Zapatero Presidente


Adaptación libre de la tragedia de Sófocles “Edipo rey”  y continuación lógica y debida a “Los PPersas“.

Nota: lo creas o no, se trata de un texto de HUMOR. Tenlo en cuenta al leer y comentar.

Noche del 20 de noviembre de 2011. Jardines del Palacio de la Moncloa. Una multitud de indignados acampa frente al balcón de la presidencia del gobierno

DRAMATIS PERSONÆ

El CORO lo integra la multitud de indignados acampados frente al palacio, llevando tiendas Quechua y pancartas de protesta. El Corifeo es un PERROFLAUTA, con rastas, pancarta, perro y flauta reglamentarios.

ZAPATERO en el papel de Edipo

SALGADO interpretando a Creonte

RUBALCABA haciendo de Tiresias

.

(Zapatero sale al balcón de la Moncloa y se dirige a la multitud acampada)

ZAPATERO: ¡Oh, españoles! ¿Por qué esa actitud protestona ante mí? ¿Por qué blandiendo pancartas y carteles os presentáis ante el palacio monclovita? El país se convulsiona y protesta, lleno de lemas y coplillas ruge cada rincón, y yo, porque considero justo no enterarme por la prensa he venido en persona. Yo, el llamado ZP, el de cejas acuminadas, acudo a vuestra llamada amistosa. Así que oh, perroflauta, dime en nombre de todos: ¿cuál es la causa de esta manifa? ¿El temor o el ruego? Piensa que yo querría ayudaros en todo. Sería indigno de mí no compadecerme ante semejante actitud.

PERROFLAUTA: ¡Cejialto Zapatero! Ves de qué edades y condiciones nos reunimos aquí: jubiletas de mínima pensión, becarios eternos, que ni a mileuristas llegan, parados de todas clases. El país, como tú mismo puedes ver, está agitado y no es capaz de levantar la cabeza de las profundidades por la sangrienta sacudida. ¡Odiosa crisis, bajo cuyos efectos los mercados especuladores se lucran de nuestros suspiros y nuestros lamentos! Ni yo ni estos jóvenes estamos sentados como suplicantes por considerarte capacitado, pero sí el primero de los hombres en la responsabilidad. Tú, que al llegar liberaste al país del ímprobo Aznar de recio bigote y firmes abdominales, tú que prometiste que la dulce caricia del poder de ninguna forma podría cambiarte, vergüenda deberías sentir por este espectáculo. Con favorable augurio nos procuraste entonces esa fortuna. Sé también sensato en esta ocasión, pues si vas a gobernar esta tierra, es mejor reinar con hombres en ella que vacía, que nada es una fortaleza ni una nave privadas de hombres que las pueblen.

ZAPATERO: ¡Oh españoles dignos de lástima! Venís a hablarme porque anheláis algo conocido y no ignorado por mí. Sé bien que todos estáis sufriendo y, al sufrir, no hay ninguno de vosotros que padezca tanto como yo. De modo que no me despertáis de un sueño en el que estuviera sumido, sino que estad seguros de que muchas lágrimas he derramado yo y muchos caminos he recorrido en el curso de mis pensamientos. El único remedio que he encontrado, después de reflexionar a fondo, es el que he tomado: envié a Salgado, la de áurea y leonina permanente, ministra económica y numérica, al Oráculo de Standard & Poor’s, a fin de que se enterara de lo que tengo que hacer o decir para generar confianza en los mercados. Sería yo malvado si, cuando llegue, no cumplo todo cuanto el la agencia clarividente manifieste.

PERROFLAUTA: Precisamente éstos me están indicando por señas que Salgado se acerca.

(Elena Salgado entra apresurada en La Moncloa y sube hasta el balcón desde donde se dirige a la multitud y a Zapatero)

ZAPATERO: ¡Magnifiquísima Salgado, que en audacia superas al mismo zorro! ¿Con qué respuesta del oráculo nos llegas?

SALGADO: Con una buena. Afirmo que incluso las aflicciones, si llegan felizmente a término, todas pueden resultar bien.

