Bukkake vegetal

Dendrofilia, por Morán

Bueno, la idea está bien y la viñeta mola, pero si tengo que pillar las gafas de pasta y ponerme pedante, “técnicamente hablando” una lluvia de frutillos plumosos de diente de león no es un bukakke, sino más bien una avalancha de embriones con paracaídas en estado de latencia.

Las plantas terrestres tienen un ciclo vital más complicado de lo que parece a simple vista en el que se alterna una generación que produce gametos (equivalentes a los espermatozoides y óvulos animales) y otra que produce esporas (para las que no tenemos equivalencia, porque nuestro ciclo no alterna generaciones). En las plantas que nos resultan más familiares una de las generaciones está muy reducida y los verdaderos gametos pueden resultar algo esquivos, pero resulta que las plantas sí que producen células homólogas a los espermatozoides. Técnicamente hablando, una lluvia de espermatozoides podría darse en el mundo vegetal, pero ¿ocurre realmente?

Si, por pasar el rato, seguimos dándole vueltas al asunto, nos vendrá a la cabeza el polen. ¿Serán los estornudos, los ojos irritados y los mocos provocados por el polen de gramíneas nuestra reacción a un verdadero, lúbrico y masivo bukkake vegetal? Hasta cierto punto podría considerarse así, pero tampoco sería completamente correcto.

Los espermatozoides vegetales (frecuentemente denominados anterozoides), tienen la limitación de que necesitan desplazarse por medios líquidos, y originalmente tienen flagelos (de nuevo, de forma similar a lo que les pasa a los espermatozoides animales). Los espermatozoides no pueden transportarse a largas distancias debido a esta limitación. Una ingeniosa ocurrencia evolutiva fue hacerlos crecer en un “vehículo” donde estuviesen a salvo de las perrerías atmosféricas y que les llevase, ora por el viento, ora transportados por animales, al encuentro del gameto femenino. El grano de polen viene a ser eso: una cápsula espacial de transporte células que necesitan vivir en medio líquido.

¿Cuál es el problema entonces? Bien, como estamos intentando ser ridículamente puristas, las explosiones polínicas tampoco se pueden considerar bukkakes porque 1) el grano de polen no es un anterozoide, 2) en el grano de polen no está sólo el anterozoide y 3) Muchas veces, ni siquiera hay anterozoides presentes cuando está siendo dispersado. El grano de polen, de hecho, es en sí una de las generaciones del ciclo vital de las plantas con semilla, la que produce el anterozoide, y en su interior hay varias células (a veces únicamente dos), y en la mayoría de la ocasiones, ninguna de ellas es propiamente el anterozoide, sino que éste (o éstos) se forma generalmente cuando el polen ya ha alcanzado la flor de destino y expandido el tubo polínico.

Formación del típico grano de polen de una angiosperma. Al dividirse la célula generativa producirá dos anterozoides, pero sólo cuando el polen haya llegado a su destino. El hecho de que se produzcan dos anterozoides se debe a una rareza de las angiospermas: la doble fecundación.

Por lo tanto, si buscamos un bukkake vegetal no lo vamos a encontrar entre las plantas con flores, semillas y polen.

Dentro de las plantas verdes, las candidatas a protagonizar guarradas seminales son las criptógamas, plantas sin flores ni semillas ni polen (hepáticas, musgos, antocerotas y helechos). En ellas los anterozoides no tienen cápsula espacial, sino que viven libremente, nadando por el agua (sólo se liberan si el entorno está adecuadamente húmedo). Normalmente tienen forma alargada y dos flagelos. Al final de este vídeo se ven los anterozoides del musgo de Java (una especie muy usada en acuarios), dando tumbos.

La capacidad de dispersión de estas células, como os podéis imaginar, es ciertamente limitada. La reproducción sexual de las criptógamas está muy ligada al agua, porque es necesario que una película continua de medio acuoso permita a los anterozoides nadar (unos centímetros a lo sumo) hasta su destino, o como mucho que el tamborileo de las gotas de agua de lluvia salpique lo suficientemente lejos. Normalmente estas plantas se afanan en dispersar esporas, y no gametos.

