Encuentro con los homínidos del Museo Nacional de Etiopía


Cuando a uno le hablan de “evolución humana” es posible que le venga a la cabeza esto:

Curación progresiva de una hernia discal acompañada por depilación láser de mediocre resultado

Por muy inevitable que sea, a estas alturas todos nosotros, que somos gente escéptica y enteradilla, sabemos que el típico icono de arriba es una simplificación errónea de la evolución del ser humano tanto por su linealidad como por su idea de avance hacia el progreso. Sobre esto ya habló en su día el amiguete Gould y no nos extenderemos. Sin embargo, quizá debamos ser algo indulgentes con los antropólogos del pasado, ya que durante mucho tiempo, la ausencia de fósiles de homínidos, especialmente de aquellos que estuviesen próximos a nuestro antepasado común con otros homínidos vivientes como los chimpancés o los gorilas, no ponía nada fácil la reconstrucción de “el origen del hombre”.

Esta situación es, afortunadamente, muy distinta hoy. Se conocen más de una veintena de especies extintas que van dibujando cada vez con más nitidez la historia de nuestro linaje desde que éste se separó del de los chimpancés, hace 6-8 millones de años. Durante la última década muchos nuevos fósiles de australopitecinos basales han sido descritos y es muy posible que si te interesa el tema pero has andado despistado últimamente, se te hayan escapado unos cuantos. Para hacernos una idea de por dónde van los tiros en este momento, hay una filogenia muy apañada (actualizada hasta 2011) en la wikipedia que he tuneado un poquito (click para ampliar):

Los puristas, entre los que me encuentro según me da el día, encontrarán algunas pegas a esta representación, pero ese no es el tema hoy, así que no nos entretendremos más

Efectivamente, nuestros parientes vivos más cercanos están representados por el género Pongo (orangutanes), Gorilla (gorilas) y Pan (chimpancés y bonobos). Se puede ver que se conocen algunas especies del linaje humano que se remontan posiblemente hasta puntos muy cercanos a la divergencia con los chimpancés, verbigracia:  Orrorin tugenensis y Sahelanthropus tchadensis. En yacimientos más modernos se han encontrado muchísimos restos englobados en los géneros Australopithecus, Ardipithecus, Kenyanthropus y Paranthropus. Se conoce además fósiles aún más antiguos de la base de los linajes de gorilas y orangutanes. Si queréis comprobar hasta qué punto ha cambiado el panorama de la evolución humana no tenéis más que comparar este esquema con cualquier libro editado hace más de 15 años, porque el cambio es muy espectacular.

Pues bien, en la figura anterior he rodeado con verde aquellas especies que se encuentran expuestas en el Museo Nacional de Etiopía, en Addis Abeba. En efecto, este museo cuenta con una de las mejores colecciones de homínidos fósiles (especialmente australopitecinos) que podemos visitar en todo el mundo. No en vano, el Valle del Rift, allá por donde pasa, ha dado muchas sorpresas a los paleoantropólogos, y concretamente en su región más septentrional (el Afar) vivieron un buen número de candidatos a antepasados. Resulta reconfortante que un país con escasos resursos, como es Etiopía, encuentre la forma de conservar y hacer valer su patrimonio como pude ver en este museo. Preparar y mantener una buena exposición no es sólo cuestión de dinero, sino de cuidado institucional (otros museos etíopes resultaron ser calamitosos) y casi de cariño por parte de los responsables. La parte del museo dedicada a paleontología en el sótano del edificio es un buen ejemplo de ello. Apenas cuenta con espacio o con medios adecuados, pero pese a todo está bien expuesta y explicada y la disfruté muchísimo. La calidad y valor de los fósiles es indudable, y una buena parte de ellos han sido portada de Nature cuando su descubrimiento fue dado a conocer.  La iluminación era modesta y las fotos que pude sacar no son muy allá, pero espero que os puedan transmitir parcialmente la emocionante visita.

Representación de las especies de homínidos del linaje humano en el tiempo (relativamente actualizado)

SALA “GENERAL”

En una pequeña sala se encuentran expuestos la mayoría de los fósiles de un buen número de homínidos diversos abarcando los últimos 10 millones de años.

Estos son dientes de Chororapithecus abyssinicus, el homínido más antiguo del museo (vivió hace 10 millones de años) y el único que no está directamente emparentado con el hombre. Chororapithecus parece estar en la base del linaje de los gorilas (muy cerca de su divergencia con otros primates) y de hecho muy probablemente tendría un tamaño similar. Su descubrimiento tuvo lugar en la región de Afar y se publicó en Nature en 2007. El conocimiento de esta especie contribuye a hacer dataciones más precisas en las reconstrucciones filogenéticas.

