Mi gato no se droga…


…eso lo harán los gatos de los demás.

Sé que esta entrada no aportará gran cosa a muchos aficionados a los gatos, pero para mí ha supuesto una revelación sorprendente. A continuación, un vídeo de unos gatos colocándose hasta las trancas (con ver unos segundos al azar basta).

Estos gatos se están zampando hojas y flores de una planta, se frotan con ella y no pueden parar. La encuentran genuinamente adictiva. Hay muchísimos vídeos similares en internet, y volveremos a ellos a su debido momento, pero quiero poner el centro de atención en esta planta de la familia de las labiadas: Nepeta cataria (comúnmente conocida como nepeta, nébeda, menta gatuna, gatera, y de otras muchas formas).

 

Nepeta cataria

El género Nepeta se distribuye por la región holártica y cuenta con unas 250 especies. La que nos ocupa está ampliamente distribuida por la Península Ibérica (izquierda, citas registradas en Anthos a fecha de la publicación de este post), ya que es una planta común, típica de ambientes ruderales y agrícolas. En su momento pudo incluso cultivarse localmente, pues se le conocen propiedades beneficiosas a sus infusiones, por ejemplo, para combatir los catarros y mejorar la digestión. En los gatos los efectos de su aroma son mucho más espectaculares. Aunque puede variar según los individuos, en general tiene consecuencias embriagadoras y extasiantes, e incluso aluginógenas: les hace rodar por el suelo, golpear y morder las plantas, cazar presas inexistentes, babear, etc, pero algunos se pondrán agresivos al entrar en contacto con ella. Al parecer los gatos continúan retozando en la planta sin parar por un tiempo variable hasta disparar un periodo refractario de unos 30 minutos a dos horas antes de volver a ser atraídos.

Por supuesto, el efecto en los gatos se había observado desde hace mucho tiempo. Font Quer nos lo cuenta así en su libro sobre plantas medicinales: “Los gatos que la huelen no pueden dejarla: se entregan y se revuelven contra ella, la muerden y la sueltan para volver a cogerla al instante, hasta caérseles abundantes las babas y mearse de gusto en ella“. Y más tarde afirma que le fue imposible cultivarla en su jardín de Barcelona porque, incluso cuando las rodeaba de espino, los gatos destrozaban las plantas en cuanto eran descubiertas. Sólo una parte de los gatos (50-66% según la fuente) presentan esta reacción a la planta, y se sabe que esto tiene una base genética. Igualmente, para algunas razas de gato no hay efecto alguno.

En este fragmento de documental hay secuencias realmente impresionantes.

La sustancia que provoca esta reacción en los gatos (y resto de felinos) es la nepetalactona, un terpenoide que recibe la denominación de la hierba gatera, de donde se aisló por primera vez. No se sabe muy bien el por qué del efecto que tiene esta sustancia, una posibilidad es que puede estar relacionada con feromonas presentes en la orina de las hembras (los machos son generalmente más sensibles, y al parecer en el documental lo dicen al revés). Otra interpretación la relaciona con una feromona desconocida que teóricamente producirían los felinos (feromona facial) y se transmitirían frotándose las caras. Se supone que tendría una estructura química similar a la nepetalactona. De hecho, existe todo un abanico de sustancias de estructura química parecida y que igualmente serían agonistas de la hipotética feromona facial felina.

Otras plantas que producen este tipo de sustancias (y provocan reacciones similares en los gatos) son:

Teucrium subspinosum [=T. marum] presente en Baleares y otras regiones del Mediterráneo, pero no en la Península Ibérica, es de la misma familia que Nepeta, y quizá productor del mismo terpeno. Se le conoce, al parecer, como “tomillo de gato”.

Menyanthes trifoliata, una planta propia de zonas encharcadas y turbosas, productora de la mitsugashiwalactona.

Valeriana officinalis y varias especies del género Actinidia, que producen actinidina, un terpenoide similar que, además, atrae a cánidos y posiblemente incluso roedores.

   

Moléculas de la nepetalactona, mitsugashiwalactona y actinidina

Menyanthes trifoliata 1

Menyanthes trifoliata, fuente de mitsugashiwalactona

Como curiosidad, estos terpenoides tienen efectos muy diferentes en otras ramas del mundo animal. En el caso de los insectos suele ser repelentes, y de hecho uno de los usos de la gatera es el de ahuyentar a los mosquitos (como hacen efectivamente muchas otras plantas aromáticas). El saltamontes americano Romalea guttata es capaz de concentrar de forma activa la nepetalactona que consigue al ingerir la Nepeta, e incluso segregarla cuando se ve amenazado, lo que debe convertirle en venenoso para muchos depredadores (propiedad que no duda en exhibir gracias a su coloración claramente aposemática).