ZAPATERO: Habla ante todos, ya que por estos indignados sufro una aflicción mayor, incluso, que por mi propia vida.

SALGADO: Diré las palabras que escuché. Los mercados nos prometen, claramente, que el crecimiento y la prosperidad volverán si expiamos nuestras faltas.

ZAPATERO: ¿Con qué expiación? ¿Cuál es la naturaleza de la desgracia?

SALGADO: Con la reducción del déficit maligno y ponzoñoso y la aplicación de nuevos ajustes, indoloros  y regenaradores, ligeros como el rocío de la mañana.

ZAPATERO: ¡El júbilo inunda mi rojo corazón de esperanza! Apenas unos nuevos ajustes y las Españas volverán a la Championlij de la economía. Afortunados sois, hijos de la piel de toro, pues de no ser yo el presidente, Zapatero el alticejo, el hijo del socialismo y de la izquierda, bien distintos habrían sidos estos ajustes. La derecha, ¡oh rojísimos españoles!, la derecha, de dóberman fiero y rosario criselefantino, siempre está acechante y presta para para arrebatar el poder a la mayoría progresista. ¡Cuidáos de la derecha, españoles! ¡Y alegráos conmigo de que la voluble y aerostática prima de riesgo vaya a entrar en razón muy pronto! Levantáos de los jardines lo más pronto posible y recoged vuestras pancartas suplicantes. Que otro congregue aquí al pueblo de España sabiendo que yo voy a disponerlo todo para un futuro rosado como los dedos de la aurora y dichoso como sólo puede serlo el advenimiento del pleno empleo.

PERROFLAUTA: ¡Ínclito Zetapé! ¡Tus sinapsis sufren colapso y empanamiento! ¿De qué vas, compa? ¡No está en nuestro ánimo levantar la acampada! No hemos venido para quedar satisfechos con volátiles promesas mercantiles. Ahora nos reuniremos en interminable y tediosa asamblea, como es costumbre.

(Los indignados se sientan en corro mientras Zapatero y Salgado entran en la Moncloa a gobernar un rato. En la asamblea, van tomando la palabra distintas personas y son respondidos por el coro con consignas y brazos en alto)

CORO:

Estrofa 1- ¡Puñetero e indigno oráculo! ¿Con qué autoridad oscura pretendes influir en la soberanía popular? Nuestro espíritu está iracundo y espantado. ¿Qué obligación van a intentar imponernos de nuevo? ¿Qué reformas y recortes? ¿Hasta dónde se nos alejará la edad de jubilación?

Antístrofa 1- ¡Que no! ¡que no! ¡Que no nos representan! ¡Que no! ¡que no! ¡Que no nos representan!

Estrofa 2- ¡Ay de nosotros! Todo el país está enfermo y no existe el arma de la reflexión con la que uno se pueda defender. Ni crecen los frutos de la formación ni las inversiones se traducen en la prosperidad que nos prometieron. ¡Estudia una carrera para ser algo en la vida! ¡Si no compras un piso estará tirando el dinero! ¡Hipoteca joven a 40 años! ¡Contrato mensual prorrogable indefinidamente! Uno tras otro nos precipitamos, con más fuerza que el fuego irresistible, hacia la cola del INEM.

Antístrofa 2- ¡Vuestra crisis no la pagamos! Plas plas plas plas plas plas plas plas ¡Vuestra crisis no la pagamos! Plas plas plas plas plas plas plas plas

Estrofa 3- Los empleos se desvanecen en incontable número. Lxs paradxs, abandonadxs, yacen por las calles, portadorxs de desesperanza sin compasión. Entretanto, banquerxs y empresarixs ¡Malvadxs y poderosxs! obtienen ciclópeo beneficio y evaden impuestos en las islas Caimán. Los porrazos firmérrimos de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado son la paga de nuestras quejas, y las lenguas venenosas de las ondas derechosas nos llaman vagxs y antisistemx.

Antístrofa 3- ¡Lo llaman democracia y no lo es! ¡ Lo llaman democracia y no lo es! ¡Oé oé oé, oé oé oé, lo llaman democracia y no lo es!

