Bodas de sangre: literatura y hechos (2)

Tal y como estaba previsto, hoy se revela cuáles fueron los hechos reales que inspiraron a Lorca para escribir Bodas de sangre. Veremos enseguida que la realidad tiene tendencia a dejar en ridículo a la fantasía por su crudeza.

A pesar de que el escritor sitúa los hechos en Granada debemos trasladarnos a la comarca de los campos de Níjar (Almería). Para quien no lo sepa, todo lo que queda al sur de esta localidad, desde las laderas meridionales de Sierra Alhamilla hasta la costa del Cabo de Gata, constituye la región más árida de Europa. Un paisaje único, a la vez desolador y hermoso en el que no corre ni un sólo arroyuelo: todo es tierra y roca volcánica conquistada únicamente por el palmito, el esparto, el azufaifo o el cornical; supervivientes natos que se vuelven a encontrar en las estribaciones del desierto del Sáhara, muchos cientos de kilómetros al sur.

Recrear la vida aquí antes de la electricidad, el agua corriente y las carreteras asfaltadas requiere un intenso ejercicio de imaginación ya que este lugar no parece adecuado para la existencia del hombre. Al igual que el resto de los seres, el ser humano aquí es un superviviente que lucha constantemente contra la adversidad. Antes de que los invernaderos se extendieran por la zona, la gente de campo vivía cultivando esparto y cereal, si acaso algunos olivos en las cercanías de sus cortijos, el verdadero refugio de humanidad en estos campos estériles, sin más agua que la que almacenaba en los aljibes que salpican el paisaje. Estos inmensos depósitos que aquí tienen forma cilíndrica, se situaban justo en los canales de escorrentía natural permitiendo el almacenamiento de agua cuando se producían los escasos pero intensos chaparrones de otoño.

En el corazón del parque natural de Cabo de Gata, a medio camino entre los pueblos de Rodalquilar y Albaricoques se encuentra el cortijo del Fraile. Su estado, verdaderamente ruinoso, y su ubicación en un cruce de caminos en mitad de ninguna parte, contribuyen a aumentar el romanticismo de tan bucólico lugar (ahora que podemos llevarnos nuestra botellita de agua helada, claro). Recorriendo sus muros y corrales nos adentramos en esa forma de vida ya desaparecida.

Estas ruinas, además, son conocidas por una boda que estaba programada para el día 22 de julio de 1928. Él se llamaba Casimiro Pérez y era un campesino sencillo y más bien pobre; ella se llamaba Francisca Cañada, tenía 20 años, vivía en el cortijo del Fraile y no amaba a su prometido, sino que bebía los vientos por Francisco Montes, un primo suyo que le sacaba diez años. El cortijo era además el punto de reunión de todos los invitados antes de desplazarse hasta la iglesia donde se iba a celebrar la unión. Era costumbre por aquel entonces que estos acontecimientos tuviesen lugar de madrugada, pero cuando llegó la hora de iniciar el camino, la novia ya no estaba.

El deshonor de un novio plantado en el altar llenó de rabia a los “celestinos” de la unión frustrada: la hermana de la novia y el hermano del novio. Fueron ellos los que dieron alcance a los fugitivos, a 8 kilómetros del Fraile, donde Francisco murió de tres tiros y Francisca estuvo a punto de acompañarle al otro mundo estrangulada por su propia hermana. Aunque los agresores fueron encarcelados, la libertad les llegó pronto. No corrió la misma suerte la novia huída, que quiso purgar su pecado encerrándose para el resto de su vida en un cortijo que su padre le dejó en herencia, cerca de Níjar.

Federico García Lorca leyó el dramático desenlace de la boda campesina en la sección de sucesos de “El Defensor de Granada” dos días después, e inmediatamente supo cuál sería el argumento de su siguiente obra, que quiso situar en otro lugar supuestamente para proteger la identidad de los protagonistas. No deja de sorprendernos uno de los titulares bajo los que se difundió dicho suceso: “Las veleidades de una mujer, provocan el desarrollo de una sangrienta tragedia que cuesta la vida a un hombre”, ahí es nada.

Además de “Bodas de sangre”, el crímen del cortijo del Fraile inspiró la novela Puñal de claveles, de Carmen de Burgos, publicada dos años antes del estreno de la obra de Lorca en 1933. Si estáis interesados en esta historia, la documentación más completa se encuentra en el libro de Carlos de Arce El crimen de Níjar (editado por Seuba), aunque yo me he limitado a picotear de un reportaje bastante completito de El Mundo. Es curioso que por casualidad otros dos blogueros han hablado recientemente de este mismo tema: Chema y Felipe. Gracias al ellos me entero muy sorprendido de que los hechos se llevaron al cine el año pasado en versión documental. Fíjate tú.

