sufrir la ansiedad del conductor que te sigue al ver que la luz pasa a verde y no reanudas tu camino con la aceleración que él querría. Esa ansiedad la muestran con pitidos o pisando el acelerador, cosa que en cualquier momento puede causar un susto importante.

    Sea como sea, queda mucho por avanzar en nuestras ciudades para favorecer el uso de la bici como un medio de transporte integrado en el día a día.

  6. Onetwothree 9 julio 2010 / 1:27

    Yo soy de los que no concibo demasiado un ciclismo práctico en ciudad, veo bastante complicado el “marchar” en bici por madrid, no por las cuestas si no por el tráfico y la mierda que te comes, he leido el link pero joder el “contacto” con la polución creo que es mucho mayor coche-bici en calzada que coche-peatón, además porque no conozco (porque seguro que habrá) tantos carriles adecuados para las rutas que normalmente hago (joder, sería la leche hacer Moncloa-Facultad en Bici si no es por el tráfico y porque no hay servicio de alquiler).

    No me importa que vayan a su bola por los carriles habilitados para ellos, de hecho sería bueno aumentar el número de éstos porque lo de las carriles-aceras no me convence mucho (queremos trasladar los problemas y sensaciones de peligro de coche-bici a bici-peatón? Salvando las diferencias de velocidad claro).

    Además reconozco que soy de los que ver a 2 ciclistas por en medio de la calzada a menos de 30 me va cansando (y más si van a velocidades más que “lentoides” en cuestas), soy comprensivo dentro de ciertos límites pero que le voy a hacer, soy un cagaprisas y vivo en una ciudad de cagaprisas (otra auto-justificación como la de “No estoy cumpliendo las normas no porque no quiera, sino porque la ciudad no te lo permite”).

    Nunca se va a llegar al cumplimiento íntegro del reglamento en bicis, como no pasa con otros medios de transporte, pero quien sale perdiendo (además de dar mala fama) es aquel más vulnerable a llevarse una buena hostia.

  7. eulez 9 julio 2010 / 1:33

    Cope, relee tu entrada: “Según las normas de circulación, las bicicletas deben circular por la calzada. Punto.“. La imagen que das del ciclismo urbano madrileño es no es para tanto y que es muy fácil y que hay que cumplir las normas porque son muy buenas. Ejemplo: “señalizar cuando sea conveniente y respetar todas las normas de circulación (semáforos incluidos).”

    Mira, miguel está de acuerdo conmigo. ¿Cómo se me ha podido mencionar la doble fila? ¿Tú eso no lo has sufrido? Mira, cumplir las norma y señalizar: si te encuentras con un autobús delante y “señalizas” que vas a moverte al otro carril para adelantar ¿crees que algún coche se frena o se aparta un poco? NO, siguen igual. Yo esto lo he visto hoy en la calle Princesa con un ciclista a pesar de los intentos de este por hacerse notar, el coche no se apartó un cm. Yo ya me he rendido con este tema: los dejo pasar a todos y cuando no pasa ninguno paso yo. Mira, no. No me vale eso de “espetar todas las normas de circulación” porque los coches no lo hacen y ellos son más fuertes.

    Pero ya te digo, si esta entrada la hubieses escrito de forma más coherente, la habría entendido mejor. Pero dejas entender que hay que hacer cosillas para mejorar la conducción y luego dices que hay que cumplir todas las normas. No lo entiendo, vaya.

    Sobre lo del anticarrilbicismo… mira, tengo una teoría sobre la evolución y radicalización de los ciclistas de esta ciudad. Demasiado largo y es muy tarde…

  8. juliacgs 9 julio 2010 / 3:24

    Puf, no he llegado a leerme el post entero (y mira que me da rabia, porque no me gusta leer las cosas en diagonal), pero con lo que he leído, me quedo convencida de que lo tuyo es, como decías el otro día, efectivamente inconsciencia más que falta de miedo… Creo que como no has circulado en bici por comunidades mucho menos hostiles que la madrileña, hay cosas que consideras normales que no lo son en absoluto. (Como por ejemplo, eso de que te haga tan feliz explicarles amablemente a las abuelas -viejas infames, diría yo- lo que es un carril-bici… ¡Espero que te dure mucho la paciencia!).