(Tras un tiempo, Zapatero vuelve a salir al balcón con el rostro cariacontecido y se dirige a la multitud)

ZAPATERO: ¡Oh horribles, horribles desgracias! Amados ciudadanos, las medidas de ajuste no consiguen cumplir su propósito. Impotentes nos sentimos tanto mis ministros (en hombres y mujeres igualados) como yo mismo a la hora de encontrar una salida. Mas este entuerto no puede permanecer sin debida resolución. Ordeno que en este país, del que yo poseo la presidencia, quienquiera que sepa qué está aconteciendo me lo comunique de inmediato.

PERROFLAUTA: Tal como me siento aludido por la alocución, te hablaré oh Zapatero, el lleno de talante. Ni yo ni ninguno de éstos que ves aquí ignoramos que el socialismo ha muerto, y que la izquierda ha sido mancillada, ennegreciéndose de esta forma nuestro porvenir.

ZAPATERO:  ¡Ay, ay! Tus palabras hieren mis oídos y perforan mi colorado corazón. ¡Ay,ay! ¡Terrible palabras que ningún ministro ni oráculo me pudo vaticinar! ¿Tan inmerso he estado en la ardua tarea del gobierno que no me he dado cuenta de la desgracia? ¡Ay, ay! No te falta razón en tus pronósticos, perroflauta, pues sin la izquierda de rosa perfumada ni el socialismo justiciero, nada impide a laderecha neoliberal sumir a nuestro país en odiosos tormentos. ¡Eso ha de ser! Mas muy caro pagarán los culpables este atrevimiento. ¿Acaso no es por todos conocidos que yo mismo soy hijo del socialismo  y de la izquierda? Si alguien de vosotros conoce al autor del crimen, que no calle. Yo le concederé la recompensa a la que se añadirá mi gratitud y la de todos los españoles. Si por el contrario, callan y alguno temiendo por un amigo o por sí mismo trata de rechazar esta orden, lo que haré con ellos deben escucharme. Prohibo que en este país, del que soy presidente, alguien acoja o dirija la palabra al responsable, quienquiera que sea. Hablad de inmediato, pues quizá entre vosotros se halle el culpable.

PERROFLAUTA: Tal como me has cogido inmerso en tu maldición, te hablaré, oh presidente. Nosotros no hemos matado al socialismo, aunque oirás rumores en las calles.

ZAPATERO: ¿Cuáles son? Pues atiendo a toda clase de rumor.

PERROFLAUTA: Se dice que murió a manos de alguien con relevancia política que se dejó engañar por el neoliberalismo traidor.

ZAPATERO: ¡Maldita sea su estampa! Pero qué veo: por aquí llega Rubalcaba, mi augur y sucesor. ¡Alfredo, Alfredo! (pero qué listo es) ¡Ven mi fiel Alfredo, que todo lo sabes explicar! (¡Qué listo!) Eres tú quien más ayuda nos puede arrojar en este momento.

(Aparece Rubalcaba en el balcón)

RUBALCABA: Aquí estoy, muy amado presidente, pues sé que en casos de crisis extrema nada puede sustituir a la experiencia de los ancianos, que muchas debacles y tribulaciones hemos experimentado ya.

ZAPATERO: Rubalcaba, nunca igualado en carisma ni oratoria ¡Qué abatido te has presentado! Sin duda conoces las tristes noticias sobre la reciente desgracia ocurrida al socialismo y la izquierda.

RUBALCABA: Esoy enterado del crimen, pero créeme que a veces es mejor permanecer ignorante sobre la causa de las cosas.

ZAPATERO: No demores con palabras tus artes adivinatorias. Ea, dime pronto qué nos revelan los augurios del CIS.

(Rubalcaba delimita con su bastón de augur una porción del cielo, justo sobre el palacio de la Moncloa, que inmediatamente empieza a llenarse de gaviotas volando en círculo con gran estruendo)

RUBALCABA: ¡Ay, ay! ¡Qué terrible es tener clarividencia cuando no aprovecha al que la tiene!

