Sobre mí


Me llamo Rafael Medina y nací en Madrid allá por 1980. Entre unas cosas y otras acabé estudiando biología y tomando la temeraria decisión de dedicarme a la investigación. Me especialicé en taxonomía y filogenia vegetal y completé mi doctorado en 2012. Emigré a Estados Unidos para una estancia postdoctoral en la Universidad de Connecticut, un viaje transatlántico que se alargó más de lo previsto. En la actualidad soy profesor en Augustana College (Illinois). Además, soy editor adjunto de la web y revista de cultura científica Principia, un proyecto en el que me siento muy orgulloso de participar.

Me interesa especialmente la exploración, estudio y conservación de la biodiversidad. También me gusta la observación de animales y plantas en la naturaleza, viajar, la fotografía, la lectura, los acuarios y el cine, entre otras cosas, y como habrás adivinado soy el autor de Diario de un copépodo. Este bloj (así lo pronunciamos en la meseta) nació en 2005 como una forma de expresión personal de lo que se me pasara por la cabeza, y aunque nunca lo he definido como “de ciencia”, así lo considera crítica y público a menudo (que no te sorprenda, sin embargo, encontrarte cualquier chorrada sin previo aviso y sin venir a cuento).

Escribir Diario de un copépodo me ha dado muchas satisfacciones a lo largo de los años gracias a la interacción con los lectores, así que te animo a que participes: leo todos los comentarios e intento responderlos. También estoy en: Twitter, Flickr, iNaturalist, Academia.edu y mi página profesional.