Principia, número 0


Hace unos meses anunciábamos el lanzamiento de nuestra nueva web de cultura y ciencia  Principia (organizando para la ocasión la celebración del Sci-Fest en Cuenca) en la que soy editor adjunto. No sé si comenté en su momento que gran parte de los que integramos el proyecto veníamos de la anterior revista científica digital JOF, de la que mucho aprendimos y a la que aportamos lo que pudimos, pero que, de alguna manera, nos dejó con ganas de más. Durante este tiempo, Principia ha estado publicando periódicamente artículos originales de divulgación científica. Hasta aquí todo más o menos normal, dentro de lo que podría esperarse de semejante grupo de individuos. Sin embargo, los que participamos en la línea editorial de Principia quisimos, desde el primer momento, desarrollar una seña de identidad propia caracterizada por unos textos ágiles, (pensados para que los disfruten lectores que no necesariamente sean asiduos de temas científicos) y por ilustraciones originales realizadas expresamente a partir del propio texto por un nuevo equipo artístico. Arte, ciencia, cultura, a fin de cuentas, para el disfrute del lector.

Hoy vengo con más novedades. Después de un buen empacho de trabajo extra, tenemos el enorme orgullo de presentaros el número cero de la revista Principia en papel.

principiacero1

Se me hace un poco raro (por la falta de costumbre) esto de haceros publicidad de algo en lo que yo mismo participo, pero a la vez es una recomendación totalmente sincera: más de cuarenta personas hemos estado trabajando para hacer esto posible, un equipo que va desde  investigadores de distintos campos científicos, docentes universitarios, escritores, ilustradores y diseñadores profesionales, todos al servicio de la idea que comentaba al principio: unos textos que vayan más allá de la divulgación a la que estamos acostumbrados, capaces de enganchar a lectores nuevos y que a la vez deleite por su acabado estético, inspirado por esos mismos textos y creados expresamente para la revista.

principiacero2La financiación de este proyecto la estamos haciendo a través de una campaña de crowdfunding. En el enlace podréis conocer todos los detalles de este número piloto, que ya está listo para salir a la luz. Todo el contenido, tanto textos como ilustraciones, es completamente inédito y suponen 96 páginas de la mejor calidad que hemos sido capaces, pues entendemos que una revista como esta debe concebirse como un objeto de coleccionismo que aporte algo más de lo que ya estamos haciendo en la web.

Como digo, en la campaña podéis consultar las distintas modalidades de mecenazgo, pero la revista en sí (de la que habrá una tirada de 2000 ejemplares) se puede adquirir desde 25 euros en el territorio peninsular. Existen, además, muchos “extras” que podéis añadir, incluyendo bolsas serigrafiadas y láminas con algunas de las ilustraciones exclusivas reproducidas en alta calidad. El dinero irá destinado a hacer posible esta tirada y a remunerar a los que hemos contribuido a hacerla posible sin necesidad de recurrir a la publicidad.

principiacero3

Nuestra idea es que si este proyecto piloto recibe vuestro apoyo, continuaremos publicando dos revistas al año, pero obviamente el momento más crítico para el éxito de Principia como revista de papel es este número cero, el embrión. Por eso, aunque de verdad que me siento un poco incómodo pidiéndoos algo, a la vez os digo con sinceridad que si os recomiendo apoyar Principia es porque creo que os va a gustar, y mucho. Sé que por aquí pasáis lectores de todo tipo (muchos de vosotros silenciosos), una mezcla muy diversa que lee lo que dejo caer por aquí y que no necesariamente sois biólogos ni lectores compulsivos de las novedades más punteras de la genómica o de la botánica, pero si conozco algo a mis lectores, a la vez sé qué tipo de cosas pueden llamar vuestra atención, y humildemente creo que esta es una de ellas.

Si piensas que este proyecto merece su oportunidad, hay muchas formas de las que puedes ayudarnos: por supuesto que te animamos a que nos apoyes en la campaña de crowdfunding y te lleves tu revista, pero además te agradecemos que nos des difusión entre tu entorno en redes sociales y a través del boca-oreja de toda la vida. Confiamos, de verdad, en que merecerá la pena.