Esto es sólo un ejemplo de las sorprendentes consecuencias que tienen un puñadito de átomos ensamblados de una determinada manera. Por muy elevadas que sean las combinaciones posibles para originar las innumerables moléculas que conforman los seres vivos, a veces de forma totalmente casual, una molécula producida por una planta provoca una reacción en un receptor específico de un animal. Muchas drogas vienen a ser básicamente eso: casualidades, coincidencias, mimetismo molecular. No hay conexión de causalidad entre los receptores de la hormona facial felina y los terpenoides de la Nepeta, al igual que no las hay entre el tetrahidrocannabidol (THC) y los receptores CB1 y CB2 del cerebro humano.

Para terminar, ¿Sabíais que la nepetalactona y sustancias similares se comercializan específicamente para que los gatos domésticos se peguen unos viajes memorables? Pues yo no, y me he quedado impresionado por todo el tráfico que se levanta alrededor de estas sustancias (sprays, juguetes,…). Muchos dueños han plagado YouTube de escenas de sus gatos en pleno colocón, y me parece interesante echar un vistazo, tanto por el efecto en sí como por el hecho curioso de que en una sociedad en la que el tema de las drogas es hasta cierto punto tabú, la gente droga a sus gatos alegremente.

Gracias a Radagast por abrirme los ojos al psicodélico universo de los estupefacientes felinos

Referencias adicionales

P. Font Quer (1985). Plantas Medicinales. El Dioscórides renovado. Labor

D. J. Mabberley (1997). The Plant-Book. Cambridge University Press

A. O. Tucker & S.S. Tucker (1988). “Catnip and the catnip response”. Economic Botany 42: 214–31.

Anuncios

22 thoughts on “Mi gato no se droga…

  1. Copépodo 19 septiembre 2011 / 20:48

    Reflexión tonta: ¿Os imagináis que este efecto estupefaciente en felinos fuese diana de la selección natural? Por ejemplo, si los gatos comiesen o dispersasen activamente las semillas durante sus “viajes”. Los terpenoides serían cada vez más sofisticados y se favorecerían aquellos que les producen más placer a los gatos si estos dispersan las semillas más eficazmente. Como pasa con la polinización de las Ophrys o algo parecido, pero con gatos. Gatos copulando con plantas. Gatos que han tocado fondo.

  2. Dr. Litos (@DrLitos) 19 septiembre 2011 / 22:15

    No sé qué me deja más loco, si el post o el comentario… no me tientes colega, que eso que planteas es un argumento brutal para una de mis historietas surrealistas con base científica. Puro género negro: Cat, investigador felino, con un pasado oscuro cuyo recuerdo intenta ahogar entre chupitos de nepetalactona…

    Así que los investigadores “torturamos” sin escrúpulos a los animales, y los amantes de los gatos drogan a sus mascotas y luego las graban en video. Vamos no me jodas.

  3. Copépodo 19 septiembre 2011 / 22:55

    Jajaja, qué bueno, cómo tira p’al monte la cabra literaria que llevas dentro. Interpretadlo como queráis, pero creo que si tuviese gato, me costaría mucho resistirme a darle una buena mata de Nepeta, por lo menos una vez.

  4. AlfieAlfie 19 septiembre 2011 / 23:01

    Cómo mola, así que tu eres el camello de los gatos del Doctor Zombi

  5. Trebol-a.com 20 septiembre 2011 / 1:09

    Que valor tienes!
    Entre el Copépodo y los nengs del Estramonio vais a conseguir que los ayuntamientos acaben bombardeando el monte con napalm al grito de “Drogainas no!”

    Para el próximo psicotrópic-posts me pido el de la nuez moscada, recuerdo a dos que terminaron en urgencias por comerse dos nueces ENTERAS!! jajajaja

  6. Trotalomas 20 septiembre 2011 / 8:42

    Jeje, los míos son yonkis de los malos, Copépodo, le dan a la valeriana cosa mala. Aunque sus efectos no son tan extremos como los de la Nepeta en el vídeo que nos traes, de cuando en cuando les doy una bolsita de valeriana para que jueguen con ella y los revolcones, babeos y colocón están asegurados.