    Yo admiro que os tiréis a la calzada y tal. Pero que la normativa diga que yo no puedo circular por la acera (que tampoco es que a mí me haga excesivamente feliz ir sorteando a las viejas infames y a los niños, todo quede dicho) y que no me den otra alternativa que tirarme a la calzada y olvidarme de que en otras ciudades civilizadas las bicis tienen derecho a existir por sí mismas sin tener que disfrazarse de coches, motos o peatones es pa echarse a llorar…

    Empiezo a dudar de si es buena idea llevar a eulez a Dinamarca… Me parece que vamos a volver con un bajón de tres pares de narices…

  9. eulez 9 julio 2010 / 8:37

    Uf, lo siento por escribir “mira” cinco veces en un mensaje, pero es lo que tiene comentar a horas intempestivas. Yo también empiezo a pensar que irse a Copenhague de vacaciones me puede traer más cabreo que alegrías…

  10. cantinj 9 julio 2010 / 8:39

    Madrid me obligó a no usar la bici cuando en una semana me atropelló un autobus, y a la siguiente me robaron la bici (a pesar de ser una bici super-cutre). Aún así, sigo empeñado en conseguir una bici para ir a trabajar, eso sí, que sea una bici-caca o una bici de camuflaje, a ver si pasan de ella.
    Así que cuando lo consiga podré formarme y dar mi opinión en este post, pero mi impresión es que es muy complicado tirar en bici por Madrid

  11. biosfofo 9 julio 2010 / 9:25

    Copépodo, yo también me he convertido en usuario de bici diaria hace un par de meses y creo que en algunas cosas no estoy de acuerdo contigo. Me parece que no marcas con suficiente intensidad el peligro que entraña el tráfico, es cierto que no suele ocurrir nada y suele ser algún susto, pero un pequeño accidente (que en coche no sería nada) si vas en bici te quedas hecho un Cristo. Seguramente la mayor parte de los conductores sean respetuosos con los ciclistas, pero basta encontrarte con uno que te dé un susto que no veas (y casi a diario te cruzas con alguno).
    Yo tengo la suerte de hacer la mayor parte de mis desplazamientos por un pueblo del extrarradio donde el tráfico es más reducido, epro me he dado cuenta de que para circular en bici tienes que darte cuenta que NUCA JAMÁS TENDRÁS PREFERENCIA, ya que si cuentas con eso te llevarás menos mosqueos y menos sustos.
    Aunque parezca lo contrario, yo estoy encantad con el uso de la bici, pero hay que ser prudente y transmitir al resto del mundo esta prudencia.
    En cuanto a meter la bici en el Cercanias. no estoy seguro que sólo se pueda meter a partir de las 10, yo no he encontrado ninguna normativa que me lo prohiba (en cambio en el Metro sí que la he encontrado) pero siempre se refieren a bicis “completas” nada de plegables. Yo supongo que si habilitan vagones para ello y que en su publicidad hacen gala de facilitar el transporte de bicis es que se puede meter. Yo veo todos los días a otros usuarios que llevan su bici en el tren (pero siempre en el vagón adecuado). De hecho, uno de los días de la huelga de Metro coincidimos durante el trayecto 8 personas con bici.
    Por favor, deberías mencionar que el casco es IMPRESCINDIBLE, y en ciudad más donde hay bordillos, farolas….. por muy despacio que se vaya a ir o corto que sea el trayecto. Hay que invertir en un casco de calidad que proteja bien la zona de la sien.

  12. Copépodo 9 julio 2010 / 12:07

    Miguel: es verdad que no he comentado lo de los coches en doble fila, que también es un problema frecuente, ¡a ver que esto no pretende ser un tratado exhaustivo! Yo intento verlos desde lejos para, con un poco de suerte, poder cambiarme de carril a tiempo, y si no, pues te toca parar (igual que si te pasa yendo en coche). Al parecer he dado una imagen de estar muy de acuerdo con las normas cuando lo que quiero decir es que intento cumplirlas. En el caso de los semáforos: insisto, no es lo mismo el que se los toma como un ceda el paso y se los salta sin parar que el que los respeta, aunque salga un segundo antes para ganarse un hueco en el carril. No es igual.