PD: En este número cero firmo, junto a Aitor Ameztegui (Forestalia) un artículo sobre las secuoyas de California titulado “El ocaso de los gigantes”

Los orígenes de Blasia pusilla (un desahogo botanofricáceo)


Tengo unos días con mucho lío, pero he hecho un pequeño descubrimiento que sé que a una parte, quizá minoritaria, de mis lectores les va a hacer gracia, así que voy a probar a escribir un post así de corrido sin pensármelo mucho: esta es una historia de briófitos, simbiosis y latinajos que se ha desarrollado en un periodo de 72 horas y que me ha dejado con muy buen sabor de boca, así que aquí os la cuento.

Hace unos días un colega mío se pone en contacto conmigo porque a su vez un colega suyo está buscando material de la hepática Blasia pusilla. Resulta que cerca de donde estamos mi jefe tiene localizada una población y este colega de mi colega nos pide por favor que si le podemos mandar una muestra que la quieren cultivar y sacar el ARN o no sé qué historias. Como yo ando con un mono de campo que no puedo con la vida (después de un invierno demasiado largo) me presto voluntario pese a que las hepáticas no son lo mío y a que no he visto una Blasia en el campo never de never. Total, que digo que sí y me pongo a buscar qué pinta tienen las blasias, descubriendo que se caracterizan sobre todo por dos cosas:

1. Unas estructuras relacionadas con la reproducción asexual con forma de botellita y 2. Unos puntos oscuros que son, en realidad, colonias simbiontes de cianobacterias.

blasia1 blasia2

Pinta de Blasia pusilla. Nótense las estructuras botelliformes (en fino, receptáculo), en detalle a la derecha por Des Callaghan. Producen propágulos asexuales en la punta.

Volveremos sobre el asunto de las cianobacterias más adelante. La cuestión es que embauqué a un par de estudiantes insensatos el domingo por la mañana y después de perdernos un par de veces intentando dar con el lugar, finalmente llegamos y, pese a la incertidumbre sobre si la encontraríamos o no, allí estaba la Blasia, en la cuneta de un nada romántico ni prístino camino de tierra. No resultó tener demasiadas estructuras botelláceas de esas, pero los puntos oscuros de cianobacterias la delataban. A cambio resultó estar plagada de esporófitos (la generación que libera las esporas después de la reproducción sexual).

Seguir leyendo

Panoramas botánicos de California


Ya ha pasado más de un año desde mi viaje a California, del cual nunca hubo reseña en el bloj. En parte es porque me pilló flojo de fuerzas ponerme a filtrar todas las fotos a la vuelta como hacía antes: clasificarlas en flickr, georreferenciarlas, identificar todas las especies posibles etc. Lo malo es que lo fui dejando, dejando y al final nunca llegué a hacerlo… hasta ahora. Los posts naturalistas de viajes solían darme antes muchas satisfacciones, pero no sé si es porque llevan mucho trabajo hacerlo (para el poco feedback que dan, ya estoy echando balones fuera), o que en el caso de California conseguí pocas fotos de fauna interesantes, al final nunca me animé a lanzarme. Lo malo, me doy cuenta, es que aquel viaje me lo preparé demasiado rápido y no pude asimilar con calma lo aprendido, algo para lo que los posts en el bloj siempre me vinieron muy bien. Por este motivo me estoy pensando hacer un post o una miniserie de vegetación de California (con el único y egoísta objetivo de recordar y fijar lo observado), y entre que me decido o no, al menos voy a subir algunas de las imágenes que más me están gustando estos días de retorno a flickr.

(click en los panoramas para ampliar)

OLYMPUS DIGITAL CAMERAVistas de la ladera este de Sierra Nevada (la de California, claro) desde los alrededores de Bridgeport, en el margen de la meseta conocida como The Great Basin, una inmensa cuenca endorreica que ocupa gran parte de Nevada. Aunque esta foto no es representativa, está dominada por Artemisia tridentata y Chrysothamnus nauseosus

Seguir leyendo

Dibujando al nenúfar gigante


Hoy se publica mi primera entrada en Principia, la revista digital de cultura científica en la que participo sobre todo como editor adjunto y en la que nos damos cita muchos de los integrantes de la antigua JOF (además de muchas nuevas y magníficas incorporaciones). Por si aún no os habíais enterado de su existencia, aprovecho la ocasión, claro, para recomendaros que le echéis un vistazo y que, esperamos, estéis de acuerdo en que merece la pena seguirla muy de cerca.