ZAPATERO: ¿Qué ocurre, listérrimo y audacísimo sucesor?

RUBALCABA: (mirando las gaviotas) ¡Oh queridísimo presidente que en talante y cejas nunca has sido igualado! Los augurios son nítidos y cristalinos como el agua: nos vamos a dar una buena hostia en las elecciones.

ZAPATERO: ¿Cómo ha podido ocurrir esto? Mi próspera presidencia, que ha visto la retirada de nuestras falanges de Mesopotamia, que ha visto la consagración del amor entre hoplitas varoniles y entre bellas mujeres de Lesbos, que ha visto mejorar el cuidado de los ciudadanos dependientes…

RUBALCABA: (sigue interpretando el círculo de gaviotas, que cada vez es más numeroso) Increíblemente, la gente no se ha tomado bien los ajustes regeneradores y livianos de la economía. Los signos son claros: esos son los ajustes que han acabado con el socialismo.

ZAPATERO: (Cae al suelo y se lleva la mano al pecho mientras de sus ojos afloran las lágrimas) ¡Horribles, horribles desgracias! ¡Funestas palabras las que tengo que escuchar hoy! Yo, que me creía hijo del socialismo, ¿He sido el causante de su muerte?

RUBALCABA: (aún leyendo los augurios en el cielo) Síp, y además te has follado a la izquierda con violencia y crueldad.

ZAPATERO: ¡Ay, ay! Todo se cumple con certeza. ¡Oh caricia del poder, que te vea ahora por última vez! ¡Yo que he resultado nacido de los que no debía, teniendo relaciones con los que no podía y habiendo dado muerte a quienes no tenía que hacerlo!

(Zapatero y Rubalcaba entran en la Moncloa. Siguen llegando más y más gaviotas, provocando gran estruendo. Sale al cabo de un rato Zapatero con los ojos ensangrentados tras dejarse ciego a sí mismo)

CORO: ¡Oh sufrimiento terrible de contemplar para los hombres! ¡Oh el más espantoso de todos cuantos yo me he encontrado! ¿Qué locura te ha acometido, oh infeliz? ¿Qué deidad es la que ha saltado, con salto mayor que los más largos, sobre su desgraciado destino? ¡Ay, ay, desdichado! Pero ni contemplarte puedo ¡Tal horror me inspiras!

ZAPATERO: ¡Ah, ah, desgraciado de mí! ¿A qué compañía energética seré arrastrado como asesor vitalicio, infeliz? ¿A dónde se me irá volando, en un arrebato, mi voz? ¡Ay, destino! ¿A dónde te has marchado?

PERROFLAUTA: A un desastre terrible que ni puede escucharse ni contemplarse.

ZAPATERO: ¡Oh nube de mi oscuridad, que me aíslas, sobrevenida de indecible manera, inflexible e irremediable! ¡Ay, ay de mí de nuevo! ¡Cómo me penetran, al mismo tiempo, los pinchazos de estos aguijones y el recuerdo de mis culpas!

PERROFLAUTA: No tiene nada de extraño que en estos sufrimientos te lamentes y soportes males dobles. ¡Desdichado por tu atrevimiento, así como por tus ajustes! ¡Cómo hubiera deseado no haberte votado nunca!

(Zapatero, Rubalcaba y Salgado, se van de la Moncloa dejándola vacía. Las gaviotas, que son ya innumerables, empiezan a posarse en el tejado y en el balcón aumentando aún más el volumen de sus reclamos).

PERROFLAUTA: ¡Oh habitantes de España, mirad: he aquí a Zapatero, el que trajo las tropas de Irak y fue hombre poderosísimo; aquel al que los políticos miraban con envidia por su destino! ¡En qué cúmulo de terribles desgracias ha venido a parar!

(La puerta del balcón vuelve a abrirse lentamente. De un momento a otro va a salir el nuevo presidente electo. El estruendo de las gaviotas se hace casi insoportable mientras que el coro de acampados grita con todas sus fuerzas mientras baja el TELÓN)

CORO: ¡No nos folles! ¡No nos folles! ¡No nos folles! ¡No nos folles! ¡No nos folles! ¡No nos folles!