    Onetwothree: Sobre las aceras-bici hay un cacao importante liado entre los propios ciclistas. Yo las veo muy útiles cuando existen en tu recorrido, aunque al igual que con los coches falta mucha educación para que la gente los respete y de nuevo buenas dosis de sentido común para evitar talibanías por ambas partes. En general todos los problemas peatones-bicis-motos-coches se mejoraría muchísimo con un poco de paciencia y urbanismo, eso es la mitad del problema. La gente se transmuta cuando se mete en un coche (no es que lo piense ahora, me di cuenta cuando aprendí a conducir); hay mucho que hacer por delante para conseguir que los conductores se tomen la conducción de otra forma, eso nos vendría bien a todos, no sólo a los ciclistas.

    Eulez: está claro que no me he explicado bien y pido disculpas, decidí recortar partes en el último momento para hacerlo menos denso y puede que haya quedado poco claro. No abogo por el fundamentalismo y desde el principio insisto en que hay que estar constantemente tomando decisiones porque no todas las situaciones se resuelven igual. He querido reflejar la norma de las aceras porque llama la atención, y no acepta dobleces sobre el papel, y si voy por la calzada es por buena fe, no por fundamentalismo. Como te dije antes, cuando uno empieza es normal que intente hacer las cosas cuadriculadamente y con el tiempo es cuando te das cuenta de las normas no escritas (Lo de que he pasado por delante de policías municipales por la acera y no me dijeron nada, también es verdad). Hay más posibilidades de que acabe yendo por las aceras que de que me convierta en un anticarrilbicista. Lo de la doble fila ya lo he dicho más arriba. Y lo de señalizar no iba por eso. Señalizar el giro no equivale a poner un intermitente, y aunque equivaliese ya sé que no puedo contar con que el tráfico me vaya a tener en cuenta, por que los conductores ya de por sí pasan de los intermitentes en buena parte, más aún si vas en bici (ya lo dice Biosfofo luego: tú nunca tienes la prioridad), sino por ejemplo, cuando tienes que GIRAR A LA IZQUIERDA (para mí, la peor maniobra) conviene que dejes nítida tu intención con muuuucho tiempo de adelanto, y por supuesto es mucho mejor hacerlo cuando el cruce está despejado. Por ejemplo, adelantar vehículos en marcha, ¡eso yo no lo hago ni señalizando! Bastante si puedo rebasar con seguridad al autobús que está en la parada o al coche en doble fila de turno, no soy tan osado. El motivo por el que he insistido en respetar las normas de circulación es por los semáforos, y no tanto por seguridad como por imagen. Que sí, que soy un iluso pensando que porque los conductores te vean esperar en el semáforo como ellos van a tenerte más en consideración unos metros más adelante, pero es que me ha sorprendido cómo enseguida sacan a colación en los foros que los ciclistas pasamos de los semáforos. Me preocupa un poco que digas que lo pinto todo como si fuese muy seguro, lo que tampoco quiero hacer es meter miedo cuando el problema suele ser el contrario, que la gente lo entiende como un suicidio, y de hecho me extraña que tú, que promueves activamente el asunto de ciclismo urbano, te escandalices por que se intente desdramatizar el asunto. Es más, si me animé a esto fue porque desde los colectivos ciclistas se me animó y se me convenció de que no era un suicidio; y hete aquí que me encuentro ahora con que, por ir por la calzada soy un kamikaze. Pues no sé, pero eso también me parece una contradicción. En fin, malentendidos aparte, aprecio mucho tus comentarios, lo que pretendía era precisamente poner en común lo que yo hago (¡no son consejos! ¡Son decisiones mías!) para ver qué opináis los expertos, y si tienes un rato me encantaría conocer esa teoría tuya sobre la radicalización de los ciclistas madrileños con el tiempo, quizá esté a tiempo de frenar el cuadro clínico :-P