    Curiosamente, y como dices, no se da por igual en todos los gatos, así, a uno de los míos le encanta la valeriana y al otro, si bien le presta algo de atención, no le apasiona de igual manera. :)

    Una entrada de lo más divertida y completa, je, je.

  7. ricardo 20 septiembre 2011 / 14:18

    Siempre me han encantado los gatos, ahora más. Por cierto, el mío nunca se drogó.

  8. Lillu 20 septiembre 2011 / 16:46

    Para que vayan a buscar la gatera por ahí en cualquier jardín oscuro de mala muerte, con gatos sin pedigree, de mezcla y otras especies, mejor que se la den los dueños en casa, no? Y que los graben para mostrárselo luego cuando se les pase el colocón y puedan decirle: “ves cómo te pones cuando consumes?”. Ay, señor XDDD

    La reflexión post-post es muy buena también :P

    saluditos

  9. flauros 21 septiembre 2011 / 4:57

    y esta planta ¿funciona igual en felinos mas grandes como leones o tigres?

  10. Radagast 21 septiembre 2011 / 8:22

    Tengo que hacerme YA con esa planta.
    Joder, gatos colgaos. Es justo lo que faltaba para constatar que la Naturaleza siempre se nos adelanta en idas de pinza magistrales.

  11. Pancho 21 septiembre 2011 / 14:30

    Hay momentos en que todo el invento resulta surrealísticamente obsceno.

  12. Copépodo 21 septiembre 2011 / 20:18

    Gracias a todos por comentar

    Flauros: en principio sí que afectaría a todos los felinos, aunque recuerda que al menos en los gatos hay una parte de la población y algunas razas a las que no hacen efecto, así que no podríamos asegurarlo.

    Radagast: tío, si compras nepetalactona ¡avísame el día del colocón!

  13. Copépodo 21 septiembre 2011 / 20:44

    Trotalomas: muchas gracias por la información, sobre todo porque al parecer eres el primero de los comentaristas que ha probado en sus propias mascotas los efectos de estos agonistas de la supuesta hormona facial felina. Además, me alegro mucho de que me confirmes lo de la valeriana. Documentándome para la entrada me pareció interesante que estos terpenoides se repitieran en plantas muy diversas de bastantes familias no relacionadas entre sí. En el caso de la valeriana el terpenoide es la actinidina, pero es interesante saber que igualmente sólo parece afectar a algunos.

  14. Jezabel 22 septiembre 2011 / 21:55

    Pues yo le estoy viendo otro uso a la Nepeta… metérsela en la ropa a un alérgico a los gatos para que muera lentamente. ¿Te tienta?

  15. Radagast 23 septiembre 2011 / 0:40

    Jez, no hables así que luego no nos invita a comer en su casa…

  16. Moriarty 24 septiembre 2011 / 23:10

    Las imágenes del documental son muy divertidas, pero no me gustan nada dos detalles: el locutor dice que los gatos “son adictos a la hierba”, y que “la dependencia se hereda”. Según dices, lo que se hereda es la sensibilidad a la sustancia, por lo que el comentario pecaría de sensacionalista ¿me equivoco?

    Saludos.

  17. Copépodo 25 septiembre 2011 / 11:09

    Jez, Rad: la próxima vez seré yo el que vaya a vuestra casa con una inocua bolsita de valeriana, como Trotalomas.

    Moriarty: a mí tampoco me ha gustado mucho y sí que tiene toques sensacionalistas (aunque por otra parte, qué voy a decir yo, que luego le pongo títulos amarillistas a los artículos dignos de la revista Quo). Creo que a lo que se refiere es a que la sensibilidad a la nepetalolactona tiene base genética, lo cual es muy distinto que decir que “la adicción es hereditaria”.

  18. orion1988 10 octubre 2011 / 22:43

    Genial artículo… Este blog contiene auténticas perlas, si todos los post fueran como esas perlas sería la ostia de blog. Por cierto soy de esos que leen tus post pero que no suele comentar, pues eso que existimos aunque no digamos nada. ^^ A todo esto, quería compartir artículos tuyos pero no me deja… Y me da rabia porque creo que valen la pena. No entiendo el que tienes en contra de Meneame cuando en muchos casos sirve para rescatar post viejos que han caido en el mayor de los olvidos y darles una gran audiencia.