Anuncios

18 thoughts on “Zapatero Presidente

  1. Copépodo 21 noviembre 2011 / 0:01

    Breve comentario del autor:

    como decía al principio, esta es la continuación del post de los Ppersas, publicado en la noche electoral de 2008. En aquella ocasión, me animé a escribirla porque Rajoy me pareció un excelente héroe trágico y los versos de Esquilo fluían tan fácilmente que a veces no era necesario ni cambiarlos.
    Adaptar una nueva tragedia para las siguientes elecciones generales era algo que dejé pendiente ya por aque entonces, cuando ni de lejos podría imaginarme lo adecuada que iba a ser la adaptación de Edipo rey de esta noche. Los socialistas, por supuesto, merecían también su catarsis. Lo mismo alguno piensa que en esta ocasión lo justo hubiese sido que Rubalcaba, y no Zapatero, fuese el protagonista de la tragedia, pero el ya presidente en funciones tiene en este momento muchísima más madera de héroe trágico, más incluso que Rajoy en 2008. Una vez más ha sido maravilloso comprobar cómo los versos, en este caso de Sófocles, se iban adaptando mágicamente a la tragedia política española. Muchos de ellos están intactos (facilitándome mucho el trabajo, claro).
    Espero que os guste, recordad que es sólo una gracieta con fines humorísticos. Y ahora, procedan a los improperios y los insultos ordenadamente.

  2. Devils 21 noviembre 2011 / 0:12

    Después de 3 años de espera, las reacciones al estreno de la segunda parte del conocido como Ciclo de los Ppersas inundan las secciones culturales de las redacciones de medio mundo. Recogemos aquí algunas de las más significativas:

    “Que quiere que le diga, a mi me hubiera hecho ilushión aparecer como Aquileshh, el de los pieshh ligeroshh. Y no, Patroclo no eshh máshh que un amigo, no me sea inshidisho”
    Mariano Rajoy, líder del PP y tan sólo amigo de Patroclo.

    “Si te gustaron las escenas del coro griego en Poderosa Afrodita, esta es tu tragedia”
    Alfie, autor de Videodromo y sidekick de las aventuras ultramarinas.

    “Esto sí que es un conmovedor retrato del alma humana y no las mierdas de Almodovar”
    Carlos Poyero, crítico de cine de Qué País.

    “BIEN”
    José María Aznar, figura mítica (a través de su propio Metatrón).

    “¿De qué me habla, jovenzuelo? Yo ya soy fijo, por mi como si eligen a Rajoy presidente”
    Eulez, fijo y hombre-ya.

    “AAA+”
    Standard and Poor’s, agencia de ratios.

    “The author presents solid evidences to support his main hypothesis, although minor questions should be adressed before publication can be considered”
    Reviewer 1, submit 13403, The Journal of the Politology and Critical Greek Theathre.

    “Todo es un plan de Rubalcaba para gobernar desde la sombra, bebiendo zumo de feto y acariciando una peluca réplica del pelo de Zerolo”
    El pirata de Intereconomía, Intereconomía.

    “PP 185-192 PSOE 112-108”
    Demoscopia

    “Vicente Aranda ya está preparando el guión y me ha ofrecido Ana Mato”
    Maribel Verdú, hizo de Lisístrata en una peli.

    “Aterrador, apocalíptico…”
    Pedro Piqueras

  3. Dr. Litos 21 noviembre 2011 / 0:14

    ¡Oh navegante de los océanos, microscópico bardo de infinito ingenio, tocado por las Musas! ¡Sorpréndesnos una vez más con tu don para la oportunidad, la poesía y la plasmación de la tragedia! Ríndome a tus pies, y agradézcote por la gracia de los Dioses que alivies la pena en este momento doloso que nos aflige.

    Aciagos tiempos nos toca vivir, más aciaga la tragedia del presidente saliente. Consuélase seguramente pensando en los marrones que se alejan en la distancia y las no pocas gratificaciones económicas con que los Dioses Empresarios le honrarán para paliar su aflicción.