    Juliacgs: No hay prisa, el post va a estar aquí todo el tiempo que necesites. Sí que me ha quedado demasiado largo y como has visto no he estado especialmente inspirado. No sé hasta qué punto me influye que Madrid es el único sitio donde me he codeado con el tráfico, quizá tengáis razón en que eso me sesga. A ver si hago más turismo europeo, jejeje. Lo de las abuelas por el carril bici: es que la paciencia da mucho mejor resultado que rebotarse. En todo mi trayecto diario el único sitio donde uno puede estar tranquilo y satisfecho de que no la estás cagando es justo la acera bici de O’Donnell, y precisamente aquí te encuentras peatones paseando o furgonetas aparcadas cada dos por tres. Lógico que te cabrees, pero no merece la pena, canalizo esas emociones con las abuelas de forma pedagógica, es como tratar con los trolls del bloj, pero en vivo y en directo. Y repito una vez más que nunca he querido condenar la circulación por las aceras en Madrid. De hecho es que de nuevo, todo depende. No todas las aceras son iguales, no es lo mismo que sea ancha o estrecha, que haya mucha gente o poca, etc. En Vitoria la gente sólo circulaba por carril-bici o por acera, pero a veces las aceras eran estrechas y bastante transitadas, ahí el sentido común te indica que te bajes de la bici, ¡es de cajón! Por eso insisto en que con un poco de buena voluntad todo funcionaría bastante mejor.

    Cantin: Puf, eso del autobús sí que me deja con mal cuerpo sólo de leerlo. Lo de los ladrones de bicis, está claro que cuanto menos oportunidades des, mejor.

    Biosfofo: ya me he dado cuenta de que me ha quedado una entrada muy confusa, pero la idea no era tanto dar una lección de seguridad vial como contar lo que hago ahora. Por ejemplo, me salto todo el asunto de casco, luces obligatorias, reflectantes, chaleco, etc y cuándo son especialmente convenientes, pero no porque no sean importantes, es que no tengo nada que decir sobre el tema. De todas formas, después de lo que me habéis dicho añadiré una llamada de atención. Me parece muy importante eso que dices de que nunca tienes la preferencia aunque lo digan las normas. Tienes toda la razón, nunca puedes contar con la seguridad de que te van a ceder el paso cuando te corresponde (cosa que sí ocurre si vas en coche, al menos algunas veces). Leéos los consejos sobre los cruces que he enlazado, de verdad que están muy bien. Los horarios del uso de bicis en cercanías vienen detallados aquí, y como ves dependen de la línea y la época del año. En mi caso es a partir de las 10 de la mañana, pero también se dice que si no suponen molestias se pueden meter por problema y como digo arriba, esto no se aplica a las plegables, que son del tamaño de un equipaje.

  13. juliacgs 9 julio 2010 / 13:45

    Pues lo del turismo europeo, ya lo sabes, ¡tiene fácil solución! ;-) (con un poco de previsión, eso sí… :-))).

    A ti es que te gustan mucho los trolls, y como las abuelas, tanto física como psicológicamente, se parecen a ellos, pues disfrutas, ¿verdad? A mí me suelen sacar de mis casillas bastante poco y tengo que reconocer que las viejas lo máximo que hacen es asustarse cuando les toco el timbre porque andan paseando encima del carril bici. Ellas son más de criticar que una mujer vaya en bici (¡si ellas lo hicieran, otro gallo cantaría en lo social en este país!), cosa mucho más difícil sobre la que aleccionarlas… Aun así, me resulta más irritante la gente que se da cuenta de que les estás pitando y hacen como si no te hubieran oído.

  14. eulez 9 julio 2010 / 13:58

    Me extraña que tú, que promueves activamente el asunto de ciclismo urbano, te escandalices por que se intente desdramatizar el asunto.

    Creo que has entendido en parte lo que te he dicho, ha habido otros comentaristas que también han comentado la “confusión”. Por un lado nos hablas (en negrita) de lo que hay (o habría) que hacer y por otro comentas experiencias tuyas que contradicen lo primero, sin aclarar ni llegar a una conclusión de como está el patio.

    Por supuesto que intento promover moverse en bici. Y eso incluye la protesta al estado deplorable de las infraestructuras y el respeto de los coches a los ciclistas. Para eso hay que dejar claro lo que hay, que es lo que tú no dejas claro pintando una ciudad idílica (como la foto esa del ciclista sin coches y sin nadie alrededor nada más empezar el post). Una cosa es promocionar y otra cosa es ignorar lo que hay en esta ciudad. ¿Se puede ir en bici? Sí, se puede, pero las normas no están pensadas para las bicis y estas no tienen un sitio claro ni en el tráfico ni en la acera ni en ninguna parte. Mucha gente no podrá o querrá aceptar lo que hay que aceptar para ir en bici en esta ciudad. Y eso siempre habría que criticarlo. Eso no es “dramatizar”, eso es decir lo que hay. Y partir de ahí, que cada uno emplee la bici como mejor le parezca de acuerdo a su sensación de seguridad.