Restos óseos (clavícula, húmero, ulna y falanges) de Ardipithecus kadabba, hallado también en Afar y con unos 5.6 millones de años de antigüedad. Junto con Orrorin y Sahelanthropus, el género Ardipithecus se encuentra entre los ancestros humanos más antiguos del registro fósil conocido. En lengua afar, “kadabba” significa “gran padre”.

Estos diez dientes son el holotipo de Ardipithecus ramidus, una especie emparentada con la anterior pero más reciente (estos dientes están datados en 4.4 millones de años) y con diferencias morfológicas presentes justamente en las piezas dentarias. El museo tenía otra sala dedicada exclusivamente a un glorioso esqueleto de esta especie (ver más abajo).

El museo tiene bastantes restos de Australopithecus afarensis (los más espabilados ya deberíais estar echando de menos uno muy famoso), pero de los incluidos en esta sala el más destacable es “Selam“, apodado también “el primer niño”. Se trata del cráneo prácticamente intacto de un afarensis de unos tres años de edad y 3.3 millones más de antigüedad. El hallazgo se publicó en 2006 y fue un bombazo, ya que nunca se habían encontrado restos de un juvenil de australopitecino. Muy probablemente lo que esté expuesto sea una réplica, ya que al parecer aún lo están estudiando.

Restos variados de Paranthropus aethiopicus (Australopithecus aethiopicus en la exposición), procedentes del valle del río Omo y con 2.3-2.7 millones de años de antigüedad. El género Paranthropus incluye un puñado de homínidos que se diversificaron independientemente del resto de australopitecinos generando un linaje aparte con una alimentación herbívora especializada; su cráneo se caracteriza por mandíbulas muy robustas y molares muy resistentes. Esta es la especie más antigua, posiblemente emparentada con A. afarensis.

Cráneo parcial de Homo rhodesiensis. Destaco éste de entre todos los fósiles expuestos del género Homo por su importancia a la hora de postular que nuestra especie se originó en África, ya que fósiles como este muestran caracteres tanto de Homo erectus como de Homo sapiens.

Y en la línea de lo anterior, esta sala también exponía un cráneo muy completo de un Homo sapiens relativamente antiguo (200.000 años) encontrado en el Rift y dado a conocer en 2003 al que apodan “idaltu” (anciano). Este “idaltu” también apoyaría con fuerza un origen africano de nuestra especie, algo que si bien se suele dar por hecho compite con otras hipótesis, como la del origen multirregional.

.

SALA DE ARDIPITHECUS RAMIDUS

La siguiente sala de interés está completamente dedicada a un individuo bastante completo de una hembra de Ardipithecus ramidus, apodada “Ardi” que se encontró, cómo no, en la región de Afar. Como hemos visto antes, esta especie se encuentra en la raíz del linaje humano y por lo tanto su anatomía tiene un especial interés como fósil transicional.

Una parte de la sala está dedicada a la reconstrucción del cráneo hecha por ordenador a partir de más de 60 fragmentos de los restos, que se encontraron totalmente aplastados en el yacimiento. Gracias a un TAC que se le hizo a dichos fragmentos y a la reconstrucción de subsiguiente rompecabezas, hoy nos hacemos una idea bastante buena de cómo era el cráneo de un A. ramidus.

Explicación del proceso de reconstrucción del cráneo y expositor donde se muestran dos cráneos de chimpancé (abajo), la reconstrucción de A. ramidus (centro) y un cráneo de Australopithecus afarensis (arriba).

Más espectacular todavía el resto del esqueleto, también está expuesto y explicado en esta sala.

Ardi medía unos 120 cm de altura y vivió hace 4.4 millones de años. Uno de los rasgos clave de Ardipithecus en relación a los posteriores Australopithecus es que conservaban los pulgares oponibles en los pies, lo que sugiere que estos homínidos aún eran relativamente arborícolas, a diferencia de los que llegarían después, tras los cambios climáticos del este de África y la consiguiente expansión de las sabanas (según la hipótesis más extendida). En este esqueleto se conservan algunos huesos de esos pulgares oponibles.

Más paneles sobre el A. ramidus, incluyendo unos dibujos muy chulos. atención a los pies.

SALA DE LUCY

Y claro, cómo no, está también la joya de la corona, el célebre esqueleto de Australopithecus afarensis conocidos por todos como Lucy. Lucy tiene una sala en exclusiva que por motivos de espacio y distribución está separada del resto de las colecciones de homínidos. Hay que decir de todas formas que durante estos años los restos originales de Lucy están “de gira” por distintos museos estadounidenses y en su lugar lo que hay es una réplica.


La historia es bien conocida por todos: en 1974 el estadounidense Donald Johanson y su equipo encuentran en el Afar restos de un esqueleto (incluyendo una cadera muy bien conservada) de un homínido de más de 3 millones de años de antigüedad.