Sin embargo, la naturaleza siempre da alguna sorpresa, y hete tú aquí que una modesta hepática puede darnos la solución a nuestro enigma fitopornográfico. Se trata de Conocephalum conicum.

Conocephalum conicum, la estrella porno de las plantas terrestres

Cuando está fértil, un ligero estímulo en forma de humedad puede provocar la siguiente reacción en esta hepática:

Los chorrillos que salen disparados son, en efecto, anterozoides. Miles y millones de ellos, lanzados en aerosol a varios centímetros de altura desde esta modesta planta. Aunque es posible que otras criptógamas tengan mecanismos parecidos, este es el único caso que conozco de un genuino bukkake vegetal.

En el fondo todo esto era una excusa para colgar el último vídeo, pero si lo pongo a palo seco no tiene ni la mitad de gracia.

Anuncios

11 thoughts on “Bukkake vegetal

  1. eulez 15 diciembre 2010 / 13:24

    Aaaaaaaachis!!!

    Vaya eyaculaciones que tienen la última planta, será cochina ¡todo eso son vidas no fecundadas que se quedan en el limbo! ¡pecado contra la humanidad y la vida! ¡putos rojeras sociatas!

  2. Trebol-a 15 diciembre 2010 / 13:35

    Yo na mas que por eso la cambia del reino vegetal al animal!! por burra!!

  3. Illuminatus 15 diciembre 2010 / 14:05

    La parte más interesante de este tema es que las Gimnospermas presentan un cuerpo fructífero prácticamente desarrollado antes de tener fecundación. Es energéticamente contraintuitivo, como si una madre humana formase toda la placenta y el líquido amniótico antes de tener un maromo que la empotrase.

  4. Raven 15 diciembre 2010 / 14:07

    Zas ! Para que después las llamen plantas inferiores xDD

    Me recuerda un poco Ecballium elaterium aunque siguiendo con las metáforas lo de E. elaterium es bastante más gore xD

  5. Dr. Litos 15 diciembre 2010 / 14:21

    Cuando he visto la tira, pensaba que te ibas a quedar en publicarla y hacer un breve comentario: ¡qué ingenuo! Jamás vi una reflexión tan seria acerca de una cochinadita.

    Y lo más fuerte es que tienes sesudos comentaristas que continúan la reflexión; esto sí es ciencia, y no lo de “Redes”.

    Yo como de plantas no entiendo un carajo, me limitaré a hacer la curiosa reflexión de que a mi el video me ha parecido, talmente, una mascletà (silenciosa, eso sí). Si algún valenciano pulula por el bloj, me entenderá perfectamente.

  6. Radagast 15 diciembre 2010 / 15:50

    A la vista del título del post me imaginé algo del estilo “cuesco de lobo”. Vaaaaale, eso fue lo segundo que imaginé… y vaaaaaaaaale: es cierto que es un hongo…. y lo que tira son esporas (mira que sois tiquismiquis los biólogos).
    Pero los vídeos me han molao.

  7. Dani 15 diciembre 2010 / 16:57

    Gran post, Chema. Me ha gustado mucho.

    Muy bueno.

    Saludos

  8. Dani 15 diciembre 2010 / 16:58

    Quise decir Copépodo. Sorry me.

  9. S.Belizón 15 diciembre 2010 / 20:39

    Me ha gustado muchísimo, vaya curiosidad que hemos aprendido hoy, también me ha gustado “una hartá” ese simil de vehículos espaciales utilizando la imagen de las naves de los guerreros del espacio en Dragon ball Hahahaha.
    En serio post muy guapo y sobre todo, vídeo curiosísimo.

  10. Copépodo 15 diciembre 2010 / 23:35

    Qué agradecidos son los posts de sexo. Gracias a todos por comentar.

  11. xema 16 diciembre 2010 / 2:34

    Ahora que me estoy briofitizando esto me viene bien…

    Mira el enlace que aparece en las sugerencias del video del musgo:

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s