Dibujando al nenúfar gigante


Hoy se publica mi primera entrada en Principia, la revista digital de cultura científica en la que participo sobre todo como editor adjunto y en la que nos damos cita muchos de los integrantes de la antigua JOF (además de muchas nuevas y magníficas incorporaciones). Por si aún no os habíais enterado de su existencia, aprovecho la ocasión, claro, para recomendaros que le echéis un vistazo y que, esperamos, estéis de acuerdo en que merece la pena seguirla muy de cerca.

Como decía, sale hoy una contribución mía que espero que os guste y que lleva por título

El nenúfar gigante que cautivó a Inglaterra

Obviamente, dadle al enlace para leerlo, comentar y todo lo demás, pero puesto que me dejé algunas cosas en el tintero quería aprovechar el bloj para añadir un apéndice a ese artículo. En 1851, un par de años después de que se consiguiera que Victoria amazonica floreciese en los invernaderos europeos, William J. Hooker (el entonces director de los Kew Gardens) y Walter H. Fitch (el ilustrador botánico de Kew por aquella época) publicaron una pequeña obra que incluía cuatro deslumbrantes litrografías del nenúfar más grande del mundo, con sus hojas capaces de mantener a flote a un niño y sus inmensas flores que sólo viven 48 horas. Estas ilustraciones fueron las que dieron a conocer esta especie a botánicos, jardineros y curiosos y me apetecía ponerlas por aquí para nuestro disfrute. Espero que además os guste la historia.

victoria1

victoria2

victoria3

victoria4

5 thoughts on “Dibujando al nenúfar gigante

  1. pipistrellum 5 febrero 2015 / 17:48

    la botánica era una fuente de innovación con un impacto social como podría ser hoy la nanotecnología, una ciencia que aportó descubrimientos que, como el caucho o la quinina, cambiarían el mundo”

    Hoy en dia tambien hay nuevos descubrimiento, pero yo creo que estan centrados en la medicina, con nuevos medicamentos. A veces roban o mal pagando el conocimiento de los indios.

    Con el petroleo estamos mas desviculado de la naturaleza. Podemos conseguir tintes y materiales que no podiamos conseguir fuera de ella. Y algunos no se podia conseguir si no es por el petroleo.

    Pero ha habido materiales muy importante. La madera de balsa es muy ligera y util.

    En esa epoca no globalizada acceder a un continente nuevo, era un emocionante encuentro en la tercera fase.

    Es una pena que ya no volvamos a tener oportunidades asi, de conocer “otros mundos” y civilizaciones y a ver perdido mucho de ese conocimiento en la colonización.

  2. Copépodo 6 febrero 2015 / 2:42

    Pipistrellum: más bien al contrario, la biomimética es un campo vastísimo con mucho espacio para innovar y fuente de patentes continuas. Echa un vistazo a esta pieza que escribí hace unas semanas: http://www.cienciaxplora.com/naturaleza/disenos-inspirados-biodiversidad_2014111800055.html hay incluso revistas especializadas que se dedican en exclusiva a publicar sobre este tema.

    De todas formas, si quieres comentar, lo suyo sería hacerlo en el artículo de Principia, que es donde está el texto, esto era sólo para las litografías.

  3. Nora Lorenzatti 7 febrero 2015 / 19:39

    En mi país tenemos los irupés.

  4. Copépodo 12 febrero 2015 / 3:39

    Los irupés son del mismo género, y podría decirse que aunque no sean tan grandes, las flores son más bonitas aún

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s