Como decía, sale hoy una contribución mía que espero que os guste y que lleva por título

El nenúfar gigante que cautivó a Inglaterra

Obviamente, dadle al enlace para leerlo, comentar y todo lo demás, pero puesto que me dejé algunas cosas en el tintero quería aprovechar el bloj para añadir un apéndice a ese artículo. En 1851, un par de años después de que se consiguiera que Victoria amazonica floreciese en los invernaderos europeos, William J. Hooker (el entonces director de los Kew Gardens) y Walter H. Fitch (el ilustrador botánico de Kew por aquella época) publicaron una pequeña obra que incluía cuatro deslumbrantes litrografías del nenúfar más grande del mundo, con sus hojas capaces de mantener a flote a un niño y sus inmensas flores que sólo viven 48 horas. Estas ilustraciones fueron las que dieron a conocer esta especie a botánicos, jardineros y curiosos y me apetecía ponerlas por aquí para nuestro disfrute. Espero que además os guste la historia.

victoria1

Seguir leyendo

La retorcida ortodoxia de las orquídeas


Terminé el último post con esta imagen de unas flores epífitas creciendo cerca de la ciudad cubana de Baracoa, preguntando al respetable si había algo en ellas que resultara especialmente llamativo. Hoy toca desvelar el misterio.

OLYMPUS DIGITAL CAMERAEstas flores pertenecen, sospecho, a la especie Prosthechea cochleata, llamada también “black orchid” en Belice (donde se le considera la flora nacional) o “pulpitos” en español y quizá sin necesidad de estos datos muchos la hubiéseis reconocido como una orquídea.

No cabe duda que las orquídeas son unas plantas a las que les sobran cualidades para fascinarnos. Aunque su belleza pueda sugerirnos fragilidad o rareza, estamos ante, quizá, la familia de angiospermas con mayor éxito evolutivo (con más de 25.000 especies), y está claro que uno de los motivos de este éxito se debe precisamente a la sofisticación de sus flores.

Seguir leyendo

La naturaleza de Cuba contada para europeos (3/3): Baracoa y alrededores


Imperdonable la demora que ha ido arrastrando esta serie, y especialmente su último capítulo, pero a todo le acaba llegando su hora. Dejamos pendiente en la entrega anterior hablar de los ecosistemas más húmedos de la isla: las pluvisilvas montanas del este de la isla. De nuevo tengo que recordar que esta serie la estoy haciendo sin mis cuadernos de campo y mis notas, así que irá un poco flojilla en cuanto a contenidos.

Cuba no se encuentra en una latitud típica para la presencia de pluvisilvas, y la mayoría de sus bosques son más bien tropicales con una estación húmeda y una seca. Sin embargo, en algunas zonas montañosas, la lluvia orográfica favorece una precipitación más constante a lo largo del año, y un desarrollo de bosques que sí se corresponden de forma aproximada (aunque con desarrollos mucho más modestos) con los bosques lluviosos ecuatoriales, y son a ellas a las que nos referimos como pluvisilvas montanas.

Como se vio en entregas anteriores, Cuba es más bien una isla bastante llana, en la que destacan sólo algunas formaciones montañosas de cierta importancia: la sierra del Escambray, en el centro de la isla, por supuesto, Sierra Maestra, al este, y más al este aún, las sierras de las Cuchillas del Toa. En el Escambray se encuentra el Parque Nacional de Topes de Collantes, que visité fugazmente.

OLYMPUS DIGITAL CAMERAEl Escambray, de pasada

En cuanto a Sierra Maestra, no hubo tiempo para visitarla, pero donde sí pude disfrutar de unos cuantos días fue en la ciudad de Baracoa y las montañas de su entorno, concretamente en el Parque Nacional Alejandro de Humboldt, una de las joyas del patrimonio natural cubano.

Seguir leyendo

Los hombros de los gigantes se olvidan con facilidad


F1.mediumAcaban de publicar un artículo en Science con una reconstrucción del árbol evolutivo de los insectos, una como no se había visto hasta ahora. Se trata de un colosal estudio filogenómico en el que han empleado las secuencias de casi 1500 genes nucleares de copia única en 144 especies de insectos representando todos los órdenes vivientes, y han estimado la edad de cada una de las ramas de ese árbol calibrándolo con 37 especies fósiles. Para cada uno de los insectos estudiados se han secuenciado más de 2500 millones de pares de bases, y toda esa información fue cuidadosamente filtrada y exprimida hasta asegurarse de que la matriz de datos resultante era filogenéticamente informativa y lo más limpia posible de ruido. Un estudio, como digo, colosal, firmado por más de 100 autores pertenecientes a una cuarentena de instituciones científicas. El artículo incluye un precioso árbol-infografía que ya querría yo tener en formato póster.

Seguir leyendo