    Gracias te sean dadas.

    P.D.: casi me muero al leer “la retirada de nuestras falanges de Mesopotamia, que ha visto la consagración del amor entre hoplitas varoniles y entre bellas mujeres de Lesbos”

  4. eulez 21 noviembre 2011 / 0:43

    El comentario de Devils me parece casi tan magnífico como el relato aquí expuesto. Por alusiones, tengo que decir que eso de ser fijo no da ninguna seguridad de ningún tipo cuando sabemos que la indemnización por despido está por los suelos (ZP culpable) y más que va a estar (ni los insignes funcionarios estarán a salvo de las hordas invasoras).

    Por lo demás, este relato tiene un valor histórico ineludible. Efectivamente, ha sido ZP quien ha destrozado a la izquierda. Esta sí que es la España que nos deja Zapatero.

  5. Nuria 21 noviembre 2011 / 8:49

    Coincido con Eulez. Magno comentario de Devils a la magna obra de Copépodo.

  6. Kresala 21 noviembre 2011 / 13:27

    Plas, plas, plas, plas, magnífica adaptación. Se nos viene encima una tragedia a la griega, así que seguro que encuentras muchas más oportunidades para seguir con esta saga.

  7. xist 21 noviembre 2011 / 14:37

    te sobra arte, Don Copepodo

  8. Devils 21 noviembre 2011 / 15:56

    Eulez, por Marx, la inclusión en mi comentario, tanto tuya como de Videodromo es un guiño, en tu caso irónico. Cualquiera que se haya pasado por tu egobogocasa dos veces sabe que la política te importa y mucho, tengas o no sillón.

    Y hoy me he pasado a darle una relectura al post, a ver si me decidía a destacar una frase o algo, y sí, reirme me he vuelto a reir, pero leches, que fuera coñas me deja anonadado que el Edipo le siente como un guante a Zapatero. Viendole ayer y hoy con esas ojerazas y el pelo gris, hasta da cosica. Hay frases genial de Cope, pero lo mejor sin duda es la elección de la tragedia.

  9. Eduardo 21 noviembre 2011 / 20:00

    Aciagos días nos aguardan a todo oh virtuoso dramaturgo, que te lo dice un hijo de las antiguas colonias de ultramar. y muy ilustrativo tambien por cierto, que sin tenér apenas un breve atisbo de lo que ocurre en la (para mi) lejana Iberia me lo haz dejado todo claro como el agua que brota de los manantiales.
    (por cierto, concuerdo con la opinión sobre la parte de las falanges, los hoplitas y las mujeres de lesbos).

    el año entrante una de esas tragedias bien podría ser escrita para estas asoladas tierras

  10. wraitlito 21 noviembre 2011 / 23:37

    Me he quedado impresionado.

    Saludos

  11. Copépodo 22 noviembre 2011 / 23:05

    Muchas gracias a todos por los comentarios (y en especial a Devils, cuyas expectativas me han animado mucho a cumplir mi promesa y a adaptar esta nueva tragedia). Poco me queda que añadir a lo que ya dije antes. Con Mariano, al menos la parte de las coñas estará asegurada, es carne de humorista.

  12. eulez 23 noviembre 2011 / 13:26

    Devils, sí, sí, para ti y para mí puede estar muy claro, pero a lo mejor para alguien que lea esto no tanto. Yo lo aclaro, e informo. Que luego dicen que recortan sueldos a los “funcionarios” tienen empleo vitalicio ¡MENTIRA!

    PD: Echo de menos una opción de contestar en los comentarios…

  13. Moriarty 23 noviembre 2011 / 20:21

    ¡Ole, ole y ole!

    ¡Lágrimas como puños tengo de reírme, so dramaturgo!

    Saludos.

  14. Locke 28 noviembre 2011 / 11:28

    Rubalcaba como Tiresias. Vale. La sola idea de que Rubalcaba pueda cambiar de sexo convierte esta en una obra de terror :-). Bueno, a lo mejor ese es el plan para presentar un candidato renovador.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s