Réplica de Lucy. Esta sala está muy mal iluminada, por cierto

En cierto sentido creo que es un acierto poner a Lucy aquí, al final. Si has recorrido ya el resto de la exposición te das cuenta de que Australopithecus afarensis no supone ninguna excepcionalidad en el conjunto de los homínidos, sino simplemente, una variante más de una rica radiación evolutiva que tuvo lugar en el este de África durante los pasados 10 millones de años y que posiblemente aún nos falte por conocer en profundidad. Hay fósiles más antiguos, más modernos, mejor conservados y más interesantes, ¿Por qué es destacable este?

La fama de Lucy se debe, sin duda, a su importancia histórica, al impacto que supuso para nosotros, a los esquemas que nos rompió. Hasta su descubrimiento, directamente no se conocían fósiles transicionales entre el ser humano y los grandes primates y todo el espacio vacío se rellenaba con hipótesis que no se habían podido comprobar (además de famosos fraudes). La cadera de Lucy, por ejemplo, sugería que el bipedismo era mucho más anterior de lo que se pensaba, y que la idea de la evolución humana entendida como la curación progresiva de una hernia discal no tuvo lugar.

Lucy es especial por eso, por ser la primera. Eso no se lo quitarán nunca.

9 thoughts on “Encuentro con los homínidos del Museo Nacional de Etiopía

  1. eulez 11 septiembre 2012 / 22:31

    Una entrada muy chula, sí señor. Lucy in the sky with diamonds, tututurú, Lucy in the sky with diamonds, ahahahaaaa,…

  2. Aurea Curiositas 11 septiembre 2012 / 23:14

    Gracias por haber compartido con todos los internautas estas magníficas fotos. He flipado en colores con la cantidad de detalles óseos que pueden quedar marcados en los fósiles y perdurar en el tiempo. ¡Si hasta se ven los agujeros infraorbitarios!

  3. jaimecoe 12 septiembre 2012 / 14:23

    de haber sabido que ibas a montar este numerito, me había ahorrado el euro que costaba entrar al museo… enhorabuena!

  4. Dr. Litos (@DrLitos) 12 septiembre 2012 / 15:14

    Una entrada fantástica. Desde el descojone inicial por la descripción de la figura de la evolución humana, hasta el emotivo final beatlemaníaco, pasando por la rigurosa y detallada descripción de las muestras museísticas.

    Creo que toda esta imagen homínida que se va ampliando y enriqueciendo no hace sino aumentar (o debería) la sensación de humildad en nuestra especie. No somos ningún accidente fortuito, aunque sigue siendo curioso el salto intelectual entre nuestros parientes más cercanos entre los que todavía sobreviven. De haber sobrevivido alguna especie más cercana y pensante, con la que tuviésemos que compartir “la supremacía” del planeta, tal vez otro gallo cantaría.

    O tal vez, y más seguro, nos lo hubiésemos cargado antes. Igual es lo que pasó…

    En el próximo relato del viajero en el tiempo lo mando a caminar con los autralopitecus, ala. A ver cómo lo traslado desde el límite C-T sin máquina del tiempo, en fin algo se me ocurrirá.

    ¡Gracias por compartir la experiencia!

  5. jmederos 12 septiembre 2012 / 17:06

    Ohhhh! Que alivio, pensé que nunca irías a escribir algo sobre esto… ya puedo cerrar la página de ofertas de vuelos a Etiopía. Genial la intro sobre la curación y depilación (si la uso prometo respetar tu copirrai y avisarte). Genial la explicación y como la estructuras y un cierre musical estupendo. Por cierto, no ponían pegas a la hora de hacer fotos? Felicidades!

  6. Nelson 12 septiembre 2012 / 20:08

    Dos cosas:
    1- Me encantó ver a Carl Sagan como ejemplo de Homo Sapiens.

    2- ¡Que ganas de estar allí! Si bien Lucy y otros “ilustres” estén representados en réplicas, la emoción de ver un fósil auténtico de nuestro linaje, no lo puedo poner en palabras, es algo, no sé, se me escapa. Ojalas un día pueda visitar ese magnífico museo, o de perdidas, ver que sea un neandertal en algún museo de Europa. ¿Sabes si se permiten visitas en Atapuerca? (Me refiero a los sitios fósiles, desde luego)

    Saludos, magnífico blog.

  7. Copépodo 14 septiembre 2012 / 9:20

    Gracias por comentar, me alegro de que os haya gustado.

    jaimeco: pues ya ves que regresamos el último día para verlo con más calma, y la verdad es que mereció la pena.

    Nelson: hombre, yo iría de cabeza al Museo de la evolución humana de Burgos, que es donde los de Atapuerca tienen montado el sarao, creo.
    http://www.museoevolucionhumana.com
    No sé qué es lo que tienen expuesto, pero hace unos años trajeron a Madrid el Cráneo 5 (el auténtico) y fue muy interesante.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s