  15. Copépodo 9 julio 2010 / 17:34

    La conclusión que echas en falta la digo claramente: circular por el centro del carril pero adaptándose a las circunstancias, sentido común y seguridad; procurar mantener la dirección recta, sin cambios bruscos de dirección; señalizar cuando sea conveniente y respetar todas las normas de circulación (semáforos incluidos), vale que acabo de añadir un “en la medida de lo posible”, que sí que se echaba en falta por coherencia con el texto pero ¡leche! No paro de repetir que hay que tomar soluciones de compromiso constantemente, y esa parte te la habías comido antes. Aparte de eso, he retocado en la entrada que hay que tener mucho cuidado y el asunto del casco. Tres modificaciones mínimas, con el resto sigo estando de acuerdo: no creo que esté pintando un cuadro idílico de la ciudad para nada, es más, es que no me meto en esas valoraciones; hablo en función de lo que hay.
    .
    El tema de este post no era sacar a la luz los problemas con el ayuntamiento (bastante largo ha quedado ya de por sí), cuento lo que hago quizá para revisarlo en un futuro y ver cómo cambia el panorama cuando coges experiencia, y también para que gente como tú me diga lo que opina, no del ayuntamiento ni de los conductores, sino de esperar en los semáforos o arrancar un instante antes de que salte el verde, de ir por el carril-bus o no, cuándo señalizar, cómo girar a la izquierda, si mi criterio para escoger rutas es mejorable… etc ¿qué opinas de eso? ¿Qué me aconsejas? ¡Eso es lo que necesito leer! ¡Ya sé que en Madrid no se sabe conducir, pero como bien dices”es lo que hay”! Yo no me voy a mudar a Ámsterdam y aún así me convencieron de que pedalear por Madrid era posible, práctico y que merecía la pena (y creo que con razón). Ayer, sin embargo, tras leer tu respuesta me dio por pensar que estaba cometiendo una temeridad y que lo mismo debía empezar a ir por la acera. En fin, como el que avisa no es traidor, te haré caso y no lo tendré en cuenta. Pero entonces, al final ¿lo hago bien o no?
    .
    Pese a todo espero que si ves que el cuadro clínico empeora hacia un anticarrilbicismo galopante me lo avises si lo ves venir. Y cuando te apetezca, cuenta o enlaza lo de la radicalización, que de verdad me parece interesante.

  16. eulez 10 julio 2010 / 11:27

    Es que lo de “en la medida de lo posible” cambia por completo el significado de la frase. Cumplir la norma, gracias a esa inclusión, depende ahora de lo que consideres. Vamos, que hemos pasado de una norma que hay que cumplir a una norma laxa. Vamos, que no cumples la norma si no quieres. Por cierto, me contestas a mi, pero ya has visto que no he sido el único que ha encontrado contradicciones en el escrito (en el de antes al menos).

    Dices que: “El tema de este post no era sacar a la luz los problemas con el ayuntamiento”. Es casi imposible tratar el tema de la movilidad ciclista en Madrid sin preguntarse la responsabilidad del Ayuntamiento en facilitar la vida de los ciclistas o para el fomento del ciclismo. Y digo casi porque las únicas excepciones son aquellos que son radicales y que van en bici como en moto (por ejemplo, el de “un ciclista urbano”) y les da lo mismo todo: ellos tiran con la bici por donde sea, cumpliendo con las normas de tráfico a la perfección, son capaces de desplazarse 4 carriles a la izquierda para torcer mientras van a 30 km/h y todo sin ningún problema (Bravo!).

    Uno de los problemas de la ciudad, y me pongo al nivel más bajo posible, es el estado de las calzadas, llenas de baches. O los bordillos en mal estado, que son la pesadilla de la gente que va en silla de ruedas. Solo eso ya es una molestia porque un bache te obliga es esquivarlo y cuando vas en medio de un tráfico que no te respeta eso es peligroso. Y a partir de ahí todo lo demás, y todo es culpa del Ayuntamiento. No sé como es posible hablar mínimamente de ciclismo urbano en la ciudad (así en plan completo como has hecho tú) sin sacar el tema de los problemas de la ciudad. Pero vamos, es falso porque hablas de la normativa que va a sacar el Ayuntamiento.