En fin amigos, que no somos nadie (sobre todo algunos).

(Fotos by un servidor)

Anuncios

9 thoughts on “Bodas de sangre: literatura y hechos (2)

  1. Marple 5 octubre 2006 / 11:45

    Si es que todo encaja como un enorme puzzle sideral…¿Pues no estaba yo emperrada en celebrar mi boda el 22 de julio? ¡Me se ponen los pelos como escarpias! Ahora comprendo por qué no tuvimos más remedio que retrasarla una semana. Ay…¡qué repelús!

  2. Jose Maria Hernandez 5 octubre 2006 / 17:46

    Enhorabuena por tu trabajo, ganaste otro visitante a tu blog. Sigue adelante y gracias por la referencia.

  3. Felipe Sérvulo 6 octubre 2006 / 10:19

    Rafael:
    El 30 de septiembre hablé en mi bitácora sobre el mismo tema que tú. Te he conocido, felizmente, por Blogalaxia.
    Publiqué en 2005 un poemario dedicado a Francisca Cañadas y, durante la presentación del libro en el Ateneo de Barcelona, tuve el honor de conocer a Carlos de Arce, cuyo libro me sirvió de referencia para completar mis propias experiencias.
    En mi artículo hablo sobre la situación actual del cortijo. Lo he visto este verano y es una auténtica ruina, creo que ya irrecuperable.
    Me ha gustado mucho tu bitácora y, desde ya, la enlazo con la mía, así te tendré más cerca para ir leyéndote, lo que es un auténtico placer.
    Un saludo afectuoso.
    Felipe Sérvulo

  4. Rafa 6 octubre 2006 / 19:03

    Marple: no había caído en eso de la fecha, pero mira, no me parece un día adecuado para casamientos ahora que lo pienso, jeje

    José María: gracias a tí por la información de la película, tengo muchas ganas de verla.

    Felipe: de nuevo volví a sorprenderme por la coincidencia; una tercera bitácora que ha escrito sobre el tema en los últimos días. Me parece muy interesante que se le haya dedicado un poemario a Francisca Cañadas, y la muestra que he leído en tu blog me ha gustado y me parece recomendable. Por eso y porque creo que aportas mucha información de interés también he enlazado tu artículo.
    El sorprendente y lamentable el estado del cortijo (las fotos son del mes de agosto) se deben, al parecer, a que no es terreno público y sus propietarios han dejado que el olvido se lo vaya tragando.
    Un saludo

  5. Felipe Sérvulo 6 octubre 2006 / 22:09

    Rafa:
    La película va a ser difícil de que la veas. Ha pasado fugazmente por los cines, ya que todas las salas copan las producciones yanquis, aunque sean un bodrio y el cine español, que, mal o bien, refleja nuestra cultura, apenas encuentra sitio. La prueba la tienes en Alatriste, a la cual muchos críticos complacientes con las grandes productoras americanas, se le han tirado al cuello y la han puesto verde, cuando a mi me parece una película bastante digna y mucho mejor que la media de las “americanadas”.
    Respecto al libro de Carlos de Arce, es relativamente fácil de conseguir: con motivo de la presentación de mi poemario en el Ateneo de Barcelona, nos hizimos amigos y compartimos tertulias. Si te apetece, puedo conseguirte un ejemplar firmado por él.
    Un abrazo.

  6. Rafa 8 octubre 2006 / 13:17

    Es una pena que haya desaparecido, pero no pierdo la esperanza de poder encontrarla. Respecto al libro del crímen de Níjar haces una oferta difícil de rechazar.

  7. Fernando 13 octubre 2006 / 16:18

    ¡Cortijo del Fraile! Eso. No Albaricoques. Es una pasada de sitio… A Nata no le gustó nada, jmpff! Vaya tela…

  8. crisjocla 9 julio 2007 / 23:55

    Me parece que Bodas de Sangre es una novela interesante, no, “Exitante”, es muy buena para el lector, porque nos brinda una gran experiencia pasional. con respecto a tu trabajo, está excelente y mucho mejor pues en mi colegio estamos haciendo una monografía sobre la novela. Yo ya no me caso el 22 de julio! uuuuuuuuuy!

  9. alisson 12 junio 2008 / 3:55

    podria decir que es una novela exquisita te deja en suspenso y quisieras leer mas y mas habla la realidad pero no solo del sur de España sino de todo el mundo .

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s