  19. Copépodo 11 octubre 2011 / 9:34

    Buenas orion1988. Muchas gracias por salir “de las sombras”, se agradece. Me alegro de que te haya gustado. No estoy en contra de que se compartan los contenidos, al contrario, puedes hacerlo usando Twitter, Facebook, correo electrónico, elementos compartidos y un largo etcétera. El único sitio en el que prefiero que no se haga es Menéame. ¿Por qué? La respuesta corta es que soy un rancio y no me importa la audiencia en cuanto a cantidad bruta. La respuesta larga la tienes aquí. ¡Saludos!

  20. orion1988 11 octubre 2011 / 11:24

    La cuestión es que no tengo Twitter ni me interesa, dudo que este artículo interese a los cotillas de Facebook, ¿enviar post de un blog por correo electrónico? ¡Venga ya! xD

    Donde sí creo que hay gente que le podría interesar este post es en Meneame. De la misma forma que cuando me gusta mucho una serie o canción las recomiendo a mis amigos, cuando encuentro un post que considero muy interesante me hace ilusión compartirlo en Meneame y que miles de personas disfruten como yo conociendo una nueva historia y aprendiendo cosas nuevas.

    Respecto a lo que opinas sobre Meneame… En algunas cosas tienes razón y en otras simplemente se nota que le tienes tirria. En otro momento te escribiré en el otro post.

    PDT: yo te meneé un artículo que llegó a portada, ¿tan mala fue la experiencia? :P

  21. Copépodo 11 octubre 2011 / 20:01

    ¡Claro que le tengo tirria! Lo he dicho claramente muchas veces, que para mí es como la telebasura de internet, jajaja.

    Ey, esto sí que es un descubrimiento, así que tú fuiste el que meneaste la entrada de los conejos. Bueno, te basta mirar en los comentarios para comprobar que gracia no me hizo (llevaba muy a gala no haber sido nunca portada) y que los efectos fueron los esperados: llegada de trolls que sin haberse leído la entrada pretendían dárselas de listos, y una ristra de comentarios equivalentes en MNM, en un 90% estupideces de gente que no se ha leído ni tres líneas. Récord de visitas, sí ¿y? Si pongo el código en las entradas que escribo desde entonces es para demostrar que no me importa no tener esas visitas estériles y vacías. Me sorprende que se asuma que lo que yo deseo es tener más visitas, cuando eso sólo es un número que no responde al impacto o calidad real que puede tener mi blog, especialmente si no se traduce en enlaces o comentarios interesantes o en que la gente se interese y vuelva. De verdad que eso no me importa lo más mínimo.

    Hay multitud de formas de compartir las cosas que te gustan en internet, MNM es sólo una de ellas. Yo no gano nada con ello, quizá tú sí, si te importa el asunto ese del karma, pero chico, va a ser difícil que me convenzas. Puedes dejar un comentario sobre el tema si quieres, pero asegúrate de que no se haya hablado ya antes del tema, porque creo que dejé muy bien explicada mi opinión.

    Dicho esto, insisto en que te agradezco que visites y comentes (aquí, que es donde corresponde) tanto si te gusta un post como si quieres criticarlo, y te confirmo que no me molesté en añadir el noshare en entradas antiguas, como tú mismo pudiste comprobar, pero por las mismas también te insisto en que prefiero que no menees ningún contenido de este bloj. No me va a quitar el sueño que lo hagas, pero más claro no te lo puedo dejar :-)

  22. orion1988 11 octubre 2011 / 22:15

    A mi el karma me da igual, las razones de que quiera menear esto las he dejado claras en el segundo párrafo de mi anterior comentario. De hecho una de las portadas que he conseguido que más ilusión me hizo fue la del conejo y la ardilla, y no es porque regalasen 2×3 en karma precisamente.

    Dicho esto. Los post del blog que considero especialmente interesantes, curiosos, divulgativos o bien tratan temas desconocidos son: el del conejo y la ardilla; la burbuja del cebú, En un lugar de la Manga y este.

    Al final me tendré que hacer cuenta en Bitacoras por tu culpa ¬¬ Twitter me niego en rotundo, y la verdad no se me ocurren muchas mas formas de compartir cosas que considero interesantes y que merecen difusión. Ya veré.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s