    Ah! Otra cosa que quería comentar: la manía del Ayuntamiento por hacer las aceras-bici en medio de las cuestas. Es decir, no buscan un diseño de trayecto más o menos liviano, no. Colocan la acera-bici por donde más difícil es ir (esto es, por donde menos se molesta a los coches).

    Repito: Cuando vayas a otra ciudad que no sea del tercer mundo o del sur de Europa (Lisboa, Roma, etc) , fíjate, porque la situación de las bicis en Madrid ya empieza a ser hasta desfasada dentro de España. No te vas a vivir a Amsterdam, no, yo tampoco (al menos hasta dentro de un par de años porque como esto siga así lo mismo hay exilios forzados o sin forzar), pero no está mal tener la referencia superior en la cabeza.

    Hablas de que te demos consejos sobre como circular y tal. ¿Para qué? Si ya lo haces muy bien. Pero vuelvo a lo mismo, si no ves problemas, no hay consejos. Los consejos parten de una necesidad o de una problemática ¿qué consejos necesitas si todo va bien y te has adaptado perfectamente a la situación de la ciudad? No hay consejo que valga. En todo caso sería al revés, yo te pediré consejo a ti sobre como haces ciertas cosas en la ciudad con las que yo no me atrevo.

    PD: Una bici plegable la puedes meter en el Metro cuando quieras, no hay limite de horario.

  17. Copépodo 10 julio 2010 / 20:33

    No sé Eulez, hay una diferencia entre intentar cumplir las normas pero adaptándose a la realidad y pasársela por el forro (los que se toman el semáforo como un ceda), no es una cuestión de blancos o negros. Seguro que a la hora de la verdad no circulamos tan distinto, yo no me cambio cuatro carriles a 30 por hora. Sigo pensando que estás librando aquí una guerra que no tiene nada que ver conmigo. No pienso en absoluto que en Madrid no haya problemas para los ciclistas, y hablo de muchos aunque sea someramente porque no estoy siendo exhaustivo en ninguno de los sentidos (tampoco en lo “bueno”), pero ¿que no quiera dedicarme a pormenorizar las cagadas del ayuntamiento equivale a darle cancha? ¿O estás conmigo o estás contra mí? ¿Como no he dicho nada de los baches es que me parecen cojonudos? Y sí, no tengo otro referente más que Madrid, como queda evidente desde el título ¿y eso qué tiene que ver? Ya sé de sobra que en “Europa” todo es mejor, chico, y qué le voy a hacer. Puede que yo me haya expresado fatal y dé la impresión de que todo es idílico, pero por tu parte lo que parece es que es absolutamente suicida y que andando o en metro estamos muy guapos.

  18. juliacgs 11 julio 2010 / 3:17

    Pero copépodo… ¿qué dices hombre? Yo creo que eulez tampoco te está diciendo nada… Eulez es el primero que va en bici, ya lo sabes, así que no sé a qué viene lo de “andando o en metro estamos muy guapos”… ¡Pero si él es el primero que os ha animado siempre con lo de las bicis! Y es el primero que se alegra de que seáis dos ciclistas más en Madrid…

    El problema es que no hace falta irse a esa “Europa” que tú pones entre comillas como si fuera algo malo (o como si aquí fuéramos de paletos por parecernos mejor lo que tienen más al norte…), es que basta con irse a Leganés, a Barcelona o a Sevilla y te encuentras con situaciones menos hostiles y anti-bici/peatón.

    Está guay que tú te hayas animado a las dos ruedas, pero hay que aspirar a que las cosas mejores, que vayan siempre a mejor, y no a peor, como a veces parece que pretenda el ayuntamiento de Madrid, que parece que cada día ponga las cosas más difíciles a ciclistas, peatones y todo aquel que no tenga un cuatro por cuatro.

    Y sí, hay que hablar del bache que te hace la vida imposible, ¡¡¡porque si no parece que no exista!!!

  19. Copépodo 11 julio 2010 / 12:58

    Ya sé que Eulez es pro-bici, pero si no le conociese me habría dado una impresión distinta con estos comentarios. Claro que quiero que las cosas mejoren, y mucho, pero para mí fue un descubrimiento agradable ver es posible usarla en Madrid y que aunque haya aspectos buenos y malos, globalmente es placentero, si no fuese así no la usaría ¡nadie querría hacerlo por masoquismo!

    Para que no queden dudas, aprovecho para condenar públicamente la política (anti)ciclista del Ayuntamiento de Madrid y el terrorismo en todas sus formas. :-P

  20. eulez 11 julio 2010 / 13:16

    “¿que no quiera dedicarme a pormenorizar las cagadas del ayuntamiento equivale a darle cancha? ¿O estás conmigo o estás contra mí?”

    ¿Quién ha dicho semejante cosa? Joer, esto es ponerse muy a la defensiva, eh?

    “pero por tu parte lo que parece es que es absolutamente suicida y que andando o en metro estamos muy guapos.”

    ????

    Como te ha dicho juliacgs, como si no fuese yo el primero que hace apología del uso de a bici en Madrid en el blog. Pero mi posición con este tema es que me jode no poder ver, como en “Europa”, a viejos de 70 años montar en bici por la ciudad como si tal cosa. ¿Tu crees que lo que narras en esta entrada lo puede hacer cualquiera? Y con cualquiera quiero decir cualquiera que se sostenga sobre dos ruedas. Bueno, supongo que dirás que no (supongo), pues a eso me refiero. Parto de la base de que la movilidad ciclista en la ciudad no está adaptada suficientemente para que se generalice, y a partir de ahí casi todo me parece mal. Está claro que tu hablas de tu experiencia, no de la de otros, pero yo no soy capaz de diferenciar mi experiencia (que está muy cercana a la tuya en el uso de la bici en la ciudad) de la experiencia que creo que todo el mundo debería tener derecho a tener.

    Además, tu entrada era claramente contradictoria en este sentido (no sólo yo te lo he dicho, repito), por un lado cuentas tu experiencia, pero por otro estas dando consejos y diciendo “lo que hay que hacer”. Y en ese “lo que hay que hacer” se veía una cierta contradicción entre cumplir las normas y no hacerlo.

    Y lo repito también, no se puede obviar la situación de la ciudad y las “cagadas del Ayuntamiento” en la movilidad ciclista. No eres una moto, no eres un coche, tu situación de vulnerabilidad es mucho mayor, eres más lento, eres más débil, estas “desnudo ante el tráfico”. Vamos, esa es mi opinión y así la he mostrado. No es ser “catastrofista”, es que es lo que hay, es que como te descuides te pilla un autobús, como ya te han comentado. O te caes en un bache o lo que sea, dependes por completo de estas cosas, no eres independiente de ellas. Y esto es lo que te he dicho aquí a ti o a cualquier otro que tenga un discurso similar.

    En fin, que de todas formas está muy bien todo lo que comentas, tus rutas creo que son perfectas y parece que lo tienes todo muy claro, ya te lo he dicho, no te piques tanto. Creo que estás poco acostumbrado a las críticas en el bloj. A lo mejor esperabas que yo te aplaudiese la entrada y he hecho todo lo contrario. Pues lo siento mucho, oiga.

  21. eulez 11 julio 2010 / 13:19

    Para que no queden dudas, aprovecho para condenar públicamente la política (anti)ciclista del Ayuntamiento de Madrid y el terrorismo en todas sus formas.”

    Increíble.

  22. Copépodo 11 julio 2010 / 13:44

    Eulez, si yo pienso que tienes razón. Mi reacción viene no porque me critiques, sino porque me parece una salida por la tangente que iguales omisión con aprobación hasta el punto de que me taches de anticarrilbicista-banzai, (reconozco que eso me sentó mal, y me parece muy bien que me lo digas si lo piensas, pero es razonable que yo me defienda). Pero vamos, que a estas alturas creo que ya están claras nuestras posiciones y he corregido el foco del malentendido. ¡Lo del terrorismo era una coña de buena fe, no te vayas a picar ahora tú por eso!

  23. eulez 11 julio 2010 / 14:07

    No he dicho que seas un anticarrilbicista, he dicho que a este ritmo, te auguro un anticarrilbicismo galopante en un año.”. A lo mejor faltaba aquí, un xD o un ;) o lo que sea. Era una previsión jocosa.

    Pienso que montar en bici por Madrid solo fijándose en las necesidades de uno lleva a adaptarse, con el tiempo, de tal forma al tráfico que ya te jode cualquier cosa que pongan en la ciudad para promocionar el uso de la bici. Muchos anticarrilbicistas parten de la incapacidad de ver las “debilidades o miedos” (aparentes o no, da igual, porque ahí están) del resto de la gente. Y esto es lo que has hecho en esta entrada, ignorar cosas que impiden que el ciclismo urbano en Madrid se generalice. Y por eso te dije lo del “anticarrilbicismo en un año a este ritmo”.

  24. Copépodo 13 julio 2010 / 23:18

    Lo de que me fijo sólo en mis necesidades también es una crítica que acepto, prometo tenerlo en cuenta. Otro día os hablo de un arbusto que crece en el puñetero arcén de la carretera de Fuencarral que me obliga a pasar al carril izquierdo para no comérmelo con el consiguiente peligro para la integridad de mi cuerpo serrano.

  25. Javier Arias González 20 julio 2010 / 19:54

    Discrepo con Eulez en que yo sea un ejemplo de “aquellos que son radicales”, de los “que van en bici como en moto”, de los que “les da lo mismo todo”, de los que tiren “con la bici por donde sea” o de los que “son capaces de desplazarse de desplazarse 4 carriles a la izquierda para torcer mientras van a 30 km/h”.

    También discrepo con Eulez en que yo sea una “moto/coche urbana” y ya quisiera yo ser alguien que “no tiene limitaciones, impedimentos o miedos sobre circular por Madrid”.

    Si se impusiera en Madrid la normativa de Barcelona a “este” (no puedo hablar por la “gente como este”) le parecería un error y sentiría que se habría perdido una oportunidad de haber hecho una normativa que yo creo que hubiese sido más beneficiosa para el ciclismo urbano, pero estoy seguro de que no se arrancaría “los pelos de la cabeza a puñados”, aunque los tenga.

    A cuidarse
    Javier Arias González
    unciclistaurbano.blogspot.com

  26. eulez 21 julio 2010 / 16:18

    Piénsalo un poco Javier, imagina que se pudiese circular por la acera y que incluso te obligasen a ello en caso de no haber carriles bici. Vamos, si no te arrancas los pelos es que te contradices claramente con lo que dices en tu blog. No hay más que leer tu entrada acerca de la futura normativa del Ayuntamiento, en donde das tu aprobación a los párrafos incluidos uno a uno (o no).

    De ahí se deducen muchas cosas que se refieren a tu forma particular y personal de circular en bicicleta, pero no a la de la promoción del ciclismo urbano para la mayoría de la gente. De hecho es verdad que no piensas como una moto, porque las motos pueden circular por el carril bus y tu aceptas y apruebas que las bicis no circulen por ahí.

  27. Ana 2 agosto 2010 / 16:56

    Madre mia, que follón os habeis liado entre todos… no he podido terminar de leer todos los comentarios… A mi me ha gustado mucho el post, estoy totalmente de acuerdo contigo copepodo (tambien soy una nueva ciclista en Madrid), y aunque la ciudad claramente no está adaptada y preparada para las bicis, creo que podemos lanzarnos a ella, así cada vez seremos más y los que estarán en minoría serán los motorizados…

    ¡¡A por la masa crítica!!

  28. Dol 29 agosto 2010 / 1:03

    Caramba, ¡¡me ha gustado este post !!
    Mira, no es que yo conozca mucho tu ciudad, pero desde mi experiencia en coche por ella, realmente me parece que recorrerla en bici está reservado para valientes.
    Te digo esto desde mi experiencia de 5 años sin coche, recorriendo mi ciudad a diario en bici, para casi todo. Claro, una ciudad mucho más pequeña, como es Vitoria. Tampoco son todo ventajas por ello, claro. El clima es más riguroso, y alguna cuesta más también.
    Un truquito te voy a dar para lo que llamas “acera-bici”. Yo llevo colgado del sillín un cencerro. Si, como las cabras.

    Por lo demás, insisto, me ha gustado el post, y tu intento por encontrar el equilibrio.
    Ahora voy a ver si termino de leer los comentarios.

    Salud os.

  29. Queremosverde 3 enero 2011 / 11:40

    hola!
    hemos utilizado la primera imagen de este artículo en una de nuestras entradas, que puedes ver en http://queremosverde.com/2011/01/ecopropositos-para-2011/.
    Esperamos que no tengas nada en contra, hemos citado tu blog como fuente. Si por el contrario no te parece bien, avísanos y en cuanto podamos borramos la imagen de la entrada.

    Ecosaludos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s